Cris­ti­na, más du­ra con el Go­bierno: “Hay una de­mo­cra­cia pre­ca­ri­za­da”

Le pi­dió a Ma­cri que sal­ga a ha­blar del ca­so Mal­do­na­do. Y lla­mó a la uni­dad opo­si­to­ra “con­tra el ajus­te”.

Clarín - - EL PAIS - Pa­blo Ma­ra­dei pma­ra­dei@cla­rin.com

En un te­rreno mu­ni­ci­pal yer­mo del par­ti­do de Flo­ren­cio Va­re­la, dis­tri­to don­de Uni­dad Ciu­da­da­na ob­tu­vo el 49% de los vo­tos en las PA­SO, Cris­ti­na Kirch­ner re­lan­zó ayer su campaña de ca­ra a oc­tu­bre, Pe­ro tam­bién re­to­mó su per­fil más co­no­ci­do: el con­fron­ta­ti­vo. Subió el tono en re­la­ción al que pre­do­mi­nó en su campaña si­len­te pa­ra las PA­SO y ape­ló a la es­tra­te­gia del mie­do, al ma­cha­car en que se vie­ne "el gran ajus­te".

Es­ce­na­rio en T y con una vein­te­na de in­ten­den­tes (en­tre otros Ve­ró­ni­ca Ma­ga­rio, Mar­tín In­sau­rral­de, Al­ber­to Des­cal­zo y Wal­ter Fes­ta) ubi­ca­dos en lo que se­ría el tra­ve­sa­ño de la le­tra, la can­di­da­ta le ha­bló a una mul­ti­tud. Es­ta vez se co­rrió del pro­ta­go­nis­mo ab­so­lu­to y lo com­par­tió con a Jor­ge Taia­na, su se­gun­do en la bo­le­ta pa­ra el Se­na­do. El ex can­ci­ller la pre­ce­dió en el dis­cur­so. Fue­ron ape­nas seis mi­nu­tos en los que pi­dió el vo­to y ci­tó a Juan Pe­rón di­cien­do que la fór­mu­la "en po­lí­ti­ca no es man­dar sino per­sua­dir".

Esa aper­tu­ra le sir­vió a la ex pre­si­den­ta pa­ra exal­tar la figura de Taia­na. "Den­tro de 35 días se eli­ge si el ter­cer se­na­dor de la pro­vin­cia va a ser Jor­ge Taia­na o Gladys Gon­zá­lez", di­jo, en un in­ten­to de “nin­gu­near” a la se­gun­da can­di­da­ta de Cam­bie­mos.

Ac­to se­gui­do, re­sal­tó la “tra­yec­to­ria” y el “su­fri­mien­to" del ex can­ci­ller y re­co­no­ció que se pe­lea­ron "en al­gún mo­men­to". Aun­que acla­ró que no se guar­dan ren­cor. "No­so­tros mi­li­ta­mos, com­pren­de­mos, por­que te­ne­mos con­vic­cio­nes pro­fun­das. No es so­ber­bia, ni arro­gan­cia, es el re­sul­ta­do del 13 de agos­to, po­si­cio­nó a unos y a otros, dán­do­nos la ra­zón en al­go".

Pa­ra la mi­tad de su ex­po­si­ción, que du­ró ca­si 40 mi­nu­tos, Cris­ti­na fre­nó su dis­cur­so pa­ra pe­dir por la ma­má de una ne­na que es­ta­ba per­di­da. Una vez que apa­re­ció di­jo: "Acá no se pier­de na­da, me­nos un chi­co". Apro­ve­chó esa in­te­rrup­ción po­co fe­liz pa­ra ha­blar del ca­so Mal­do­na­do. Ad­vir­tió

que “hay una de­mo­cra­cia pre­ca­ri­za­da" y pi­dió que Mau­ri­cio Ma­cri “le ha

ble al país so­bre el he­cho que conmociona a la so­cie­dad, por­que más allá de quie­nes lo vo­ta­ron, eso es ser re­pu­bli­cano y de­mo­crá­ti­co".

Lue­go re­me­mo­ró la per­se­cu­ción ideo­ló­gi­ca de los 70. "Cuan­do las au­to­ri­da­des de un país le suel­tan la mano a las fuer­zas de se­gu­ri­dad de un país y dan un men­sa­je pa­ra aba­jo que se tra­du­ce en me­ter pre­so a un pi­be por­que es­cri­bió un Twit­ter o cuan­do te em­pie­zan a mi­rar el Fa­ce­book pa­ra ver qué pen­sás, me ha­cen acor­dar a quie­nes te aga­rra­ban la agen­da allá en los alla­na­mien­tos pa­ra ver a quié­nes po­dían aga­rrar: es­to no es de­mo­cra­cia, es pre­ca­ri­za­ción de los de­re­chos, de las li­ber­ta­des, y yo no quie­ro de­mo­cra­cia ni tra­ba­jo pre­ca­ri­za­dos".

Uni­dad Ciu­da­da­na de­ci­dió "pe­ro­ni­zar la campaña", aun­que no so­nó la mar­chi­ta ni hu­bo una li­tur­gia pe­ro­nis­ta. Que­dó pal­pa­ble el he­cho ya que Cris­ti­na ti­ró el an­zue­lo va­rias ve­ces al sin­di­ca­lis­mo pa­ra cap­tar el vo­to obre­ro. Se re­fi­rió al lla­ma­do público que hi­zo la se­ma­na pa­sa­da pa­ra que no vo­ten al mas­sis­mo o al ran­daz­zis

mo y eli­jan su bo­le­ta: "Esa car­ta dis­pa­ró dis­cu­sio­nes y dis­pa­ró re­fle­xio­nes de di­ri­gen­tes que por allí no es­tán en nues­tro es­pa­cio, di­ri­gen­tes com­pa­ñe­ros de sin­di­ca­tos, que han te­ni­do una vi­sión cri­ti­ca, pe­ro les agra­dez­co la re­fle­xión fren­te al se­ve­ro y se­rio mo­men­to que atra­vie­sa la Argentina".

De­jó de la­do la ma­cro­eco­no­mía co­mo ba­se de crí­ti­ca al Go­bierno co­mo hi­zo en las PA­SO y fue a un te­rreno más llano: "En un go­bierno de CEOs ce­rra­ron em­pre­sas y mu­chos per­die­ron su tra­ba­jo y otros se pre­ca­ri­za­ron, no hay na­da más dis­ci­pli­na­dor en la so­cie­dad que por el mie­do a per­der el tra­ba­jo, acep­tás cual­quier con­di­ción de tra­ba­jo".

Miel pa­ra los oí­dos de los sin­di­ca­lis­tas: por ejem­plo ya dos triun­vi­ros de la CGT, Héc­tor Daer y Juan Car­los Sch­mid ( ver pág. 8), to­ma­ron el guan­te y lla­ma­ron a vo­tar, sin men­cio­nar­la, por Cris­ti­na Kirch­ner.

MA­RIO QUINTEROS

Du­pla. Cris­ti­na Kirch­ner en el par­que mu­ni­ci­pal de Flo­ren­cio Va­re­la con Jor­ge Taia­na, a quien le ce­dió la aper­tu­ra del ac­to de ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.