El Go­bierno ve me­jo­ras en la se­gu­ri­dad y bus­ca­rá ins­ta­lar el te­ma co­mo eje de la cam­pa­ña

Aun­que la in­se­gu­ri­dad si­gue sien­do una gran preo­cu­pa­ción so­cial, las me­di­cio­nes ofi­cia­les es­ta­ble­cen que des­de 2015 cre­ció el nú­me­ro de de­ten­cio­nes, ba­jó el ro­bo de au­tos y de se­cues­tros y que au­men­tó el por­cen­ta­je de in­cau­ta­cio­nes de dro­ga.

Clarin - - EL PAÍS - Guido Ca­re­lli Lynch gca­re­lli@cla­rin.com

Po­bre­za ce­ro, unir a los ar­gen­ti­nos y lu­char con­tra el nar­co­trá­fi­co. En el Go­bierno son cons­cien­tes de que has­ta el mo­men­to Mau­ri­cio Ma­cri no lo­gró cum­plir con las gran­des pro­me­sas de su pla­ta­for­ma de cam­pa­ña con las que ga­nó las elec­cio­nes de 2015.

La po­bre­za es­tá en au­men­to y en la me­di­ción de mar­zo lle­ga­rá a su clímax. La grie­ta (y la es­tra­te­gia de po­la­ri­za­ción con Cris­ti­na Kirch­ner) se man­tie­nen tan vi­go­ro­sas co­mo ha­ce 3 años, más allá de las co­rrec­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les que el ma­cris­mo pre­ten­día co­lo­car so­bre ese pa­ra­guas. La in­fla­ción de 2018 se­ría la más al­ta de los úl­ti­mos 28 años.

En ese con­tex­to y en me­dio de la re­ce­sión, a pe­sar de las crí­ti­cas de sus de­trac­to­res, en la Ca­sa Ro­sa­da y en la go­ber­na­ción bo­nae­ren­se con­fían en que la po­lí­ti­ca de Se­gu­ri­dad es uno de los po­cos ám­bi­tos en los que el ofi­cia­lis­mo pue­de ex­hi­bir re­sul­ta­dos que sean bien re­ci­bi­dos por el elec­to­ra­do. Más allá de que -jun­to con la preo­cu­pa­ción por el al­za de pre­cios­la in­se­gu­ri­dad si­gue es­tan­do al to­pe de las preo­cu­pa­cio­nes en to­das las en­cues­tas, al­gu­nos nú­me­ros ava­lan la per­cep­ción que pri­ma en el Go­bierno. Se­gún ci­fras ofi­cia­les, el pro­me­dio de de­ten­cio­nes en­tre 2015 y 2018 pa­só de 13 mil a 19 por año; el ro­bo de au­tos ba­jó un 13,8% en to­do el país; los se­cues­tros se re­du­je­ron un 70%; y las in­cau­ta­cio­nes de dro­gas - en especial de co­caí­na- cre­cie­ron.

Esas ci­fras y la fal­ta de re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos ex­pli­can la mul­ti­pli­ca­ción de ac­tos, ac­cio­nes de co­mu­ni­ca­ción y men­cio­nes so­bre Se­gu­ri­dad en la agen­da pre­si­den­cial. Ma­cri en las úl­ti­mas se­ma­nas mul­ti­pli­có sus re­fe­ren­cias y re­co­no­ci­mien­tos a las fuer­zas fe­de­ra­les. La se­ma­na pa­sa­da par­ti­ci­pó del ac­to de re­co­no­ci­mien­to a po­li­cías en la es­cue­la de ca­de­tes de Lu­gano. “Va­lo­ra­mos mu­cho lo que es­tán ha­cien­do. Es­ta ba­ta­lla que he­mos ini­cia­do en con­jun­to con­tra el nar­co­trá­fi­co ocu­pa un lu­gar cen­tral pa­ra to­dos los ar­gen­ti­nos”, sos­tu­vo. Es­te jue­ves re­pi­tió al­go pa­re­ci­do en la en­tre­ga de sa­bles a ofi­cia­les mi­li­ta­res as­cen­di­dos.

En el me­dio tam­bién hu­bo erro­res no for­za­dos. Quie­nes ad­mi­nis­tran la cuen­ta de Twit­ter del Pre­si­den­te de­bie­ron bo­rrar una se­rie de tuits en los que Ma­cri ha­bla­ba de un “im­pre­sio­nan­te ope­ra­ti­vo en Bahía Blan­ca”, en los que se ha­bían in­cau­ta­do 9 to­ne­la­das de co­caí­na. Pre­fec­tu­ra acla­ró que en los ope­ra­ti­vos so­lo se ha­bían en­con­tra­do 6 ki­los de dro­ga.

En ese mar­co, ga­nan te­rreno y vi­si­bi­li­dad los mi­nis­tros del go­bierno na­cio­nal y del pro­vin­cial, Pa­tri­cia Bull­rich y Cris­tian Ri­ton­do. Am­bos mul­ti­pli­can ac­ti­vi­da­des de ges­tión y par­ti­da­rias pa­ra en­se­ñar su men­sa­je a di­ri­gen­tes y can­di­da­tos de Cam­bie­mos en la Pro­vin­cia y en to­do el país.

Bull­rich ha si­do has­ta aho­ra la más dis­rup­ti­va y po­lé­mi­ca. Se apu­ró en de­fen­der el ac­cio­nar de los agen­tes de fuer­zas fe­de­ra­les en La Pa­ta­go­nia, en el Ca­so Mal­do­na­do y en el de Ra-

“La po­lí­ti­ca so­cial y de pla­nes es más o me­nos co­mo la de Cris­ti­na. La se­gu­ri­dad, no”, di­cen.

fael Nahuel. In­clu­so, lo hi­zo con po­li­cías que no per­te­ne­cían a su ju­ris­dic­ción, co­mo Luis Cho­co­bar. La se­ma­na pa­sa­da de­fen­dió la li­ber­tad de los ar­gen­ti­nos a por­tar ar­mas, aun­que en­fa­ti­zó que per­so­nal­men­te no lo re­co­mien­da. Las crí­ti­cas llo­vie­ron.

Cer­ca de Bull­rich se­ña­lan que el rol pro­ta­gó­ni­co de la ges­tión en Se­gu­ri­dad se jus­ti­fi­ca por los re­sul­ta­dos, pe­ro so­bre to­do por­que allí ra­di­ca la prin­ci­pal di­fe­ren­cia­ción con el go­bierno an­te­rior. “He­mos cons­trui­do un pa­ra­dig­ma en se­gu­ri­dad dis­tin­to al del kirch­ne­ris­mo. So­mos mu­cho más es­tric­tos y de­fen­so­res de la víc­ti­ma que del vic­ti­ma­rio”, afir­man.

La mi­nis­tra es­tá con­ven­ci­da de que en ese pun­to es don­de la ges­tión de Ma­cri pue­de ex­hi­bir más di­fe­ren­cias con la de Cris­ti­na Kirch­ner. “La po­lí­ti­ca so­cial y de pla­nes es más o me­nos la mis­ma; la de se­gu­ri­dad es dis­tin­ta”, se le es­cu­chó de­cir en la in­ti­mi­dad, una apre­cia­ción que la mi­nis­tra de Desa­rro­llo So­cial Carolina Stan­ley re­cha­za.

La ex dipu­tada mez­cla sus via­jes de ges­tión con las char­las pa­ra can­di­da- tos de Cam­bie­mos. Ya lo hi­zo en Men­do­za, Vicente Lopez, San­ta Fe y En­tre Ríos. Tam­bién apues­ta a ac­cio­nes po­co con­ven­cio­na­les, co­mo la re­cien­te asis­ten­cia de ci­vi­les a una que­ma de dro­ga con­vo­ca­da a tra­vés de las re­des so­cia­les. “Ge­ne­ra con­ver­sa­ción y ayu­da a vi­si­bi­li­zar”, jus­ti­fi­can en su mi­nis­te­rio. Lo mis­mo su­ce­de con el tono de las ga­ce­ti­llas, en pri­me­ra per­so­na del plu­ral, y con los cu­rio­sos nom­bres con los que bau­ti­zan a los ope­ra­ti­vos, cuan­do no lo ha­ce la po­li­cía. El úl­ti­mo, del vier­nes: “Pá­ni­co y lo­cu­ra en la Sel­va”, por una in­cau­ta­ción de tres to­ne­la­das de ma­rihua­na en Mi­sio­nes.

Aun­que nun­ca fue la pre­fe­ri­da del je­fe de Ga­bi­ne­te Marcos Pe­ña, las en­cues­tas pro­pias de ges­tión de su mi

nis­te­rio le son­ríen. Con el Ca­so Mal­do­na­do, re­vir­tie­ron la per­cep­ción ori­gi­nal de que Gen­dar­me­ría ha­bía des­apa­re­ci­do al jo­ven tatuador. Aho­ra, por ejem­plo, afir­man que el 80% de sus en­cues­ta­dos aprue­ba que las fuer­zas de se­gu­ri­dad re­vi­sen a pa­sa­je­ros de óm­ni­bus. Ade­más, mul­ti­pli­can por es­tos días las su­ge­ren­cias de ac­cio­nes que pro­po­nen a la Ro­sa­da pa­ra que se su­me el Pre­si­den­te.

Cris­tian Ri­ton­do ha­ce lo mis­mo. Vidal apues­ta a la con­ten­ción so­cial y a la cer­ca­nía con el elec­to­ra­do en el peor mo­men­to, pe­ro “la gue­rra con­tra las ma­fias” si­gue sien­do uno de sus prin­ci­pa­les ar­gu­men­tos pa­ra el dis­cur­so de cam­pa­ña, que afi­na el mi­nis­tro de Asun­tos Pú­bli­cos Fe­de­ri­co Suárez. Aun­que re­co­no­cen que la ta­sa de ro­bos no ba­jó en el Co­nur­bano, sí des­ta­can la mer­ma de de­li­tos gra­ves, co­mo se­cues­tros y ho­mi­ci­dios y las ac­cio­nes con­tra jue­go clan­des­tino y des­ar­ma­de­ros. Tam­bién, a los in­to­ca­bles de ayer que hoy es­tán pre­sos, co­mo el Pa­ta Medina. “Los ho­mi­ci­dios ba­ja­ron de 7,3 ca­da 100 mil, afir­man cer­ca del mi­nis­tro. Es un mon­tón, con me­nos de eso Giu­lia­ni se con­vir­tió en el me­jor al­cal­de de Nue­va York”, se­ña­lan cer­ca del mi­nis­tro, al que Vidal qui­so lle­var co­mo com­pa­ñe­ro de fór­mu­la en 2015, pe­ro que ya aban­do­nó esa pre­ten­sión. Ri­ton­do, tam­bién afi­la la len­gua. De­cla­ró, por ejem­plo, que pre­fie­re a los de­lin­cuen­tes "amon­to­na­dos a li­be­ra­dos".

El mi­nis­tro tam­bién su­ma ki­ló­me­tros pa­ra adoc­tri­nar a can­di­da­tos. En las úl­ti­mas se­ma­nas vi­si­tó Ola­va­rría, Mo­rón, y Pehua­jó don­de el sá­ba­do pa­sa­do fue uno de los mi­nis­tros pro­vin­cia­les que ha­bla­ron an­te 100 re­fe­ren­tes de los 66 dis­tri­tos bo­nae­ren­ses don­de Cam­bie­mos es opo­si­ción.

¿Efec­to Bol­so­na­ro? En el Go­bierno to­ma­ron no­ta de la sor­pre­si­va elec­ción en Bra­sil, aun­que afir­man que el "cam­bio de pa­ra­dig­ma" en la Ar­gen­ti­na ya ha­bía co­men­za­do. Ca­sua­li­dad, o no, aho­ra lo sub­ra­yan.

Sa­lu­do. Los mi­nis­tros de se­gu­ri­dad de Na­ción, Pa­tri­cia Bull­rich y de la pro­vin­cia de Bue­nos Ares, Cris­tian Ri­ton­do, jun­to a po­li­cías.

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.