De cam­peo­nes a la B, sin anes­te­sia

La de­rro­ta en el Re­pe­cha­je fren­te a Ka­za­jis­tán fue el cie­rre de un 2017 con mu­chas ne­ga­ti­vas. La ba­ja de Del Po­tro fue la más fuer­te, pe­ro no la úni­ca. El fu­tu­ro obli­ga a pen­sar un re­plan­teo.

Clarín - - TAPA - AS­TA­NA. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Mariano Ryan mr­yan@cla­rin.com

Argentina ca­yó con Ka­za­jis­tán. Pa­gó ca­ro la au­sen­cia de Del Po­tro y de otros ju­ga­do­res.

Des­pués de 16 tem­po­ra­das en el gru­po Mun­dial, en un lap­so en el que se su­frió con tres fi­na­les per­di­das pe­ro en el que tam­bién se go­zó con un tí­tu­lo inol­vi­da­ble en 2016, Argentina vol­ve­rá a ju­gar en la zo­na Ame­ri­ca­na de la Co­pa Davis. Un dato que re­sul­ta com­pli­ca­do de en­ten­der pa­ra un tenis que tie­ne en su ac­tua­li­dad a un re­cien­te se­mi­fi­na­lis­ta de Flus­hing Mea­dows y cam­peón de un Grand Slam y a sie­te ju­ga­do­res en­tre los 100 me­jo­res te­nis­tas del mun­do y que, co­mo si ese pu­ña­do de ar­gu­men­tos fue­ran po­co, ha­ce ape­nas diez me­ses re­sul­tó cam­peón del mun­do an­te Croa­cia. Pe­ro tam­bién se tra­ta de una no­ti­cia que gol­pea por­que el des­cen­so se con­cre­tó con­tra un país sin his­to­ria te­nís­ti­ca que ade­más no tie­ne re­fe­ren­tes en el cir­cui­to -uno de sus do­blis­tas se re­par­te en­tre los cir­cui­tos de fu­tu­res y cha­llen­gers, los tor­neos de me­nor re­le­van­cia en el cir­cui­to de la ATP- y por­que el ca­pi­tán Da­niel Or- sa­nic otra vez no pu­do for­mar el equi­po que em­pe­zó a te­ner en men­te una vez que la de­rro­ta fren­te a Ita­lia de fe­bre­ro, en la pri­me­ra ron­da, obli­gó a pen­sar en el Re­pe­cha­je.

La can­ción de Sui Gé­ne­ris, que ade­más es to­do un himno del rock na­cio­nal, di­ce que “hu­bo un tiem­po que fue her­mo­so...”. Y pa­ra el tenis ar­gen­tino real­men­te lo fue ese que trans­cu­rrió el 27 de no­viem­bre del año pa­sa­do, en Za­greb, des­de la de­vo­lu­ción lar­ga del croa­ta Ivo Kar­lo­vic so­bre el sa­que de Fe­de­ri­co Del­bo­nis que de- ri­vó en la con­quis­ta de uno de los po­cos lo­gros que le fal­ta­ba ob­te­ner al de­por­te na­cio­nal. O al me­nos ese tiem­po re­sul­tó inol­vi­da­ble por el or­gu­llo que re­pre­sen­tó te­ner a la ben­di­ta Davis en ca­sa. Aquel día, y fren­te a Croa­cia, Argentina le­van­ta­ba la En­sa­la­de­ra de Pla­ta en su quin­ta fi­nal, y des­pués de so­por­tar cua­tro frus­tra­cio­nes por las de­fi­ni­cio­nes que se per­die­ron en 1981, 2006, 2009 y 2011.

Pe­ro al­go cam­bió. O mu­cho, en reali­dad. Y por más que se man­tu­vo el dis­cur­so de Or­sa­nic de for­mar un equi­po que fue­ra más allá de los cua­tro con­vo­ca­dos en ca­da se­rie, la reali­dad fue que en las dos de es­te año el ca­pi­tán tu­vo que ape­lar a to­da su ima­gi­na­ción pa­ra de­fi­nir­se. Re­mon­tar­se al match fren­te a los ita­lia­nos que­da le­jos en el tiem­po aun­que si se tu­vo que lle­gar a As­ta­na fue por­que en­ton­ces, en el match ju­ga­do en el Par­que Sar­mien­to, ya no con­tó con Juan Mar­tín Del Po­tro (to­da­vía no ha­bía anun­cia­do pú­bli­ca­men­te su re­nun­cia de­fi­ni­ti­va a la Davis), Fe­de­ri­co Del­bo­nis (en­tre una le­sión y el can­san­cio men­tal que le pro­vo­có ju­gar la fi­nal se ne­gó a es­tar), Juan Mó­na­co (lle­va­ba cua­tro me­ses fue­ra del cir­cui­to y, fi­nal­men­te, ter­mi­nó re­ti­rán­do­se) y Ho­ra­cio Ze­ba­llos (adu­jo no es­tar al 100 por cien­to fí­si­ca­men­te).

Pa­ra el due­lo de la ca­pi­tal ka­za­ja el ca­pi­tán tu­vo el “no” pri­mi­ti­vo de Del Po­tro, Leo­nar­do Ma­yer (aho­ra sí, a la re­nun­cia del tan­di­len­se se su­mó la del co­rren­tino), Del­bo­nis (tie­ne una mo­les­tia en la ca­de­ra), Ze­ba­llos (vol­vió a desechar la con­vo­ca­to­ria aun­que es­ta vez no tu­vo mo­les­tias fí­si­cas) y Car­los Ber­locq (pri­vi­le­gió el cir­cui­to pa­ra ju­gar un cha­llen­ger).

Con Del Po­tro hu­bo in­ten­tos de se- duc­ción, aun­que in­fruc­tuo­sos. Su re­gre­so a la Davis en 2016 fue tras un pro­ce­so de in­ten­sas ne­go­cia­cio­nes y char­las por par­te de la di­ri­gen­cia con el en­torno del ju­ga­dor (y él mis­mo) en la que tam­bién tu­vo una es­pe­cial par­ti­ci­pa­ción Or­sa­nic, quien no du­dó en acom­pa­ñar­lo en el cir­cui­to cuan­do el tan­di­len­se se lo pi­dió es­te año pa­ra ju­gar en Del­ray Beach, In­dian Wells y Mia­mi, cuan­do el re­cien­te se­mi­fi­na­lis­ta en el US Open aún no te­nía en­tre­na­dor. “Lo que bus­ca­mos es tra­tar de acom­pa­ñar lo que sea be­ne­fi­cio­so pa­ra el tenis ar­gen­tino y Juan Mar­tín es el es­tan­dar­te de nues­tro tenis. Y si él ne­ce­si­ta de no­so­tros, de­be­mos apo­yar­lo”, ex­pli­có en aquel mo­men­to Or­sa­nic. La de­ci­sión de ayu­dar­lo se en­ten­dió tam­bien co­mo otro ges­to de se­duc­ción de la AAT ha­cia el tan­di­len­se pa­ra re­te­ner­lo en el equi­po, al­go que fra­ca­só.

En­ton­ces, va­le la pre­gun­ta: ¿sigue sien­do un equi­po el de la Davis más allá de los no­mi­na­dos en ca­da match o al­gu­nos ju­ga­do­res, co­mo mar­ca la his­to­ria de nues­tro tenis, si­guen pri­vi­le­gian­do sus cues­tio­nes per­so­na­les a las del gru­po? En 2017 pre­va­le­ció la se­gun­da op­ción y esa se­gu­ri­dad en la opi­nión subjetiva la ra­ti­fi­có la pa­la­bra de Sch­war­tz­man cuan­do di­jo que “to­dos po­dría­mos ha­ber he­cho las co­sas me­jor den­tro y fue­ra de la can­cha: los que es­tu­vi­mos acá y la gen­te que no vino” y cuan­do de in­me­dia­to le con­tes­tó a Cla­rín:

-En­ton­ces, ¿es po­si­ble te­ner un equi­po de la Davis?

-La Davis es muy dis­tin­ta. Hay mu­chos ju­ga­do­res que se van ha­cien­do gran­des, ya la ju­ga­ron y op­tan por otra co­sa por­que no quie­ren pa­sar

más por es­te ti­po de si­tua­cio­nes. Ca­da ju­ga­dor tie­ne sus in­tere­ses y ca­da uno decide si quie­re es­tar o no. Yo siem­pre ten­go ga­nas de es­tar y a pe­sar de ha­ber per­di­do hoy quie­ro se­guir vi­nien­do a la Davis por­que quie­ro se­guir me­jo­ran­do.

Hay que re­mon­tar­se a abril de 2001 pa­ra en­con­trar el úl­ti­mo desafío de Argentina en la zo­na Ame­ri­ca­na. Fue cuan­do un equi­po in­te­gra­do por Fran­co Squi­lla­ri, Gas­tón Gau­dio, Mariano Puer­ta y Agus­tín Ca­lle­ri, y ca­pi­ta­nea­do por Fran­co Da­vin su­peró a Ca­na­dá en el Cór­do­ba Lawn Ten­nis y esa vic­to­ria por 5-0 le dio la chan­ce de de­fi­nir el as­cen­so fren­te a Bie­lo­rru­sia, tam­bién en Cór­do­ba, me­ses más tar­de. En la mis­ma si­tua­ción es­ta­rá Argentina en 2018. Una Argentina que re­pi­te la ex­pe­rien­cia que su­frie­ron Fran­cia en 1997 y Sue­cia en 1999. No se tra­ta de una tra­ge­dia, por su­pues­to. Ape­nas es el des­cen­so la con­se­cuen­cia de un re­sul­ta­do de­por­ti­vo. ¿Pu­do ha­ber­se evi­ta­do? Di­fí­cil sa­ber­lo aun­que se­gu­ra­men­te al­gu­nos pro­ta­go­nis­tas pu­die­ron ha­ber he­cho bas­tan­te más pa­ra no lle­gar a una si­tua­ción tan in­só­li­ta co­mo triste pa­ra el pre­sen­te del tenis na­cio­nal.

PREN­SA CO­PA DAVIS

Im­po­ten­cia. Die­go Sch­war­tz­man des­car­ga su bron­ca en la ra­que­ta. Per­dió el cuar­to pun­to fren­te a Mik­hail Ku­kush­kin, hé­roe del fin de se­ma­na al ga­nar dos pun­tos.

Sch­war­tz­man. Per­dió el cuar­to pun­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.