Un es­treno so­bre la idea del de­ve­nir

Clarín - - SPOT - Lau­ra Fal­coff lfal­[email protected]­rin.com

La idea de “so­lo” co­mo pie­za de dan­za crea­da e in­ter­pre­ta­da por la mis­ma per­so­na, tie­ne lar­gas raí­ces en la dan­za mo­der­na, tan le­jos co­mo las obras de Isa­do­ra Dun­can. En esa lí­nea se en­cuen­tra una tri­lo­gía con­ce­bi­da por Agus­ti­na Sa­rio y cu­ya ter­ce­ra par­te se es­tre­na hoy en el Cen­tro Na­cio­nal de la Mú­si­ca.

Co­reó­gra­fa y bai­la­ri­na con­tem­po­rá­nea, Sa­rio es asis­ten­te de la Com­pa­ñía Na­cio­nal de Dan­za y for­mó par­te de la com­pa­ñía de Ma­guy Ma­rin, una de las más des­ta­ca­das co­reó­gra­fas fran­ce­sas. Co­men­zó a es­tu­diar za­pa­teo ame­ri­cano al mis­mo tiem­po que el co­le­gio se­cun­da­rio y al ter­mi­nar­lo de­ci­dió de­di­car­se a la en­se­ñan­za de la dan­za por­que con­si­de­ra­ba que era un po­co tar­de pa­ra ser in­tér­pre­te. Pe­ro la Es­cue­la Na­cio­nal de Dan­zas pri­me­ro y el IUNA lue­go, fue­ron afir­man­do su ca­mino. Des­pués ga­nó una be­ca An­tor­chas que le va­lió un año en Eu­ro­pa pa­ra for­mar­se en dan­za con­tem­po­rá­nea: “En Bue­nos Ai­res la gen­te es­ta­ba muy em­bria­ga­da con la dan­za-tea­tro y yo ne­ce­si­ta­ba otra co­sa. Tra­ba­jé así mu­cho en Ale­ma­nia con la co­reó­gra­fa Stephanie Thiersch, in­tere­sa­da en las nue­vas tec­no­lo­gías, y to­mé se­mi­na­rios con Mark Tomp­kins y Jul­yen Hamilton, ejes de mi bús­que­da so­bre to­do por el an­cla­je en lo físico: que lo que ocu­rre, ocu­rre en el cuer­po. -¿Cuán­do hi­cis­te la pri­me­ra par­te de la tri­lo­gía?

-En mi pri­mer re­gre­so a la Ar­gen­ti­na. Lue­go es­tre­né Tres ideas idio­tas y con es­te es­treno que no tie­ne tí­tu­lo, la cie­rro. Ha­bía co­no­ci­do en Fran­cia, en un se­mi­na­rio de Tomp­kins, a Matt­hieu Per­point. Em­pe­za­mos una re­la­ción allí -que con­ti­núa has­ta hoy y te­ne­mos dos hi­jos- y un tiem­po des­pués le ofre­cen a Matt­hieu un rol en May B con la com­pa­ñía de Ma­guy Ma­rin. Lue­go yo mis­ma me acer­co a ha­blar con Ma­guy, le cuen­to lo que sig­ni­fi­ca­ba pa­ra mí May B, que lo ha­bía es­tu­dia­do en His­to­ria de la Dan­za, que me con­mo­vía se­guir vién­do­la en un es­ce­na­rio y que me gus­ta­ría tra­ba­jar con ella. No ha­bía lu­gar pa­ra una bai­la­ri­na más, pe­ro me ofre­ció ser su asis­ten­te. Al año si­guien­te pue­do bai­lar en May B y des­de en­ton­ces in­te­gré la com­pa­ñía has­ta que que­dé em­ba­ra­za­da y de­ci­di­mos con Matt­hieu ins­ta­lar­nos en Bue­nos Ai­res.

-¿Cuál es la idea de es­te ter­cer so­lo? -Em­pe­cé bus­can­do ma­te­rias pri­mas muy no­bles co­mo la ma­de­ra: me hi­ce una más­ca­ra enor­me con pa­los, por­que in­tuía que allí ha­bía al­go y así fue apa­re­cien­do un ri­to, un ri­tual con­tem­po­rá­neo, in­ven­ta­do. Ha­bía ya ahí al­go lú­di­co, co­mo un ni­ño que em­pie­za a ju­gar con ob­je­tos, y en el pro­ce­so fui des­cu­brien­do qué sen­ti­do te­nía pa­ra mí to­do eso. No tra­ba­jé so­bre al­go au­to­bio­grá­fi­co, sino so­bre la idea de trans­for­ma­ción, de de­ve­nir. Y vol­ví des­pués, en el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción de la obra, a la cues­tión del sen­ti­do: por qué es­tu­dio tan­to, me en­treno tan­to, ha­go to­do es­te es­fuer­zo. -¿El es­fuer­zo de...?

-De sos­te­ner una ac­ti­vi­dad ar­tís­ti­ca co­mo la dan­za. ■

D.FER­NÁN­DEZ

Re­gre­so. Sa­rio es­tu­dió y for­mó pa­re­ja en Eu­ro­pa. Hoy de­bu­ta en el Cen­tro Na­cio­nal de la Mú­si­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.