Ma­rio­ne­tas, pai­sa­jes oní­ri­cos y sue­ños ro­tos

La mues­tra reúne 220 di­bu­jos crea­dos en coau­to­ría y un cua­dro cons­truí­do con 82 mil cla­vos e hi­los de pla­ta.

Clarín - - SPOT - Ve­ró­ni­ca Ab­da­la vab­da­la@cla­rin.com

La me­to­do­lo­gía –o, más bien, un ri­to, con­sen­sua­do en­tre ami­gos- con­sis­tió en re­unir­se dos o tres ve­ces por se­ma­na, po­ner mú­si­ca, y de­jar­se lle­var por las imá­ge­nes que irrum­pie­ran en la ima­gi­na­ción, pa­ra des­pués vol­car­las en el pa­pel: uno ini­cia­ba un di­bu­jo, que lue­go –al es­ti­lo de la prác­ti­ca del “ca­dá­ver ex­qui­si­to” li­te­ra­rio­ro­ta­ba por la me­sa pa­ra que los de­más in­te­gran­tes del trío vir­tuo­so aña­die­ran, a su vez, sus ocu­rren­cias. Hu­bo, ade­más, una con­di­ción irre­duc­ti­ble: res­pe­tar “la li­ber­tad ab­so­lu­ta”, co­mo úni­ca con­sig­na crea­ti­va.

Los pro­ta­go­nis­tas de es­ta aven­tu­ra, que se ex­ten­dió du­ran­te un año y me­dio, son el co­lec­ti­vo Mon­don­go – con­for­ma­do en la ac­tua­li­dad por el ma­tri­mo­nio que in­te­gran Ju­lia­na Laf­fit­te y a Ma­nuel Men­dan­ha- y el es­cri­tor Ser­gio Biz­zio. “La úni­ca res­tric­ción era la pa­le­ta de co­lo­res -re­cuer­da Laf­fit­te-, plan­tea­da con ro­jos, gri­ses, ne­gro, al­gún to­que de do­ra­do.”

Así, el gru­po com­pu­so en el ta­ller de los Mon­don­go, unos vein­te di­bu­jos por se­sión: 440 en to­tal, de los cua­les se­lec­cio­nó la mi­tad. Esas pe- que­ñas y pre­cio­sas pie­zas de pa­pel son las que com­po­nen un li­bro y la mues­tra “Tres”, que aho­ra se des­plie­ga en tres sa­las de la ga­le­ría Ba­rro, de La Bo­ca.

En los di­bu­jos se ven de­li­ca­das fi­gu­ras hu­ma­nas de­li­nea­das en tin­ta chi­na, es­ce­nas se­xua­les, pos­tes de luz, pa­la­bras suel­tas: mo­ti­vos y sím­bo­los que se su­per­po­nen y com­bi­nan de ma­ne­ra im­pre­de­ci­ble, co­mo en los sue­ños.

La se­rie tie­ne una es­té­ti­ca oní­ri­ca, una be­lle­za ex­tra­ña y un po­co sal­va­je. Aun­que no tan exó­ti­ca co­mo otras de las obras de Mon­don­go, que ya com­pu­so con hi­los, ga­lle­ti­tas, ca­ra­me­los, cla­vos, , espejos, plas­ti­li­na, balas, te­las, acrí­li­cos, chi­cles, ma­de­ra, ga­lle­ti­tas, cla­vos.

Los di­bu­jos que aho­ra ex­hi­ben en Ba­rro, res­pon­den a otra es­té­ti­ca. Más bien re­cuer­dan al Su­mi-e, una téc­ni­ca an­ces­tral que se desa­rro­lló en Chi­na en el si­glo V y lue­go re­to­ma­ron los ja­po­ne­ses, a par­tir del si­glo XVII: los ar­tis­tas de­ja­ban que las imá­ge­nes aflo­ra­ran e iban plas­mán­do­las a mano al­za­da, con fi­nas lí­neas de tin­ta so­bre pa­pel de arroz. Ha­bía una as­pi­ra­ción efí­me­ra, una li­ge­re­za que na­cía de la pin­ce­la­da es­pon­tá­nea. “Hay al­go de eso en es­ta se­rie”, ad­mi­te Biz­zio a Cla­rín, so­bre es­tos di­bu­jos en los que el va­cío sig­ni­fi­ca, igual que la for­ma.

“No cree­mos en la idea de au­to­ría­de­fi­ne, por su par­te, Men­dan­ha-. Nos in­tere­sa la obra que re­sul­ta del en­cuen­tro, la crea­ción co­lec­ti­va, por eso siem­pre bus­ca­mos con quien com­par­tir lo que ha­ce­mos, y tra­ba­jar con Ser­gio, que acuer­da con es­tos prin­ci­pios, fue un pla­cer. El es un ami­go de la ca­sa”, ex­pli­ca.

Los Mon­don­go ase­gu­ran que “cuan­do las in­di­vi­dua­li­da­des se des­di­bu­jan y sur­ge una en­ti­dad nue­va. En es­te ca­so, lo que más nos in­tere­sa­ba era ver dón­de nos con­du­cía el in­cons­cien­te: cuan­do uno res­pe­ta esa fal­ta de ló­gi­ca, o esa ló­gi­ca di­fe­ren­te, apa­re­cen co­sas asom­bro­sas. Tam­bién nos lla­ma­ba la aten­ción que en- tre los tres ha­cía­mos, muy ve­loz­men­te, obras muy com­ple­jas, co­mo si cues­tio­nes ocul­tas en nues­tras men­tes pu­die­ran irrumpir de gol­pe”.

La “ver­sión oní­ri­ca del Ka­ma­su­tra” fue uno de los dis­pa­ra­do­res que en­sa­ya­ron pa­ra ins­pi­rar­se, pe­ro es­tos fue­ron de lo más variados: otro fue “los pos­tes de luz”. De mo­do que hay un po­co de to­do. “No hay una te­má­ti­ca pre­do­mi­nan­te” –con­fir­ma Biz­zio, au­tor de Ra­bia, Era el cie­lo, Bor­ges­tein-.“Nos atra­jo que sur­gie­ran uni­ver­sos oní­ri­cos, al­gu­nas imá­ge­nes de ca­rác­ter se­xual, pe­ro la mecánica fue la del tra­ba­jo li­bre”.

Los tí­tu­los de los di­bu­jos, más de 200, se de­ci­die­ron en una so­la tar­de, y son tan ex­tra­ños co­mo es­tos: “Una du­cha de so­bre­me­sa”, “De es­ta fuen­te be­bie­ron los me­jo­res turistas del mun­do”, o “¿Dón­de po­dré arran­car la flor­ci­ta que me ha­ga ol­vi­dar­te?”

En la sa­la, hay tam­bién un dó­lar he­cho con cla­vos -82 mil en to­tal-, uni­dos con hi­lo de lú­rex de pla­ta. Es una suer­te de ca­ma de fa­quir, fren­te a la que san­gra una figura ma­nia­ta­da, gi­gan­tes­ca, que se ha­ma­ca con su ro­pa­je ha­ra­pien­to, una te­ta afue­ra, la mi­ra­da per­di­da. Tie­ne au­ri­cu­la­res pues­tos. Ade­más, se oyen ga­tos que maú­llan. “Es un signo de la hu­ma­ni­dad en nues­tra pam­pas, que se co­lum­pia fren­te al dó­lar sin po­si­bi­li­dad de ac­ción”, ex­pli­ca Men­dan­ha.

El dinero co­mo con­cep­to ya ha­bía si­do te­ma­ti­za­do por los Mon­don­go, que en 2009, pre­sen­ta­ron la mues­tra Mer­ca en la ga­le­ría Ruth Ben­za­car, con un bi­lle­te rea­li­za­do con 40 mil cla­vos.

De­ba­jo del dó­lar hay otra obra cons­trui­da con mo­ne­das de 5 y 10 cen­ta­vos, que se ti­tu­la “Argentina”. Es par­te de otra obra an­te­rior que se que­bró: aho­ra se ex­hi­ben las rui­nas.

Fi­nal­men­te, en Ba­rro, hay un “cua­dro en mo­vi­mien­to”: un tú­nel que re­pro­du­ce una téc­ni­ca ar­qui­tec­tó­ni­ca an­ti­gua que pro­du­ce una ilu­sión óp­ti­ca y den­tro del que se desa­rro­lla una bre­ve per­for­man­ce. En un tú­nel do­ra­do de 5 me­tros de pro­fun­di­dad -que a la vis­ta apa­ren­ta te­ner por lo me­nos 10 ó 12 me­tros- una ma­rio­ne­ta gi­gan­te –se arras­tra e in­te­rro­ga con la mi­ra­da a los vi­si­tan­tes, jun­to a un co­ne­jo em­bal­sa­ma­do.

“Tar­da­mos 3 años en di­bu­jar es­ta obra, sin tí­tu­lo” cuen­ta Men­dan­ha. Pa­ra crear el tú­nel, se ins­pi­ra­ron en Fran­cis­co Bo­rro­mi­ni (1599-1667), un ar­qui­tec­to sui­zo-ita­liano, con­si­de­ra­do uno de los má­xi­mos ex­po­nen­tes del ba­rro­co ro­mano, crea­dor de una asom­bro­sa ga­le­ría ubi­ca­da en el Pa­laz­zo Spa­da, de Ro­ma que tie­ne 9 me­tros de lar­go pe­ro apa­ren­ta te­ner ca­si 40: el efec­to se con­si­gue con la pro­gre­si­va re­duc­ción de to­dos los ele­men­tos: se es­tre­chan las pa­re­des, se ele­va el sue­lo y dis­mi­nu­ye la al­tu­ra de la bóveda.

“Pa­ra no­so­tros el tra­ba­jo es una ex­pe­ri­men­ta­ción cons­tan­te”, di­ce el ar­tis­ta. “De­ja­mos aflo­rar nues­tra in­cons­cien­cia”.

Pues­ta. La ex­hi­bi­ción in­clu­ye fi­gu­ras im­pac­tan­tes de gran ta­ma­ño y un con­jun­to de más de 200 di­bu­jos iné­di­tos rea­li­za­dos en co­la­bo­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.