Lo­ren­zet­ti se­rá el ár­bi­tro de la tran­si­ción des­pués de la elec­ción

Clarín - - EL PAIS - Fer­nan­do Gon­za­lez fgon­za­lez@cla­rin.com

Den­tro de tres me­ses, Ri­car­do Lo­ren­zet­ti va a com­ple­tar 11 años al fren­te de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia. Y aun­que pa­ra un país que in­te­rrum­pió en sie­te oca­sio­nes su fun­cio­na­mien­to de­mo­crá­ti­co es­te pe­río­do ya es to­do un re­cord, su ma­yor mé­ri­to es ha­ber­lo he­cho a tra­vés de dos go­bier­nos cons­ti­tu­cio­na­les de signo po­lí­ti­co di­fe

ren­te. Lo­ren­zet­ti fue de­sig­na­do en la Cor­te en 2004 y pro­mo­vi­do a pre­si­den­te del cuer­po dos años des­pués por Nés­tor Kirch­ner; fue ra­ti­fi­ca­do en ese mis­mo car­go por Cris­ti­na y se man­tie­ne allí, des­de ha­ce dos años, con­vi­vien­do con Mau­ri­cio Ma­cri en la Ca­sa Ro­sa­da.

El mes de sep­tiem­bre, cru­cial en­tre las PA­SO del 13 de agos­to y las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas del 22 de oc­tu­bre, lo en­cuen­tra a Lo­ren­zet­ti dis­fru­tan­do de una pri­ma­ve­ra sin ma­yo­res con­tra­tiem­pos. Ya se ha di­cho en es­ta co­lum­na que sus enemi­gos po­lí­ti­cos lo lla­man “El Fa­raón” pa­ra aso­ciar su lar­ga per­ma­nen­cia en la Cor­te con aquel rei­na­do de Egip­to que du­ró más de tres mil años. Pe­ro, aun­que las com­pa­ra­cio­nes siem­pre caen en el pe­ca­do de la exa­ge­ra­ción, lo cier­to es que el ju­ris­ta de Ra­fae­la ha re­sis­ti­do con éxi­to los desafíos des­es­ta­bi­li­za­do­res que le han pre­sen­ta­do el kirch­ne­ris­mo pri­me­ro; el cris­ti­nis­mo des­pués, y aho­ra el ma­cris­mo, que bus­ca con­so­li­dar­se ba­jo esa mar­ca en as­cen­so que es el Fren­te Cam­bie­mos.

Di­cen que Lo­ren­zet­ti no al­ber­ga ma­yo­res du­das so­bre le triun­fo del ofi­cia­lis­mo en oc­tu­bre. Y que tam­bién es­tá con­ven­ci­do so­bre la in­mi­nen­te de­rro­ta que se ave­ci­na pa­ra Cris­ti­na Kirch­ner en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. “Es­tá ter­mi­na­da”, es la fra­se que le han es­cu­cha­do quie­nes lo fre­cuen­tan en su des­pa­cho del cuar­to pi­so del Pa­la­cio de Tri­bu­na­les. Su ca­be­za es­tá ocu­pa­da por la ar­qui­tec- tu­ra ins­ti­tu­cio­nal que ten­drá la eco­no­mía argentina tras las elec­cio­nes y don­de va­rios fa­llos de la Cor­te Su­pre­ma ten­drán una in­ci­den­cia fun­da­men­tal.

La dis­cu­sión que aca­ba de co­men­zar por el Presupuest­o Na­cio­nal del 2018; la pro­lon­ga­ción de la ley de Emer­gen­cia Eco­nó­mi­ca; la pro­me­sa eter­na de una re­for­ma im­po­si­ti­va que em­pie­ce con cam­bios al Im­pues­to al Che­que y el fue­go ar­dien­te de la ley pa­ra re­po­ner el Fon­do de Re­pa­ra­ción His­tó­ri­ca del Co­nur­bano Bo­nae­ren­se son los cua­tro pi­la­res que, a jui­cio de Lo­ren­zet­ti, di­rán si la Argentina re­cu­pe­ra o no la di­ná­mi­ca del fe­de­ra­lis­mo que per­dió con el kirch­ne­ris­mo. Aquel ver­ti­ca­lis­mo del mie­do que im­pu­sie­ron Nés­tor y Cris­ti­na Kirch­ner pa­re­ce es­tar vi­ran­do a un es­que­ma de con­sen­so per­ma­nen­te en­tre Mau­ri­cio Ma­cri y los go­ber­na­do­res pe­ro­nis­tas. El fu­ror del año elec­to­ral y la

Lle­gó a la Cor­te en 2002. En 2004 Nés­tor Kirch­ner lo pro­mo­vió a pre­si­den­te del cuer­po don­de fue ra­ti­fi­ca­do por Cris­ti­na y por Mau­ri­cio Ma­cri.

pro­fun­di­za­ción de la grie­ta po­lí­ti­ca con­ge­la­ron es­te año la cons­truc­ción de le­yes que ha­bía fun­cio­na­do en el 2016, pe­ro el Go­bierno y los cau­di­llos pe­ro­nis­tas ya es­tán ne­go­cian­do des

de ha­ce va­rias se­ma­nas có­mo se­rá la con­vi­ven­cia en un país con una ex pre­si­den­ta mu­cho más de­bi­li­ta­da.

La Cor­te que pre­si­de Lo­ren­zet­ti tie­ne que fa­llar an­tes de fin de año so­bre el dinero que re­cla­ma la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. To­dos sus miem­bros, in­clu­yen­do a Lo­ren­zet­ti, ya co­no­cen el em­pe­ño que Ma­ría Eu­ge­nia Vidal le es­tá po­nien­do a la cues­tión por­que la Go­ber­na­do­ra se ha reuni­do con ca­da uno de ellos pa­ra ex­pli­car­le sus ar­gu­men­tos. Son los 650 millones de

dó­la­res que Car­los Me­nem le con­ce­dió a Eduar­do Duhal­de a fi­nes de los ’90 y que se con­ge­la­ron des­pués de la pe­si­fi­ca­ción de 2002. El re­cla­mo bo­nae­ren­se lle­va­rá esa ci­fra a unos 60 mil millones de pe­sos que el res­to de las pro­vin­cias per­de­rían de la co­par­ti­ci­pa­ción fe­de­ral. “Al­guien tie­ne que pa­gar to­da esa pla­ta”, les ha di­cho Lo­ren­zet­ti a los go­ber­na­do­res. Y ellos de­ben pre­sen­tar en las pró­xi­mas se­ma­nas un pro­yec­to que res­pon­da esa pre­gun­ta cru­cial. El plan B de las pro­vin­cias se es­tá di­se­ñan­do en torno a una re­for­ma del im­pues­to al che­que. De la eva­lua­ción de esos cálcu­los y de los que ha­ga el Go­bierno sal­drá el fa­llo de la Cor­te que va a de­cla­rar in­cons­ti­tu­cio­nal el to­pe co­par­ti­ci­pa­ble que su­fren los bo­nae­ren­ses des­de ha­ce 15 años pe­ro que alum­bra­rá se­gu­ra­men­te otra ecua­ción sa­lo­mó­ni­ca.

Es que ese es el pa­pel que Lo­ren­zet­ti le ha im­pre­so a la Cor­te Su­pre­ma que pre­si­de. La ha con­ver­ti­do en un ár­bi­tro de la tran­si­ción que in­ten­ta re­gu­lar las ex­plo­sio­nes in­ter­nas en el

po­der. Su re­la­ción con Ma­cri es mu­cho más ami­ga­ble que la ten­sión que lo se­pa­ra­ba de Cris­ti­na. Vie­ne de aque­llos en­cuen­tros fur­ti­vos que am­bos man­te­nían en se­cre­to pa­ra no des­per­tar la ira de la ex pre­si­den­ta cuan­do to­da­vía es­ta­ba en la Ca­sa Ro­sa­da. El fa­llo ad­ver­so pa­ra el ma­cris­mo so­bre las ta­ri­fas ener­gé­ti­cas le mar­có la can­cha al go­bierno fla­man­te pe­ro la re­la­ción ha in­gre­sa­do en un sen­de­ro más pre­vi­si­ble. La Cor­te Su­pre­ma pa­re­ce es­tar es­ta­bi­li­za­da

en cin­co miem­bros. Lo­ren­zet­ti y Elena High­ton de No­las­co, los dos ele­gi­dos du­ran­te el kirch­ne­ris­mo. Car­los Ro­sen­krantz y Ho­ra­cio Ro­sat­ti, lle­ga­dos por de­cre­to y de la mano de Ma­cri. Y com­ple­ta el quin­te­to Juan Car­los Ma­que­da, el úni­co so­bre­vi­vien­te de un peronismo que acom­pa­ñó a Duhal­de y de­jó po­cas hue­llas me­ri­to­rias.

A ellos les to­ca ad­mi­nis­trar una Jus­ti­cia en de­ca­den­cia, que las en­cues­tas mues­tran en el fon­do del ran­king de con­fian­za en­tre to­das las ins­ti­tu­cio­nes. La muer­te sos­pe­cho­sa de Nisman, la des­apa­ri­ción sin res­pues­tas de Mal­do­na­do y la len­ti­tud ex­tre­ma pa­ra re­sol­ver los cien­tos de ca­sos de corrupción en el po­der mues­tran con cruel­dad que no les se­rá fá­cil sa­lir a tiem­po de ese la­be­rin­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.