La ru­ta del di­ne­ro K: a pe­sar de Ca­sa­ne­llo, Cris­ti­na se­ría pro­ce­sa­da

Un fa­llo po­lé­mi­co. Fariña di­ce que el juez ter­gi­ver­só sus di­chos. La UIF y la OA ape­la­rán la re­so­lu­ción an­te la Cá­ma­ra Fe­de­ral, la que or­de­nó in­da­gar a CFK.

Clarin - - EL PAÍS - Ni­co­lás Wi­ñaz­ki nwi­naz­ki@cla­rin.com

El vier­nes pa­sa­do, el ti­tu­lar del Juz­ga­do en lo Cri­mi­nal y Co­rrec­cio­nal Fe­de­ral Nú­me­ro 11, el doc­tor Se­bas­tián Ca­sa­ne­llo, dic­tó la fal­ta de mé­ri­to de Cris­ti­na Fer­nán­dez, en la cau­sa co­no­ci­da co­mo “La Ru­ta del Di­ne­ro K”. Par­te de ese ca­so ya es­tá sien­do tra­ta­do en un jui­cio oral y pú­bli­co. El prin­ci­pal acu­sa­do en ese pro­ce­so es el ex lí­der de un hol­ding que cre­ció de mo­do sú­bi­to y di­ver­so, siem­pre ali­men­tán­do­se de mul­ti­mi­llo­na­rios con­tra­tos de obra pú­bli­ca, Lá­za­ro Báez. Cla­rín con­sul­tó a seis fuentes que es­tán in­vo­lu­cra­das en es­ta tra­ma de po­si­ble la­va­do de al­re­de­dor 60 mi­llo­nes de dó­la­res. Tra­ba­jan en las que­re­llas, el aná­li­sis del ca­so en va­rias ins­tan­cias ju­di­cia­les, e in­clu­so uno de ellos es un pro­ce­sa­do cé­le­bre. Las opi­nio­nes fue­ron uná­ni­mes: to­dos coici­die­ron en des­cri­bir a la fal­ta de mé­ri­to a Cris­ti­na Fer­nán­dez co­mo un es­cri­to ca­ren­te de ar­gu­men­tos só­li­dos.

Ca­sa­ne­llo, por ejem­plo, usó de­cla­ra­cio­nes del “arre­pen­ti­do” Leo­nar­do Fariña. És­te úl­ti­mo, sin em­bar­go, le di­jo Cla­rín que esos di­chos “fue­ron ter­gi­ver­sa­dos” por el juez.

Es­te dia­rio pue­de afir­mar, que las que­re­llas en la cau­sa, co­mo la Uni­dad de In­for­ma­ción Fi­nan­cie­ra (UIF), al man­do de Mariano Fe­de­ri­ci, igual que la Ofi­ci­na An­ti­co­rrup­ción (OA), ma­ne­ja­da por Lau­ra Alon­so, ape­la­rán an­te la Cá­ma­ra Fe­de­ral la de­ci­sión del ma­gis­tra­do so­bre Cris­ti­na.

Ca­sa­ne­llo fue cues­tio­na­do por la sa­la II de ese tri­bu­nal de al­za­da, tres ve­ces, por­que se ne­ga­ba a to­mar­le de­cla­ra­ción in­da­ga­to­ria a la ex pre­si­den­ta, a pe­sar de la in­sis­ten­cia del fis­cal fe­de­ral Guillermo Ma­ri­juán; de la OA y la UIF.

El 31 de agos­to pa­sa­do, la Cá­ma­ra Fe­de­ral di­rec­ta­men­te le or­de­nó a Ca­sa­ne­llo que in­da­gue a Cris­ti­na. Pa­só el 18 de sep­tiem­bre. Ca­sa­ne­llo re­sol­vió ha­ce dos días que no hay prue­bas su­fi­cien­tes pa­ra pro­ce­sar a la se­na­do­ra y ex so­cia de Báez.

Al dic­tar­le al fal­ta de mé­ri­to, de­jó abier­ta la po­si­bi­li­dad de que se la si­ga in­ves­ti­gan­do. De acuer­do a fuentes del Po­der Ju­di­cial que co­no­cen la cau­sa de “La Ru­ta del Di­ne­ro K” des­de que se ini­ció, ha­ce ya un lus­tro, la Cá­ma­ra Fe­de­ral po­dría pro­ce­sar a la ex pre­si­den­ta si se ape­la­ra la fal­ta de mé­ri­to so­li­ci­tan­do que se to­me esa me­di- da. Ese tri­bu­nal de­be­rá de­ci­dir en ese sen­ti­do, su­po Cla­rín por fuentes de la in­ves­ti­ga­ción.

¿ Ca­sa­ne­llo in­clu­so po­dría ser apar­ta­do de la ins­truc­ción de la cau­sa? Es una po­si­bi­li­dad, ad­mi­tie­ron las fuentes. De­pen­de­rá de va­ria­bles, en­tre ellas, si las que­re­llas pi­den que se to­me esa de­ci­sión drás­ti­ca.

“La Ru­ta del Di­ne­ro K” se co­no­ció en abril del 2013, tras la di­fu­sión en el pro­gra­ma PPT, de Ca­nal 13 con­du­ci­do por Jorge La­na­ta, en el que se de­mos­tró, con do­cu­men­ta­ción feha­cien­te y tes­ti­mo­nios de quie­nes tu­vie­ron un rol pro­ta­gó­ni­co en es­ta his­to­ria, que Lá­za­ro Báez, so­cio de los Kirch­ner, in­qui­lino de sus ho­te­les y de va­rias de sus pro­pie­da­des, ha­bía crea­do una red de so­cie­da­des en el ex­te­rior pa­ra sa­car del país, usan­do mé­to­dos ile­ga­les, al­re­de­dor de US$ 60 mi­llo­nes.

La úl­ti­ma de­ci­sión de Ca­sa­ne­llo se­rá pues­ta en cri­sis por las que­re­llas, co­mo se ade­lan­tó. Eso abri­ría nue­vas puer­tas ju­di­cia­les pa­ra el la­be­rin­to de un juez que, pa­ra sus su­pe­rio­res de la Cá­ma­ra Fe­de­ral, ac­tuó con cier­ta le­ta­nía en es­te ex­pe­dien­te.

El doc­tor Ca­sa­ne­llo es­tá impu­tado en una cau­sa en la que se lo de­nun­ció co­mo po­si­ble “en­cu­bri­dor” de los he­chos qui­zás de­lic­ti­vos co­me­ti­dos por Báez y la pro­pia Cris­ti­na.

Él niega esa acu­sa­ción. Tal vez aho­ra al­gu­na de las que­re­llas in­ten­te im­pul­sar ese ca­so.

En el “au­tos y vis­tos” en el que Ca­sa­ne­llo dic­tó la fal­ta de mé­ri­to a Cris­ti­na -lo que sig­ni­fi­ca que igual­men­te se­gui­rá sien­do in­ves­ti­ga­da-, el ma­gis­tra­do uti­li­za ítems va­ria­bles pa­ra de­fen­der su hi­pó­te­sis.

Se­gún el juez, la ex pre­si­den­ta no es­ta­ba al tan­to de las ma­nio­bras de po­si­ble la­va­do que hi­zo Báez pa­ra gi­rar esos mi­llo­nes al ex­te­rior, a tra­vés de la fi­nan­cie­ra SGI, pri­me­ro pro­pie­dad del pro­ce­sa­do Fe­de­ri­co Elas­kar, y que lue­go, tal co­mo se acre­di­tó, el cons­truc­tor ter­mi­nó com­pran­do.

El ma­gis­tra­do se­ña­la que el fis­cal Ma­ri­juán no pi­dió en su pri­mer dic­ta­men so­bre el ca­so de la “La Ru­ta del Di­ne­ro K” que la en­ton­ces Pre­si­den­ta sea lla­ma­da a in­da­ga­to­ria. Ocu­rre que ese mis­mo día de ju­nio de 2016, el fis­cal es­cu­chó la pri­me­ra de­cla­ra­ción co­mo arre­pen­ti­do de Fariña.

El juez usó a su fa­vor di­chos del “impu­tado co­la­bo­ra­dor” pa­ra in­ten­tar jus­ti­fi­car que Cris­ti­na no sa­bía na­da las ma­nio­bras de la­va­do ha­cia el ex­te­rior. El doc­tor Ca­sa­ne­llo sos­tie­ne esa te­sis con­tan­do que Fariña de­cla­ró que Báez, a quien lla­mó “su je­fe”, ha­bía lo­gra­do trans­for­mar­se en un mag­na­te gra­cias a la obra pú­bli­ca y a su amis­tad y so­cie­dad que te­nía con Nés­tor Kirch­ner. Y no con Cris­ti­na Fer­nán­dez.

Báez es se­ña­la­do co­mo tes­ta­fe­rro de Kirch­ner en va­rios ca­sos más.

Ca­sa­ne­llo ci­tó a Fariña usan­do al­gu­nas de sus re­ve­la­cio­nes co­mo “arre­pen­ti­do”: “Cris­ti­na no es­ta­ba al tan­to de to­do lo que Báez te­nía”, por ejem­plo. Pe­ro hay un ma­tiz no aza­ro­so en esa fra­se. Fariña di­jo que la viu­da del ex pre­si­den­te no co­no­cía “to­do” lo que Báez “te­nía”. El “to­do”, es evi­den­te, es tam­bién una afir­ma­ción de que “al­go” o “par­te” de lo que su so­cio Báez ha­bía re­cau­da­do sí es­ta­ba ba­jo co­no­ci­mien­to de la Pre­si­den­ta en ejer­ci­cio.

El pro­pio Fariña le ex­pli­có a Cla­rín por qué no es­tá de acuer­do con la in­ter­pre­ta­ción de sus de­cla­ra­cio­nes que hi­zo Ca­sa­ne­llo: “Es­tá mal sos­te­ner eso en mis de­cla­ra­cio­nes. Fue­ron ter­gi­ver­sa­das. Qui­zá se le pue­de dar la ra­zón a Ca­sa­ne­llo de que Cris­ti­na no te­nía co­no­ci­mien­to de las ope­ra­cio­nes que yo hi­ce pa­ra Báez. Pe­ro eso no ha­ce al des­co­no­ci­mien­to de ella de la pla­ta que te­nía Báez”.

“De he­cho -si­gue-, yo de­cla­ro que Cris­ti­na man­dó a Má­xi­mo y a otras per­so­nas a apre­tar a em­pre­sa­rios, en­tre ellos a Lá­za­ro, y que él se ne­gó a dar­le el di­ne­ro que él se ad­ju­di­ca­ba co­mo pro­pio”. Pa­ra Fariña, “Cris­ti­na es en­cu­bri­do­ra de Báez, del co­no­ci­mien­to del he­cho del la­va­do de Lá­za­ro…”.

El doc­tor Ca­sa­ne­llo afir­ma, en la fal­ta de mé­ri­to a CFK, que las ope­ra­cio­nes de blan­queo ele­va­das a jui­cio oral fue­ron un ar­did del em­pre­sa­rio exi­to­so pa­ra que su fa­mi­lia pu­die­se usar esos fon­dos sin con­trol de los K. E in­sis­te en re­mar­car que es­to ocu­rrió siem­pre des­pués de la muer­te de Nés­tor Kirch­ner, el ver­da­de­ro “ami­go” co­mer­cial del cons­truc­tor.

Aun­que Kirch­ner es­ta­ba muer­to, na­da di­ce de que Cris­ti­na era en esos mo­men­tos Pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca. Y fue ella que la que le si­guió otor­gan­do a Báez, su so­cio, vía mi­nis­tros y se­cre­ta­rios de las áreas co­rres­pon­dien­tes, con­tra­tos mul­ti­mi­llo­na­rios.

Cris­ti­na tam­po­co im­pul­só nin­gu­na in­ves­ti­ga­ción so­bre los fon­dos de Lá­za­ro, aun­que se emi­tie­ron aler­tas -por ca­so, de va­rios ban­cos- de po­si­bles des­ma­ne­jos de mi­llo­nes de pe­sos del cons­truc­tor. Al­go si­mi­lar ex­pre­só la Cá­ma­ra Fe­de­ral cuan­do le or­de­nó a Ca­sa­ne­llo que la in­da­gue.

El ca­ma­ris­ta Martín Irur­zún fue sin­té­ti­co y ro­tun­do en su vo­to: “… en to­dos los ca­sos -mar­ca­dos por gru­pos or­ga­ni­za­dos pa­ra de­lin­quir a tra­vés de de­frau­da­cio­nes al Es­ta­do, cohe­cho y la­va­do de ac­ti­vos- ha­ya dos nom­bres que se re­pi­ten: Lá­za­ro Báez y Cris­ti­na Kirch­ner”.

Co­mo se di­jo, Ca­sa­ne­llo ade­más es­tá con­ven­ci­do de que Báez in­ten­tó ocul­tar el blan­queo de los 60 mi­llo­nes de dó­la­res al ex­te­rior pa­ra que que­den ba­jo res­guar­do de los su­yos.

Eso, a pe­sar de que su tes­ta­men­to in­di­ca que so­lo des­pués de pa­sa­dos 30 años de su muer­te sus hi­jos po­drían uti­li­zar su for­tu­na. ■

Fun­cio­na­rios ju­di­cia­les y uno de los pro­ce­sa­dos di­cen que el es­cri­to del juez ca­re­ce de so­li­dez.

Pro­ce­sa­da. Cris­ti­na Kirch­ner, be­ne­fi­cia­da por el juez Ca­sa­ne­llo, en la cau­sa por la ru­ta del di­ne­ro K. La Cá­ma­ra de­be­rá de­ci­dir las ape­la­cio­nes.

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.