Es­pía. La Agen­cia Cen­tral de In­te­li­gen­cia de EE.UU. es el más po­de­ro­so ser­vi­cio de es­pio­na­je del mun­do. En Amé­ri­ca La­ti­na su ac­tua­ción fue siem­pre cues­tio­na­da.

La CIA, 70 años en­vuel­ta en gol­pes de Es­ta­do, mis­te­rios y ase­si­na­tos

Clarín - - EL MUNDO - WAS­HING­TON. EFE

La Agen­cia Cen­tral de In­te­li­gen­cia de Es­ta­dos Uni­dos, el ma­yor y más po­de­ro­so ser­vi­cio de es­pio

na­je del mun­do, cum­ple hoy se­ten­ta años de mi­sio­nes ul­tra­se­cre­tas que ha­rían las de­li­cias del me­jor th­ri­ller. Ase­si­na­tos, de­rro­ca­mien­tos de go­bier­nos opues­tos a las po­lí­ti­cas de Es­ta­dos Uni­dos, gol­pes de Es­ta­do, fi­nan­cia­ción y en­tre­na­mien­to de gru­pos pa­ra­mi­li­ta­res o se­cues­tros se­lec­ti­vos for­man par­te de la po­lé­mi­ca his­to­ria de la CIA, que na­ció el 18 de sep­tiem­bre de 1947.

Ese día en­tró en vi­gor la Ley de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, pro­mul­ga­da por el pre­si­den­te Harry Tru­man pa­ra au­nar el frag­men­ta­do cuer­po de in­te­li­gen­cia en el ex­tran­je­ro. La CIA to­mó el tes­ti­go de la Ofi­ci­na de Ser­vi­cios Es­tra­té­gi­cos (OSS), crea­da en ple­na II Gue­rra Mun­dial (1939-1945) pa­ra evi­tar ata­ques por sor­pre­sa co­mo el bom­bar­deo ja­po­nés con­tra la ba­se na­val es­ta­dou­ni­den­se de Pearl Har­bor (Ha­wai) en 1941. To­do lo que ro­dea a la Agen­cia es “top se­cret”, co­mo su plan­ti­lla y su presupuest­o, aun­que una in­for­ma­ción fil­tra­da en 2013 y pu­bli­ca­da por el dia­rio The Was­hing­ton

Post arro­ja da­tos abru­ma­do­res: 21.575 em­plea­dos y 14.700 millones de dó­la­res al año.

A di­fe­ren­cia de la KGB so­vié­ti­ca, su gran ri­val en la Gue­rra Fría (1945-1990), la CIA tie­ne prohi­bi­do ac­tuar en te­rri­to­rio na­cio­nal y, en la prác­ti­ca, só­lo rin­de cuen­tas an­te el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos. Hoy, en­ton­ces, la Agen­cia ce­le­bra­rá su sep­tua­gé­si­mo aniver­sa­rio por to­do lo al­to en su cuar­tel ge­ne­ral, un inex­pug­na­ble re­cin­to con di­se­ño de cam­pus uni­ver­si­ta­rio en­cla­va­do en mi­tad de un es­pe­so bos­que en Langley (Vir­gi­nia), a las afue­ras de Was­hing­ton. En el sue­lo blanquineg­ro del ves­tí­bu­lo lla­ma la aten­ción el fa­mo­so lo­go­ti­po de la CIA, fren­te al mo­nu­men­to a sus es­pías caí­dos en ac­to de ser­vi­cio: una pa­red con 125 es­tre­llas (una por ca­da agen­te muer­to) es­cul­pi­das en un re­lu­cien­te már­mol blan­co de Ala­ba­ma. En­tre otras mu­chas ac­tua­cio­nes, la CIA tam­bién co­se­chó éxi­tos en el dis­po­si­ti­vo pa­ra atra­par (y eje­cu­tar) al mí­ti­co gue­rri­lle­ro ar­gen­tino Er­nes­to “Che” Gue­va­ra en Bo­li­via en 1967, o en la fi­nan­cia­ción y su­mi­nis­tro de ar­mas a los com­ba­tien­tes is­la­mis­tas que lu­cha­ron con­tra la invasión so­vié­ti­ca de Af­ga­nis­tán (1979-1989). Tam­bién Cen­troa­mé­ri

ca fue es­ce­na­rio de su os­cu­ro ac­cio­nar: Pa­na­má, Gua­te­ma­la, El Sal­va­dor y Ni­ca­ra­gua vie­ron de cer­ca las ac­ti­vi­da­des de la CIA. Sin em­bar­go, los es­pías de Es­ta­dos Uni­dos su­frie­ron la hu­mi­lla­ción de la fa­lli­da invasión de Bahía de Co­chi­nos (1961) pa­ra de­rro­car al lí­der cu­bano Fi­del Cas­tro, no olie­ron la caí­da del co­mu­nis­mo y tam­po­co pre­vie­ron los ata­ques de Al Qae­da el 11 de sep­tiem­bre de 2001 con­tra las To­rres Ge­me­las de Nue­va York y el Pen­tá­gono en Was­hing­ton.

Fuer­zas es­pe­cia­les de EE.UU. se des­qui­ta­ron el 2 de ma­yo de 2011 con el ase­si­na­to en Ab­bot­ta­bad (Pa­kis- tán) del lí­der de Al Qae­da, Osa­ma bin La­den, a quien la CIA pa­ra­dó­ji­ca­men­te ha­bía en­tre­na­do y fi­nan­cia­do du­ran­te la ocu­pa­ción so­vié­ti­ca de Af­ga­nis­tán.

El fu­sil que Bin La­den con­ser­va­ba en su gua­ri­da de Ab­bot­ta­bad, un AK47 de fa­bri­ca­ción ru­sa, pue­de ver­se mi­nu­cio­sa­men­te col­ga­do co­mo tro­feo de gue­rra en una vi­tri­na del Mu­seo de la CIA en Langley.

Su­da­mé­ri­ca es una pá­gi­na im­por­tan­te de sus ac­ti­vi­da­des. En Chi­le la CIA ex­ten­dió sus ma­nos pa­ra de­rro­car a un pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal. Más de cua­ren­ta años des­pués de los su­ce­sos, un in­for­me de la Agen­cia des­cla­si­fi­ca­do por el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se y que la ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma en­tre­gó a la pre­si­den­ta de Chi­le, Mi­che­lle Ba­che­let, re­co­no­cía que el ase­si­na­to del se­na­dor Or­lan­do Le­te­lier, en sep­tiem­bre de 1976, en Was­hing­ton, fue or­de­na­do por el dic­ta­dor Au­gus­to Pi­no­chet y lo per­pe­tró la po­li­cía po­lí­ti­ca chi­le­na, la te­mi­da DINA, que con­tó con la co­la­bo­ra­ción de la pro­pia CIA.

Tam­bién Argentina en­tró en el ra­dar de las ac­ti­vi­da­des de la CIA. El in­for­me de la Agen­cia de es­pio­na­je que re­ci­bió el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Ge­rald Ford (1974-1977), el 5 de mar­zo de 1976, an­ti­ci­pa­ba el gol­pe de Es­ta­do que ocu­rri­ría en Argentina 19 dí- as des­pués, el 24 de mar­zo. “Un gol­pe mi­li­tar con­tra la pre­si­den­ta argentina (Ma­ría Es­te­la Mar­tí­nez de Pe­rón) pue­de ocu­rrir en cual­quier mo­men­to. So­lo las du­das de al­gu­nos ofi­cia­les cla­ve pa­ra­li­zan la de­ci­sión fi­nal. Los pre­pa­ra­ti­vos del gol­pe es­tán lis­tos. Los bu­ques y los in­te­gran­tes de la Ar­ma­da ya han si­do des­ple­ga­dos en pun­tos es­tra­té­gi­cos a lo lar­go del país pa­ra con­tro­lar po­si­bles dis­tur­bios des­pués de la to­ma de po­der”.

El 28 de de fe­bre­ro, los agen­tes de in­te­li­gen­cia es­ta­dou­ni­den­ses ya ha­bían in­for­ma­do al pre­si­den­te que aca­ba­ba de lle­gar a Was­hing­ton un emi­sa­rio del Ejér­ci­to ar­gen­tino “con ins­truc­cio­nes pa­ra el agre­ga­do mi­li­tar pa­ra pre­pa­rar­lo pa­ra la to­ma de po­der en Bue­nos Ai­res”. El emi­sa­rio trans­mi­tió tam­bién di­rec­tri­ces pa­ra res­pon­der a los me­dios es­ta­dou­ni­den­ses “so­bre los even­tos que ten­drán lu­gar” en Argentina. Es­tos tex­tos for­man par­te de las más de 500 pá­gi­nas de nue­vos do­cu­men­tos des­cla­si­fi­ca­dos por Ba­rack Oba­ma so­bre la dic­ta­du­ra argentina. Den­tro de esos do­cu­men­tos, que­dó re­ve­la­do que EE.UU. siem­pre su­po so­bre las tor­tu­ras y vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos ocu­rri­das du­ran­te la dic­ta­du­ra del ar­gen­tino Jo­sé Ra­fael Vi­de­la. La CIA con­si­de­ra­ba a Vi­de­la co­mo un “mo­ra­lis­ta” con “in­te­gri­dad”.

EFE

Fo­to. En el pi­so de la en­tra­da al edi­fi­cio de la CIA en Langley, Vir­gi­nia, el sím­bo­lo de la agen­cia de es­pías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.