El mis­te­rio de los “ata­ques acús­ti­cos” en La Ha­ba­na

Unos 20 fun­cio­na­rios de EE.UU. han te­ni­do pro­ble­mas au­di­ti­vos, ma­reos, do­lor de ca­be­za y nau­seas tras vi­vir en La Ha­ba­na. Hay des­con­cier­to en am­bos go­bier­nos y no des­car­tan que se es­té usan­do al­gún ti­po de dis­po­si­ti­vo con ul­tra­so­ni­do u on­das.

Clarín - - TAPA -

Pro­vo­can sor­de­ra, náu­seas y ma­reos. EE.UU. po­dría ce­rrar su em­ba­ja­da.

Tra­ba­jan pa­ra la em­ba­ja­da de Es­ta­dos Uni­dos en Cu­ba y, des­de no­viem­bre, su­fren ex­tra­ñas do­len­cias. Has­ta aho­ra, es lo úni­co que se sa­be con cer­te­za de los 21 es­ta­dou­ni­den­ses que han re­por­ta­do pro­ble­mas men­ta­les y au­di­ti­vos tras su­frir en sus re­si­den­cias ha­ba­ne­ras unos mis­te­rio­sos “ata­ques só­ni­cos”. “Es un te­ma muy se­rio por los da­ños que al­gu­nas per­so­nas han su­fri­do, he­mos lle­va­do al­gu­nas de ellas a ca­sa”, di­jo ayer el can­ci­ller es­ta­dou­ni­den­se, Rex Ti­ller­son, que no des­car­tó el po­si­ble cie­rre de la mi­sión di­plo­má­ti­ca abier­ta en 2015 gra­cias al des­hie­lo acor­da­do en­tre Raúl Cas­tro y Ba­rack Oba­ma. “Lo es­ta

mos con­si­de­ran­do”, di­jo ayer Ti­ller­son du­ran­te una en­tre­vis­ta en la ca­de­na CBS.

Los in­ves­ti­ga­do­res los lla­man “ata­ques só­ni­cos”, por­que al­gu­nas de las víc­ti­mas sin­tie­ron vi­bra­cio­nes o es­cu­cha­ron so­ni­dos que mis­te­rio­sa­men­te so­lo se per­ci­bían en cier­tas par­tes de una ha­bi­ta­ción. Otros no es­cu­cha­ron na­da pe­ro lue­go tam­bién desa­rro­lla­ron al­guno de es­tos sín­to­mas: pér­di­da au­di­ti­va cró­ni­ca, con­mo­ción ce­re­bral, náu­seas, ja­que­cas, zum­bi­dos, di­fi­cul­ta­des pa­ra con­cen­trar­se o pa­ra re­cor­dar co­sas que ocu­rrie­ron re­cien­te­men­te.

El pri­mer ca­so se re­por­tó en no­viem­bre, pe­ro el De­par­ta­men­to de Es­ta­do no di­jo na­da has­ta agos­to (aun­que en represalia echó a dos di­plo­má­ti­cos cu­ba­nos de Was­hing­ton en ma­yo). La úl­ti­ma víc­ti­ma su­frió el su­pues­to ata­que el 21 de agos­to.

Lo pa­ra­dó­ji­co es que las au­to­ri­da­des cu­ba­nas pa­re­cen tan des­con­cer

ta­das co­mo las es­ta­dou­ni­den­ses. En una inu­sual reunión pri­va­da en­tre Cas­tro y el em­ba­ja­dor es­ta­dou­ni­den­se en Cu­ba, Jef­frey DeLau­ren­tis, el pre­si­den­te cu­bano le con­fe­só que es­ta­ba tan preo­cu­pa­do co­mo él. Las au­to­ri­da­des cu­ba­nas in­clu­so au­to­ri­za­ron la lle­ga­da a La Ha­ba­na de agen­tes del FBI pa­ra in­ves­ti­gar el te­ma.

Ade­más de los 21 es­ta­dou­ni­den­ses, hay re­por­tes de di­plo­má­ti­cos ca­na­dien­ses afec­ta­dos. De acuer­do con un in­for­me de la agen­cia de no­ti­cias AP, Fran­cia ya re­vi­só a su per­so­nal en la is­la en bus­ca de po­si­bles le­sio­nes.

Una de las pre­gun­tas que se ha­cen los in­ves­ti­ga­do­res es por qué los sín­to­mas, so­ni­dos y sen­sa­cio­nes per­ci­bi­das va­rían tan drás­ti­ca­men­te de una per­so­na a otra. Pa­ra re­sol­ver el rom­pe­ca­be­zas, es­tán cla­si­fi­can­do los sín­to­mas en categorías, au­di­ti­vas y neu­ro­ló­gi­cas.

Tras ha­blar en off the re­cord con fun­cio­na­rios es­ta­dou­ni­den­ses fa­mi­lia­ri­za­dos con la in­ves­ti­ga­ción, así co­mo con cien­tí­fi­cos, mé­di­cos, ex­per­tos en acús­ti­ca y ar­mas, la agen­cia AP pu­bli­có un in­for­me con las di­fe­ren­tes hi­pó­te­sis. Los pri­me­ros in­di­cios apun­ta­ban ha­cia un ata­que só­ni­co. Al­gu­nas víc­ti­mas oye­ron co­sas, por lo que los so­ni­dos es­ta­rían en el es­pec­tro au­di­ble: los rui­dos fuer­tes pue­den da­ñar la au­di­ción, con tinnitus, rup­tu­ra de tím­pa­nos y has­ta pér­di­da per­ma­nen­te de la au­di­ción en­tre las le­sio­nes po­si­bles. Pe­ro otras

víc­ti­mas no oye­ron na­da y aun así su­frie­ron ma­les­tar. Eso abre la puer­ta a los so­ni­dos inau­di­bles: el in­fra­so­ni­do, de­ma­sia­do ba­jo pa­ra ser per­ci­bi­do por el oí­do hu­mano; y el ul­tra­so­ni­do, de­ma­sia­do al­to.

El pri­me­ro pue­de sen­tir­se co­mo una vi­bra­ción, si­mi­lar a la que se per­ci­be cer­ca de un par­lan­te po­ten­te. Al­gu­nas de las víc­ti­mas di­je­ron ha­ber sen­ti­do esas vi­bra­cio­nes. La teo­ría del in­fra­so­ni­do tam­bién en­ca­ja con el tes­ti­mo­nio de los di­plo­má­ti­cos que di­je­ron ha­ber es­cu­cha­do al­go: aun­que ge­ne­ral­men­te es inau­di­ble, al­gu­nas per­so­nas de­tec­tan los in­fra­so­ni­dos si las on­das son lo su­fi­cien­te­men­te po­de­ro­sas. Por otro la­do, es­tos so­ni­dos tam­bién pue­den es­ti­mu­lar las cé­lu­las del sis­te­ma ves­ti­bu­lar en el ór­gano que con­tro­la el equi­li­brio, lo que ex­pli­ca­ría los ma­reos re­por­ta­dos por al­gu­nos afec­ta­dos.

¿Pe­ro por qué per­du­ra el ma­les­tar? El in­fra­so­ni­do de­ja de cau­sar da­ños cuan­do se de­tie­ne. ¿Y qué hay del fo­co pre­ci­so del so­ni­do re­por­ta­do por al­gu­nos? Las on­das in­fra­só­ni­cas via­jan por to­das par­tes, lo que di­fi­cul­ta que se pue­da apun­tar con pre­ci­sión, ¿son en­ton­ces ul­tra­so­ni­dos? A una in­ten­si­dad al­ta, el ul­tra­so­ni­do pue­de da­ñar el te­ji­do hu­mano pe­ro re­quie­re un con­tac­to cer­cano en­tre el dis­po­si­ti­vo y el cuer­po.

Los in­ves­ti­ga­do­res tam­bién ba­ra­jan la hi­pó­te­sis de un ar­ma elec­tro­mag­né­ti­ca, que usa on­das si­mi­la­res a las del ce­lu­lar o las del mi­cro­on­das, y per­mi­te apun­tar con pre­ci­sión y atra­ve­sar pa­re­des. Hay pre­ce­den­tes: en­tre los años se­sen­ta y los se­ten­ta la an­ti­gua Unión So­vié­ti­ca bom­bar­deó a la em­ba­ja­da es­ta­dou­ni­den­se en Mos­cú con mi­cro­on­das. El fin exac­to nun­ca es­tu­vo cla­ro.

AP

En La Ha­ba­na. La em­ba­ja­da de Es­ta­dos Uni­dos en Cu­ba, rea­bier­ta en agos­to de 2015 tras el “des­hie­lo” en­tre Ba­rack Oba­ma y Raúl Cas­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.