Clarín

“Chau mi amor”, el adiós a la mujer policía asesinada

Es Lourdes Espíndola (25). El segundo detenido por su crimen cayó ayer en un aguantader­o de consumidor­es. Había salido de prisión en abril, por intento de robo.

-

Así la despidió Fernando Altamirano, el esposo de Lourdes Espíndola, la agente policial de 25 años asesinada en Ituzaingó. En el entierro, sus amigos y familiares pidieron justicia. Ayer cayó el segundo sospechoso del crimen, un adicto al paco.

Pablo Manuel Frascarell­i (38) tiene un amplio historial de robos a mano armada en la zona oeste, el último cometido en febrero. Ex presidiari­o, adicto al paco, vivía en una casa usurpada desde que su madre decidió echarlo de la suya porque no sabía qué hacer para recuperarl­o. Ayer se convirtió en el segundo detenido por el crimen de la oficial de policía Lourdes Espíndola (25).

Frascarell­i es amigo del otro preso que tiene el caso, Jorge Pablo Di Blasi ( 37). Los dos se conocían de hace años, cuando vivían “a la vuelta”, en Ituzaingó. A esa esquina de El Tordo y Clierment fue el lunes la Policía a buscar a los dos sospechoso­s, con las pistas que habían arrojado los identikits y las cámaras de seguridad.

A Di Blasi, “un joven de familia trabajador­a que lo arruinó la droga”, según investigad­ores, lo ubicaron en su casa de El Tordo al 1000. Allí encontraro­n también un revólver Taurus 357 Magnum plateado con cinco balas y una vaina en el cargador y una escopeta “tumbera” con tres cartuchos 12/70. El sospechoso ya tenía una causa por “portación ilegal de arma de guerra” en noviembre de 2017.

Con la pista de que Di Blasi y Frascarell­i actuaron juntos, la Policía fue a buscar al segundo a su casa de Clierment al 1900, donde tiene radicado su domicilio. Pero no lo encontraro­n. La madre le contó a los investigad­ores que “no le quedó otra” que echar a su hijo hace tiempo por su adicción al paco y su interminab­le derrotero por las comisarías de la zona. “No sé dónde está, si lo llego a ver yo les aviso”, les dijo la mujer a los agentes.

En medio de la búsqueda de Frascarell­i, los investigad­ores allanaron una casa usurpada que según vecinos “funciona como aguantader­o” en Hortiguera y Laguna. Pero el sospechoso no estaba. De todos modos, la Policía montó una guardia encubierta en la zona y lo esperó.

El martes al mediodía Frascarell­i volvió a la casa tomada “desesperad­o y pidiendo plata para fugarse”, según dijo una fuente del caso a Clarín. Cuando el hombre salió del lugar, agentes de la DDI Morón lo detuvieron. Estaba vestido con ropa deportiva y sucia. Tenía encima una pistola automática calibre 45 plateada cargada con seis balas, según informaron fuentes policiales.

Los antecedent­es de este segundo detenido por la muerte de Lourdes datan de por lo menos 18 años. La primera causa por “robo” como adulto la registró en el 2000, a sus 19 años, aunque registra entradas como menor. La última detención es de febrero de este año: una tentativa de robo por la que le dieron dos meses de cárcel. En el medio tuvo tres condenas más, todas por robos con y sin armas que tramitan en Morón.

La hipótesis que manejan por ahora los investigad­ores es que Di Blasi y Frascarell­i iban juntos en el mismo auto, el sábado a las 18.40 cuando atacaron a Lourdes en la parada de colectivos de avenida Quintana y la colectora de la autopista del Oeste. Todavía buscan a un tercer sospechoso que los acompañaba.

Uno de los tres ladrones se bajó del auto -que según testigos y las filmacione­s sería un Peugeot 208 o un Renault Clio-, gritó “todos al piso” y directamen­te le disparó a Lourdes en el pecho. El atacante le sacó el arma y volvió al auto, en el que huyeron.

El coche en cuestión todavía no apareció. Ayer se supo que el Clio incendiado en zona oeste no era el que usaron. También se aguardan las pericias balísticas sobre el proyectil que mató a la agente para ver si coinciden con alguna de las armas secuestrad­as a los dos detenidos. Por ahora, la vaina vacía hallada en el revólver de Di Blasi es un indicio.

A este sospechoso lo complican también las declaracio­nes de algunos de los cinco testigos del hecho, que esperaban el colectivo con la mujer policía. Es que de esos testimonio­s se construyó el identikit del tirador, de similares rasgos a los de Di Blasi, según indicaron fuentes del caso a

Clarín. Además, el recorrido del auto de los atacantes fue hacia su casa.

Di Blasi fue indagado ayer por la fiscal de la UFI N° 1 de Morón, María Laura Cristini. “Yo no tengo nada que

ver”, fue lo único que atinó a decir el acusado, según dijeron fuentes de la investigac­ión a Clarín. Luego se negó a responder las preguntas de la fiscal. Frascarell­i será indagado hoy.

Lourdes Espíndola fue despedida con honores por decenas de familiares y compañeros en el cementerio de Berazategu­i. A la ceremonia del último adiós concurrió el jefe de la Bonaerense, Fabián Perroni. “Chau, mi

amor”, la saludó desgarrado su marido, Fernando Altamirano.

 ?? LUCIANO THIEBERGER ?? “Chau, mi amor”. Esa fue la desgarrado­ra despedida de Fernando Altamirano (34) para su mujer, la también policía Lourdes Espíndola (25), asesinada por asaltantes.
LUCIANO THIEBERGER “Chau, mi amor”. Esa fue la desgarrado­ra despedida de Fernando Altamirano (34) para su mujer, la también policía Lourdes Espíndola (25), asesinada por asaltantes.
 ??  ?? Final. Pablo Frascarell­i al ser detenido ayer por la Policía, en Ituzaingó.
Final. Pablo Frascarell­i al ser detenido ayer por la Policía, en Ituzaingó.
 ?? LUCIANO THIEBERGER ?? Envuelta en la Bandera. La despedida de Lourdes, en el cementerio de Berazategu­i.
LUCIANO THIEBERGER Envuelta en la Bandera. La despedida de Lourdes, en el cementerio de Berazategu­i.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina