Los ul­tra­or­to­do­xos de Israel, en pie de gue­rra por el ser­vi­cio mi­li­tar La Cor­te anu­ló una ley que los exi­mía. Y exi­gió al Par­la­men­to que re­dac­te una nue­va que ga­ran­ti­ce la igual­dad.

Clarín - - EL MUNDO - Ana Ga­rral­da el­mun­do@cla­rin.com JE­RU­SA­LÉN. ES­PE­CIAL

La co­mu­ni­dad ul­tra­or­to­do­xa is­rae­lí vuel­ve a es­tar en el pun­to de mi­ra en Israel. El Tri­bu­nal Su­pre­mo del país ha he­cho pú­bli­ca una sentencia por la que anu­la la ley que re­gu­la su exen­ción del ser­vi­cio mi­li­tar obli­ga

to­rio y con­ce­de a la Knes­set (Par­la­men­to) un año pa­ra es­ta­ble­cer un nue­vo mar­co le­gis­la­ti­vo que per­si­ga la igual­dad de sus ciudadanos. Se­gún la más al­ta ins­tan­cia ju­di­cial is­rae­lí, la ley ya de­ro­ga­da su­po­nía un agra­vio com­pa­ra­ti­vo que be­ne­fi­cia­ba a los jó­ve­nes re­li­gio­sos que se ins­cri­ben en una yes­hi­va (es­cue­la tal­mú­di­ca) fren­te a los que op­tan por alis­tar­se.

La sentencia pu­bli­ca­da es­te mar­tes no de­jó lu­gar a du­das. El re­sul­ta­do de la vo­ta­ción del Tri­bu­nal –am­plia­do a nue­ve miem­bros da­da la im­por­tan­cia del dic­ta­men– fue de ocho con­tra uno. La pre­si­den­ta sa­lien­te del Su­pre­mo, Miriam Naor, re­co­no­ció pú­bli­ca­men­te que la ley no se ajus­ta­ba a los prin­ci­pios del or­de­na­mien­to ju­rí­di­co is­rae­lí y que­da­rá anu­la­da en es­pa­cio de un año. Mien­tras que la or­ga­ni­za­ción pe­ti­cio­na­ria –el Mo­vi­mien­to por un Go­bierno de Ca­li­dad– se con­gra­tu­la­ba de la de­ci­sión ju­di­cial que lle­va­ban per­si­guien­do des­de fi­na­les de los años no­ven­ta, los par­ti­dos ul­tra­or­to­do­xos pu­sie­ron el

gri­to en el cie­lo. “Una vez más ha que­da­do cla­ro que el Tri­bu­nal Su­pre­mo es­tá to­tal­men­te des­co­nec­ta­do de la reali­dad y de las tra­di­cio­nes ju­días”, cri­ti­có el mi­nis­tro del Interior, Ar­ye De­ri. El tam­bién lí­der del par­ti­do se­far­dí Shas reivin­di­có el ma­les­tar que la sentencia ha pro­vo­ca­do en­tre la co­mu­ni­dad ul­tra­or­to­do­xa.

En cam­bio, los par­ti­dos de la opo-

si­ción ce­le­bra­ron lo ocu­rri­do. La dipu­tada de la Unión Sio­nis­ta, Tzi­pi Liv­ni, re­pli­có a los le­gis­la­do­res ul­tra­or­to­do­xos que se tra­ta de “una

cues­tión de igual­dad de de­re­chos, de que to­dos ha­gan el ser­vi­cio mi­li­tar obli­ga­to­rio, o bien la co­rres­pon­dien­te pres­ta­ción so­cial sus­ti­tu­to­ria”. Liv­ni, que fue mi­nis­tra de Asun­tos Ex­te­rio­res del go­bierno y can­di­da­ta a pri­me­ra mi­nis­tra en 2009, ase­gu­ró que “pue­den man­te­ner su mun­do de las yes­hi­vas, pe­ro sin pro­por­cio­nar exen­cio­nes a to­dos sus jó­ve­nes”.

El sec­tor ul­tra­or­to­do­xo supera ya el 15% de la po­bla­ción de Israel y se­gún las pro­yec­cio­nes de­mo­grá­fi­cas

po­dría lle­gar al 20% en el 2030, de­bi­do a que son el co­lec­ti­vo con la ma­yor ta­sa de na­ta­li­dad del país. En ge­ne­ral es­tán mal vis­tos por la ma­yo­ría lai­ca, da­da su es­tric­ta in­ter­pre­ta­ción de la Ha­la­já (ley ju­día) por la que no só­lo res­pe­tan, sino que tam­bién obli­gan a to­dos los de­más a res­pe­tar las fies­tas –co­men­zan­do por la se­ma­nal del Shab­bat, du­ran­te la que no to­le­ran mo­vi­mien­to de vehícu­lo al­guno, y ter­mi­nan­do por el Yom Kip­pur– a pe­sar de que no sean re­li­gio­sos.

La sentencia del Su­pre­mo vie­ne a de­ro­gar la lla­ma­da “Ley Tal” que se apro­bó en 2002 des­pués de va­rios años de ne­go­cia­ción y pre­sen­ta­ción de en­mien­das que per­mi­tió por fin re­gu­lar una si­tua­ción que ha­bía im­pe­ra­do de fac­to en Israel des­de su mis­ma crea­ción. En­ton­ces, el pa­dre de la pa­tria, Da­vid Ben Gu­rion, op­tó por li­be­rar a los ul­tra­or­to­do­xos (que en aque­llos tiem­pos cons­ti­tuían una ín­fi­ma cuo­ta de la po­bla­ción) de que hi­cie­ran el ser­vi­cio mi­li­tar pa­ra que por un la­do se de­di­ca­ran al re­zo y a la in­ter­pre­ta­ción de la To­rá, y por otro le pres­ta­ran su apo­yo po­lí­ti­co.

Una alian­za en­tre go­ber­nan­tes lai­cos y par­ti­dos re­li­gio­sos que se fue re­pro­du­cien­do a lo lar­go del tiem­po con Eje­cu­ti­vos tan­to de de­re­cha co­mo de iz­quier­da has­ta la en­tra­da en el se­gun­do Go­bierno pre­si­di­do por Ben­ja­mín Ne­tan­yahu en 2013 del lí­der del par­ti­do Hay Fu­tu­ro, Yair La­pid. És­te exi­gió que los re­li­gio­sos tu­vie­ran los mis­mos de­re­chos y de­be­res que to­dos los ciudadanos (al no tra­ba­jar re­ci­ben los co­rres­pon­dien­tes sub­si­dios so­cia­les por par­te del Es­ta­do), lo que se con­vir­tió en uno de los fac­to­res por los que Ne­tan­yahu con­vo­có elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das.

La sa­li­da de Yesh Atid del Ejecutivo y la en­tra­da del HaBa­yit HaYehu­di (Ho­gar Ju­dío) de Naf­ta­li Ben­net con­tri­bu­yó a cal­mar a los ul­tra­or­to­do­xos, que ade­más a su re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria unie­ron su par­ti­ci­pa­ción en el Go­bierno.

EFE

Pro­tes­ta. La po­li­cía is­rae­lí dis­per­só ayer con ca­rros hi­dran­tes a un gru­po de ul­tra­or­to­do­xos en Je­ru­sa­lén.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.