En la Cor­te se abre un pe­río­do sin ma­yo­rías

Clarin - - TAPA - Ri­car­do Kirsch­baum

Carlos Ro­sen­krantz, pre­si­den­te de la Cor­te Su­pre­ma, pa­re­ce dis­pues­to a com­ba­tir la per­ma­nen­te y ge­ne­ra­li­za­da sos­pe­cha de que la Jus­ti­cia res­pon­de in­va­ria­ble­men­te a los in­tere­ses del ofi­cia­lis­mo. Ha­brá que ver si ten­drá éxi­to en di­sol­ver esa con­je­tu­ra en­ve­ne­na­da que se apo­ya en la his­to­ria ar­gen­ti­na. Por lo pron­to, cree que es “sa­na­ta” la cons­truc­ción de ma­yo­rías en ese al­to Tri­bu­nal. En su res­pues­ta en el re­por­ta­je que hoy pu­bli­ca Cla­rín, el juez usa es­te tér­mino -que tam­bién de­fi­ne una épo­ca- en su se­gun­da acep­ción se­gún el dic­cio­na­rio del Ha­bla de los ar­gen­ti­nos de la Aca­de­mia Na­cio­nal de Le­tras. Lo usa co­mo “em­bus­te, o men­ti­ra” pa­ra ex­pli­car que la au­to­no­mía del vo­to abre me­jor el ca­mino pa­ra ge­ne­rar ma­yo­rías. Lo di­ce des­pués de dos epi­so­dios im­por­tan­tes: 1) la au­sen­cia de tres jue­ces al al­muer­zo que ofre­ció el Pre­si­den­te a la Cor­te, al que só­lo asis­tie­ron Ro­sen­krantz y High­ton y 2) el fa­llo en fa­vor de La Pam­pa que fir­ma­ron pre­ci­sa­men­te los tres au­sen­tes: Maqueda, Ro­sat­ti y Lo­ren­zet­ti.

Las hue­llas del sor­pre­si­vo sor­pas­so que Ro­sen­krantz dio en la Cor­te no se han ce­rra­do y esas he­ri­das es­tán abier­tas y hay in­tere­sa­dos en echar­les sal. Esas ten­sio­nes se ex­pre­san de ma­ne­ra di­plo­má­ti­ca, pe­ro a ve­ces se han pro­du­ci­do des­bor­des que se han he­cho pú­bli­cos y que dis­pa­ra­ron de­nun­cias. No es un se­cre­to, tam­po­co, que hay una dispu­ta por el ma­ne­jo de la ad­mi­nis­tra­ción del Po­der Ju­di­cial y que el nue­vo pre­si­den­te quie­re des­pla­zar al res­pon­sa­ble que fue pues­to por Lo­ren­zet­ti.

Maqueda y Ro­sat­ti, son de ori­gen cla­ra­men­te pe­ro­nis­ta. Lo­ren­zet­ti se ha ple­ga­do a ellos, es­ta vez, pa­ra fa­llar en fa­vor de La Pam­pa y la pi­ca­res­ca po­lí­ti­ca rá­pi­da­men­te ya ha­bla de una “ma­yo­ría pe­ro­nis­ta” en la Cor­te. Qui­zás ha­ya si­do un sin­di­ca­lis­ta, de buen diá­lo­go con el ex ti­tu­lar de la Cor­te, el que le pu­so ese tí­tu­lo y, al mis­mo tiem­po, le pi­dió la re­nun­cia de Ro­sen­krantz, in­di­can­do que en el Pa­la­cio la in­tri­ga es­tá vi­va.

Qui­zá la me­jor ex­pre­sión de la au­to­no­mía de vo­to ha­ya si­do es­ta coin­ci­den­cia en­tre Ro­sat­ti y Lo­ren­zet­ti, enemi­gos ín­ti­mos cuan­do es­te úl­ti­mo es­ta­ba en el to­pe del Tri­bu­nal. Esa am­bi­ción, por lo que se sa­be, no ha de­cre­ci­do en am­bos, uno por­que quie­re lle­gar y el otro por que as­pi­ra a re­cu­pe­rar el trono per­di­do.

Tam­bién tie­ne una tras­la­ción a la in­ter­na de Cam­bie­mos. Ro­sat­ti, ya se sa­be, ha si­do im­pul­sa­do por Li­li­ta Ca­rrió pa­ra el car­go. Ya hay quie­nes quie­ren fac­tu­rar­le ese ma­dri­naz­go pe­ro se con­tie­nen pa­ra no rom­per el frá­gil ar­mis­ti­cio que se es­ta­ble­ció una vez que la dipu­tada y je­fa de la Coa­li­ción Cí­vi­ca pre­sen­tó el pe­di­do de jui­cio po­lí­ti­co con­tra el mi­nis­tro Ger­mán Ga­ra­vano, plan­teo que el ofi­cia­lis­mo ma­cris­ta no re­ci­bió pre­ci­sa­men­te con en­tu­sias­mo.

To­da­vía duer­me otro plan­teo de jui­cio po­lí­ti­co de Ca­rrió con­tra su ar­chi­ene­mi­go Lo­ren­zet­ti que la Ca­sa Ro­sa­da ha­bría pro­me­ti­do des­ac­ti­var an­tes de que apa­re­cie­se Ro­sen­krantz en el rol prin­ci­pal de la Cor­te.

“Los jue­ces tie­nen au­to­ri­dad, no po­der”, di­ce es­te juez, alu­dien­do a que su mi­sión es ha­llar ba­ses de acuer­do de­jan­do la ego­la­tría de ca­da uno pa­ra otro mo­men­to.

El sor­pas­so de Ro­sen­krantz a Lo­ren­zet­ti ha de­ja­do he­ri­das que si­guen to­da­vía abier­tas y a las que al­gu­nos le po­nen sal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.