El rock de la re­pa­ra­ción his­tó­ri­ca

La ban­da vol­vió a es­ce­na seis años des­pués de su se­pa­ra­ción, an­te unas 25 mil per­so­nas.

Clarín - - SPOT - Her­nán Fir­po hfir­po@cla­rin.com

Los te­mas de los Ra­to­nes son glo­rio­sa­men­te ba­na­les. Es un gru­po de rock que sue­na co­mo so­na­ría un me­di­ca­men­to ge­né­ri­co. Vie­nen de la épo­ca fe­liz en la que la pa­la­bra rock te­nía pres­ti­gio y al prin­ci­pio del show se no­ta que arman un ba­ru­llo en­can­ta­dor con gar­gue­ro de aguan­te y una lis­ta don­de des­ta­ca la psi­co­de­lia de Su­cio

Gas. Des­pués, al ra­to (el re­ci­tal du­ra­rá po­co me­nos de tres ho­ras) arran­ca una es­pe­cie de mo­no­to­nía acep­ta­ble, mo­no­to­nía de la bue­na, ¿pe­ro vis­te esa co­sa que te aga­rra a ve­ces con los dis­cos so­lis­tas de Ce­ra­ti? Eso mis­mo. Co­mo di­jo Juan­se: “¡Hay un mon­tón

de gen­te!”. Has­ta las ma­nos es­tu­vo el Hi­pó­dro­mo de Pa­ler­mo. Mu­cha fa­mi­lia en la zo­na de cam­po y pla­teas cu- bier­tas al 80 %. Ra­ro pla­teas pa­ra ver a Los Ra­to­nes, ¿no? En fin, a seis años de ha­ber­se se­pa­ra­do, una mar­ca de cer­ve­za lo­gró tor­cer­les la (ma­la) vo­lun­tad y los Ra­to­nes vol­vie­ron cre­yen­do que los chi­cos quie­ren rock, cuan­do los chi­cos que no quie­ren cum­bia, quie­ren reg­gae­ton. Los Ra­to­nes Pa­ra­noi­cos tie­nen su público ma­si­vo. Pe­ro los mi­llen­nials aquí pre­sen­tes son, en bue­na par­te, hi­jos y so­bri­nos com­par­tien­do un po­go inol­vi­da­ble en el mar­co de un rock que, co­mo los ju­bi­la­dos, es­tá en ple­na eta­pa de re­pa­ra­ción his­tó­ri­ca (re­cor­dar que es­te año tam­bién hu­bo Ca­ba­lle­ros de la Que­ma).

Sue­na Ca­ro­li­na y val­gan la can­ción y los vien­tos en­tre tan­to loop roc­ke­ro. Aho­ra el pi­co al­tí­si­mo es la voz de Juan­se lan­za­da en pa­ra­pen­te mien­tras can­ta Isa­bel. La Na­ve es una obra de cor­te exis­ten­cia­lis­ta. Co­lo­ca­do voy,

Mi pe­da­zo, la de “quie­ro ver­la en el show…”. A di­fe­ren­cia de Jag­ger y sus vie­ji­tos pio­las, los Ra­to­nes 2017 se com­por­tan co­mo un gru­po de per­so­nas que ha­cen de­ter­mi­na­da mú­si­ca pa­ra adul­tos. Juan­se es otro ti­po. Mís­ti­co, sin car­me­la y le­ja­na­men­te pa­re­ci­do a Ma­cri, se mue­ve có­mo­do y se­gu­ro co­mo si es­tu­vie­ra en la co­ci­na de su ca­sa. Es un lí­der de mo­dos sua­ves, que cuan­do le ha­bla al público ba­ra­ja una voz spi­net­tea­na que, co­mo mu­cho, agra­de­ce y pi­de “rock and

roll”. Lo que doy, el len­to, es tan rom­pe­co­ra­zo­nes co­mo siem­pre. Su­cia es

tre­lla tie­ne el riff que los hi­zo sal­tar al re­per­to­rio de El Fla­co. En­la­ce es tan me­ló­di­ca­men­te punk que po­dría en­vi­diar­la un Johnny Rot­ten.

Los Ra­to­nes dan to­do, dan más de lo que tie­nen. La pues­ta in­clu­ye una pa­sa­re­la don­de Juan­se ha­ce una pa­ro­dia de su per­so­na­je, gui­ño que só­lo se re­pe­ti­rá con un as­cen­so a las al­tu­ras en za­pa­ti­llas in­te­li­gen­tes co­lor flúo. Eso de rom­per el pro­to­co­lo de- bió ha­ber es­ta­do en el guión ori­gi­nal del re­gre­so; por lo de­más, Juan­se es un pro­fe­sio­nal ín­te­gro, digno y en­te­ro. Ni una go­ta de Po­me­lo en san­gre.

Lle­ga Yo te amo, que fun­cio­na co­mo es­treno y signo vi­tal de la ban­da. Sar­có­fa­go es un gre­mia­lis­ta de la UOM con ac­ti­tud de gui­ta­rris­ta. Roy ha­ce un so­lo de ba­te­ría y la gen­te lo aplau­de a ra­biar. Si Pa­blo Me­mi es­tá co­mo a los 20, pues se me­re­ce más grou­pies que el res­to. En un mo­men­to da­do, Juan­se pre­sen­ta al Zo­rri­to Von Quin­tie­ro co­mo si se tra­ta­ra un mi­nis­tro del Interior: “El vino cuan­do el gru­po es­ta­ba por di­sol­ver­se”, ex­pli­ca. Vi­cio, Rock del Pe­da­zo, Sigue gi­ran-

do. No en es­te or­den, pe­ro el he­cho de que Juan­se no ten­ga mu­cho que de­cir lo vuel­ve irre­sis­ti­ble­men­te dis­tin­gui­do. El cie­rre con Pa­ra siem­pre, com­pues­ta jun­to a Ca­la­ma­ro, fue el úl­ti­mo gran mo­men­to de los Ra­to­nes. Por eso sue­na a bro­che cohe­ren­te y lle­ga en ver­sión sos­te­ni­da por un co­ro emo­ti­vo y ve­ci­nal al Himno de mi

Co­ra­zón de los Abue­los. Qui­sie­ra que es­to du­re pa­ra siem­pre, ca­si tan­to co­mo una eter­ni­dad. Lo di­ce la le­tra. Y lo di­cen las lu­ces de co­lo­res, las ser­pen­ti­nas y los mú­si­cos que ha­cen una re­ve­ren­cia in­ter­mi­na­ble. Un “gra­cias to­ta­les” no hu­bie­ra es­ta­do de más.

MAR­TÍN BONETTO

Juan­se. Con­du­jo la na­ve al me­jor puer­to, en un show emo­ti­vo y car­ga­do de hits.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.