La Bom­bo­ne­ra ru­gió, pe­ro fes­te­jó Pe­rú

Clarín - - SUMARIO - Os­val­do Pe­pe ope­pe@cla­rin.com

“Un fut­bo­lis­ta lle­va a me­nu­do re­tra­ta­do su des­tino en la mi­ra­da an­tes de em­pe­zar un par­ti­do de­ci­si­vo…La pa­sión tie­ne un de­fec­to, es cie­ga. No­so­tros no po­de­mos per­mi­tir­nos el lu­jo de no pen­sar. El equi­po de­be ju­gar ex­ci­ta­do por­que lo re­quie­re la si­tua­ción, pe­ro no po­de­mos ol­vi­dar el or­den. Hay que acor­dar­se de agru­par­nos cuan­do per­de­mos la pe­lo­ta…Siem­pre con los dien­tes apre­ta­dos, ha­cien­do no­tar que pa­ra no­so­tros no es un par­ti­do cual­quie­ra.” ( Jor­ge Val­dano, “Sue­ños de Fút­bol”)

La co­lum­na de hoy es un tes­ti­mo­nio per­so­nal so­bre un he­cho ocu­rri­do ha­ce 48 años. Argentina y Pe­rú re­edi­ta­rán el 5 de oc­tu­bre aquel due­lo de la vie­ja Bom­bo­ne­ra, en bus­ca del pa

sa­je pa­ra un Mun­dial. En­ton­ces, el fút­bol ar­gen­tino va­ga­ba erran­te y sin des­tino. Adol­fo Pe­der­ne­ra, una glo­ria fut­bo­le­ra de los 40, se ha­bía he­cho car­go del equi­po ape­nas dos se­ma­nas an­tes. Re­cuer­do ese día co­mo si fue­se hoy. Te­nía 16 años y fui a la Bom­bo­ne­ra con un par de com­pa­ñe­ros de la se­cun­da­ria. Nos ubi-

ca­mos en la se­gun­da ban­de­ja, de­trás de uno de los ar­cos. La Bom­bo­ne­ra “vi­bra­ba” co­mo una li­cua­do­ra: se­gún un mito no des­men­ti­do esa ra­to­ne­ra en ebu­lli­ción ame­dren­ta­ba a los ri­va­les por­que “el pi­so de la can­cha tiem­bla co­mo si lle­ga­se un te­rre­mo­to”. Era ver­dad. Aque­llo pa­re­cía un ru­gien­te Co­li­seo ro­mano, don­de los gla­dia­do­res de­be­rían do­ble­gar al ri­val pa­ra as­pi­rar a un tri­ple des­em­pa­te con Bo­li­via en bus­ca de un lu­gar en Mé­xi­co 70. To­do tan cier­to co­mo que en la can­cha ju­ga­ban on­ce con­tra on­ce.

El gri­to de alien­to era sim­ple, di­rec­to, sin in­ge­nio ni se­gun­das in­ten­cio­nes. Una ob­vie­dad, pe­ro de ro­tun­da y so­no­ra con­tun­den­cia : “¡ Ar

gen-ti-na, Ar-gen-ti-na!” No fal­ta­ban vo­ces, fal­ta­ban ideas y, so­bre to­do, fút­bol. Re­cuer­do que no pa­ré de sal­tar un mi­nu­to, pe­ro mi ubi­ca­ción no fue la me­jor. Te­nía ahí, de­lan­te mío, el ar­co en el cual un su­plen­te pe­ruano, Os­wal­do “Ca­chi­to” Ra­mí­rez se vis­tió de hé­roe y con su ve­lo­ci­dad en­lo­que­ció a una de­fen­sa siem­pre mal pa­ra­da. Vi con ni­ti­dez có­mo apro­ve­chó una ma­la cesión de Per­fu­mo y una du­da de Ga­llo pa­ra es­ca­par co­mo un galgo y lan­zar dos es­ti­le­ta­zos que fue­ron go­les de Pe­rú. Los ne­ce­sa­rios pa­ra el 2-2 fi­nal que nos de­jó afue­ra de un Mun­dial por pri­me­ra vez. El ar­que­ro Ce­jas sal­vó no me­nos de cua­tro go­les más, que hu­bie­sen si­do un te­rre­mo­to emo­cio­nal co­mo aquel con que, un cuar­to de si­glo más tar­de, Co­lom­bia nos de­ja­ría en ri­dícu­lo en el Mo­nu­men­tal.

En con­fian­za, y re­le­yen­do a Val­dano, aquel equi­po im­pro­vi­sa­do no ju­gó “ni ex­ci­ta­do ni con or­den”. Te­nía en­ci­ma la ac­ti­tud del fra­ca­so. Pe­rú pa­re­cía Argentina, to­ca­ba y to­ca­ba. Argentina pa­re­cía un re­jun­ta­do. Vi­ví la frus­tra

ción con enojo ado­les­cen­te. Hu­bo sil­bi­dos, pe­ro no exa­ge­ra­dos. Y aplau­sos ti­bios a los pe­rua­nos. Al­gu­na co­rri­da aislada al sa­lir. No hu­bo

Bom­bo­ne­ra que va­lie­ra. Al­gu­nos di­ri­gen­tes de hoy de­be­rían ser me­nos fe­ti­chis­tas. No hay es­ta­dios me­jo­res o peo­res pa­ra ju­gar bien y po­ner lo que hay que po­ner. Ocu­rrió el 31 de agos­to de 1969. Ma­ra­do­na es­ta­ba a pun­to de cum­plir 9 años y Mes­si na­ce­ría 18 años des­pués.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.