Ce­le­bró 80 años. Asis­tie­ron des­de De la Rúa al Tu­la, ade­más de in­ten­den­tes, gre­mia­lis­tas y em­pre­sa­rios chi­nos.

La fies­ta inol­vi­da­ble y pe­ro­nis­ta de Car­los Spa­do­ne

Clarín - - EL PAIS - Sil­via Naish­tat snaish­tat@cla­rin.com

Ase­gu­ran que fue la pri­me­ra vez en su vi­da que ce­dió la ba­tu­ta crea­ti­va a sus hi­jos. Ha­bía mo­ti­vo: se tra­ta­ba de ce­le­brar sus 80 años. Y el cum­plea­ños de Car­los Spa­do­ne, el úl­ti­mo sá­ba­do por la no­che con am­bien­ta­ción ver­sa­lles­ca, mez­cló per­so­na­li­da­des de va­rias épo­cas, ade­más de des­per­tar la sen­sa­ción de

una Argentina que ya no exis­te, al de­cir de Jor­ge Te­ler­man, con ese sen­ti­do de reali­dad que a ve­ces lo ca­rac­te­ri­za.

Se re­fe­ría a que Spa­do­ne sim­bo­li­za aquel país de la mo­vi­li­dad so­cial as­cen­den­te. Fue ven­de­dor a los

12 años de cu­ba­ni­tos en la ca­lle has­ta que su te­na­ci­dad lo reunió con Eva Pe­rón. Cuen­ta la le­yen­da que el pe­di­do de ca­mi­se­tas de Bo­ca pa­ra sus ami­gos sor­pren­dió a la en­ton­ces Pri­me­ra Da­ma. Una car­ta pos­te­rior lo ayu­dó a in­gre­sar en el Co­rreo, se­gún se ocu­pa­ron de re­cor­dar en un vi­deo. Pe­ro fue­ron los en­cuen­tros pos­te­rio­res con Pe­rón en Puer­ta de Hie­rro los que lo­gra­ron des­per­tar la mi­li­tan­cia po­lí­ti­ca en quien se ha­bía con­ver­ti­do en em­pre­sa­rio con la ven­ta de las vi­ru­la

nas. En la fies­ta no hu­bo un so­lo de­ta­lle de­ja­do al azar, des­de los cua­dros que mos­tra­ban al pa­dre, el in­mi­gran­te ge­no­vés Fran­cis­co Spa­do­ne, que se ins­ta­ló en la men­do­ci­na Ge­ne­ral Al­vear, a los úl­ti­mos za­pa­tos que uti­li­zó Pe­rón, unos clá­si­cos ma­rro­nes que hoy si­guen es­tan­do de mo­da. En el Cu­bo, el sa­lón de pro­por­cio­nes exu­be­ran­tes en el Com­ple­jo Al Río, de Vi­cen­te Ló­pez, tam­bién se ex­hi­bían en­tre otros ob­je­tos de la li­tur­gia pe­ro­nis­tam el au­to que su­po per­te­ne­cer a Pe­rón. Y uno de los po­cos cua­dros pa­ra los que po­só Evi­ta. Fer­nan­do de la Rúa se de­tu­vo a ob­ser­var las fo­tos de Puer­ta de Hie­rro mien­tras Mar­tín Ca­bra­les elo- gia­ba una so­fis­ti­ca­da car­ta de tra­gos, a car­go de Ra­mi­ro Fe­rre­ri, el bar ten­der del mo­men­to. En cuan­to al­gu­nos di­vi­sa­ron al ex pre­si­den­te del Ban­co Na­ción, Car­los Mel­co­nian, lo ro­dea­ron. El eco­no­mis­ta cree que des­pués de las elec­cio­nes ha­brá me­di­das. No qui­so an­ti­ci­par­las, pe­ro pa­re­cía in­for­ma­do. Otro ex fun­cio­na­rio, que pi­dió el ano­ni­ma­to, con­tó que al Pre­si­den­te Ma­cri se lo ve en­fo­ca­do en los te­mas y de­ci­di­do a avan­zar. “El pro­ble­ma es el en

torno, pe­ro a Mau­ri­cio lo veo fuer­te y dis­pues­to in­clu­so a re­for­mas sin el con­sen­so de su equi­po”, sol­tó an­te la sor­pre­sa de quie­nes lo es­cu­cha­ban: Juan Car­los Sac­co ( in­dus­tria grá­fi­ca), Jor­ge Au­fie­ro, el due­ño de Me­di­cus y el consultor Jor­ge Bas­so Das­tu­gue. Un po­co más allá es­ta­ba Os­car An­drea­ni. Luis Ba­rrio­nue­vo y una ele­gan­tí­si­ma Gra­cie­la Ca­ma­ño bro­mea­ban acer­ca de los bro­tes ver­des. “¿Dón­de es­tán, que no

se ven?”, sol­ta­ba el sin­di­ca­lis­ta de muy buen hu­mor jun­to a un Mi­guel An­gel Pie­rri, mu­cho más del­ga­do. Ra­món Her­nán­dez, ex se­cre­ta­rio de Me­nem, sa­lu­da­ba de lo más afec­tuo­so. Es­ta­ban el Tu­la y el ex in­ten­den­te de Flo­ren­cio Va­re­la, Ju­lio Pe­rey­ra. Gus­ta­vo Pos­se, in­ten­den­te de San Isi­dro, se acer­có a es­tre­char­le la mano es­pe­cial­men­te. Clau­dio Ma­ran­go­ni y Pe­pe Scio­li con­ver­sa­ban con una nu­tri­da de­le­ga­ción

chi­na en­ca­be­za­da por el em­ba­ja­dor Yang Wan­ming. Otro asis­ten­te fue el dipu­tado chino del Pro, Yuan Jian Ping,

No po­día fal­tar una me­sa de ar­tis­tas. Spa­do­ne es due­ño del Lo­la Mem­bri­ves y pro­duc­tor tea­tral. So­bre­sa­lían, en­tre va­rios, Sel­va Aleman y su es­po­so Arturo Puig y Nelly Prin­ce que hi­zo la pu­bli­ci­dad de una de las vi­ru­la­nas de Spa­do­ne. Pe­ro la re­ve­la­ción de la no­che en los hits de las co­me­dias mu­si­ca­les que su­ce­die­ron en el es­ce­na­rio (Cats, Su­gar y el Di­lu­vio que vie­ne) fue Li­za Spa­do­ne, ex­qui­si­ta so­prano. Fiel a su es­ti­lo, Spa­do­ne pu­so en apu­ros al pro­duc­tor Héc­tor Ca­ba­lle­ro y al can­tan­te Mi­guel An­gel Tre­lles al com­pro­me­ter­los con la ca­rre­ra de su hi­ja. w

Dis­cur­so. Spa­do­ne agra­de­ce a la fa­mi­lia en su cum­plea­ños 80.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.