Mil días des­pués, lar­ga el ver­da­de­ro ca­so Nisman

Las pe­ri­cias acer­ca de que el fis­cal fue ase­si­na­do ape­nas son el prin­ci­pio del ca­so.

Clarín - - TAPA - Héc­tor Gam­bi­ni

La jun­ta de la Gen­dar­me­ría que tra­ba­ja so­bre la muer­te de Nisman vol­ve­rá a re­unir­se es­te miér­co­les bus­can­do los tér­mi­nos del do­cu­men­to fi­nal que le pre­sen­ta­ría al fis­cal Eduar­do Taiano an­tes de fin de mes. Con la hi­pó­te­sis del ase­si­na­to co­mo es­tan­dar­te prin­ci­pal, la pre­gun­ta acer­ca de có­mo mu­rió Nisman, que em­pan­ta­na el ca­so des­de ha­ce ya ca­si mil días, ago­ni­za: a Nisman lo ma­ta

ron. Ya no en la con­si­de­ra­ción de la opi­nión pú­bli­ca, en las co­lum­nas de los ana­lis­tas, en los asa­dos de los do­min­gos ni en las me­sas de los ba­res. En el ex­pe­dien­te ju­di­cial. Es­te no es el fin de la in­ves­ti­ga­ción sino el prin­ci­pio. Con ese es­ce­na­rio re­suel­to, ¿có­mo co­mien-

za el ver­da­de­ro ca­so Nisman, el de su ase­si­na­to? Con al­gu­nas claves pa­ra des­en­tra­ñar.

El ar­ma "vie­ja" que La­go­mar­sino di­jo lle­var­le a Nisman es­ta­ba car­ga­da con balas de al­ta

tec­no­lo­gía y pun­ta hue­ca, co­mo las que usan los si­ca­rios en los crí­me­nes por en­car­go.

El ex­per­to que le en­se­ñó a ti­rar a Die­go La­go­mar­sino es un ex agen­te de In­te­li­gen­cia de la Fuer­za Aé­rea que co­no­cía a Nisman des­de que el fis­cal ha­bía si­do se­cre­ta­rio ju­di­cial del ca­so del asal­to al cuar­tel de La Ta­bla­da, en 1989. Es­te agen­te es tam­bién quien re­co­men­dó a La­go­mar­sino pa­ra tra­ba­jar con Nisman.

Ca­si na­die en la fis­ca­lía es­pe­cial AMIA co­no­cía a La­go­mar­sino co­mo ex­per­to in­for­má­ti­co. Mu­chos ni sa­bían quién era y de­cla­ra­ron que ja­más les arre­gló nin­gu­na compu­tado­ra.

La­go­mar­sino te­nía ac­ce­so re­mo­to a las claves de Nisman y ya es­tá pro­ba­do que hu­bo mo­vi­mien­tos en su compu­tado­ra y su ce­lu­lar cuan­do el fis­cal ya es­ta­ba muer­to, aho­ra que la jun­ta de pe­ri­tos lle­va­ría la ho­ra del ho­mi­ci­dio a las 2 de la ma­dru­ga­da de aquel do­min­go.

Son su­ges­ti­vas las pá­gi­nas que na­ve­ga­ron quie­nes qui­sie­ron ha­cer­se pa­sar por Nisman du­ran­te la ma­ña­na de ese día. Es­cri­bie­ron en

Goo­gle la pa­la­bra psi­co­de­lia, co­mo si el fis­cal hu­bie­ra sen­ti­do cu­rio­si­dad por las sen­sa­cio­nes alu­ci­nó­ge­nas. Aho­ra se su­po que le ha­bían da­do ke­ta­mi­na en una do­sis que le hu­bie­ra im­pe­di­do has­ta apre­tar un ga­ti­llo.

Nisman era es­pia­do to­do el tiem­po. Cuan- do en­tra­ba o sa­lía de su de­par­ta­men­to, agen­tes de In­te­li­gen­cia mo­du­la­ban por ra­dio "En

tra Del­ta Main" o "Sa­le Del­ta Main". Aún no se sa­be el sig­ni­fi­ca­do de esa cla­ve ni quié­nes re­ci­bían los da­tos de esos mo­vi­mien­tos.

En la es­ce­na del cri­men es­tu­vo la pla­na ma­yor de la Po­li­cía Fe­de­ral, que res­pon­día di­rec-

ta­men­te al ex se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Ser­gio Ber­ni. En­tre ellos, el co­mi­sa­rio Ro­que Lu­na, je­fe de In­te­li­gen­cia de la fuer­za, que fue pa­sa­do a re­ti­ro sie­te me­ses des­pués de la muer­te de Nisman sin nin­gu­na ex­pli­ca­ción ofi­cial.

Aun­que es­tán en dis­po­ni­bi­li­dad, los cus­to­dios de Nisman que lo bus­ca­ron 11 ho­ras mien­tras el fis­cal ya es­ta­ba muer­to, si­guen

per­te­ne­cien­do a la Fe­de­ral. Qui­zá re­cuer­den

al­go más de aque­lla bús­que­da par­si­mo­nio­sa

y ale­tar­ga­da que na­die en­ten­dió nun­ca. Tam­bién es­tá la ex pre­si­den­ta. Cris­ti­na Kirch­ner de­be­ría con­tar có­mo fue que se en­te­ró de la muer­te del fis­cal que la ha­bía de­nun­cia­do cua­tro días an­tes. Ber­ni di­jo que fue él quien le con­tó, pe­ro ella di­jo por ca­de­na na­cio­nal que ha­bía si­do la mi­nis­tra de Se­gu­ri­dad Ce­ci­lia Ro­drí­guez. Has­ta hoy no sa­be­mos qué di­jo al en­te­rar­se. Ni qué ór­de­nes dio. Su­ce­dió mien­tras Ber­ni y sus po­li­cías -en

tér­mi­nos po­lí­ti­cos, la pro­pia Cris­ti­na- ca­mi­na­ban por la es­ce­na del cri­men con la de­li­ca­de­za de una ma­na­da de bú­fa­los. ¿Fue an­tes, du­ran­te o des­pués de eso cuan­do se bo­rra­ron to­das las hue­llas del de­par­ta­men­to?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.