Los fa­chos de an­tes usa­ban go­mi­na

Clarin - - SUMARIO - Ale­jan­dro Bo­rensz­tein

En 1973 el Pe­ro­nis­mo era co­mo el San­tos de Pe­lé. Im­ba­ti­ble. Ba­jo la si­gla FREJULI (Fren­te Jus­ti­cia­lis­ta de Li­be­ra­ción) y con la fór­mu­la Cámpora/So­lano Li­ma, el 11 de mar­zo ga­nó las elec­cio­nes con el 49,5% de los vo­tos. ¿Qué tie­ne que ver es­to con el pre­sen­te? Va­mos de a po­co, ami­go lec­tor.

Se­gun­da sa­lió la fór­mu­la ra­di­cal Bal­bín/Ga­mond que, pre­via­men­te, le ha­bía ga­na­do la in­ter­na a la du­pla Al­fon­sín/Sto­ra­ni. Ob­via­men­te, es­ta­mos ha­blan­do de Al­fon­sín pa­dre y Sto­ra­ni pa­dre.

Com­ple­ta­ron el cam­peo­na­to elec­to­ral 1973, Fran­cis­co “Paco” Manrique, Os­car “el Bi­son­te” Alen­de, el so­cia­lis­ta Amé­ri­co Ghiol­di, Carlos Co­ral, del Par­ti­do So­cia­lis­ta de los Tra­ba­ja­do­res y Abe­lar­do Ra­mos, del Fren­te de Iz­quier­da Po­pu­lar que era una es­pe­cie de fran­chi­sing de la iz­quier­da pe­ro­nis­ta. Eze­quiel Mar­tí­nez fue el can­di­da­to de los mi­li­ta­res y Julio Cha­mi­zo fue el de Nue­va Fuer­za, el pri­mer par­ti­do del in­ge­nie­ro Al­so­ga­ray y an­te­ce­sor de la UCeDé. Co­mo si to­do es­to fue­ra po­co, en el plan­tel del FREJULI tam­bién ju­ga­ban Fron­di­zi y Fri­ge­rio (abue­lo del ac­tual mi­nis­tro). Vis­to a la dis­tan­cia, gran­des lu­jos que al­gu­na vez se dio la po­lí­ti­ca na­cio­nal.

El ge­ne­ral La­nus­se ha­bía im­pues­to un sis­te­ma de ba­lo­ta­je en se­rio, o sea se ga­na­ba con el 50% +1 de los vo­tos. No co­mo la ras­ca­da que te­ne­mos aho­ra que ga­nás con cual­quier co­sa. El tío Cámpora sa­có el 49,5% pe­ro Bal­bín, ca­ba­lle­ro de las ur­nas, le di­jo: “No ha­ga­mos una se­gun­da vuelta por me­dio pun­ti­to, ga­nas­te vos ma­cho. An­dá a la Ro­sa­da, ban­ca­te es­te qui­lom­bo de los 70 que yo lo mi­ro por te­le­vi­sión” . Tan im­ba­ti­ble era aquel pe­ro­nis­mo que me­ses des­pués, y an­te la cor­dial in­vi­ta­ción a re­ti­rar­se que le hi­cie­ron a Cámpora, el Ge­ne­ral Pe­rón sa­có el 62% de los vo­tos.

Sin em­bar­go, hay un epi­so­dio que ha que­da­do en el ol­vi­do. Por ra­zo­nes que al­gún día ex­pli­ca­re­mos, lue­go del ava­sa­lla­dor triun­fo de Cámpora en to­do el país, hu­bo una nue­va elec­ción en la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res pa­ra ele­gir a un se­na­dor más.

Agran­da­dos por el triun­fo, el pe­ro­nis­mo pu­so de can­di­da­to lo pri­me­ro que en­con­tra­ron en la bau­le­ra: un se­ñor lla­ma­do Mar­ce­lo Sán­chez So­ron­do, vie­jo y co­no­ci­do fas­cis­ta, ad­mi­ra­dor con­fe­so de Mus­so­li­ni y de Fran­co, ul­tra­ca­tó­li­co y na­cio­na­lis­ta. Ba­jo el pa­ra­guas pe­ro­nis­ta y con la coar­ta­da de la vie­ja fal­sa iz­quier­da te ti­ra­ban un bal­da­zo de fas­cis­mo.

Pa­ra en­fren­tar­lo, la UCR de­ci­dió bus­car san­gre nue­va en­tre sus fi­las. Pu­sie­ron de can­di­da­to a un pi­be que has­ta ese mo­men­to era un des­co­no­ci­do. Aquel jo­ven as­pi­ran­te a se­na­dor te­nía ape­nas 35 años y se lla­ma­ba Fernando De La Rúa.

Con­tra to­dos los pro­nós­ti­cos, el pi­be De La Rúa le dio un bai­le de no­ve­la a aquel vie­jo fas­cis­ta y le ga­nó con el 54% de los vo­tos. En­te­ra­do en Ma­drid de la pa­li­za su­fri­da por el pe­ro­nis­mo, Pe­rón pro­nun­ció una fra­se histórica (leer con voz ron­ca): “¿ Qué que­rés? Si pu­si­mos de can­di­da­to a un pian­ta­vo­tos”.

Cuan­do los mon­to­ne­ros de­tec­ta­ban a un ho­mo­se­xual en sus fi­las, lo eje­cu­ta­ban.

Gra­bois pro­pu­so a Cris­ti­na co­mo can­di­da­ta de su Fren­te, pe­ro “sin co­rrup­tos”...

Mu­chos años des­pués, en el úl­ti­mo re­por­ta­je que Mar­ce­lo Sán­chez So­ron­do die­ra a La Na­ción el 6 de oc­tu­bre de 2002 (fa­lle­ció en 2012), an­te la pre­gun­ta del cro­nis­ta so­bre por qué creía que ha­bía per­di­do la elec­ción de 1973, la res­pues­ta fue: “En Bue­nos Ai­res hay mu­chos ju­díos”. Pos­ta.

El hi­jo de aquel Mar­ce­lo Sán­chez So­ron­do se lla­ma igual que el pa­dre: Mar­ce­lo Sán­chez So­ron­do, es obis­po, vi­ve en Ro­ma, es ac­tual­men­te una al­tí­si­ma au­to­ri­dad del Va­ti­cano y ob­via­men­te per­so­na de ex­tre­ma cer­ca­nía con el pa­pa Fran­cis­co.

Co­mo es­ta es una pá­gi­na de hu­mor po­lí­ti­co y no pien­so me­ter­me en nin­gún qui­lom­bo, de­je­mos ya mis­mo es­te asun­to acá an­tes de que sea de­ma­sia­do tar­de y me­jor nos va­mos en bus­ca de otro dato a te­ner en cuen­ta pa­ra po­der ar­mar es­te rom­pe­ca­be­zas.

En los años 60, ha­bía una or­ga­ni­za­ción fas­cis­ta, na­cio­na­lis­ta y ul­tra­ca­tó­li­ca que se lla­ma­ba “Ta­cua­ra”. Su ac­ti­vi­dad más re­cor­da­da era sa­lir de pa­seo por el On­ce a rom­per vi­drie­ras o ir a la sa­li­da de los co­le­gios a pe­gar­le a los chi­cos ju­díos. En­tre las fi­las Ta­cua­ra, ha­bía al­gu­nos mu­cha­chos que con el pa­so del tiem­po se­rían muy co­no­ci­dos: Fir­me­nich, Ga­lim­ber­ti, Fernando Abal Medina (el tío del ex je­fe de Ga­bi­ne­te que con­fe­só ha­ber vis­to pa­sar los bol­sos que trans­por­ta­ba Centeno, y que los otros je­fes de Ga­bi­ne­te ni se en­te­ra­ron ni vie­ron ni es­cu­cha­ron ni na­da).

Una ca­lu­ro­sa noche de fi­nes de los 60, va­rios de es­tos en­go­mi­na­dos se jun­ta­ron a to­mar unas bi­rras y, mien­tras pa­tea­ban tías ju­días por la Ave­ni­da Co­rrien­tes, coin­ci­die­ron en que, a esa al­tu­ra de la his­to­ria, gar­pa­ba mu­cho más ser un fa­cho vio­len­to de iz­quier­da que un fa­cho vio­len­to de de­re­cha. Y ahí no­más de­ci­die­ron sal­tar el cer­co, cam­biar de ca­mi­se­ta y fun­dar otra agru­pa­ción que fue cam­bian­do de nom­bres has­ta en­con­trar el de­fi­ni­ti­vo: Mon­to­ne­ros.

Es­te es un ejem­plo más de nues­tra his­to­ria que en­se­ña cla­ra­men­te có­mo se pue­de pa­sar de ser fas­cis­ta de de­re­cha a ser fas­cis­ta de iz­quier­da, sin per­der la esen­cia vio­len­ta que es lo que real­men­te im­por­ta.

Só­lo co­mo mues­tra, va­le la pe­na re­cor­dar que cuan­do los je­fes mon­to­ne­ros de­tec­ta­ban a un ho­mo­se­xual en­tre sus fi­las, lo se­pa­ra­ban y lo eje­cu­ta­ban. Be­lla gen­te. Otra vez, ba­jo el pa­ra­guas pe­ro­nis­ta y con la coar­ta­da de la vie­ja fal­sa iz­quier­da te ti­ra­ban un bal­da­zo de fas­cis­mo.

Pe­rón ban­có a los Mon­to­ne­ros y a bue­na par­te de la glo­rio­sa JP has­ta que el 1° de ma­yo de 1974 se hin­chó las pe­lo­tas y de­lan­te de to­dos los sin­di­ca­tos que lle­na­ban la Pla­za de Ma­yo y de to­do el pue­blo ar­gen­tino que se­guía el ac­to por te­le­vi­sión, les gri­tó des­de el bal­cón que eran unos es­tú­pi­dos im­ber­bes y los echó a la mier­da.

Lo in­tere­san­te de es­ta his­to­ria es que mu­chos de los que en­ton­ces fue­ron echa­dos de la Pla­za si­guen hoy ve­ne­ran­do al Ge­ne­ral co­mo si aque­lla tar­de de los “im­ber­bes y es­tú­pi­dos” nun­ca hu­bie­ra ocu­rri­do y co­mo si la Tri­ple A que ini­ció la ma­sa­cre hu­bie­ra lle­ga­do de Mar­te. Es­to lo pue­de com­pro­bar us­ted fá­cil­men­te, ami­go lec­tor, aper­so­nán­do­se en Car­ta Abier­ta o en cual­quier otro ge­riá­tri­co cer­cano a su do­mi­ci­lio.

In­sis­to, co­mo es­ta es una pá­gi­na de hu­mor po­lí­ti­co y no me pien­so me­ter en nin­gún qui­lom­bo, me­jor pa­ra­mos ya mis­mo y de­ja­mos es­te te­mi­ta pa­ra cual­quier otro mo­men­to. Co­nec­te­mos es­to con al­go más ac­tual y me­nos pe­li­gro­so.

Aho­ra re­sul­ta que ba­jo otro pa­ra­guas pe­ro­nis­ta y con la ex­cu­sa de otra vie­ja fal­sa iz­quier­da, el fal­so pro­gre­sis­mo kirch­ne­ris­ta se es­tá ar­ti­cu­lan­do con un mu­cha­cho que se lla­ma Juan Gra­bois. Hom­bre es­tre­cha­men­te vin­cu­la­do al pa­pa Fran­cis­co, que ha­ce tra­ba­jo so­cial, es ul­tra­ca­tó­li­co, na­cio­na­lis­ta, an­ti­abor­tis­ta y to­das las ma­ña­nas sa­le de su ca­sa co­mo si fue­ra a pre­sen­tar­se al cas­ting de Je­su­cris­to Su­pers­tar. Aca­ba de fun­dar el Fren­te Pa­tria Gran­de.

Cu­rio­sa­men­te, a es­te Fren­te se le su­ma­ron mu­chas mu­je­res pro­gre­sis­tas em­po­de­ra­das con sus pa­ñue­los ver­des que aho­ra irán en­co­lum­na­das de­trás de un ti­po que lle­va un pa­ñue­lo más ce­les­te que to­da la se­lec­ción uruguaya jun­ta. Jaime Roos di­ría “Va­mo arri­ba la ce­les­te”.

Gra­bois pro­pu­so a Cris­ti­na co­mo can­di­da­ta de su Fren­te Pa­tria Gran­de pa­ra en­fren­tar a Ma­cri. Di­jo tex­tual­men­te: “Con Cris­ti­na, pe­ro sin co­rrup­tos”. Ra­ro.

O sea, fe­mi­nis­tas tras un lí­der an­ti­abor­tis­ta que pos­tu­la a una Cris­ti­na sin co­rrup­tos. ¿ Se van a reu­nir en una pa­rri­lla que no ven­da cho­ri­pa­nes? ¿O en una trat­to­ria libre de ha­ri­nas?

A mí me sue­na más a flan sin dul­ce de le­che, pe­ro so­bre gus­tos no hay na­da es­cri­to. Ar­gen­ti­na si­gue dan­do pa­ra to­do.

Pre­gun­ta: ¿có­mo se co­nec­tan to­das es­tas co­sas en­tre sí? Res­pues­ta: So­li­tas. Yo no di­je na­da. Es la his­to­ria la que ha­bla por sí mis­ma.

¿Se vie­ne el fas­cis­ta­je?, di­ría Mirtha. Pue­de ser, es­tá de mo­da en to­do el mun­do. A ve­ces de ma­ne­ra abier­ta­men­te de de­re­cha co­mo con Bol­so­na­ro, Trump o Mat­teo Sal­vi­ni y a ve­ces dis­fra­za­do de fal­so pro­gre­sis­mo co­mo ya ocu­rrió en la Ar­gen­ti­na. O co­mo en Ve­ne­zue­la. Ve­re­mos.

Mien­tras tan­to, vos Ga­to po­ne­te las pi­las. Ha­cé las co­sas bien que no ga­na­mos pa­ra sus­tos. Ni pa­ra fa­chos. Ni pa­ra nin­gu­na otra co­sa ra­ra que se le pa­rez­ca.

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.