¿So­los en el uni­ver­so? Des­cu­bren que la Tie­rra es­tá “en la mi­ra” de nue­ve exo­pla­ne­tas

Con­tac­to ex­tra­te­rres­tre. Pe­se a es­tar en una zo­na po­co po­bla­da de la ga­la­xia, otras ci­vi­li­za­cio­nes po­drían ob­ser­var al pla­ne­ta por la som­bra que pro­yec­ta cuan­do pa­sa fren­te al Sol.

Clarín - - SOCIEDAD - Mar­ce­lo Be­lluc­ci mbe­lluc­ci@cla­rin.com

Des­de la Tie­rra, a tra­vés de Ke­pler y K2, se de­tec­ta­ron has­ta aho­ra unos 2.300 exo­pla­ne­tas.

Pa­ra con­tac­tar con una hi­po­té­ti­ca ci­vi­li­za­ción ex­tra­te­rres­tre, los se­res hu­ma­nos fue­ron sem­bran­do pis­tas en­tre las es­tre­llas. Así, 55 años atrás, la Unión So­vié­ti­ca des­pa­chó el pri­mer men­sa­je ra­dio­te­le­grá­fi­co des­de la pe­nín­su­la de Cri­mea. En 1974 sa­lió un men­sa­je des­de el te­les­co­pio de Are­ci­bo que con­te­nía el ADN hu­mano y las coor­de­na­das geo­grá­fi­cas de la Tie­rra. Tres años más tar­de, las son­das ge­me­las Vo­ya­ger par­tie­ron con un ma­pa de la ubi­ca­ción te­rres­tre. An­te la fal­ta de ré­pli­cas, mu­chos creen que ade­más de no es­cu­char las se­ña­les es po­si­ble que tam­po­co nos vean. Pa­ra des­car­tar es­ta pre­sun- ción, un gru­po de cien­tí­fi­cos des­cu­brió que nues­tro pla­ne­ta po­dría ser “es­pia­do” des­de al me­nos 9 mun­dos es­tán fue­ra del ve­cin­da­rio so­lar.

Un equi­po de ex­per­tos de la Uni­ver­si­dad de Queen’s Bel­fast (Ga­les) y el Ins­ti­tu­to Max Planck pa­ra la In­ves­ti­ga­ción del Sis­te­ma So­lar (Ale­ma­nia) se pre­gun­ta si los ex­tra­te­rres­tres po­drían es­piar la Tie­rra con la mis­ma

téc­ni­ca que se uti­li­za ac­tual­men­te pa­ra lo­ca­li­zar exo­pla­ne­tas. Se­gún sus es­ti­ma­cio­nes, nos de­la­ta­ría la ór­bi­ta elíp­ti­ca que des­cri­be nues­tro pla­ne­ta al­re­de­dor del Sol.

El es­tu­dio, pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Monthly No­ti­ces de la Ro­yal As­trono

mi­cal So­ciety, de­ter­mi­nó que, de los 3.500 exo­pla­ne­tas co­no­ci­dos, al me­nos 68 go­zan de una pers­pec­ti­va geo­mé­tri­ca fa­vo­ra­ble pa­ra per­mi­tir de­tec­cio­nes de trán­si­to. Sin em­bar­go, de es­tos 68 que es­tán fue­ra del sis­te­ma so­lar, 9 es­tán si­tua­dos ideal­men­te pa­ra ob­ser­var los trán­si­tos de la Tie­rra. Si se efec­ti­vi­dad se tra­ta, Ke­pler (con su mi­sión pro­lon­ga­da K2) es el te­les­co­pio más pro­lí­fi­co pa­ra la bús­que­da de pla­ne­tas. La na­ve es­pa­cial re­ve­ló unos 2.300 has­ta la fe­cha.

Y más allá de la pa­ra­do­ja de Fer­mi –que ad­vier­te la con­tra­dic­ción en­tre quie­nes afir­man que hay una al­ta pro­ba­bi­li­dad de que exis­tan otras ci­vi­li­za­cio­nes in­te­li­gen­tes y la au­sen­cia de evi­den­cia– los as­tró­no­mos es­ti­man que hay otros diez que to­da­vía no fue­ron des­cu­bier­tos, que pue­den al­ber­gar vi­da tal y co­mo la co­no­ce­mos, des­de los cua­les tam­bién se pue­de lle­gar a ob­ser­var la Tie­rra.

Los re­sul­ta­dos in­di­can que, des­de el ex­te­rior de nues­tro Sis­te­ma So­lar, hay más po­si­bi­li­da­des de ver los pla­ne­tas te­rres­tres (Mer­cu­rio, Ve­nus, La Tie­rra y Mar­te) que los gi­gan­tes ga­seo­sos (Jú­pi­ter, Sa­turno, Urano y Nep­tuno) a pe­sar de que es­tos úl­ti­mos son mu­cho más gran­des.

La ex­pli­ca­ción que ofre­cen pa­re­ce ra­zo­na­ble. “Los pla­ne­tas más gran- des blo­quea­rían na­tu­ral­men­te más luz cuan­do pa­san de­lan­te de su es­tre­lla. Sin em­bar­go, el fac­tor más im­por­tan­te es lo cer­ca que es­tá el pla­ne­ta de su es­tre­lla ma­dre y co­mo los pla­ne­tas te­rres­tres es­tán mu­cho más cer­ca del Sol que los gi­gan­tes de gas, es más pro­ba­ble que se vean en trán­si­to”, ex­pli­ca el au­tor prin­ci­pal del es­tu­dio, Ro­ber­to Wells.

Pa­ra des­pe­jar la in­cóg­ni­ta, se uti­li­zó la téc­ni­ca de “Som­bra de trán­si­to”, em­plea­da pa­ra de­tec­tar exo­pla­ne­tas. Se tra­ta de un fe­nó­meno du­ran­te el cual un as­tro pa­sa por de­lan­te de otro más gran­de, blo­quean­do en cier­ta me­di­da su vi­sión. La du­ra­ción brin­da in­for­ma­ción del ta­ma­ño apro­xi­ma­do del pla­ne­ta y el tiem­po que tar­da en re­pe­tir­se di­cho trán­si­to per­mi­te de­ter­mi­nar su ór­bi­ta y la dis­tan­cia a la que se pro­du­ce.

Otra de las con­clu­sio­nes al­can­za­das por los in­ves­ti­ga­do­res es que el nú­me­ro má­xi­mo de pla­ne­tas que pue­den ser re­gis­tra­dos por un ob­ser­va­dor ex­terno co­lo­ca­do al azar es de tres. En tér­mi­nos ma­te­má­ti­cos, exis­te una pro­ba­bi­li­dad de 2,518% de ob­ser­var al me­nos un pla­ne­ta en trán­si­to, 0,229% pa­ra al me­nos dos pla­ne­tas en trán­si­to y 0,027% pa­ra tres pla-

ne­tas en trán­si­to.

Lo que equi­va­le a de­cir que “un ob­ser­va­dor po­si­cio­na­do al azar ten­dría apro­xi­ma­da­men­te una pro­ba­bi­li­dad de 1 en­tre 40 de ob­ser­var al me­nos un pla­ne­ta. La pro­ba­bi­li­dad de de­tec­tar al me­nos dos pla­ne­tas se­ría diez ve­ces me­nor y de­tec­tar tres se­ría diez ve­ces más pe­que­ño”, es­ti­ma Kat­ja Pop­pen­hae­ger, coau­to­ra del es­tu­dio.

Pa­ra ex­pli­car la au­sen­cia de con­tac­to ex­tra­te­rres­tre, Even So­lo­mo­ni­des y Yer­vant Ter­zian, dos as­tró­no­mos de la Uni­ver­si­dad Cor­nell, se apo­yan en el Prin­ci­pio de Me­dio­cri­dad de Co­pér­ni­co, que es­ta­ble­ce que la Tie­rra no es un pla­ne­ta ex­cep­cio­nal en el uni­ver­so. Por tan­to, las con­di­cio­nes que ori­gi­na­ron la apa­ri­ción de la vi­da de­ben dar­se tam­bién en un gran nú­me­ro de otros pla­ne­tas.

El pro­ble­ma es que Tie­rra es­tá ubi­ca­da en uno de los bra­zos es­pi­ra­les

de la Vía Lác­tea, que es una zo­na po­co po­bla­da. Al apli­car el Prin­ci­pio de Me­dio­cri­dad a la Ecua­ción de Dra­ke, los ex­per­tos cal­cu­lan que, con las di­fe­ren­tes se­ña­les en­via­das al es­pa­cio, se cu­brió un 0,125% del área pla­nar de nues­tra ga­la­xia. Lo que im­pli­ca que re­cién al­can­zó una mi­lé­si­ma par­te de la Vía Lác­tea y la hi­pó­te­sis es que la se­ñal no hará con­tac­to has­ta que no ha­ya cu­bier­to el 50 por cien­to del área. Al­go que ocu­rri­rá den­tro de 1.500 años. So­lo­mo­ni­des y Ter­zian con­si­de­ran que el nú­me­ro de ci­vi­li­za­cio­nes con ca­pa­ci­dad pa­ra emi­tir y re­ci­bir se­ña­les de ra­dio no supera las 210 y to­das ellas es­ta­rían a más de 1.600 años luz de dis­tan­cia.

Es­pia­dos. La Tie­rra y el Sol, des­de la pers­pec­ti­va de la Lu­na. Afir­man que la ubi­ca­ción de nues­tro pla­ne­ta que­da a la vis­ta du­ran­te pa­sa­jes de su ór­bi­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.