Po­li­cial con to­ques de hu­mor y ro­man­ce

“Pri­va­te Eyes”, una se­rie con de­tec­ti­ves di­fe­ren­tes.

Clarín - - TAPA - Die­go Je­mio

Va en con­tra­co­rrien­te de las se­ries de gran im­pac­to, que inun­da­ron los ca­na­les de te­le­vi­sión.

Pri­va­te Eyes

Po­li­cial Con: Ja­son Priestley y Cindy Sam­pson Crea­do­res: Tim Kilby y She­lley Erik­sen Emi­sión: Miér­co­les a las 22 por FOX Li­fe, y en Flow. Ja­son Priestley tie­ne una ta­rea na­da fá­cil. Des­pués de 17 años de ha­cer el sú­per éxi­to de Be­verly Hills, 90210, to­da­vía sigue lu­chan­do por des­pe­gar­se de Bran­don Walsh, su per­so­na­je en la se­rie ju­ve­nil am­bien­ta­da en el es­ta­do de Ca­li­for­nia. El pro­gra­ma tu­vo diez tem­po­ra­das con millones de es­pec­ta­do­res y va­rios pro­gra­mas “her­ma­nos” con te­má­ti­ca si­mi­lar mu­cho an­tes del fe­nó­meno del strea

ming. Hi­zo otras se­ries y pe­lí­cu­las pe­ro, aun­que ya ca­si pi­sa los 50, sigue sien­do el chi­co lin­do que so­ña­ba con una ca­rre­ra de pe­rio­dis­ta. Aho­ra vuel­ve a la car­ga con Pri­va­te

Eyes (miér­co­les, a las 22, por FOX Li­fe y dis­po­ni­ble en Ca­ble­vi­sión Flow), a la que le pu­so el cuer­po co­mo ac­tor, pro­duc­tor ejecutivo y di­rec­tor de uno de los epi­so­dios. El ac­tor in­ter­pre­ta al ex ju­ga­dor de hockey so­bre hie­lo Matt Sha­de, que sue­ña con con­ver­tir­se en un exi­to­so ca­za­ta­len­tos de­por­ti­vo. To­do se de­rrum­ba cuan­do su má­xi­ma pro­me­sa cae des­plo­ma­do en el me­dio del hie­lo, víc­ti­ma de un jue­go su­cio que in­clu­ye dro­gas, ca­rre­ras de­por­ti­vas mi­llo­na­rias y pa­dres des­pia­da­dos.

Pa­ra sa­ber qué pa­só con su apo­de­ra­do, Sha­de con­tra­ta -en reali­dad su pa­dre lo ha­ce, por­que el muchacho es al­go in­ma­du­ro- a An­gie Eve­rett (Cindy Sam­pson), una in­ves­ti­ga­do­ra pri­va­da que he­re­dó la agen­cia de su pa­dre. A par­tir de ese ca­so, el ex de­por­tis­ta da un pre­vi­si­ble gi­ro en su vi­da -in­dis­pen­sa­ble pa­ra que ha­ya pro­gra­ma- y se con­vier­te en in­ves­ti­ga­dor, jun­to a la ex­per­ta An­gie.

Los per­so­na­jes de la se­rie -10 ca­pí­tu­los de una ho­ra- tie­nen una per­so­na­li­dad mar­ca­da y con­tra­pues­ta.

Sha­de es un no­va­to, pe­ro aún le que­da al­go de la in­tui­ción he­re­da­da de sus años en las du­ras can­chas. An­gie es sú­per pro­fe­sio­nal, quie­re man­te­ner en al­to el nom­bre de la em­pre­sa fa­mi­liar y go­za cuan­do descubre có­mo la gen­te es ca­paz de arrui­nar­se la vi­da en po­cos mi­nu­tos. Ade­más, de­ben li­diar con su vi­da per­so­nal (Sha­de tie­ne una hi­ja no vidente, que aca­ba de en­trar a una uni­ver­si­dad ca­rí­si­ma).

Pri­va­te Eyes fue pre­sen­ta­da por Fox Li­fe co­mo un “pro­ce­du­ral drama”, el nom­bre en in­glés que re­ci­ben las se­ries en­fo­ca­das en la re­so­lu­ción de crí­me­nes, en el tra­ba­jo de al­gu­na fuer­za pú­bli­ca o del ám­bi­to de la Jus­ti­cia. Si bien la ca­li­fi­ca­ción es cier­ta, es­tá le­jos de atar­se al mo­de­lo de se­ries que bus­can ver un ase­sino tras las re­jas. Los ca­sos son sim­ples y se re­suel­ven du­ran­te los mi­nu­tos fi­na­les de ca­da uno de los epi­so­dios, que a su vez son au­tó­no­mos del res­to. No hay gran in­ten­si­dad ni drama ni es­ce­nas con in­trín­gu­lis; mu­chas ve­ces se com­bi­na el cri­men con es­ce­nas de hu­mor, un to­que de ro­man­ce y re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les.

De to­das for­mas, no se la pue­de juz­gar por eso. ¿Quién di­jo que to­das las se­ries del gé­ne­ro tie­nen que ser os­cu­ras? Has­ta el ape­lli­do del pro­ta­go­nis­ta -Sha­de, som­bra en in­glés- pa­re­ce­ría ser una iro­nía al res­pec­to. Ja­son Priestley y Cindy Sam­pson cons­tru­yen es­ce­nas con diá­lo­gos en con­tra­pun­to; son char­las li­via­nas, pe­ro agra­da­bles de ver, com­pues­tas por in­gre­dien­tes y con­flic­tos que ya co­no­ce­mos por otras se­ries o pe­lí­cu­las. Esa fór­mu­la tu­vo bue­na aco­gi­da en el público y se con­fir­mó que la se­rie ten­drá una se­gun­da tem­po­ra­da el año pró­xi­mo. Con su pro­pues­ta, Pri­va­te Eyes -re­ci­bió crí­ti­cas por su pa­re­ci­do a Castle­va en con­tra­co­rrien­te de la se­ries de

gran im­pac­to, que inun­da­ron los ca­na­les de te­le­vi­sión y ser­vi­cios de

strea­ming en los úl­ti­mos años. En fin, un en­tre­te­ni­mien­to li­ge­ro rea­li­za­do por ac­to­res ex­pe­ri­men­ta­dos y bo­ni­tos con la pre­cio­sa ciu­dad de To­ron­to co­mo te­lón de fon­do. Na­da mal pa­ra dar­le un des­can­so a la vis­ta.

An­gie & Matt. Uno de los acier­tos de la se­rie ra­di­ca en el víncu­lo en­tre ellos dos (Sam­pson y Priestley), una ex­per­ta en in­ves­ti­ga­cio­nes y un no­va­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.