¿Por qué se dis­cri­mi­na?

Clarín - - SOCIEDAD - Da­río Sz­tajnsz­raj­ber Do­cen­te y di­vul­ga­dor de fi­lo­so­fía

¿Por qué dis­cri­mi­na­mos? ¿Hay al­go en la na­tu­ra­le­za hu­ma­na que lo ex­pli­que? ¿Hay na­tu­ra­le­za hu­ma­na? Pa­re­ce­ría ser que cuan­do se dis­cri­mi­na, se lo ha­ce en nom­bre de una su­pues­ta na­tu­ra­le­za esen­cial, de una su­pues­ta nor­ma­li­dad ob­je­ti­va, que sin em­bar­go siem­pre coin­ci­de con la pro­pia. El acer­ca­mien­to o ale­ja­mien­to de lo que se su­po­ne que cons­ti­tu­ye un comportami­ento hu­mano nor­mal, de­fi­ne prác­ti­cas de in­clu­sión y de ex­clu­sión. Cla­ro que pa­ra ello, siem­pre hay que ha­cer coin­ci­dir mi pro­pio et­hos, mis pro­pias cos­tum­bres, con lo que los pro­pios con­si­de­ra­mos co­mo mo­de­lo de lo hu­mano. Ten­go que per­ci­bir­me con­te­ni­do por un mar­co con­cep­tual in­dis­cu­ti­ble que me y nos es­ta­ble­ce co­mo po­see­do­res de la nor­ma­li­dad, o sea de una es­pe­cie de fór­mu­la su­pre­ma y ab­so­lu­ta de la hu­ma­ni­dad.

De allí, una pri­me­ra con­clu­sión: tie­ne que ha­ber mu­cho blin­da­je epis­te­mo­ló­gi­co pa­ra ha­cer pa­sar siem­pre mi pro­pio in­te­rés co­mo el in­te­rés de to­dos; y so­bre to­do ese mis­mo blin­da­je tie­ne que po­der cons­truir muy efi­cien­te­men­te la anor­ma­li­dad del otro. Y sin em­bar­go tan sim­ple es re­cor­dar que “nor­mal” vie­ne de “nor­ma”, y que si hay una nor­ma, al­guien la pu­so... Pe­ro tal vez me­nos sim­ple sea com­pren­der que la efi­ca­cia de la nor­ma­li­za­ción pa­sa por in­ter­na­li­zar es­ta pro­xi­mi­dad on­to­ló­gi­ca a la na­tu­ra­le­za hu­ma­na que de­ja al otro siem­pre en el lu­gar de la ca­ren­cia: yo y los pro­pios so­mos ple­nos, mien­tras el otro es otro por­que es ca­ren­te. Le fal­ta al­go: le fal­ta al­gu­na ca­pa­ci­dad, o al­gu­na cos­tum­bre, o al­gún co­lor de piel, o al­gu­na ade­cua­ción a los va­lo­res éti­cos, es­té­ti­cos y po­lí­ti­cos vi­gen­tes. Fun­da­men­tal­men­te, le fal­ta; mien­tras a mí y a los pro­pios nos so­bra…

En la dis­cri­mi­na­ción no so­lo se dis­cri­mi­na al di­fe­ren­te, sino que en el mis­mo ac­to se cons­tru­ye la di­fe­ren­cia del otro que más me con­vie­ne. Así, mien­tras pue­da aco­mo­dar su di­fe­ren­cia a mis ín­di­ces de to­le­ran­cia, en­cuen­tro mi tran­qui­li­dad. Pe­ro to­le­rar es siem­pre ejer­cer un po­der, ya que exi­jo que el otro se desotre pa­ra ser acep­ta­do y eso tam­bién es dis­cri­mi­na­ción.

Es que el pro­ble­ma con el otro es que el otro con su di­fe­ren­cia me obli­ga a re­ver mis pro­pias li­mi­ta­cio­nes, in­co­mo­da mi cos­mo­vi­sión del mun­do, me tras­tor­na, evi­den­cia que yo tam­bién pue­do ser otro. Nietzs­che di­ce que to­da bús­que­da de sen­ti­do es siem­pre una bús­que­da de se­gu­ri­dad; o a la in­ver­sa, prio­ri­zan­do mi pro­pia se­gu­ri­dad, siem­pre voy a cons­truir el sen­ti­do que más me con­ten­ga; y so­bre to­do que jus­ti­fi­que que el que cae afue­ra se lo me­re­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.