Por el ca­so del “pas­tor jus­ti­cie­ro” echan a 3 po­li­cías

Los vin­cu­lan con un se­cues­tro. Uno aten­día en la Mu­ni­ci­pa­li­dad.

Clarín - - TAPA - Es­te­ban Mik­kel­sen Jen­sen emik­kel­[email protected]­rin.com

“No soy po­li­cía, pe­ro co­noz­co a to­dos los co­mi­sa­rios de la zo­na”. Mario Mau­ri­cio Pu­ña­les (44), el lla­ma­do “pas­tor jus­ti­cie­ro” de La Ma­tan­za, to­da­vía se jac­ta de sus con­tac­tos en la Po­li­cía. Es­tá pre­so jun­to a seis agen­tes de la fuer­za de se­gu­ri­dad lo­cal, to­dos acu­sa­dos de co­me­ter un se­cues- tro ex­tor­si­vo en fe­bre­ro úl­ti­mo. Ase­gu­ra que el Mu­ni­ci­pio no des­co­no­cía pa­ra na­da su ac­cio­nar, sino que has­ta re­ci­bía va­les de com­bus­ti­ble pa­ra car­gar en un au­to de al­ta ga­ma en el que “pa­tru­lla­ba” el dis­tri­to go­ber­na­do por la kirch­ne­ris­ta Ve­ró­ni­ca Ma­ría Ma­ga­rio (48). Y que has­ta se reunía en una ofi­ci­na de la Co­mu­na con el se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad, Car­los Ru­bén Or­sing­her (53), y su nú­me­ro dos, el co­mi­sa­rio ma­yor Ro­ber­to Na­ta­lio Za­la­zar (45), quien se ha­cía lla­mar “Ni­co”, por el per­so­na­je en­car­na­do en el ci­ne por el ac­tor Ste­ven Sea­gal (ver “Ni­co” Za­la­zar...).

El es­cán­da­lo, pu­bli­ca­do por Cla­rín ha­ce 15 días, pro­vo­có en las úl­ti­mas ho­ras el des­pla­za­mien­to de tres je­fes po­li­cia­les de La Ma­tan­za. El mis­mo des­tino que Za­la­zar co­rrie­ron el res­pon­sa­ble de la De­par­ta­men­tal, En­ri- que Da­niel So­bre­ro (48), y el je­fe de la Uni­dad de Pre­ven­ción de la Po­li­cía Lo­cal, Jo­sé Da­niel Barraza (47).

Fuen­tes ofi­cia­les di­je­ron a es­te dia­rio que la me­di­da fue dis­pues­ta por Asun­tos In­ter­nos, a raíz de una in­ves­ti­ga­ción ini­cia­da en fe­bre­ro tras el se­cues­tro ex­tor­si­vo de Is­mael Báez Pe­ral­ta, en Vi­rrey del Pino. El hom­bre fue subido a la fuer­za en un pa­tru­lle­ro de la Po­li­cía Lo­cal de La Ma­tan­za, con otro mó­vil de apo­yo. Lo lle­va­ron has­ta un des­cam­pa­do, adon­de le dis­pa­ra­ron dos ve­ces a su la­do pa­ra ame­dren­tar­lo, y le exi­gie­ron a un ami­go 60.000 pe­sos de res­ca­te que, no obs­tan­te, nun­ca co­bra­rían.

Los seis po­li­cías im­pli­ca­dos has­ta crea­ron un gru­po de What­sApp pa­ra pla­ni­fi­car el he­cho y lle­var­lo a ca­bo, con un nom­bre par­ti­cu­lar: “Po­ne­la tío”. To­dos ter­mi­na­ron pre­sos y, al igual que Pu­ña­les, se en­ca­mi­nan al jui­cio oral en la cau­sa cu­ya ins­truc­ción es­tu­vo a car­go del fis­cal fe­de­ral N° 2 de Mo­rón, Car­los Her­nán García, y de su par de la Uni­dad Fis­cal Es­pe­cia­li­za­da en Se­cues­tros Ex­tor­si­vos (Ufe­se), San­tia­go Mar­que­vich.

El fal­so pas­tor -su igle­sia no es­tá re­gis­tra­da en el Re­gis­tro Na­cio­nal de Cul­tos- ha­bló con el pro­gra­ma “Pe­rio­dis­mo pa­ra To­dos”, por Ca­nal 13, des­de el Com­ple­jo Pe­ni­ten­cia­rio II de Mar­cos Paz, adon­de es­tá re­clui­do des­de su de­ten­ción, el 1 de mar­zo. “Siem­pre fui pas­tor. Yo tra­ba­ja­ba ad ho­no­rem pa­ra el Mu­ni­ci­pio. Per­ci­bía va­les de com­bus­ti­ble. Me car­ga­ban en la es­ta­ción de ser­vi­cio de Po­lle­do y Car­los Ca­sa­res”.

El impu­tado dio de­ta­lles que sal- pican a la intendenci­a de Ma­ga­rio y a la de su an­te­ce­sor, Fer­nan­do Es­pi­no­za. So­bre “Ni­co” Za­la­zar, con­tó que te­nía su ofi­ci­na en la Co­mu­na, jun­to a Or­sing­her. A am­bos les atri­bu­ye ha­ber co­men­zar a cum­plir es­ta ta­rea de “pas­tor jus­ti­cie­ro” en la que sa­lía a “pa­tru­llar” las ca­lles y de­te­nía a la­dro­nes y ven­de­do­res de dro­gas.

“He he­cho reunio­nes (en esa ofi­ci­na) con víc­ti­mas de la in­se­gu­ri­dad mon­to­nes de ve­ces, por­que yo los ayu­da­ba”, con­tó Pu­ña­les, un da­to que ade­más fue co­rro­bo­ra­do por Ru­bén Carballo, pa­dre de una víc­ti­ma de la in­se­gu­ri­dad que aho­ra en­ca­be­za una ONG en La Ma­tan­za. “Se ma­ne­ja­ba con un vehícu­lo de al­ta ga­ma, con una cha­pa fal­sa, mu­chos co­mi­sa­rios le te­nían te­rror”, des­cri­bió.

Se­gún cuen­tan, Za­la­zar ha­bía si­do je­fe de cus­to­dia de Al­ber­to Ba­les­tri­ni, el his­tó­ri­co in­ten­den­te ma­tan­ce­ro fa­lle­ci­do en abril úl­ti­mo, y has­ta de Es­pi­no­za. Tam­bién di­cen que tie­ne su pro­pia ofi­ci­na en la Co­mu­na.

Al cie­rre de es­ta edi­ción, el Mu­ni­ci­pio se­ña­ló que Pu­ña­les “no te­nía víncu­lo la­bo­ral ni car­go al­guno en la Co­mu­na”. Y des­li­zó que la me­di­da con­tra los je­fes po­li­cia­les se to­mó “a 30 días de la rea­li­za­ción de las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas ge­ne­ra­les”, cuan­do ya pa­sa­ron sie­te me­ses del he­cho.

Los in­ves­ti­ga­do­res de­tec­ta­ron que hu­bo cru­ces de lla­ma­das te­le­fó­ni­cas en­tre Pu­ña­les, Barraza, So­bre­ro y Or­sing­her. Y ade­más con “Ni­co” Za­la­zar. El fal­so pas­tor pa­sa hoy sus días en la cár­cel. Y mien­tras Or­sing­her se man­tie­ne, ro­da­ron las ca­be­zas de los tres je­fes po­li­cia­les.

Pre­sos. El “pas­tor jus­ti­cie­ro” Mau­ri­cio Pu­ña­les (cen­tro), jun­to a agen­tes de La Ma­tan­za que es­tán de­te­ni­dos.

Des­pla­za­do. El je­fe de­par­ta­men­tal de La Ma­tan­za, Enrique So­bre­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.