La pre­sen­cia de ar­sé­ni­co en el agua que con­su­mi­mos

Clarín - - EL PAIS - Nor­ma Ca­dop­pi

Mé­di­ca On­có­lo­ga. Ma­gis­ter en Ener­gías Re­no­va­bles y Cam­bio Cli­má­ti­co. Pre­si­den­te de la Fun­da­ción Fo­ro Es­tra­té­gi­co pa­ra el De­sa­rro­llo Na­cio­nal

La pre­sen­cia de ar­sé­ni­co en el agua de con­su­mo en nues­tro país es un pro­ble­ma que ha si­do in­cor­po­ra­do por el Go­bierno na­cio­nal en la agen­da de preo

cu­pa­cio­nes es­tra­té­gi­cas; tan­to que des­de la Sub­se­cre­ta­ría de Re­cur­sos Hí­dri­cos - Mi­nis­te­rio del Interior, Obras Pú­bli­cas y Vi­vien­da, se ha de­fi­ni­do un tra­ba­jo a nivel país fi­nan­cia­do por or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, pa­ra de­tec­tar ne­ce­si­da­des y po­si­bles so­lu­cio­nes con­cre­tas. Es im­por­tan­te des­ta­car es­te avan­ce, pues si bien se co­no­ce la pre­sen­cia de es­te ele­men­to inor­gá­ni­co am­plia­men­te dis­tri­bui­do en el am­bien­te, po­co sa­be la po­bla­ción so­bre sus cau­sas y su ver­da­de­ro im­pac­to en la sa­lud.

Las prin­ci­pa­les fuen­tes de ex­po­si­ción hu­ma­na al ar­sé­ni­co son los ali­men­tos y el agua, y sus al­tas con­cen­tra­cio­nes oca­sio­nan una se­rie de ma­ni­fes­ta­cio­nes co­mo le­sio­nes en la piel y en ór­ga­nos in­ter­nos.

A par­tir de que la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud re­co­mien­da un lí­mi­te de 10 mi­cro­gra­mos/li­tro, en Argentina al­re­de­dor de 4 millones de per­so­nas po­drían es­tar en ries­go de afec­ta­cio­nes a la sa­lud por con­su­mir agua con con­cen­tra­cio­nes de ar­sé­ni­co su­pe­rio­res al lí­mi­te re­co­men­da­do. Su pre­sen­cia en nues­tro te­rri­to­rio se atri­bu­ye

a la ac­ti­vi­dad vol­cá­ni­ca en los An­des du­ran­te el Cua­ter­na­rio (cuan­do apa­re­ció el Ho­mo sa­piens en la Tie­rra), acu­mu­lan­do de­pó­si­tos de ce­ni­zas que lo con­tie­nen y que fue­ron dre­nan­do ha­cia el océano Atlán­ti­co, ra­zón por la que se al­can­zan ni­ve­les muy al­tos en aguas sub­te­rrá­neas de 17 pro­vin­cias ar­gen­ti­nas: Sal­ta, Ju­juy, Tu­cu­mán, La Rio­ja, Ca­ta­mar­ca, San Juan, Cha­co, Santiago del Es­te­ro, San Luis, Cór­do­ba, San­ta Fe, Co­rrien­tes, En­tre Ríos, La Pam­pa, Río Ne­gro, Bue­nos Ai­res y Neu­quén.

En cuan­to a su im­pac­to en la sa­lud hu­ma­na, el Hi­droar­se­ni­cis­mo Cró­ni­co Re­gio­nal En­dé­mi­co (HACRE) es la en­fer­me­dad pro­vo­ca­da por la in­ges­tión con­ti­nua de agua con con­te­ni­dos de ar­sé­ni­co en va­lo­res su­pe­rio­res a los fi­ja­dos por la OMS. En la piel el HACRE ge­ne­ra le­sio­nes que pue­den evo­lu­cio­nar ha­cia el cán­cer.

Sin em­bar­go, y aun­que sea di­fí­cil creer­lo, el As pro­du­ce una le­sión aún más gra­ve, que es la des­mie­li­ni­za­ción de los ner­vios pe­ri­fé­ri­cos de bra

zos y pier­nas, que pro­du­ce atro­fia en los múscu­los, de­jan­do los miem­bros só­lo con piel y hue­sos. Es un pro­ce­so tan do­lo­ro­so que in­du­ce al uso de mor­fi­na co­mo anal­gé­si­co.

En lí­nea con la de­ci­sión del ac­tual Go­bierno en abor­dar es­te pro­ble­ma, des­de la Fun­da­ción Fo­ro Es­tra­té­gi­co pa­ra el De­sa­rro­llo Na­cio­nal y el Ins­ti­tu­to de Efec­ti­vi­dad Clí­ni­ca y Sa­ni­ta­ria, se ha pla­ni­fi­ca­do un es­tu­dio a gran es­ca­la pa­ra de­mar­car el ver­da­de­ro al­can­ce de es­ta en­fer­me­dad en­dé­mi­ca, a tra­vés de una mues­tra alea­to­ria con exá­me­nes de orina, eva­lua­ción clí­ni­ca, fo­to­gra­fías de le­sio­nes sospechosa­s y mues­tras de agua de con­su­mo en el ho­gar.

El ob­je­ti­vo cen­tral, com­par­ti­do por las au­to­ri­da­des na­cio­na­les, es brin­dar la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra orien­tar la po­lí­ti­ca sa­ni­ta­ria y ambiental, y al mis­mo tiem­po iden­ti­fi­car las obras de in­fra­es­truc­tu­ra ne­ce­sa­rias pa­ra la pro­vi­sión de agua po­ta­ble a la po­bla­ción afec­ta­da. ORI­GI­NAL COPY . ORI­GI­NAL COPY . ORI­GI­NAL COPY . ORI­GI­NAL COPY . ORI­GI­NAL COPY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.