Ges­tos que fue­ron más que pa­la­bras

El len­gua­je cor­po­ral de los po­lí­ti­cos. El ex­per­to Jo­sé Ma­ría Ro­drí­guez Sa­rá­cha­ga ana­li­zó có­mo se mos­tra­ron los pro­ta­go­nis­tas de la elec­ción de ayer. Sin dis­cur­sos épi­cos y con pa­la­bras muy me­di­das.

Clarin - - TEMA DEL DÍA -

El nue­vo Ma­cri Le to­mó el gus­to a los dis­cur­sos y al es­ce­na­rio

So­bre el fi­lo de la me­dia­no­che , apa­re­ció el pre­si­den­te de la Na­ción en el es­ce­na­rio de cam­bie­mos. Lle­gó con una son­ri­sa de ore­ja a ore­ja, im­po­si­ble de fin­gir. Así co­mo sur­gió un Ma­cri nue­vo en las PASO, ayer na­ció otro.

Con una fuer­za y con­vic­ción iné­di­tas has­ta hoy arran­có su dis­cur­so con una fuer­za lla­ma­ti­va. Si bien el tex­to del mis­mo fue el que re­pi­te des­de ha­ce más o me­nos dos años, se­gún los pá­rra­fos; es­ta vez y más allá de al­gún tro­pie­zo lo trans­mi­tió de una ma­ne­ra mu­cho más efi­caz.

Úni­co ora­dor do­mi­nó el es­ce­na­rio que en otro mo­men­to ha­bría si­do in­abar­ca­ble con sol­ven­cia y en­tu­sias­mo. Aquel Mau­ri­cio que en su mo­men­to bus­ca­ba ter­mi­nar rá­pi­da­men­te sus apa­ri­cio­nes, ayer pa­re­cía no que­rer aban­do­nar el es­ce­na­rio.

La ima­gen que que­da, sin em­bar­go, en nin­gún mo­men­to se aso­cia con la de un pre­si­den­te en ejer­ci­cio. Bus­ca­do o no se mos­tró co­mo un can­di­da­to en ple­na cam­pa­ña con jeans y una ca­mi­sa abier­ta, siem­pre dos bo­to­nes y las man­gas con dos vuel­tas de pu­ño; so­lo fal­ta­ba que tras el pa­pel pi­ca­do ba­ja­ra un car­tel que di­je­ra Ma­cri 2019.

El fes­te­jo so­brio, me­di­do que se ha­bía pro­gra­ma­do, que­dó en la na­da, por más que una mi­ra­da de Ga­brie­la Mi­chet­ti in­ten­tó fre­nar­lo, pe­ro cuan­do so­nó Gil­da la cum­bia fue más fuer­te.

El mal tra­go Con un tono ba­jo, pro­pio del re­vés elec­to­ral

Al igual que en las PASO, Cris­ti­na el día pe­gan­do un fal­ta­zo a la vo­ta­ción. Es­ta vez se mos­tró en su cen­tro de cómpu­tos del “Ins­ti­tu­to Pa­tria” vi­si­ble­men­te per­tur­ba­da no pu­do con­tes­tar pre­gun­tas sim­ples co­mo que pen­sa­ba ha­cer a la no­che y di­jo tres ve­ces que era un día her­mo­so en una no­ta de dos mi­nu­tos, con una son­ri­sa for­za­da sin el más mí­ni­mo bri­llo en los ojos.

Cer­ca de las 19 de­jó de su de­par­ta­men­to de Re­co­le­ta. Ni si­quie­ra tu­vo los re­fle­jos que te­nía en otros tiem­po de sa­lir mien­tras ha­bla­ba Mar­cos Pe­ña pa­ra ro­bar­le pan­ta­lla.

A las 23 no ha­bían lo­gra­do lle­nar la me­dia can­cha de pa­pi­fút­bol de Ar­se­nal que le ha­bían asig­na­do a la mi­li­tan­cia Kirch­ne­ris­ta y no se po­día ver a nin­gún di­ri­gen­te ni can­di­da­to. Los in­ten­den­tes bo­nae­ren­ses K (¿ex K?) se que­da­ron en sus ca­sas evi­tan­do que­dar re­tra­ta­dos en la fo­to de la de­rro­ta.

Cuan­do fi­nal­men­te sa­lió Cris­ti­na ella mis­ma era el es­ce­na­rio. Arran­có su dis­cur­so con un tono dos cam­bios arri­ba de lo ha­bi­tual tra­tan­do de dar­le pri­sa al mal tra­go, con una son­ri­sa que no lle­ga­ba a arran­car e in­ten­tó con­ven­cer­se de ha­ber rea­li­za­do una gran elec­ción le­yen­do un tex­to tra­tan­do de apa­ren­tar una im­pro­vi­sa­ción que no fue. Así pa­só la ex pre­si­den­te por el es­ce­na­rio que­rien­do mos­trar co­mo un lo­gro su de­rro­ta, tris­te, so­li­ta­ria y fi­nal.

Sin eu­fo­ria Eli­gió la cau­te­la, el co­lor ne­gro y el tono pau­sa­do

Cer­ca de las 10 de la no­che con su abis­mal di­fe­ren­cia en Ca­pi­tal, ca­si el 51% de los vo­tos Li­li­ta Ca­rrió apa­re­ció en el es­ce­na­rio de Cos­ta Sal­gue­ro con la mú­si­ca de Menp­his la Blu­se­ra que la pro­cla­ma­ba co­mo la flor más be­lla de Cam­bie­mos.

Des­pués de sus di­chos so­bre San­tia­go Mal­do­na­do, to­da su ges­tua­li­dad iba di­ri­gi­da a pe­dir per­dón, aun­que no men­cio­nó el te­ma. El­gió el ne­gro, un tono pau­sa­do y fue len­ta en sus des­pla­za­mien­tos, arras­tran­do el pe­so de la cam­pa­ña so­bre sus hom­bros con los ojos en­tre­ce­rra­dos y vi­si­bles mues­tras de ago­ta­mien­to re­ci­bió el abra­zo de Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta.

Cla­ra­men­te emo­cio­na­da, con cier­ta con­go­ja en su ex­pre­sión y mu­cho amor pro­pio to­mó la pa­la­bra. Su dis­cur­so fue bre­ve, co­mo muy po­cas ve­ces lo ha si­do, pe­ro a pu­ra fuer­za in­te­rior lle­nó de en­tu­sias­mo su voz y con­ta­gio a la mi­li­tan­cia del lu­gar que la ido­la­tra­ba y aplau­día tras ca­da cie­rre de pá­rra­fo. Ca­si pa­re­cía co­mo una ma­sa de ener­gía en­ce­rra­da en un cuer­po que la aplas­ta­ba. Su cie­rre, sin em­bar­go, de­jó ver ese can­san­cio y ter­mi­nó ca­si co­mo una des­pe­di­da y di­jo “Cam­bie­mos ga­na a lo an­cho y lo lar­go del país. Es la vic­to­ria de un pue­blo. Es­te triun­fo del pue­blo es el triun­fo que al­gu­na vez so­ñé. Si al­go me fal­ta­ba en lo más pro­fun­do de mi co­ra­zón es que en mi pro­pia pro­vin­cia, el Cha­co, ga­na­ra Cam­bie­mos”

La apla­na­do­ra A pu­ra emo­ción y ca­pi­ta­li­zan­do el triun­fo

A las 18:30 Mar­cos Pe­ña dio una pe­que­ña con­fe­ren­cia de pren­sa y no po­día ocul­tar su son­ri­sa de sa­tis­fac­ción que au­gu­ra­ba el triun­fo de Cam­bie­mos, al pun­to que ha­bló de fes­te­jos cuan­do to­da­vía los pe­rio­dis­tas pre­gun­ta­ban por el desa­rro­llo de la vo­ta­ción. So­bre el fi­lo de las 23 lle­ga­ron Es­te­ban Bull­rich, Gladis Gonzalez y Ma­ría Eu­ge­nia Vidal y el equi­po de cam­pa­ña con Du­ran Bar­ba, pe­ro sin Pe­ña; to­dos con una son­ri­sa dig­na de una pu­bli­ci­dad de den­tí­fri­co. Muy emo­cio­na­da la Go­ber­na­do­ra evi­den­cia­ba en sus ojos ras­tros de ha­ber llo­ra­do bas­tan­te. De a ra­tos, la mi­ra­da cam­bia­ba y de­ja­ba un ros­tro fir­me ha­cia la mul­ti­tud, jus­to cuan­do em­pe­zó a can­tar “No vuel­ven más”. Con ade­ma­nes mar­ca­dos, mi­ra­da du­ra y tono se­ve­ro se mos­tró co­mo una apla­na­do­ra. La mis­ma que aplas­tó a Aní­bal Fer­nán­dez ha­ce dos años y aho­ra le pa­só por en­ci­ma a Cris­ti­na Kirch­ner. El cie­rre de su dis­cur­so con quie­bres en la voz y al­go de bron­ca en los ojos pa­re­cía más de­di­ca­do al in­te­rior de cam­bie­mos que a los mi­li­tan­tes y al pú­bli­co. A los po­cos se­gun­dos co­mo si una alar­ma so­na­ra en su in­te­rior re­to­mó el hi­lo ori­gi­nal de su dis­cur­so y su ro­man­ce con la gen­te. Con un sen­ti­do ho­me­na­je a Ca­rrió co­men­zó los agra­de­ci­mien­tos de ri­gor que co­mo era de es­pe­rar­se desem­bo­có en Mau­ri­cio Ma­cri a quien sa­lu­dó con enor­me de­vo­ción y sincero ca­ri­ño.

El bun­ker Un re­sul­ta­do que no se pu­do di­si­mu­lar

El bun­ker de Un País era la ima­gen de un nau­fra­gio. A las 20:00 no ha­bía lle­ga­do nin­gún re­fe­ren­te del es­pa­cio. A las 20:15 Da­niel Arro­yo pu­so la ca­ra pe­ro en lu­gar de ha­blar de los re­sul­ta­do se pu­so a co­men­tar la cam­pa­ña y más tar­de De Man­di­gu­ren mos­tra­ba una an­gus­tia tre­men­da en su ca­ra, to­ma­ba el mi­cró­fono con la pun­ta de los de­dos con la mis­ma fal­ta de fir­me­za que in­ten­ta­ba ha­blar, con una voz que­bra­da ab­so­lu­ta­men­te di­jo un par de fra­ses que no su­ma­ron e hi­zo mu­tis por el fo­ro.

El si­len­cio se rom­pió fi­nal­men­te cer­ca de las 22 cuan­do lle­gó Ser­gio Mas­sa acom­pa­ña­do por to­do el equi­po con ca­ras fú­ne­bres que no in­ten­ta­ban ocul­tar. Aplau­dió sin fuer­zas y se des­plo­mó en una ban­que­ta. Con ade­mán de sú­pli­ca, de ma­nos en­tre­la­za­das, hil­va­nó un dis­cur­so que so­na­ba a ex­pli­ca­ción. Se tam­ba­lea­ba mien­tras ha­bla­ba con un hi­lo de voz muy te­nue en un hom­bre que de por sí no se ca­rac­te­ri­za por sus vir­tu­des vo­ca­les.

Ner­vio­so ju­ga­ba con las pun­tas de sus de­dos y se reaco­mo­da­ba reite­ra­da­men­te el sa­co, mos­tran­do su in­co­mo­di­dad que tra­tó de di­si­mu­lar tras una se­rie de ade­ma­nes mal apren­di­dos y muy po­co na­tu­ra­les. Fi­nal­men­te, ca­si al bor­de de las lá­gri­mas se fun­dió en un abra­zo con Mar­ga­ri­ta Stol­bi­zer que lo con­tu­vo co­mo a un hi­jo al que aca­ba­ban de de­jar afue­ra del equi­po de fútbol del co­le­gio.

Ca­rrio. Muy me­di­da.

Ma­cri. Al com­pás de Gil­da.

Vidal. La son­ri­sa de siem­pre.

Mas­sa. Bus­có di­si­mu­lar.

Cris­ti­na. Tris­te­za con­te­ni­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.