To­das las po­si­cio­nes ra­di­ca­li­za­das se fue­ron sua­vi­zan­do de am­bos la­dos

Clarin - - SO­CIE­DAD - Dipu­tada Pro-Cam­bie­mos Cor­ne­lia Sch­midt

El de­ba­te so­bre la des­pe­na­li­za­ción del abor­to sig­na un mo­men­to his­tó­ri­co en el que los Dipu­tados de la Na­ción nos en­fren­ta­mos con una cues­tión fun­da­men­tal y cons­ti­tu­ti­va de nues­tra Re­pú­bli­ca: la vi­da y có­mo pro­te­ger­la.

De hacer una sín­te­sis de aque­llo que se vi­vió, di­ría­mos que los de­ba­tes fue­ron res­pe­tuo­sos y fue no­ta­ble la ca­pa­ci­dad de en­cuen­tro en­tre to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos. Ante el lla­ma­do de le­gis­lar so­bre la vi­da to­dos los Dipu­tados, ofi­cia­lis­tas y opo­si­to­res, nos en­con­tra­mos en lu­ga­res de co­mu­nión y to­das las po­si­cio­nes ra­di­ca­li­za­das se fue­ron sua­vi­zan­do de am­bos la­dos: la de aque­llos que en­tien­den que se de­be le­gis­lar por el abor­to a quie­nes pen­sa­mos que de­be­mos le­gis­lar siem­pre a fa­vor de la vi­da. Va­le des­ta­car, tam­bién, que aque­llos que op­ta­mos por sal­var dos vi­das fui­mos sa­bia­men­te con­te­ni­dos por fi­ló­so­fos, bió­lo­gos, pe­dia­tras mientras que el co­lec­ti­vo “ver­de” tu­vo más fi­gu­ras jó­ve­nes y me­diá­ti­cas, mu­chas y mu­chos de ellos des­co­no­cien­do el es­pí­ri­tu de la ley que se es­tá tra­tan­do. Se­gu­ros de que al día de hoy no es­tán ni al tan­to de que de apro­bar­se es­ta ley una ni­ña de 13 años po­drá ir so­la a abor­tar o que, en de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias, se po­drá abor­tar has­ta el úl­ti­mo mes de em­ba­ra­zo.

Lo que sí de­jó al des­cu­bier­to es­te de­ba­te es la so­le­dad y vul­ne­ra­bi­li­dad de mu­chas mu­je­res. Pa­ra to­dos: in­de­ci­sos, opo­si­to­res o aque­llos que se pro­nun­cian a fa­vor del abor­to, que­dó de­mos­tra­do que una im­por­tan­tí­si­ma pro­por­ción de mu­je­res ar­gen­ti­nas no es­tán in­for­ma­das, ni con­te­ni­das, ni au­xi­lia­das.

To­dos nos su­mer­gi­mos en un de­ba­te en el que se nos de­cía que en nues­tro país, se prac­ti­ca­ban unos 500.000 abor­tos por año. Con­clu­ye aho­ra el de­ba­te con nú­me­ros por de­más in­tere­san­tes: fue­ron 31 las mu­je­res que per­die­ron la vi­da en el 2016 in­ten­tan­do abor­tar; 214 fa­lle­cie­ron por falta de con­trol y asis­ten­cia mé­di- ca ade­cua­da en el em­ba­ra­zo; 525 mu­je­res mu­rie­ron por de­fi­cien­cias en la nu­tri­ción; 233, por tu­bercu­losis; 194, por Cha­gas y 5.900 por cán­cer de ma­ma. Una po­lí­ti­ca pú­bli­ca de in­for­ma­ción y cui­da­do se vuel­ve ur­gen­te.

La lu­cha de­be ser in­can­sa­ble cuan­do se tra­ta de cui­dar vi­das. Mu­cho más cuan­do se tra­ta de las vi­das más vul­ne­ra­bles, de aque­llas que no tie­nen voz ni vo­to. De es­to se tra­ta cuan­do ha­bla­mos de mu­je­res y no ha­bla­mos de “ges­tan­tes”. Si tu­vi­mos el co­ra­je de de­fen­der la ley de vien­tres en 1813, que con­sis­tía en otor­gar la li­ber­tad a los hi­jos na­ci­dos de es­cla­vas, en el 2018 de­be­mos ser tan “trans­gre­so­res” y “ani­mar­nos” a de­fen­der dos vi­das, to­das las vi­das.

Una fra­se, en­tre tan­tas otras, si­gue re­so­nan­do en el de­ba­te. An­ge­les Mar­quez Ric­cher, una jo­ven pe­dia­tra:” Un be­be no desea­do, no lo ha­ce me­nos hu­mano, lo ha­ce más vul­ne­ra­ble.”

Si es el ser­vi­cio y el bien co­mún aque­llo que nos hi­zo ser po­lí­ti­cos y es­tar sen­ta­dos en nues­tras ban­cas, el resultado de­be ser la pro­tec­ción in­de­cli­na­ble de dos vi­das. Es nues­tra Cons­ti­tu­ción y es nues­tra la­bor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.