Las “emo­ti­vi­da­des que sal­tan” y los co­le­gas

Clarin - - SUMARIO -

-¿Us­ted es­pe­ra­ba cuan­do lo eli­gie­ron pre­si­den­te que el pa­so si­guien­te fue­ra la dis­per­sión en los vo­tos del Tri­bu­nal?

-Si uno re­fle­xio­na so­bre quie­nes me an­te­ce­die­ron en es­te lu­gar, co­mo Ge­na­ro Ca­rrió -pa­ra mí el ju­ris­ta más fino que dio la Ar­gen­ti­na- a na­die se le ocu­rría que él iba a uni­fi­car el cri­te­rio de los jue­ces de la Cor­te. Te­nía un rol re­pre­sen­ta­cio­nal, ge­ren­cial, y si po­día ex­hi­bir una di­fe­ren­cia con el res­to era por su au­to­ri­dad ju­rí­di­ca.Los jue­ces tie­nen au­to­ri­dad, no po­der.Pa­ra mí los más gran­des jue­ces de la Cor­te han si­do Ar­gi­bay, Be­llus­cio, Ca­rrió y Bac­qué. -En­tien­do que esa fun­ción de ser “un cons­truc­tor de ma­yo­rías” no le gus­ta mu­cho...

-Es sa­na­ta. A ve­ces es­tás de acuer­do con una po­si­ción, y pun­to. Hay me­ca­nis­mos ins­ti­tu­cio­na­les que son me­jo­res pa­ra ge­ne­rar ma­yo­rías, pe­ro eso es otra co­sa. Hay sis­te­mas más cen­trí­pe­tos, en los que la gen­te bus­ca co­mu­nes de­no­mi­na­do­res en lu­gar de di­fe­ren­cias es­pe­cí­fi­cas. Por­que en el de­re­cho lo que vos bus­cás es asen­tar re­glas de fá­cil elu­ci­da­ción, que pue­dan ser­vir co­mo guías de con­duc­ta au­to­im­pues- tas en la ciu­da­da­nía.

-¿Có­mo se lle­va con sus co­le­gas?

-Maqueda y Ro­sat­ti fue­ron dos per­so­nas a quie­nes yo vi por pri­me­ra vez en la Con­ven­ción Cons­ti­tu­yen­te de San­ta Fe. Yo tra­ba­ja­ba con Al­fon­sín, y los veía co­mo el nue­vo li­de­raz­go po­lí­ti­co cons­ti­tu­cio­nal del pe­ro­nis­mo. Eran per­so­nas muy im­por­tan­tes pa­ra mí. Muy só­li­das. Te di­ría que esa Con­ven­ción con­vo­có a lo me­jor que te­nía la Ar­gen­ti­na, en tér­mi­nos po­lí­ti­cos y cons­ti­tu­cio­na­les. La con­tri­bu­ción que Ro­sat­ti y Maqueda hi­cie­ron a la Cons­ti­tu­ción fue sú­per im­por­tan­te. Y nun­ca más los vi a nin­guno de los dos has­ta aho­ra. La ver­dad es que pa­ra mí es una de las gran­des opor­tu­ni­da­des y dis­fru­tes que te da la vi­da. Aho­ra es­ta­mos en el mis­mo bar­co.

-¿Có­mo que­dó el víncu­lo con Lo­ren­zet­ti tras la dispu­ta por el Cen­tro de In­for­ma­ción Ju­di­cial?

- Con Lo­ren­zet­ti nos co­no­ce­mos ha­ce 15 años, nos jun­ta­mos a dis­cu­tir de­re­cho en la me­sa de un bar. Yo le ten­go mu­cho res­pe­to y sé que él tam­bién me tie­ne res­pe­to. Nos te­ne­mos sim­pa­tía. Esa di­fe­ren­cia fue pro­duc­to de un mo­men­to muy par­ti­cu­lar en don­de las emo­ti­vi­da­des sal­ta­ron in­con­tro­la­ble­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.