Lo di­fí­cil de pe­dir altruismo en un de­por­te don­de man­da lo in­di­vi­dual

Clarín - - TEMA DEL DÍA - Mariano Ryan mr­yan@cla­rin.com

Lo más sen­ci­llo se­ría pe­gar­les a Die­go Sch­war­tz­man, que dos se­ma­nas des­pués de eli­mi­nar a un top ten en un Grand Slam (el croa­ta Ma­rin Ci­lic en el US Open) no pu­do su­pe­rar en el me­jor mo­men­to de su ca­rre­ra a un ju­ga­dor que es­tá 50 pues­tos de­ba­jo su­yo en el ran­king; o a Gui­do Pe­lla, que per­dió los tres sin­gles que ju­gó pa­ra el equi­po ar­gen­tino en la tem­po­ra­da; o, so­bre to­do, a los de­bu­tan­tes Má­xi­mo Gon­zá­lez y An­drés Mol­te­ni, que el sá­ba­do fue­ron de­rro­ta­dos por un te­nis­ta que ha­bi­tual­men­te jue­ga en una y has­ta en dos categorías in­fe­rio­res a las de ellos. Pe­ro los cua­tro, al me­nos, die­ron la ca­ra en una pa­ra­da que se su­po­nía bas­tan­te más sen­ci­lla y que ter­mi­nó sien­do una pe­sa­di­lla más por de­fec­tos pro­pios que por vir­tu­des aje­nas.

Si bien en la his­to­ria que­da­rán co­mo los pro­ta­go­nis­tas del des­cen­so del tenis ar­gen­tino cam­peón del mun­do, al me­nos via­ja­ron a la ex­tra­ña y le­ja­na As­ta­na cuan­do por lo me­nos cua­tro de sus com­pa­trio­tas -con más pre­sen­te y per­ga­mi­nos de, al me­nos, el 50% del equi­po que per­dió fren­te a Ka­za­jis­tán- le di­je­ron “no” a un Da­niel Or­sa­nic, a quien se­gu­ra­men­te le hu­bie­ra en­can­ta­do te­ner­los con la camiseta ce­les­te y blan­ca el fin de se­ma­na. Juan Mar­tín Del Po­tro -el úni- co ju­ga­dor di­fe­ren­te de nues­tro paísy Leo­nar­do Ma­yer -el úni­co ga­na­dor de un tor­neo- ya co­mu­ni­ca­ron que nun­ca más ju­ga­rán la Davis; Ho­ra­cio Ze­ba­llos se ne­gó a par­ti­ci­par de una se­gun­da se­rie al hi­lo di­cien­do que no es­ta­ba al 100% fí­si­ca­men­te (en fe­bre­ro, a la se­ma­na si­guien­te de ha­ber di­cho lo mis­mo y no ju­gar con­tra Ita­lia, se pre­sen­tó en Qui­to) y Car­los Ber­locq du­dó has­ta úl­ti­mo mo­men­to y fi­nal­men­te pre­fi­rió prio­ri­zar su ca­rre­ra per­so­nal. Un dato: Ro­ger Fe­de­rer y Stan Waw­rin­ka ga­na­ron la Davis en 2014 pe­ro en la pri­me­ra ron­da de 2015 de­ci­die­ron no ju­gar­la, Sui­za per­dió y fue al re­pe­cha­je. ¿Qué hi­cie­ron am­bos cam­peo­nes en sep­tiem­bre? Pu­sie­ron al equi­po por de­lan­te, sa­lie­ron a ju­gar con­tra la dé­bil Ho­lan­da y de­ja­ron a Sui­za en Pri­me­ra.

Se pue­de afir­mar ade­más que tan- to Or­sa­nic co­mo los di­ri­gen­tes de la Aso­cia­ción Argentina de Tenis pe­ca­ron de in­ge­nuos. El ob­je­ti­vo de ins­ta­lar una idea de equi­po pue­de pren­der en al­gu­nos te­nis­tas. Pe­ro en un pu­ña­do. La ma­yo­ría, en un de­por­te in­di­vi­dual co­mo és­te, siem­pre se mi­ra­rá el om­bli­go pro­pio. Es­tá en la esen­cia de quie­nes tam­bién son em­pu­ja­dos a sen­tir, a pen­sar y a ac­tuar así por en­tor­nos que los ven co­mo la vía más di­rec­ta de ga­nar dinero -y bueno, en mu­chos ca­sos- rá­pi­da­men­te.

Que Argentina no jue­gue el gru­po Mun­dial en 2018 no se de­bió so­la­men­te a un tal Mik­hail Ku­kush­kin. Tam­bién tu­vie­ron que ver las mi­se­rias de siem­pre. Si al­guno pen­só que ya no exis­tían des­pués de lo con­se­gui­do el año pa­sa­do, hi­zo una lec­tu­ra equi­vo­ca­da de la reali­dad de un de­por­te di­fe­ren­te a cual­quier otro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.