La Noche de los Mu­seos

Atrac­ción por el ar­te, a pe­sar del tem­po­ral

Clarin - - TAPA - In­for­me: Va­len­ti­na He­rraz Vi­glie­ca

Ayer ha­bía pro­gra­ma­dos dos su­per­clá­si­cos. Uno de ellos se sus­pen­dió por mal tiem­po. El otro, no: en su 15° aniversario, una de las fe­chas más es­pe­ra­das de la agen­da cul­tu­ral por­te­ña fue ce­le­bra­da por una mul­ti­tud, que sa­lió a la ca­lle pa­ra vi­vir la ma­gia de La Noche de los Mu­seos. La llu­via no im­por­tó. Hu­bo más de mil ac­ti­vi­da­des en 280 es­pa­cios cul­tu­ra­les. No se can­ce­ló nin­gu­na pro­pues­ta, aun­que las que se iban a ha­cer al ai­re libre se mu­da­ron puer­tas aden­tro. Las op­cio­nes fue­ron des­de una gue­rri­lla fe­mi­nis­ta en la Usi­na del Ar­te has­ta la mues­tra de Wi­lliam Tur­ner en Be­llas Ar­tes. To­do gra­tis y has­ta las 3.

La fies­ta arran­có a las 20. Pe­ro, ya des­de an­tes, la gen­te hi­zo co­la en la es­qui­na de Ca­llao y Ri­va­da­via pa­ra vi­si­tar por den­tro la Con­fi­te­ría del Mo­lino (1916), que abrió sus puer­tas al pú­bli­co por pri­me­ra vez en 14 años. Pa­ra las 20.30, la fi­la ya do­bla­ba por Rio­bam­ba y se­guía por Bar­to­lo­mé Mi­tre. La gen­te pu­do di­fe­ren­tes es­pa­cios de la plan­ta ba­ja, don­de es­ta­ba el sa­lón, y el pri­mer pi­so del edi­fi­cio, que era el lu­gar don­de es­ta­ban los sa­lo­nes de fies­tas. Y se en­con­tra­ron con sor­pre­sas, co­mo una ex­hi­bi­ción de ob­je­tos co­mo mol­des, pi­ro­ti­nes, va­ji­lla y has­ta las ca­jas que usa­ban pa­ra en­va­sar los pan dul­ces.

Pa­ra Ali­cia Ar­ceo (68) fue un re­en­cuen­tro con su pa­sa­do: “Ven­go a bus­car re­cuer­dos, al­go de la ele­gan­cia y de lo que te­nía. Des­pués si­go pa­ra el Mer­ca­do de San Tel­mo, pe­ro no po­día no ve­nir al Mo­lino”, ex­pli­có.

Ama­lia Gior­da­nino, de 71 años, lle­gó des­de Ola­va­rría jun­to a su hi­ja y su nie­to. “Cuan­do vi­vía acá pa­sa­ba por la puer­ta de es­te edi­fi­cio ca­si to­dos los días -con­tó-. Cuan­do me en­te­ré de que lo es­ta­ban re­fac­cio­nan­do de­ci­di­mos ve­nir”.

Tam­bién con­vo­có mul­ti­tu­des el Mu­seo Na­cio­nal de Be­llas Ar­tes, don­de la gran atrac­ción fue la mues­tra del acua­re­lis­ta bri­tá­ni­co Wi­lliam Tur­ner. Li­lia­na Sa­bo­gal es co­lom­bia­na y vino de vi­si­ta a Ar­gen­ti­na con su ma­ri­do. “Cuan­do nos en­te­ra­mos de que era La Noche de los Mu­seos, cam­bia­mos nues­tros pla­nes. Vi­mos las obras de Tur­ner y aho­ra va­mos al Mu­seo Evi­ta. Des­pués ya par­ti­mos pa­ra Ezei­za”, co­men­ta­ron.

“Vi­vo cer­ca y ven­go bas­tan­te se­gui­do a Be­llas Ar­tes pe­ro de noche tie­ne otro co­lor, más fes­ti­vo. La gen­te se pre­pa­ra co­mo pa­ra sa­lir pa­ra ir al mu­seo", ob­ser­vó Jorge Mer­ca­do.

Al­gu­nos vi­si­tan­tes lle­ga­ron des­de otras ciu­da­des só­lo pa­ra dis­fru­tar de es­ta noche. Co­mo Lo­re­na Mer­lo, una pro­fe­so­ra de Be­llas Ar­tes de 45 años que lle­gó en mi­cro des­de Mar del Pla­ta jun­to a otras 43 per­so­nas. Des­pués de re­co­rrer Fun­da­ción Proa, en La Bo­ca, pro­si­guie­ron por la mues­tra de Tur­ner y la Ca­sa del Bi­cen­te­na­rio. Co­mo úl­ti­mo pun­to, de­ja­ban la Usi­na del Ar­te. “La sín­te­sis de luz y pai­sa­jes en Tur­ner es emo­cio­nan­te", di­jo Lo- re­na, an­sio­sa por trans­mi­tir­le lo que vio a sus alum­nos. “En Mar del Pla­ta to­do lo que va­mos a ver hoy en unas ho­ras es im­po­si­ble”, re­fle­xio­nó. An­tes, en Proa, ha­bían vis­to las es­cul­tu­ras mó­vi­les de Calder.

Ha­ce 30 años que las Gue­rri­lla Girls “ata­can” en to­do el mun­do con sus ac­cio­nes grá­fi­cas con­tra el ra­cis­mo y el ma­chis­mo. Y es­ta vez el lien­zo pa­ra des­ple­gar sus ideas fue la Usi­na del Ar­te, don­de se inau­gu­ró es­pe­cial­men­te la mues­tra “Gue­rri­lla Girls: El ar­te del mal com­por­ta­mien­to”, una re­tros­pec­ti­va de uno de los gru­pos fe­mi­nis­tas más im­por­tan­tes del mun­do. Las chi­cas lo­ca­les acom­pa­ña­ron la pro­pues­ta. Un gru­po de alum­nas de la Es­cue­la In­te­gral de Di­se­ño del pro­gra­ma Ar­te en Ba­rrios in­vi­ta­ron a los vi­si­tan­tes a es­tam­par su pro­pio pa­ñue­lo con men­sa­jes y di­se­ños de ese co­lec­ti­vo de ar­te de mu­je­res. Más tar­de, en la Sa­la de Cá­ma­ra, can­tó Ce­les­te Car­ba­llo.

Co­mo siem­pre, ca­da uno ar­mó una agen­da a su me­di­da. Y pa­ra ir de mu­seo en mu­seo, pu­do via­jar gra­tis en sub­te y en 72 lí­neas de co­lec­ti­vo.

Hu­bo to­do ti­po de ac­ti­vi­da­des du­ran­te el even­to. Co­mo la po­si­bi­li­dad de co­no­cer de noche el in­te­rior del im­po­nen­te Pa­la­cio de Aguas Co­rrien­tes, en Rio­bam­ba y Cór­do­ba. O la in­vi­ta­ción a una “Mi­lon­ga fan­tas­ma”, en el Mu­seo Ca­sa Carlos Gar­del, don­de de las 22 la pro­pues­ta fue bai­lar es­cu­chan­do tan­gos ca­da cual con su te­lé­fono ce­lu­lar, con au­ri­cu­la­res en vez de par­lan­tes.

En el Re­gis­tro Ci­vil de la ca­lle Uru­guay 753, que abrió pa­ra la oca­sión por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo, hu­bo ca­sa­mien­tos noc­tur­nos. “De­ci­di­mos

ca­sar­nos en La Noche de los Mu­seos por­que es al­go muy especial y di­fe­ren­te”, con­ta­ron Eze­quiel y Gil­da, la pri­me­ra pa­re­ja en dar­se el sí, pa­sa­das las 20.

Azul Mol­nar (16) y sus cin­co com­pa­ñe­ros del Li­ceo Fran­cés que­rían ir al Mal­ba y al Mu­seo de Ar­te Mo­derno. Y ter­mi­nar en el Co­le­gio Pe­lle­gri­ni, pa­ra ver obras de tea­tro y una char­la TED. “Al­gu­nos de no­so­tros no sa­bía­mos que exis­tía La Noche de los Mu­seos -con­fe­sa­ron en­tre ri­sas-. Pe­ro ar­ma­mos el plan de ve­nir pa­ra ha­cer al­go dis­tin­to”.

La idea ori­gi­nal de Ni­co­lás Ló­pez (42) era ver el par­ti­do de Bo­ca-Ri­ver y que­dar­se en ca­sa. “Cuan­do se sus­pen­dió em­pe­za­mos a ver qué ha­cer y nos pa­re­ció que po­día­mos ve­nir to­dos jun­tos. Sa­li­mos tem­prano y va­mos a tra­tar de apro­ve­char un re­co­rri­do guia­do pa­ra que ellos apren­dan... y no­so­tros tam­bién”, con­tó. Y re­co­no­ció que sus hi­jos van más se­gui­do a los mu­seos que él gra­cias a las vi­si­tas es­co­la­res.

Es que la gran fas­ci­na­ción que pro­du­ce la noche en la que los mu­seos no duer­men es com­par­tir una sa­li­da co­lec­ti­va con fa­mi­lia­res, ami­gos y has­ta ex­tra­ños. Y de esa for­ma re­des­cu­brir los es­pa­cios cul­tu­ra­les de la Ciu­dad en un ho­ra­rio inusual. El he­chi­zo se re­pi­tió ano­che, a pe­sar de la llu­via.

En la Usi­na del Ar­te. Pa­dres e hi­jos com­par­tie­ron ac­ti­vi­da­des li­bres.

FO­TOS: MARTÍN BONETTO

Reaper­tu­ra. Por pri­me­ra vez en 14 años, se pu­do vi­si­tar par­te de la Con­fi­te­ría del Mo­lino, una jo­ya por­te­ña a res­tau­rar.

Usi­na del Ar­te. La luz ro­sa ti­ñó el edi­fi­cio de La Bo­ca y acom­pa­ñó la exposición de Gue­rri­lla Girls y ta­lle­res.

Be­llas Ar­tes. La exposición de acua­re­las del maes­tro Tur­ner, ano­che.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.