La bru­ta­li­dad, de la mano de An­ge­li­na Jo­lie

La ac­triz di­ri­gió es­te fil­me ba­sa­do en he­chos rea­les, so­bre atro­ci­da­des en la Cam­bo­ya de los ‘70.

Clarín - - SPOT - Pa­blo O. Scholz ps­cholz@cla­rin.com

First They Ki­lled My Fat­her

Drama. EE.UU., 2017. 136’, SAM 16.

De: An­ge­li­na Jo­lie. Con: Sa­reum Srey Moch, Phoeung Komp­heak. Dis­po­ni­ble en: Net­flix An­ge­li­na Jo­lie pue­de ser muy gla­mo­ro­sa en las al­fom­bras ro­jas de los fes­ti­va­les de ci­ne y en las pre­miè­res, pe­ro de­mues­tra te­ner un bru­tal sen­ti­do del es­pec­tácu­lo y la car­ga dra­má­ti­ca en sus pe­lí­cu­las co­mo di­rec­to­ra. Sal­van­do a Fren­te al mar, el bo­drio a lo An­to­nio­ni que fil­mó y co­pro­ta­go­ni­zó con su ex Brad Pitt, Jo­lie es due­ña de un es­ti­lo clá­si­co en cuan­to a la na­rra­ción, pe­ro que no sa­be de aho­rrar energía y vio­len­cia, no te­me a la san­gre y las abe­rra­cio­nes, y a la que el tono se­co le sien­ta tan bien co­mo un ves­ti­do de Dior. An­te to­do, First They Ki­lled My

Fat­her (Pri­me­ro ase­si­na­ron a mi pa­dre), que des­de el vier­nes es­tá en la pla­ta­for­ma de Net­flix, se­ra muy pe­ro muy mo­les­ta a ojos es­ta­dou­ni­den­ses. Por­que cuen­ta có­mo du­ran­te el man­da­to de Ni­xon y par­te del de Ford se co­me­tie­ron atro­ci­da­des, bom­bar­dean­do con más de 2.700.000 de to­ne­la­das de ex­plo­si­vos un país que se de­cla­ra­ba neu­tral en la gue­rra de Viet­nam. Con to­do, ver a Ni­xon min­tien­do des­ca­ra­da­men­te, di­cien­do “no es una invasión” no es lo más mo­les­to del fil­me.

Es la quin­ta rea­li­za­ción de Jo­lie ( In­que­bran­ta­ble tam­bién tra­ta­ba so­bre las bru­ta­li­da­des de la gue­rra) y tie­ne mu­chas aris­tas por las que la ac­triz de Ma­lé­fi­ca se sien­te uni­da. Jo­lie es em­ba­ja­do­ra de la Agen­cia de la ONU pa­ra los Re­fu­gia­dos , y su hi­jo ma­yor adop­ta­do es de Cam­bo­ya (Mad­dox apa­re­ce en los cré­di­tos co­mo pro­duc­tor ejecutivo).

La his­to­ria, ba­sa­da en he­chos rea­les, es la de Loung Ung, una ni­ña cam­bo­ya­na que padeció en car­ne pro­pia las atro­ci­da­des del ré­gi­men del Kh­mer Rou­ge. La pe­lí­cu­la arran­ca en 1974, y cuen­ta có­mo su fa­mi­lia de­bió aban­do­nar la ciu­dad de Nom Pen cuan­do la eva­cua­ron por pre­sun­tos nue­vos bom­bar­deos es­ta­dou­ni­den­ses. Lo cual ya no era cier­to, pe­ro el Kh­mer Rou­ge se apo­de­ró del po­der, y el pa­dre de Loung, que ha­bía for­ma­do par­te del Ejér­ci- to de Lon Nol, no po­día re­ve­lar su iden­ti­dad. El y su fa­mi­lia co­rrían ries­go de ser ase­si­na­dos.

Lo que sigue no es me­nos tre­men­do, ya que con con­sig­nas co­mo “so­mos to­dos igua­les, no hay ri­cos ni po­bres, no hay cla­ses so­cia­les”, y la muy di­dác­ti­ca “Es me­jor co­me­ter un error y ma­tar un inocen­te que de­jar vi­vo a un enemi­go”, el ré­gi­men ter­mi­nó ani­qui­lan­do a la cuar­ta par­te de su pue­blo en cua­tro años.

Que Rithy Pahn, uno de los me­jo­res do­cu­men­ta­lis­tas , y di­rec­tor de La

ima­gen pe­di­da, pre­ci­sa­men­te so­bre el sis­te­ma que él mis­mo su­frió, ofi­cie de co­pro­duc­tor de Jo­lie, ha­bla de la se­rie­dad del pro­yec­to.

El tra­ba­jo in­fan­til en con­di­cio­nes pre­ca­rias, el cas­ti­go a chi­cos ham­brien­tos por sa­car fru­tos de la co­se­cha y el adoc­tri­na­mien­to, con la­va­do de ce­re­bro y en­se­ñan­za de uso de ar­mas de fue­go, son otras de las abe­rra­cio­nes que mues­tra la pe­lí­cu­la.

Es­ti­lís­ti­ca­men­te, el fil­me es im­pe­ca­ble, en su ilu­mi­na­ción –las to­mas noc­tur­nas, ha­ya o no fue­go, con los ni­ños vuel­tos sol­da­dos a la fuer­za vi­ra­das al azul, tie­nen una be­lle­za que con­mue­ve- y en su fac­tu­ra. Qui­zás abusa del uso de to­mas su­pi­nas, aho­ra que con un dron pue­de ha­cer­se cual­quier co­sa.

La pe­que­ña Sa­reum Srey Moch es to­do un ha­llaz­go, aun­que An­ge­li­na la obli­gue a te­ner los oji­tos llo­ro­sos ca­si to­do el lar­go­me­tra­je.

Atro­ci­da­des. La pe­lí­cu­la, que es­tre­nó Net­flix el vier­nes, se ba­sa en la au­to­bio­gra­fía de Loung Ung, in­ter­pre­ta­da aquí por Sa­reum Srey Moch.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.