El jo­ven que so­ña­ba con ser in­ge­nie­ro quí­mi­co y mu­rió por evi­tar el ro­bo de su mo­chi­la

Te­nía 26 años y en la se­ma­na via­ja­ba más de seis ho­ras dia­rias pa­ra ir a la fa­cul­tad. Ade­más, tra­ba­ja­ba co­mo elec­tri­cis­ta. Se ba­jó de un co­lec­ti­vo cuan­do vol­vía de es­tu­diar y lo ma­ta­ron mo­to­cho­rros. Su pa­pá ha­bía muer­to ha­cía nue­ve me­ses.

Clarín - - POLICIALES -

Hay ca­si 60 ki­ló­me­tros en­tre la ca­sa don­de Mi­guel Án­gel Pac­cor (26) vi­vía con su ma­má y sus her­ma­nos, en San Fran­cis­co So­lano, y la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Ge­ne­ral Sar­mien­to (UNGS), en Los Pol­vo­ri­nes, don­de el jo­ven es­tu­dia­ba pa­ra con­cre­tar su an­he­lo: con­ver­tir­se en in­ge­nie­ro quí­mi­co. Más de seis ho­ras via­ja­ba en tren y co­lec­ti­vo pa­ra po­der ir a cur­sar y “te­ner un fu­tu­ro me­jor”, cuen­tan en su fa­mi­lia. Sus sue­ños de te­ner una ca­rre­ra prós­pe­ra, pa­ra ayu­dar a su ma­má, que­da­ron per­di­dos en la es­qui­na de Do­na­to Ál­va­rez y 815 bis, en Quil­mes. Allí, dos asal­tan­tes qui­sie­ron sa­car­le la mo­chi­la y lo ma­ta­ron de cua­tro ba­la­zos. Mu­rió an­tes de lle­gar al hos­pi­tal. Di­cen que los ro-

Él que­ría pro­gre­sar, ser me­jor. Fue el úni­co (de la fa­mi­lia) que pu­do es­tu­diar”. Gui­ller­mo Pac­cor (29) Her­mano de la víc­ti­ma

bos son fre­cuen­tes en la zo­na y que ho­ras más tar­de ba­lea­ron a otro ve­cino pa­ra asal­tar­lo.

Mi­guel era ro­bus­to y ama­ble. Al me­nos así lo des­cri­ben sus com­pa­ñe­ros de fa­cul­tad y la fa­mi­lia, en me­dio de la con­mo­ción por el cri­men.

“Con pro­fun­do do­lor in­for­ma­mos a la co­mu­ni­dad que Mi­guel Pac­cor, jo­ven es­tu­dian­te de nues­tra uni­ver­si­dad, mu­rió víc­ti­ma de un he­cho de­lic­ti­vo. Acom­pa­ña­mos a la fa­mi­lia en un mo­men­to tan di­fí­cil y de tan­ta tris­te­za”, pu­bli­có la UNGS en su pá­gi­na ofi­cial.

Ha­cía nue­ve me­ses que Mi­guel y sus sie­te her­ma­nos ha­bían per­di­do a su pa­pá por una en­fer­me­dad car­día­ca. Su ma­dre que­dó al fren­te de la ca­sa y, des­de en­ton­ces, no so­bra­ba na­da en la fa­mi­lia.

Mi­guel ha­cía tra­ba­jos de elec­tri­ci­dad y re­pa­ra­ción de compu­tado­ras pa­ra ayu­dar a su fa­mi­lia y pa­gar­se los es­tu­dios. Su her­mano Gui­ller­mo (29) era quien lo apo­ya­ba pa­ra que pu­die­ra cum­plir ese ob­je­ti­vo.

“Ha­ce un año y me­dio que em­pe­zó a es­tu­diar. Te­nía­mos un ne­go­cio de mi pa­pá, pe­ro cuan­do fa­lle­ció lo tu­vi­mos que ce­rrar. Él que­ría pro­gre­sar, ser me­jor. Fue el úni­co que pu­do es­tu­diar. Te­nía ese sue­ño y yo de­ci­dí apo­yar­lo. Se la pa­sa­ba to­do el día en­ce­rra­do, es­tu­dian­do o en la fa­cul­tad. No era un pi­be de la es­qui­na, ni de la ca­lle. Que­ría al­go más pa­ra su vi­da”, re­cor­dó Gui­ller­mo, aún con­mo­cio­na­do por lo que pa­só con su her­mano.

La in­ge­nie­ría, la li­te­ra­tu­ra fan­tás­ti­ca y las pe­lí­cu­las de cien­cia fic­ción

eran las fa­vo­ri­tas de Mi­guel. “De pron­to es­tás es­pe­ran­do a tu her­mano pa­ra ce­nar y te avi­san que es­tá ti

ra­do en la ca­lle con un ti­ro. Te arrui­nan, no pue­de ser. En­ci­ma des­pués nos en­te­ra­mos que le pegaron cua­tro ba­la­zos, es ma­ca­bro lo que hi­cie­ron”, la­men­tó Gui­ller­mo.

El ho­mi­ci­dio se re­gis­tró el jue­ves a las 21.30, cuan­do Mi­guel re­gre­sa­ba de la fa­cul­tad. Des­pués de un via­je de más de tres ho­ras, co­mo ha­cía ha­bi­tual­men­te, ba­jó en la es­qui­na de Do­na­to Ál­va­rez y 815 bis, en San Fran­cis­co So­lano, Quil­mes. Una de las zo­nas más hu­mil­des del sur del GBA, en el lí­mi­te con Al­mi­ran­te Brown y el ba­rrio La Ca­ña­da, de Ber­nal. Ca­mi­nó unos me­tros y no­tó que dos per­so­nas en mo­to que­rían asal­tar­lo. Hu­bo un forcejeo y le dis­pa­ra­ron a ma­tar.

“Nos di­je­ron que eran dos, que se ba­jó uno a sa­car­le la mo­chi­la y él forcejeó. Se ba­jó el otro y le dis­pa­ró. A mí me lla­mó un ve­cino y lo vi ti­ra­do en la ca­lle. Fui a bus­car el au­to por­que la am­bu­lan­cia nun­ca vino y lo lle­va­mos al hos­pi­tal”, re­cor­dó Gui­ller­mo en diá­lo­go con Cla­rín. Pe­ro cuan­do lle­ga­ron al cen­tro de sa­lud ya es­ta­ba muer­to. Le ha­bían pe­ga­do dos ti­ros en el pe­cho, uno en el hom­bro y otro en el ab­do­men.

Los ve­ci­nos in­sis­ten en que es­ta zo­na es una de las más com­pli­ca­das por los ro­bos y la vio­len­cia de los epi­so­dios. Sie­te ho­ras des­pués de que ma­ta­ran a Mi­guel An­gel, ba­lea­ron a un ve­cino cuan­do acom­pa­ña­ba a su es­po­sa a to­mar el co­lec­ti­vo, en la mis­ma es­qui­na. Se­gún de­nun­cia­ron los fa­mi­lia­res de Pac­cor, le dis­pa­ra­ron tres ve­ces en una pier­na y escaparon sin ser de­te­ni­dos.

Ayer apre­sa­ron a dos sos­pe­cho­sos por el cri­men, que aho­ra in­ves­ti­gan si fue­ron los mis­mos que ata­ca­ron al otro ve­cino. “Se rea­li­za­ron cua­tro alla­na­mien­tos en la zo­na de San Jo­sé, en Al­mi­ran­te Brown. En los pro­ce­di­mien­tos se de­tu­vo a dos sos­pe­cho­sos co­no­ci­dos co­mo ‘Chuky’ y ‘Pa­bli­to’, de 21 y 22 años”, ex­pli­ca­ron las fuen­tes.

En los alla­na­mien­tos hallaron un re­vól­ver ca­li­bre 22 y una mo­to sin pa­ten­te, que coin­ci­de con la usa­da en el cri­men de Mi­guel (ver Qué les en­con

tra­ron...). Los de­te­ni­dos que­da­ron a disposició­n de la UFI N° 4, a car­go de Ka­ri­na Isa­bel Ga­llo. La cau­sa que­dó ca­ra­tu­la­da co­mo “ho­mi­ci­dio”.

Víc­ti­ma. Mi­guel Pac­cor (26), uno de los sie­te her­ma­nos de la fa­mi­lia. Lle­va­ba un año y me­dio es­tu­dian­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.