El “vo­to co­man­do”, otra in­ter­na con Durán Bar­ba y el re­ti­ro de Lan­dau

El Go­bierno se con­cen­tra en la elec­ción y en el Con­gre­so se de­fi­nen cargos cla­ve.

Clarín - - EL PAIS - Ig­na­cio Zu­le­ta Pe­rio­dis­ta. Consultor po­lí­ti­co

Con­sig­na ofi­cial: na­cio­na­li­zar y cui­dar el “vo­to co­man­do”

La Argentina tie­ne, en el me­jor de los ca­sos, la mi­tad de su eco­no­mía en la clan­des­ti­ni­dad. Al­go pa­re­ci­do ocu­rre con la po­lí­ti­ca. El es­ta­lli­do de la campaña –trans­cu­rre des­de ayer– po­ne en el es­ce­na­rio a quie­nes co­rren den­tro de la for­ma­li­dad. Los ges­to­res de fon­do si­guen ac­tuan­do en las som­bras. Co­mo Mau­ri­cio Ma­cri, que tim­breó el sá­ba­do por afue­ra de los már­ge­nes del có­di­go elec­to­ral, al igual que el res­to de sus fun­cio­na­rios y can­di­da­tos. ¿Tim­brear no es ha­cer campaña? Res­pon­den que es tan­to co­mo pres­tar­se a re­por­ta­jes con for­ma­to de PNT, co­mo hi­zo Cris­ti­na de Kirch­ner ho­ras an­tes del gran tim­bra­zo na­cio­nal. El mar­ke­ting elec­to­ral des­nu­da lo más tri­vial de la po­lí­ti­ca por­que des­can­sa en una fa­la­cia: que el público vo­ta arras­tra­do por los men­sa­jes pu­bli­ci­ta­rios. Si fue­ra cier­to, bas­ta­ría con po­ner pla­ta pa­ra

ga­nar el po­der. La ex­pe­rien­cia di­ce lo con­tra­rio, que en la bús­que­da del po­der lo más pro­ba­ble es per­der pla­ta. En los cuar­te­les de Cam­bie­mos di­cen es­tar con­ven­ci­dos y agre­gan que en es­te turno es­tán gas­tan­do un 30% me­nos que en 2015. Va­le más avi­var el se­so y fi­jar­se cuán­do hay que cam­biar. Por ejem­plo, an­tes de las elec­cio­nes era cien­cia que se­rían no una sino 24, y que con­ve­nía pro­vin­cia­li­zar las cam­pa- ñas. Los he­chos die­ron vuel­ta eso, y aho­ra el

turno es na­cio­na­li­zar, al­go a lo que obli­gó el re­sul­ta­do de Cris­ti­na en Bue­nos Ai­res, con la ayu­da de la fas­ci­na­ción tum­be­ra que tie­ne un sec­tor de la pren­sa a to­do lo que ha­ce en público y en pri­va­do la ex pre­si­den­ta. Pa­ra no dis­traer­se con la ho­ja­ras­ca de campaña, hay que agu­zar la mi­ra­da y tan­tear por los te­rre­nos ba­jos de la tu­ne­le­ría po­lí­ti­ca y ad­ver­tir qué se es­tá ur­dien­do en la po­lí­ti­ca clan­des­ti­na, que trans­cu­rre en al­go pa­re­ci­do a la deep-web, adon­de pi­den claves y con­tra­se­ñas pa­ra ac­ce­der. Lo que allí ocu­rre son aco­mo­da­mien­tos tec­tó­ni­cos que ex­pli­can des­pués los mo­vi­mien­tos de su­per­fi­cie. Por ejem­plo, es más lu­cra­ti­vo aten­der lo que ha­bla­ron Marcos Peña, Ro­ge­lio Fri­ge­rio y Jo­sé To­re­llo con los je­fes del PRO del interior el vier­nes a me­dio­día en Ro­di­zio de la Cos­ta­ne­ra, que los dis­cur­sos pom­po­sos de triun­fa­lis­mo que se es­cu­cha­ron en la cum­bre na­cio­nal de Par­que Nor­te. “Es­te­ban se la co­me cru­da a Cris­ti­na en un de­ba­te (etc.)”, en pa­la­bras de Jai­me Durán Bar­ba.

Campaña ma­cro y micro

En ese es­pe­to co­rri­do de ca­ci­ques pro­vin­cia­les se mos­tró el di­se­ño de campaña que ju­ga­rá en dos ex­tre­mos. En la ma­cro, una na­cio­na­li­za­ción de las elec­cio­nes ase­gu­ran­do la pre­sen­cia

de Mau­ri­cio Ma­cri don­de sea ne­ce­sa­rio. Pro­vin­cia­li­zar en al­gu­nos dis­tri­tos fue nefasto, co­mo Tu­cu­mán, adon­de Jo­sé Man­zur le hi­zo pe­lo y bar­ba a Cam­bie­mos. En la micro, acen­tuar al­gu­nas ma­nua­li­da­des que pue­den me­jo­rar el nú­me­ro: 1. Au­men­tar la can­ti­dad de fis­ca­les en Bue­nos Ai­res. En las PA­SO, To­re­llo mo­vió más de 15 mil vo­lun­ta­rios. Pe­ro en el es­cru­ti­nio se en­con­tra­ron en­tre 7%y 8% del to­tal de las me- sas con fis­ca­li­za­ción desas­tro­sa, des­de fal­ta de fir­mas a re­sul­ta­do ce­ro pa­ra los can­di­da­tos de Cam­bie­mos. 2. Otro bor­de por me­jo­rar es el lla

ma­do “Vo­to co­man­do”, el que re­co­ge los su­fra­gios de los uni­for­ma­dos que vi­gi­lan la elec­ción, Se­gún el cálcu­lo de Cam­bie­mos, un 65% o 70% de ese vo­to es a fa­vor de sus can­di­da­tos. Ex­pli­ca el ce­lo del Go­bierno en pro­te­ger su re­la­ción con la Gen­dar­me­ría en el ca­so Mal­do­na­do. El “Vo­to co­man­do” de­be con­sig­nar­se en una pla­ni­lla que lle­ga en la ur­na de la me­sa de nú­me­ro más ba­jo de ca­da es­cue­la, pe­ro co­mo va en un for­ma­to pa­re­ci­do al res­to del cen­te­nar de pla­ni­llas, en las PA­SO hu­bo mu­chas me­sas en que no se agre­gó ese re­sul­ta­do. En la Argentina hay 106.000 uni­for­ma­dos a car­go de la elec­ción. Si un 60% vo­ta Cam­bie­mos, en Bue­nos Ai­res, que es el 40% de la elec­ción, son más vo­tos que la di­fe­ren­cia que le sa­có Cris­ti­na Kirch­ner a Es­te­ban Bull­rich. Co­mo de­cía el llorado “Bus­ca­pié” Car­do­zo, las elec­cio­nes no se ga­nan bus­can­do vo­tos, se ga­nan con­tan­do vo­tos.

Ama­ri­llis­mo: Durán Bar­ba re­su­ci­tó la pe­lea con los alia­dos

Igual hu­bo pi­ro­tec­nia ju­go­sa en la jun­ta­da de Par­que Nor­te, nu­tri­da por la pu­ja eter­na en­tre los PRO pu­ros y sus alia­dos. Durán Bar­ba hi­zo una pa­li­no­dia de las ca­pa­ci­da­des es­tra­té­gi­cas y tác­ti­cas de Marcos Peña, Ma­ría Eu­ge­nia Vidal (au­sen­te, pre­fi­rió una cum­bre de in­ten­den­tes en San Isi­dro y dis­pa­ró ha­cia Mar del Pla­ta), Ro­ge­lio Fri­ge­rio y Fer­nan­do de An­dreis (que lo mi­ró con ca­ra de yo-no-fui). Lo in­te­rrum­pió Ma­ri­sel Et­che­co­in, pre­si­den­te de la Coa­li­ción Cí­vi­ca y lu­gar­te­nien­te de Eli­sa Ca­rrió (que vuel­ve es­ta se­ma­na de su pe­re­gri­na­ción a Je­ru­sa­lén) con un bal­de de agua amar­ga. Le di­jo,

pa­la­bra más pa­la­bra me­nos, es­to: “Per­mí­ta­me, se­ñor Jai­me. Ten­go que ex­pre­sar mis di­fe­ren­cias. Us­ted ha he­cho una sín­te­sis de la campaña y de la or­ga­ni­za­ción de un so­lo co­lor, co­lor ama­ri­llo. Y creo que no es jus­to, no es equi­ta­ti­vo y no re­fle­ja la reali­dad. Lo di­go en nom­bre nues­tro y del ra­di­ca­lis­mo que in­te­gra­mos tam­bién la coa­li­ción. No es pa­ra abrir una dis­cu­sión aquí, pe­ro us­ted no se ajus­ta a la reali­dad”. El ecua­to­riano, ha­bi­tua­do a los chis­pa­zos en­tre el ase­sor y el po­lí­ti­co, se rec­ti­fi­có: “Yo no ha­blé de co­lo­res. Creo que es un equi­po y Cam­bie­mos es de to­dos”. Peña, ex­per­to en pe­sos y me­di­das, se ocu­pó de ba­lan­cear por el chat

que en­la­za a los ca­ci­ques del ofi­cia­lis­mo: “Eso no es lo que pien­sa Jai­me, ni tam­po­co no­so­tros”. Bas­tó pa­ra apla­nar el en­tu­sias­mo de la ci­ta y mo­ti­vó que otras vo­ces de alia­dos pre­sen­tes allí, co­mo las de Jo­sé Cano, Fer­nan­do Sán­chez o Ma­rio Ne­gri, no se acer­ca­sen al mi­cró­fono. Bue­na par­te de la con­cu­rren­cia era de alia­dos de sus par­ti­dos y el re­ce­lo ha­cia los PRO pu­ros se ha­ce no­tar ca­da vez que se jun­tan.

Lan­dau cuel­ga los bo­ti­nes

El re­man­so de es­ta se­ma­na que sig­ni­fi­ca una campaña sin me­dios au­dio­vi­sua­les jus­ti­fi­ca cam­bios tam­bién dis­cre­tos en el ar­ma­do de ca­da for­ma­ción, To­re­llo, res­pon­sa­ble tam­bién de la po­lí­ti­ca ju­di­cial de Go­bierno, se to­ma unas mi­ni­va­ca­cioo­nes y de­ja de apo­de­ra­do de Cam­bie­mos a su se­gun­do, Santiago Al­ber­ti. En el peronismo hay tam­bién cam­bios que pue­den ano­tar­se en la pe­ti­te his­to­ire pe­ro que son pro­fun­dos: re­nun­ció a la afi­lia­ción par­ti­da­ria, des­pués de más de 45 años, el apo­de­ra­do Jor­ge Lan­dau. Es por­que su nue­vo car­go de se­cre­ta­rio le­tra­do del Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra,

que ya ejer­ce des­de ha­ce dos se­ma­nas, es in­com­pa­ti­ble con la mi­li­tan­cia for­mal en un par­ti­do. Es una ex­plo­sión cu­yas es­quir­las son im­pre­vi­si­bles por­que tie­ne cargos par­ti­da­rios des­de 1983, por lo me­nos.

Mal­do­na­do: ¿se ani­ma­rán a con­vo­car­la a Vir­gi­nia Gam­ba?

La campaña se vol­ve­rá in­so­por­ta­ble des­de el pró­xi­mo 27, cuan­do se au­to­ri­cen los avisos por los ra­dio y TV. Ma­cri se que­dó en el país pa­ra aten­der su ro­di­lla y cum­plir con el plan de via­jes a dis­tri­tos crí­ti­cos en los que Cam­bie­mos pue­de me­jo­rar un triun­fo o re­mon­tar un de­rro­ta, o de­fi­nir si en­tran uno o dos se­na­do­res (Bue­nos Ai­res, La Rio­ja, Mi­sio­nes). La de­jó a Ga­brie­la Mi­chet­ti (vi­gi­la­da por Jor­ge Fau­rie y Ful­vio Pom­peo) en el es­ce­na­rio gran­de de Nue­va York, adon­de la re­ci­bi­rá hoy pa­ra un al­muer­zo en el ho­tel Pa­la­ce na­da me­nos que Do

nald Trump. El an­fi­trión quie­re es­cu­char opi­nio­nes de la Argentina, Bra­sil, Pe­rú, Co­lom­bia y otros paí­ses so­bre la cri­sis en Venezuela. Tam­bién es­tán por allá otros ope­ra­do­res dis­cre­tos del Go­bierno, en­tre ellos Fa­bián Ro­drí­guez Si­món, res­pon­sa­ble de la es­tra­te­gia en los jui­cios con­tra YPF por la es­ta­ti­za­ción de Rep­sol, so­bre los cua­les en es­tas ho­ras pue­de ha­ber al­gu­na de­fi­ni­ción en la cor­te de Man­hat­tan. En la agen­da de Mi­chet­ti es­tá pre­vis­ta pa­ra el jue­ves una ci­ta con Vir­gi­nia Gam­ba, que hoy es la re­pre­sen­tan­te del Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de la ONU pa­ra los Ni­ños y los Con­flic­tos Ar­ma­dos. Es una argentina ex­per­ta en es­tra­te­gia que vie­ne de ser la je­fa de la co­mi­sión que in­ves­ti­gó pa­ra el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad el uso de ar­mas quí­mi­cas en la gue­rra ci­vil de Si­ria. An­tes fue la per­so­na que or­ga­ni­zó el desar­me de la so­cie­dad en Su­dá­fri­ca, ba­jo la ad­mi­nis­tra­ción de Nel­son Man­de­la. Re­ci­bió en 1995 el pre­mio No­bel de la Paz com­par­ti­do por su par­ti­ci­pa­ción en el pro­ce­so de desar­me nu­clear y de­be ser la per­so­na en me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra con­sul­tar so­bre la des­apa­ri­ción de Santiago Mal­do­na­do. ¿Se ani­ma­rá el Go­bierno a con­vo­car­la? Le so­bra ex­pe­rien­cia y acá la co­no­cen bien co­mo ex­per­ta en Mal­vi­nas y tam­bién en el PRO. Fue je­fa de es­tu­dios en la es­cue­la de la po­li­cía me­tro­po­li­ta­na con Mau­ri­cio Ma­cri en Ca­pi­tal.

Los tu­ne­le­ros en ac­ción

Mien­tras el público se dis­trae con pi­ro­tec­nias de campaña, los tu­ne­le­ros es­tán po­nien­do los pa­pe­les en or­den pa­ra des­pués de las elec­cio­nes, con­ven­ci­dos de que los re­sul­ta­dos no cam­bia­rán res­pec­to de las PA­SO. Los je­fes le­gis­la­ti­vos se han ase­gu­ra­do, al me­nos en el ofi-

cia­lis­mo, la con­ti­nui­dad en sus cargos. Emi­lio Monzó es in­dis­cu­ti­ble co­mo pre­si­den­te de la

cá­ma­ra. Pe­se a Ma­ría Eu­ge­nia Vidal, que lo que­rría en la em­ba­ja­da en Zam­bia, y a Marcos Peña, que lo desea­ría en Fin­lan­dia. Blin­da tam­bién a Monzó un rol que na­die po­ne en evi­den­cia ni re­co­no­ce, pe­ro que sí le agra­de­ce Ma­cri: es un buen ad­mi­nis­tra­dor del con­sor­cio pe­ro­nis­ta. Lle­va y trae no­ti­cias y con­sig­nas de un ar­co de ami­gos per­so­na­les de él, co­mo Flo­ren­cio Ran­daz­zo, Ju­lián Do­mín­guez o Ser­gio Mas­sa, con una duc­ti­li­dad y dis­cre­ción que na­die tie­ne en el ofi­cia­lis­mo. Sus crí­ti­cos le re­pro­chan pro­mis­cui­dad con es­tos opo­si­to­res, pe­ro en el vér­ti­ce del po­der se lo agra­de­cen. Más aún, lo con­si­de­ran irrem­pla­za­ble. Es crí­ti­co del cie­rre de can­di­da­tu­ras que hi­zo per­der a Cam­bie­mos en Bue­nos Ai­res y en San­ta Fe, pe­ro ya no se lo dis­cu­te por­que es­tá fir­me don­de de­be es­tar, que es el what­sapp que res­pon­de Ma­cri en per­so­na. Allí no pe­li­gra. Co­mo tam­po­co Ma­rio Ne­gri en el in­ter­blo­que. Ya pa­só por su ofi­ci­na Fa­cun­do Suá­rez Las­tra, que es can­di­da­to por Va­mos Jun­tos (PRO+CC+ ra­di­ca­les suel­tos) pa­ra ade­lan­tar que es­ta­rá en el blo­que de Ne­gri. Fal­ta que de­fi­nan qué ha­rán ra­di­ca­les que pue­den en­trar a la cá­ma­ra co­mo Jor­ge En­rí­quez (que no es del PRO, tie­ne ob­ser­van­cia pro-ra­di­cal con Da­niel An­ge­li­ci) o Car­la Ca­rri­zo y Ál­va­ro de La­ma­drid, si lle­gan a en­trar con Lous­teau.

Ma­cri les ti­ró un cen­tro a los so­cia­lis­tas de San­ta Fe

Tam­bién pa­re­ce blin­da­do, pe­se a las ope­ra­cio­nes que le man­dan des­de la sép­ti­ma flo­ta, Ni­co­lás Massot co­mo je­fe del blo­que PRO. Vie­ne de lu­na de miel, pe­ro an­tes de ca­sar­se re­ci­bió

un res­pal­do uná­ni­me del blo­que en una ce­na que le ofre­cie­ron co­mo ho­me­na­je. Tie­ne un va­le­dor se­rio, el mul­ti­pro­pó­si­to Ál­va­ro Gon­zá­lez, que ad­mi­nis­tra las re­la­cio­nes in­ter­nas en­tre Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta, Ma­cri y otras ter­mi­na­les. Co­mo la de San­ta Fe, adon­de fue el miér­co­les Ma­cri a mos­trar­se con Mi­guel Lifs­chitz. Ese via­je hay que mi­rar­lo no co­mo un apo­yo a los can­di­da­tos de Cam­bie­mos sino pa­ra le­van­tar­le el áni­mo al so­cia­lis

mo. Si es­te par­ti­do me­jo­ra su per­for­man­ce, fre­na el as­cen­so de Agus­tín Ros­si. El “Chi­vo” san­ta­fe­sino ga­nó por po­co la elec­ción, le cues­ta re­te­ner el vo­to pe­ro­nis­ta de lis­tas que com­pi­tie­ron con él en las PA­SO; pe­ro se be­ne­fi­cia más que na­da del des­plo­me so­cia­lis­ta. Ma­cri a echar­les un ca­po­te, co­mo di­cen en la to­re­ría cuan­do hay que ayu­dar a es­pan­tar al cor­nú­pe­ta o as­ta­do, que son dos si­nó­ni­mos del to­ro. w

Durán Bar­ba se des­hi­zo en elo­gios pa­ra la es­tra­te­gia del PRO y una la­de­ra de Ca­rrió lo aten­dió en Par­que Nor­te.

Des­pués de 45 años, re­nun­ció a su fi­lia­ción par­ti­da­ria el his­tó­ri­co Jor­ge Lan­dau. Era in­com­pa­ti­ble con un nue­vo car­go.

El Pre­si­den­te se pu­so al fren­te del tim­breo del sá­ba­do, aun­que la campaña for­mal arran­có al día si­guien­te.

To­re­llo, el ase­sor del Go­bierno, mo­vi­li­zó 15 mil vo­lun­ta­rios pa­ra fis­ca­li­zar en las PA­SO. Pe­ro hu­bo fi­su­ras.

Lifs­chitz re­ci­bió apo­yo de Ma­cri. Creen que si se sos­tie­ne el so­cia­lis­mo, Cam­bie­mos ga­na en San­ta Fe.

Pe­se a la in­ter­na en en el ofi­cia­lis­mo, Monzó es­tá fir­me co­mo pre­si­den­te de Dipu­tados. Tam­bién Massot en el blo­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.