Ma­cri y la re­la­ción con la Igle­sia: ¿a la iz­quier­da de los Kirch­ner?

El víncu­lo con el Va­ti­cano. Un Pa­pa ar­gen­tino que no vi­si­ta el país, el de­ba­te por la des­pe­na­li­za­ción del abor­to y la re­nun­cia del Epis­co­pa­do a los apor­tes del Es­ta­do.

Clarin - - EL PAÍS - Wal­ter Sch­midt wsch­midt@cla­rin.com

“Mau­ri­cio Ma­cri fal­tó gra­ve­men­te a su de­ber de go­ber­nan­te y custodio de la ley”, lan­zó fu­rio­so Jorge Ber­go­glio con­tra el lí­der del PRO. Esa fra­se bien po­dría co­rres­pon­der a una de­fi­ni­ción ac­tual del Pa­pa Fran­cis­co an­te al­gu­nos epi­so­dios pro­mo­vi­dos por el Go­bierno co­mo ha­ber im­pul­sa­do el de­ba­te so­bre la des­pe­na­li­za­ción del abor­to o re­ve­lar los suel­dos de los obis­pos que le cues­tan al Es­ta­do $130 mi­llo­nes por año y que obli­gó a la Igle­sia la se­ma­na pa­sa­da a re­nun­ciar a ese apor­te eco­nó­mi­co del Es­ta­do. Pe­ro aqué­lla ex­pre­sión re­mi­te en ver­dad al 2009, cuan­do el en­ton­ces ar­zo­bis­po por­te­ño re­ci­bió al al­cal­de de la Ciu­dad y lo re­tó por no ha­ber ape­la­do un fa­llo que per­mi­tía el ca­sa­mien­to de dos per­so­nas del mis­mo se­xo.

Esa vez, Ma­cri ha­bía desafia­do a Ber­go­glio ar­gu­men­tan­do que era su “con­vic­ción per­so­nal” so­bre las “li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les”. Un año des­pués, a ins­tan­cias del go­bierno de Cris­ti­na Kirch­ner se con­ver­tía en ley el ca­sa­mien­to en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo. Pe­ro a ella el Su­mo Pon­tí­fi­ce nun­ca se lo re­pro­chó.

Nue­ve años des­pués del cru­ce, la re­la­ción en­tre Ber­go­glio y Ma­cri si­gue tan ten­sa co­mo aquél en­ton­ces. In­clu­so, po­dría afir­mar­se que el víncu­lo del Go­bierno ac­tual con el Va­ti­cano es his­tó­ri­co, por una par­ti­cu­lar ra­zón: el je­fe de la Igle­sia Mun­dial, el Pa­pa Fran­cis­co, es ar­gen­tino. Sin em­bar­go, no ocul­ta su enojo con Ma­cri en su de­ci­sión de no vi­si­tar la Ar­gen­ti­na, al me­nos has­ta que el lí­der de Cam­bie­mos ter­mi­ne su man­da­to. ¿Y si es re­elec­to?

Si bien el go­bierno de Nés­tor Kirch­ner es­tu­vo mar­ca­do por la con­fron­ta­ción con la Co­mi­sión Epis­co­pal Ar­gen­ti­na (CEA), que pre­si­día Ber­go­glio, no tu­vo la mis­ma be­li­ge­ran­cia con el en­ton­ces pa­pa Be­ne­dic­to XVI. De he­cho, el san­ta­cru­ce­ño via­jó pa­ra la asun­ción del pon­tí­fi­ce ale­mán y, años des­pués, el ne­xo se dis­ten­dió con la de­sig­na­ción co­mo em­ba­ja­dor en Ro­ma de Juan Pa­blo Ca­fie­ro que de­ri­vó en una au­dien­cia de Cris­ti­na Kirch­ner con Su San­ti­dad.

Yen­do ha­cia atrás, las ges­tio­nes de Raúl Al­fon­sin, Carlos Me­nem, Fernando de la Rúa y Eduardo Duhal­de, man­tu­vie­ron ba­jo dis­tin­tas cir­cuns- tan­cias ro­ces con la cú­pu­la ecle­siás­ti­ca, pe­ro nin­guno de ellos con la in­ten­si­dad de los al­can­za­dos por Nés­tor Kirch­ner y Mau­ri­cio Ma­cri ni con el Pa­pa de turno.

En la ca­te­go­ría “re­la­ción con la Igle­sia ver­ná­cu­la y con el Va­ti­cano”, ¿Ma­cri que­dó a la iz­quier­da de los Kirch­ner? De al­gu­na ma­ne­ra, lo ad­mi­te Eduardo Val­des, ex em­ba­ja­dor K an­te el Va­ti­cano, en una re­cien­te en­tre­vis­ta con El In­tran­si­gen­te. “Creo que la re­la­ción de Ma­cri con la Igle­sia es la que el Pre­si­den­te quie­re te­ner”. Pa­ra el kirch­ne­ris­ta, la de­ci­sión del Go­bierno de “po­ner en agen­da par­la­men­ta­ria el te­ma de la dis­cu­sión del abor­to”, su­ma­do a la re­ve­la­ción de cuán­to es­ta­ban “co­bran­do los obis­pos” son “ele­men­tos de una de­ci­sión po­lí­ti­ca de par­te de la cú­pu­la del po­der”.

No es ca­sual la reac­ción po­lí­ti­ca que ha te­ni­do la Igle­sia con un Go- bierno con el que no co­mul­ga. En­tre mi­sas y reunio­nes se ha mos­tra­do jun­to a Hu­go y Pa­blo Mo­yano, enemi­gos acé­rri­mos del ofi­cia­lis­mo; y en pú­bli­co ha des­tra­ta­do a una de las prin­ci­pa­les car­tas de Cam­bie­mos, la go­ber­na­do­ra María Eu­ge­nia Vidal.

Du­ran­te el go­bierno de Raúl Al­fon­sin, la dispu­ta Igle­sia-Es­ta­do se ac­tua­li­zó con una fuer­te reac­ción de los sec­to­res con­ser­va­do­res a par­tir del de­ba­te so­bre el di­vor­cio vin­cu­lar - apro­ba­do en 1987-, y con la con­vo­ca­to­ria a un Con­gre­so Pe­da­gó­gi­co pa­ra dis­cu­tir so­bre la edu­ca­ción ar­gen­ti­na. Mon­se­ñor Emilio Og­ñe­no­vich, de es­tre­chos la­zos con la dic­ta­du­ra, or­ga­ni­zó una mar­cha con­tra el di­vor­cio.

La pre­si­den­cia de Carlos Me­nem mar­có uno de los pe­rio­dos de ma­yor acer­ca­mien­to con el pon­ti­fi­cio. Al ni­vel que Me­nem lle­gó a ser ga­lar­do­na­do con el pre­mio Sen­de­ro por la Paz del Va­ti­cano, por su opo­si­ción al abor­to, en la que el em­ba­ja­dor an­te la San­ta Se­de, Es­te­ban Ca­se­lli, y el mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Ro­dol­fo Ba­rra, tu­vie­ron un pro­ta­go­nis­mo cla­ve.

Me­nem re­mar­có las coin­ci­den­cias con el Va­ti­cano en los fo­ros in­ter­na­cio­na­les pa­ra acei­tar la re­la­ción, en te­mas co­mo el con­trol de la na­ta­li- dad, los de­re­chos re­pro­duc­ti­vos, las cues­tio­nes de gé­ne­ro o la mo­ral se­xual y fa­mi­liar. Las “di­fe­ren­cias” con la cu­ria fue­ron por la si­tua­ción eco­nó­mi­ca. El au­men­to de la po­bre­za pro­vo­có la reac­ción de sec­to­res co­mo Ca­ri­tas.

La eco­no­mía en cri­sis ocu­pó el nú­cleo cen­tral de la re­la­ción del go­bierno de Fernando de la Rúa con la Igle­sia. Lue­go de una au­di­cien­cia con Juan Pa­blo II, és­te le ex­pre­só al man­da­ta­rio ar­gen­tino que ur­gían “me­di­das orien­ta­das a crear un cli­ma de equi­dad so­cial, pa­ra fa­vo­re­cer una ma­yor jus­ti­cia dis­tri­bu­ti­va y una me­jor par­ti­ci­pa­ción en los re­cur­sos del país”. No obs­tan­te, el ra­di­cal man­tu­vo el com­pro­mi­so de la Ar­gen­ti­na con las po­si­cio­nes del Va­ti­cano, co­mo en la “de­fen­sa de la vi­da”.

En tan­to Eduardo Duhal­de tu­vo una es­tre­cha re­la­ción con la cú­pu­la ecle­siás­ti­ca aun­que la úni­ca pre­mi­sa era apa­gar el in­cen­dio ori­gi­na­do por la cri­sis del 2001. Duhal­de creó la Me­sa del Diá­lo­go Ar­gen­tino con la Igle­sia co­mo pro­ta­go­nis­ta cen­tral.

Nés­tor Kirch­ner mar­có uno de los pun­tos de ma­yor ti­ran­tez con la Igle­sia. Lle­gó a ca­li­fi­car a Ber­go­glio de “je­fe es­pi­ri­tual de la opo­si­ción po­lí­ti­ca”.

Los di­chos en fe­bre­ro del 2005 del obis­po cas­tren­se, mon­se­ñor Antonio Ba­seot­to, no ayu­da­ron en na­da a acer­car po­si­cio­nes. Ba­seot­to acu­só al en­ton­ces mi­nis­tro de Sa­lud, Gi­nés Gon­zá­lez García, de apo­lo­gía del de­li­to, por su pro­pues­ta de des­pe­na­li­zar el abor­to, pe­ro eli­gió la peor fi­gu­ra que po­dría es­gri­mir­se en la Ar­gen­ti­na post dic­ta­du­ra: di­jo que el fun­cio­na­rio me­re­ce­ría que “le cuel­guen una pie­dra de mo­lino al cue­llo y lo ti­ren al mar” por re­par­tir pre­ser­va­ti­vos en­tre los jó­ve­nes.

Tras la muer­te de Kirch­ner, y la asun­ción de Ber­go­glio co­mo Pa­pa, ven­dría la re­con­ci­lia­ción con Cris­ti­na, en de­tri­men­to del víncu­lo con Ma­cri.

Nin­gún Go­bierno tu­vo una re­la­ción tan fría con la Igle­sia lo­cal y con el Pa­pa al mis­mo tiem­po.

CLAU­DIO ONORATI/AP

Frial­dad. Los ros­tros del pre­si­den­te Ma­cri y del Pa­pa Fran­cis­co pa­re­cen de­cir­lo to­do, en la úni­ca au­dien­cia que tu­vo el man­da­ta­rio ar­gen­tino en la San­ta Se­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.