En la mi­ra

Bir­ma­nia: la Pre­mio No­bel de la Paz que no con­de­na la “lim­pie­za ét­ni­ca”

Clarín - - SUMARIO - Da­niel Vit­tar dvit­tar@cla­rin.com

Pa­ci­fis­ta in­que­bran­ta­ble, la lí­der de Bir­ma­nia fue siem­pre un ícono de la mo­ra­li­dad. Pe­ro la ma­tan­za de rohin­yas en su país y su fal­ta de con­de­na a la lim­pie­za ét­ni­ca la de­ja­ron ex­pues­ta an­te el mun­do.

De­vo­ta del bu­dis­mo, pa­ci­fis­ta in­que­bran­ta­ble, de­fen­so­ra de las mi­no­rías y los dé­bi­les, la lí­der bir­ma­na Aung San Suu Kyi siem­pre fue un ícono de

la mo­ra­li­dad, que las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les se en­car­ga­ron de mi­mar y enal­te­cer. Pe­ro el ful­gor du­ró has­ta aho­ra. La per­se­cu­ción a los rohin­yas en su país, que el Ejér­ci­to bir­mano trans­for­mó en una “lim­pie­za ét­ni­ca”, en­tur­bió su figura y des­hi­zo el au­ra de sa­cra­li­dad que la dis­tin­guía. La Pre­mio No­bel de la Paz, la mu­jer a la que le otor­ga­ron el pre­mio Sak­ha­rov por la li­ber­tad de pen­sa­mien­tos, a la que lla­ma­ron “un ejem­plo so­bre­sa­lien­te del po­der de los im­po­ten­tes”, se nie­ga a con­de­nar la ma­tan­za de fa­mi­lias com­ple­tas de rohin­yas en

Rak­hi­ne, esa fran­ja cos­te­ra de Myan­mar (ex Bir­ma­nia) lle­na de mi­se­ria y muer­te.

“Yo no sos­ten­go la no vio­len­cia por ra­zo­nes mo­ra­les, sino por ra­zo­nes prác­ti­cas y po­lí­ti­cas”, ar­gu­men­tó en un mo­men­to Suu Kyi. Pe­ro aho­ra, co­mo lí­der del Go­bierno de Myan­mar, se nie­ga a con­de­nar la per­se­cu­ción de la mi­no­ría rohin­ya en el país del sud­es­te asiá­ti­co.

La pre­sión in­ter­na­cio­nal vie­ne cre- cien­do y se es­pe­ra que jus­ti­fi­que de al­gu­na ma­ne­ra su pos­tu­ra. La “per­se­cu­ción” del ejér­ci­to bir­mano con­tra los rohin­yas es “inacep­ta­ble”, de­cla­ró el can­ci­ller es­ta­dou­ni­den­se, Rex Ti­ller­son. “Mu­chos la han des­cri­to co­mo lim­pie­za ét­ni­ca”, di­jo su ho­mó­lo­go bri­tá­ni­co, Bo­ris John­son. El pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Jea­nC­lau­de Junc­ker, fue tam­bién con­tun­den­te: “Lo que ocu­rre en Bir­ma­nia es una ca­tás­tro­fe in­dig­nan­te por­que, una vez más, se in­ten­ta erra­di­car a et­nias en­te­ras”.

La cri­sis co­men­zó ha­ce cin­co años, pe­ro se agra­vó sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en los úl­ti­mos dos me­ses con el des­pla­za­mien­to ha­cia Ban­gla­desh de ca­si

400.000 rohin­yas que hu­yen de las ma­sa­cres en Myan­mar. Ca­si la mi­tad son ni­ños des­am­pa­ra­dos cu­yos pa­dres fue­ron ase­si­na­dos bru­tal­men­te.

“Los da­tos son irre­fu­ta­bles: las fuer­zas de se­gu­ri­dad de Myan­mar es­tán pren­dien­do fue­go al nor­te del es­ta­do de Rak­hi­ne en una campaña di­ri­gi­da a ex­pul­sar a los rohin­yas de Myan­mar. No se equi­vo­quen, es una lim­pie­za ét­ni­ca”, en­fa­ti­zó Ti­ra­na Has­san, de Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal (AI).

Los rohin­ya son un gru­po ét­ni­co mu­sul­mán que vi­vió du­ran­te si­glos en los te­rri­to­rios ac­tual­men­te co­no­ci- dos co­mo Myan­mar. Hay apro­xi­ma­da­men­te un mi­llón de rohin­ya en el país, pe­ro el go­bierno no les con­ce­de ciu­da­da­nía ni de­re­cho al­guno, ya que no los re­co­no­ce co­mo uno de los 135 gru­pos ét­ni­cos ofi­cia­les.

La gran ma­yo­ría de ellos vi­ven en el es­ta­do oc­ci­den­tal de Rak­hi­ne y du­ran­te dé­ca­das los bu­dis­tas de Myan­mar los ha so­me­ti­do a dis­cri­mi­na- ción y vio­len­cia: tra­ba­jos for­za­dos, ex­tor­sión, res­tric­cio­nes a la li­ber­tad de mo­vi­mien­to, re­glas de ma­tri­mo­nio in­jus­tas y con­fis­ca­ción de to­das sus tie­rras.

Los en­fren­ta­mien­tos más gra­ves en la his­to­ria re­cien­te es­ta­lla­ron en 2012, cuan­do sec­to­res bu­dis­tas, que com­po­nen el 90% de la po­bla­ción, se lan­za­ron con­tra los rohin­yas. Fue un bro­te de vio­len­cia sec­ta­ria, im­pul­sa­do por ran­cias pul­sio­nes na­cio­na­lis­tas, que se pro­pa­gó por va­rias re­gio­nes de Myan­mar y que ter­mi­nó con unos 200 muer­tos, en­tre bu­dis­tas y mu­sul­ma­nes.

In­clu­si­ve el go­bierno de tran­si­ción de en­ton­ces, li­de­ra­do por ge­ne­ra­les de la re­ser­va y azu­za­do por mon­jes bu­dis­tas ra­di­ca­les, apro­bó en 2015 una se­rie de me­di­das dis­cri­mi­na­to­rias con­tra la po­bla­ción mu­sul­ma­na, en­tre ellas la pri­va­ción de mo­vi­mien­to o la prohi­bi­ción de bo­das in­ter­re­li­gio­sas. Los rohin­yas crea­ron en­ton­ces “El Ejér­ci­to de Sal­va­ción Rohin­ya de Ara­kán” (ESRA), una gue­rri­lla de au­to­de­fen­sa que el go­bierno acu­sa de di­ver­sos ata­ques.

El 25 de agos­to pa­sa­do re­bel­des rohin­yas, ar­ma­dos con ma­che­tes y cu­chi­llos, ini­cia­ron una ola de ata­ques coor­di­na­dos con­tra pues­tos fron­te­ri­zos bir­ma­nos. El Ejér­ci­to ase-

gu­ra que pro­vo­ca­ron la muer­te de 400 sol­da­dos. Es­to dio pie a que las fuer­zas ar­ma­das co­men­za­ran una sal­va­je ca­ce­ría de rohin­yas, arra­san­do con po­bla­dos com­ple­tos. Cer­ca de 400 mil hu­ye­ron a Ban­gla­desh. Suu Kyi man­tie­ne un si­len­cio ca

si cóm­pli­ce so­bre es­tos abu­sos. Al­gu­nos la jus­ti­fi­can, se­ña­lan­do que es sui­ci­da opo­ner­se a las fuer­zas ar­ma­das de Myan­mar, cu­yos ge­ne­ra­les go­ber­na­ron con cruel­dad du­ran­te más de cin­co dé­ca­das. Pa­ra otros, la fre­na su de­pen­den­cia de los po­de­ro­sos mo­vi­mien­tos de mon­jes bu­dis­tas, que odian a los mu­sul­ma­nes.

Irán, po­ten­cia mu­sul­ma­na shií­ta en Asia, la con­de­nó sin pie­dad: “Es un go­bierno cruel con una mu­jer cruel a la ca­be­za que re­ci­bió el pre­mio No­bel de la Paz, que ma­ta y que­ma a gen­te sin pro­tec­ción, in­cen­dia sus ca­sas y no tie­ne nin­gu­na reac­ción real”, di­jo el aya­to­llah Ali Ja­me­nei.

Sun Kyi tu­vo una vi­da sin­gu­lar. De muy pe­que­ña per­dió en un aten­ta­do a su pa­dre, el ge­ne­ral Aung San, que le dio la in­de­pen­den­cia a Myan­mar. Se crió con su ma­dre y se edu­có en una es­cue­la in­gle­sa me­to­dis­ta. En la Uni­ver­si­dad de Ox­ford es­tu­dió fi­lo­so­fía, po­lí­ti­ca y eco­no­mía. Ha­bla con flui­dez cua­tro idio­mas: bir­mano, in­glés, fran­cés y ja­po­nés.

Tra­ba­jó en Ja­pón, Bu­tán y Gran Bre­ta­ña, se ca­só y tu­vo dos hi­jos, pe­ro en 1988 de­ci­dió vol­ver a su país pa­ra lu­char con­tra la dic­ta­du­ra mi­li­tar. “No po­día, co­mo la hi­ja de mi pa­dre, per­ma­ne­cer in­di­fe­ren­te a to­do lo que es­ta­ba pa­san­do”, se­ña­ló. La per­se­cu­ción del ré­gi­men la con­fi­nó unos 15 años en pri­sión do­mi­ci­lia­ria.

Sun Kyi, la hi­ja del hé­roe de la in­de­pen­den­cia, la pa­ci­fis­ta, la di­ri­gen­te que col­mó de es­pe­ran­zas a su pue­blo, no se atre­ve a cues­tio­nar el odio ra­cial en el país. Ese mis­mo ra­cis­mo que ha­ce ocho dé­ca­das des­cri­bió Geor­ge Or­well en “Los días en Bir­ma­nia”. Un mu­tis­mo es­tri­den­te pa­ra una No­bel de la Paz.

Aung San Suu Kyi Pre­mio No­bel de la Paz

AFP

Otros tiem­pos. Aung San Suu Kyi, en una fo­to de sep­tiem­bre del año pa­sa­do en la Asam­blea Ge­ne­ral de las Naciones Unidas. Es­te año no irá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.