Re­ve­lan que la jo­ven que atro­pe­lló y ma­tó al rug­bier es­ta­ba al­coho­li­za­da

Una pe­ri­cia de­ter­mi­nó que Ju­lie­ta Sil­va te­nía 1,07 gra­mos de al­cohol en san­gre, el do­ble del má­xi­mo per­mi­ti­do.

Clarín - - SOCIEDAD - MEN­DO­ZA. CORRESPONS­ALIA Ro­xa­na Ba­da­lo­ni men­do­za@cla­rin.com

Ju­lie­ta Sil­va (29), la jo­ven de­te­ni­da en Men­do­za por atro­pe­llar y ma­tar a su no­vio, el rug­bier Ge­na­ro For­tu­na­to (25), es­ta­ba al­coho­li­za­da. La jo­ven es­tá pre­sa, acu­sa­da de ho

mi­ci­dio agra­va­do por el víncu­lo y por ale­vo­sía al arro­llar a su no­vio que es­ta­ba ti­ra­do en la ca­lle, des­pués de una pe­lea a la sa­li­da del bo­li­che en San Ra­fael. Una pe­ri­cia in­cor­po­ra­da al ex­pe­dien­te ju­di­cial in­di­ca que te­nía más del do­ble de al­cohol per­mi­ti­do en san­gre pa­ra con­du­cir. El dato se des­pren­de del do­sa­je que se le prac­ti­có en el hos­pi­tal Sches­ta­kow: Ju­lie- ta re­gis­tró 1,07% gra­mos de al­cohol por li­tro de san­gre cuan­do la ley pro­vin­cial per­mi­te 0,5 gra­mos.

La prue­ba es­tá in­cor­po­ra­da en el ex­pe­dien­te de la in­ves­ti­ga­ción de la fis­cal An­drea Ros­si, quien sos­tie­ne en ba­se a tes­ti­gos que “Sil­va tu­vo in

ten­ción de ma­tar a su no­vio”. La acu­sa­da es­tá alo­ja­da en la pe­ni­ten­cia­ría de San Ra­fael, aislada en una cel­da y ba­jo un es­tric­to con­trol de se­gu­ri­dad pa­ra res­guar­dar su in­te­gri­dad has­ta la au­dien­cia de pri­sión pre­ven­ti­va, que se hará en los pró­xi­mos días.

La fis­cal es­pe­ra los re­sul­ta­dos del aná­li­sis to­xi­co­ló­gi­co pa­ra de­ter­mi­nar si la acu­sa­da de ho­mi­ci­dio tam­bién con­su­mió dro­gas en la ma­dru­ga­da del pa­sa­do sá­ba­do 9 de sep­tiem­bre en el bo­li­che La Mo­na. Una fuen­te con­sul­ta­da por el Dia­rio San Ra­fael di­jo que Ju­lie­ta le con­fe­só a una po­li­cía que “ha­bía fu­ma­do ma­rihua­na”.

Se­gún tes­ti­gos, la pa­re­ja sa­lió dis­cu­tien­do del bo­li­che. Ella subió al Fiat Idea y él, pa­ra que no se fue­ra, se apo­yó so­bre la ven­ta­ni­lla que es­ta­ba se­mi­abier­ta. Pe­ro la mu­jer ace­le­ró y el jo­ven que­dó ten­di­do so­bre la ca­lle. Unos 150 me­tros más ade­lan­te Ju­lie­ta fre­nó, gi­ró en “U” y vol­vió al lu­gar don­de Ge­na­ro in­ten­ta­ba re­cu­pe­rar­se. Lo atro­pe­lló y ma­tó.

En su de­cla­ra­ción a la Jus­ti­cia, la mu­jer di­jo que vol­vió al bo­li­che pa­ra de­vol­ver­le a su no­vio el ce­lu­lar y las lla­ves, que lle­va­ba en la car­te­ra: “Pen

sé que ha­bía pi­sa­do un po­zo”, des­cri­bió. Y ase­gu­ró que re­cién se dio cuen­ta de que lo ha­bía pi­sa­do cuan­do el cui­da­co­che le pi­dió que fre­ne. “El chi­co me de­cía: lo pi­sas­te, lo pi­sas­te, pe­ro no lo ha­bía vis­to”, afir­mó.

La de­fen­sa de Ju­lie­ta in­ten­ta­rá de­mos­trar que no hu­bo ale­vo­sía ni in­ten­ción de ma­tar a Ge­na­ro: “Es­ta­ba

ba­jo efec­tos del al­cohol, con­du­cía sin an­te­ojos a pe­sar de los sín­to­mas de as­tig­ma­tis­mo y la vi­si­bi­li­dad no era óp­ti­ma por­que llo­vía”. El au­to en el que Ju­lie­ta atro­pe­lló a su no­vio -un Fiat Idea- es­tá a nom­bre de su ex ma­ri­do. El co­mer­cian­te con­tra­tó a un co­no­ci­do abo­ga­do, ex mi­nis­tro del peronismo, pa­ra de­fen­der sus bie­nes. En cam­bio, Ju­lie­ta no con­tó con apo

yo eco­nó­mi­co, ni pa­re­cie­ra que su fa­mi­lia –ra­di­ca­da en San­ta Cruz- pue­da dár­se­lo. A la jo­ven la re­pre­sen­ta la de­fen­so­ra ofi­cial de po­bres y au­sen­tes, Flo­ren­cia Gar­cia­re­na.

Es­ta de­fen­so­ra evi­tó aten­der a la pren­sa, pe­ro su es­tra­te­gia ju­di­cial ha si­do ade­lan­ta­da por el pa­dre de Ju­lie­ta, An­drés Sil­va, quien via­jó des­de San­ta Cruz pa­ra asis­tir a su hi­ja. El hom­bre di­jo que Ge­na­ro no dis­cu­tió con su hi­ja sino con otro hom­bre que es­ta­ba esa no­che en el bo­li­che. “Ge­na­ro se ba­ja del au­to y decide pe­lear­se con al­guien. En­ton­ces ella se cru­za del lu­gar del acom­pa­ñan­te al del con­duc­tor y decide ir­se”, con­tó. Y di­jo que su hi­ja re­gre­sa a de­jar­le el ce­lu­lar y “bus­ca a al­guien que es­té de pie y no ti­ra­do en el pi­so, no lo ve y por eso lo im­pac­ta en for­ma ac­ci­den­tal”. El pa­dre ase­gu­ra que Ju­lie­ta es “mio­pe y

no ve bien”, lo que su­ma­do a la llu­via y a que no lle­va­ba sus len­tes, “po­dría ha­ber­le ju­ga­do en con­tra”.

DELFO RO­DRÍ­GUEZ

Do­lor. El pa­dre del jo­ven atro­pe­lla­do, du­ran­te una mar­cha de fa­mi­lia­res y ami­gos pa­ra pe­dir jus­ti­cia por Ge­na­ro For­tu­na­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.