Dis­cu­tir el im­pues­to a la he­ren­cia

Clarín - - EL PAIS - Vi­cen­te Pa­ler­mo Po­li­tó­lo­go, in­ves­ti­ga­dor del CO­NI­CET HO­RA­CIO CAR­DO

Du­ran­te nues­tros 80’s ya es­ta­ba muy cla­ra la des­ar­ti­cu­la­ción del pac­to fis­cal ar­gen­tino . En un li­bro clá­si­co, Ri­car­do Car­cio­fi mos­tra­ba des­car­na­da­men­te los pro­fun­dos di­sen­sos so­cia­les, po­lí­ti­cos e ins­ti­tu­cio­na­les en torno a la es

truc­tu­ra de in­gre­sos y gas­tos pú­bli­cos, y ha­cía re­si­dir la des­ar­ti­cu­la­ción no en cues­tio­nes téc­ni­cas o de ad­mi­nis­tra­ción ni bu­ro­cra­cia sino pre­ci­sa­men­te en es­tos di­sen­sos pro­fun­dos.

A la sa­zón, la lo­co­mo­to­ra de la de­sigual­dad ya ha­bía co­men­za­do a to­mar ve­lo­ci­dad, car­gan­do car­bón en sus di­fe­ren­tes es­ca­las, des­de el Ro­dri­ga­zo (1975), la ta­bli­ta de la dic­ta­du­ra, la hi­per­in­fla­ción, etc. Aun­que al día de hoy qui­zás la lo­co­mo­to­ra avan­ce al­go me­nos rau­da, es­ta­mos en un lío: la de­sigual­dad sigue sien­do una pe­sa­di­lla, su­fri­mos un dé­fi­cit fis­cal des­co­mu­nal y una pre­sión tri­bu­ta­ria ré­cord. Bo­ni­ta com­bi­na­ción.

El pro­ble­ma es com­ple­jí­si­mo y la so­lu­ción di­fí­cil y ven­drá de a po­co. Aquí so­lo me gus­ta­ría de­ba­tir so­bre la per­ti­nen­cia de re­ins­ti­tuir el im­pues­to a la he­ren­cia, que Mar­tí­nez de Hoz su­pri­mió (co­sa na­da sor­pren­den­te) ha­ce cua­tro dé­ca­das. No­ble­za obli­ga, me he ase­so­ra­do en un par de es­pe­cia­lis­tas muy con­fia­bles pa­ra mí. Y en la lec­tu­ra de Pi­ketty, que ha es­tu­dia­do la de­sigual­dad de pla­zos lar­gos en las eco­no­mías oc­ci­den­ta­les.

El te­ma es im­por­tan­te en sí mis­mo y tam­bién por­que nues­tro ac­tual go­bierno no lo tie­ne en su agen­da (así lo ha ma­ni­fes­ta­do Du­jov­ne). Co­mo en re­la­ción a to­do im­pues­to, hay que aten­der a tres di­men­sio­nes: equi­dad, efi­cien­cia, y ad­mi­nis- tra­ción tri­bu­ta­ria. De es­ta tri­ple aten­ción no se pue­de za­far.

En lo que ata­ñe a la equi­dad, hay cier­to con­sen­so cla­ro: el im­pues­to a la he­ren­cia es

de los más pro­gre­si­vos con­ce­bi­bles. Com­pen­sa mar­gi­nal­men­te la re­pro­duc­ción in­ter-ge­ne­ra­cio­nal de la inequi­dad; es­tá en­de­re­za­do a me­jo­rar la igual­dad de opor­tu­ni­da­des en­tre un chi­co que es­tá na­cien­do hoy en el Ele­fan­te Blan­co y otro que na­ce en Puer­to Ma­de­ro.

Sin in­cu­rrir en el ci­nis­mo di­ría que se tra­ta de li­be­ra­lis­mo sano: ayu­da a que las di­fe­ren­cias de sus fu­tu­ras tra­yec­to­rias de vi­da no de­pen­dan tan­to de la cu­na, o la suer­te, sino del mé­ri­to. La de­sigual­dad es­tá a la or­den del día y pro­yec­ta su som­bra so­bre lo mu­cho que fal­ta del si­glo XXI, y las bue­nas po­lí­ti­cas im­po­si­ti­vas son una de las me­jo­res he­rra­mien­tas pa­ra com­ba­tir­la. So­bre la efi­cien­cia hay más dis­cu­sión. Sus de­trac­to­res se­ña­lan que es­te im­pues­to des­in­cen­ti­va la ofer­ta de tra­ba­jo, el aho­rro y la acu­mu­la­ción de ca­pi­tal, y que da lu­gar a la elu­sión (v.g. he­ren­cias an­ti­ci­pa­das). Pe­ro la evi­den­cia em­pí­ri­ca es­tá le­jos de ser con­tun­den­te. El “efec­to in­cen­ti­vos” es re­le­van­te, pe­ro la li­te­ra­tu­ra fa­vo­ra­ble ob­ser­va, por ejem­plo, que cuan­to más al­ta es la ta­sa del im­pues­to ma­yo­res tien­den a ser las do­na­cio­nes a en­ti­da­des de bien público. Na­da mal. Se tra­ta­ría, en su­ma, de un im­pues­to re­la­ti­va­men­te me­nor en lo cuan­ti­ta­ti­vo, que pue­de – se­gún sus de­fen­so­res – com­ple­men­tar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te a otras he­rra­mien­tas de tri­bu­ta­ción pro­gre­si­va (en par­ti­cu­lar, por­que pue­de gra­var ga­nan­cias de ca­pi­tal no rea­li­za­das que sue­len no es­tar al­can­za­das por el im­pues­to a los in­gre­sos). Pe­ro pa­ra otros au­to­res, co­mo Pi­ketty, que dis­cu­ten el pa­pel del mé­ri­to y la he­ren­cia a lar­go pla­zo, su re­le­van­cia his­tó­ri­ca ha si­do mu­cho ma­yor. Se­gún él, la par­ti­ci­pa­ción de las for­tu­nas he­re­da­das al­can­za en Es­ta­dos Uni­dos na­da me­nos que 70-80 % de la ri­que­za to­tal. Pa­re­ce ha­ber un mar­gen de ac­ción.

Por fin, hay pro­ble­mas de ad­mi­nis­tra­ción tri­bu­ta­ria y de com­pe­ten­cia en­tre ju­ris­dic­cio­nes. Pe­ro no hay im­pues­to que no pre­sen­te pro­ble­mas de ad­mi­nis­tra­ción y la efi­cien­cia ad­mi­nis­tra­ti­va es sis­té­mi­ca: los pro­ble­mas de ad­mi­nis­tra­ción de ca­da im­pues­to dis­mi­nu­yen si me­jo­ra la ad­mi­nis­tra­ción de los otros y la ins­ti­tu­cio­nal glo­bal. La cues­tión de las ju­ris­dic­cio­nes nos lle­va a la eco­no­mía po­lí­ti­ca de un hi­po­té­ti­co im­pues­to a la he­ren­cia.

Pa­ra em­pe­zar, es fá­cil en­ten­der que se tra­ta­ría de una pro­pues­ta con po­pu­la­ri­dad sin te­ner por qué ser po­pu­lis­ta. Pa­ra nues­tros po­lí­ti­cos, que vi­ven ba­jo el te­ja­do de vi­drio de la impu­tación de go­ber­nar pa­ra los ri­cos o no ser más que ban­das pre­da­to­rias, la ins­ti­tu­ción de un im­pues­to a la he­ren­cia se­ría una fuen­te de le­gi­ti­mi­dad. Co­sas ve­re­des San­cho. De he­cho, es­tá vi­gen­te en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res des­de ha­ce más de una dé­ca­da y en En­tre Ríos, aun­que recauda po­co. Bien di­se­ña­do y ecua­li­za­da la di­fí­cil cues­tión ju­ris­dic­cio­nal, y aten­di­do un la­ten­te tra­de-off en­tre equi­dad y efi­cien­cia, de­be­ría es­pe­rar­se mu­cho más a nivel na­cio­nal. Pa­ra Jor­ge Gag­ge­ro, es­te im­pues­to es via­ble só­lo so­bre la ba­se de un acuer­do in­ter­pro­vin­cial com­ple­to. Ha­bría en jue­go me­dio pun­to del PBI. La orien­ta­ción tri­bu­ta­ria a fu­tu­ro de la Argentina de­be­ría apun­tar ne­ta­men­te a es­ta­ble­cer una es­truc­tu­ra más pro­gre­sis­ta, ba­sa­da en los pa­tri­mo­nios y en los in­gre­sos. Hay que dar por des­con­ta­das las reac­cio­nes ne­ga­ti­vas de to­do ori­gen (va­lo­res, ideo­lo­gía, bol­si­llo y, por qué no, bue­nas ra­zo­nes) pe­ro pa­ra eso es­tán el de­ba­te, la de­li­be­ra­ción, y la de­ci­sión de­mo­crá­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.