La eco­no­mía de la V ver­sus la de la L

Clarin - - EL PAÍS - Al­ca­dio Oña ao­na@cla­rin.com

El hom­bre, un fun­cio­na­rio de esos que se mue­ven en la co­ci­na de las de­ci­sio­nes, tie­ne un op­ti­mis­mo a prue­ba de ba­las y has­ta a prue­ba de evi­den­cias, pe­ro es tan den­so el pa­no­ra­ma y tan gran­de la ne­ce­si­dad de bue­nas no­ti­cias que dan ga­nas de que es­ta vez acier­te. Se­gún su mi­ra­da, el cur­so de la eco­no­mía va a to­mar for­ma de V, es­to es, una re­ce­sión cor­ta aun­que pro­fun­da se­gui­da de un re­pun­te rá­pi­do que vol­ve­rá to­do al pun­to de par­ti­da.

Cues­ta en­con­trar, den­tro del mun­di­llo de los es­pe­cia­lis­tas, quien com­par­ta la con­fian­za del fun­cio­na­rio. Al­guien que ha­ce ra­to lle­va el se­llo del PRO, ve una re­ce­sión ma­yor a un año con ries­go de es­ti­rar­se has­ta prin­ci­pios de 2020. Su le­tra es en­ton­ces una L, pe­ro una L con la ba­se más di­la­ta­da que lo nor­mal, lo cual sig­ni­fi­ca re­cu­pe­ra­ción len­ta.

Hay una di­fe­ren­cia en­tre am­bos pro­nós­ti­cos que, inevi­ta­ble­men­te, va ca­mino de ju­gar ha­cia un la­do o ha­cia el otro lle­ga­do el tiem­po elec­to­ral.

El fun­cio­na­rio apues­ta a que la in­fla­ción de­cli­ne a la zo­na del 2-3% men­sual des­de no­viem­bre y a que, con ta­sas me­nos du­ras y cier­to mo­vi­mien­to del con­su­mo y de la in­ver­sión, la eco­no­mía ha­ya em­pe­za­do a ca­len­tar­se ha­cia sep­tiem­bre del 2019. Pe­ro su op­ti­mis­mo fre­na en un pun­to: du­da que la me­jo­ra sea per­ci­bi­da por la gen­te. Lue­go, si po­co o na­da ha­bría allí que Mau­ri­cio Ma­cri pu­die­se ca­pi­ta­li­zar po­lí­ti­ca­men­te lo me­jor se­ría que lo que ha­ya no lo des­ca­pi­ta­li­ce más.

Sal­ta evi­den­te, de se­gui­do, que el oxí­geno de la eco­no­mía pa­ra el can­di­da­to-pre­si­den­te es­tá fue­ra del ra­dar del es­pe­cia­lis­ta que tie­ne el co­ra­zón mi­ran­do al PRO. Di­ce: “La ac­ti­vi­dad con­ti­nua­rá fría en 2019 y el ter­cer tri­mes­tre no se­rá ni re­don­do ni es­pan­to­so, sino sen­ci­lla­men­te me­dio­cre. Y si es por la in­ver­sión ver­da­de­ra, na­die que yo co­noz­ca pa­re­ce muy dis­pues­to a arries­gar pla­ta”.

A pro­pó­si­to de la du­ra­ción de los ci­clos re­ce­si­vos, en el he­rra­men­tal eco­nó­mi­co exis­ten ins­tru­men­tos que pue­den amor­ti­guar­los, cor­tar­los e in­clu­so dar­los vuelta y que, jus­ta­men­te por eso, for­man par­te de las lla­ma­das po­lí­ti­cas an­ti­cí­cli­cas. Una cla­ve pa­sa por usar las ta­sas de in­te­rés y la pre­sión im­po­si­ti­va co­mo va­ria­bles reac­ti­van­tes.

Cla­ro que si las ta­sas re­sul­tan al­tí­si­mas y muy fuer­te el aprie­te fis­cal, esos ins­tru­men­tos ya no en­tran en la ca­te­go­ría de an­ti­cí­cli­cos sino en su opues­ta, la de pro­cí­cli­tos. O sea, acen­tuan el pro­ble­ma, aun­que el ob­je­ti­vo de­trás del en­fria­men­to de la eco­no­mía sea dis­pa­rar­le de una bue­na vez y con to­da la ar­ti­lle­ría a la in­fla­ción.

No ha­ce fal­ta acla­rar que al­go así es­tá pa­san­do acá, ni tam­po­co agre­gar, a es­ta al­tu­ra de la pe­lí­cu­la, que la emi­sión mo­ne­ta­ria ce­ro y el dé­fi­cit ce­ro rei­nan en­tre los com­pro­mi­sos que el Go­bierno asu­mió an­te el Fon­do Mo­ne­ta­rio en el nue­vo, re­for­za­do acuer­do stand-by.

Pa­ra más da­tos, la mi­sión del Fon­do que vino a la Ar­gen­ti­na vino a re­vi­sar el gra­do de cum­pli­mien­to de esos pun­tos. O de uno, es­pe­cial­men­te: el man­te­ni­mien­to del tor­ni­que­te mo­ne­ta­rio a fon­do.

Bien con­cre­ta, de mo­men­to in­fle­xi­ble, la po­si­ción de los téc­ni­cos del FMI es que si el Ban­co Cen­tral de­be com­prar dó­la­res, por­que el dó­lar ha per­fo­ra­do el pi­so de la ban­da cam- bia­ria, que lo ha­ga y que tras­car­tón es­te­ri­li­ce los pe­sos que emi­tió co­mo con­tra­par­ti­da.

Los di­rec­to­res del BCRA co­no­cen de so­bra el plan­teo, así no lo com­par­tan por com­ple­to. Es­tá pre­sen­te du­ran­te las dis­cu­sio­nes que a me­nu­do sos­tie­nen con el par de re­pre­sen­tan­tes del Fon­do que se ha ins­ta­la­do, con ofi­ci­nas pro­pias, en el edi­fi­cio de la ca­lle Re­con­quis­ta al 266.

El pro­ble­ma es que se tra­ta de un de­ba­te abier­to, por­que el con­ve­nio no acla­ra qué se ha­ce con los pe­sos que se emi­ten cuan­do el dó­lar per­fo­ra la ban­da cam­bia­ria. Pre­gun­ta que cae de ma­du­ra: ¿La mi­sión del FMI ha­brá trai­do tam­bién la idea de re­to­car el acuer­do y sa­cra­li­zar su po­si­ción?

Por el res­to y por lo que co­men­tan des­de el Go­bierno, el apre­tón fis­cal cum­ple con los re­qui­si­tos cla­ve. “Ha­bía que ha­cer­le una pues­ta a pun­to y se la hi­ci­mos”, di­cen. Pre­ci­sión: la pues­ta a pun­to fue de $ 40.000 mi­llo­nes.

Y co­mo ya es ho­ra de vol­ver a la eco­no­mía real, va­le re­pa­sar al­gu­nos de los da­tos de es­tas se­ma­nas que no han sur­gi­do pre­ci­sa­men­te de un re­po­llo. In­clui­da la ma­xi­de­va­lua­ción, que tam­bién in­te­gra el re­ce­ta­rio clá­si­co del FMI, los efec­tos del com­bo can­tan:

Des­pués de de­jar atrás la re­ce­sión de 2016 y de cre­cer du­ran­te 14 me­ses con­se­cu­ti­vos, el in­di­ca­dor de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca vol­có en abril. Aho­ra acu­mu­la 5 me­ses en caí­da con una del 6,8% en ju­nio.

Un pro­ce­so ca­si cal­ca­do des­cri­bió la pro­duc­ción in­dus­trial, que tam­bién en abril cor­tó una ra­cha de 12 me­ses pa­ra arri­ba. Aho­ra lle­va 5 pa­ra aba­jo y ha mar­ca­do un re­gis­tro sin pre­ce­den­tes re­cien­tes: se de­rrum­bó 11,5% du­ran­te sep­tiem­bre.

Na­da muy di­fe­ren­te ocu­rrió con la cons­truc­ción: tras 18 me­ses en subida o muy en subida, co­mo una del 28% el año pa­sa­do, en sep­tiem­bre pa­ró. Y pa­ró con un me­nos 4,2%.

Hay dos en­cues­tas del INDEC que ha­blan del fu­tu­ro cer­cano. Y no pin­tan un pa­no­ra­ma di­ga­mos alen­ta­dor.

La que se hi­zo con los in­dus­tria­les, re­ve­la que el 60% de ellos se ma­ne­ja con nue­vas ba­jas en la de­man­da in­ter­na pa­ra los pró­xi­mos me­ses. Una, con los cons­truc­to­res, di­ce que en­tre 49 y el 69%, se­gún se tra­te de obras pri­va­das o pú­bli­cas, cal­cu­la que la ac­ti­vi­dad se­gui­rá en de­cli­ve.

Si la im­por­ta­ción de bie­nes de ca­pi­tal -ma­qui­na­rias- es, co­mo es, un gran in­di­ca­dor so­bre la mar­cha de las in­ver­sio­nes, úl­ti­ma­men­te ha­ce un apor­te al mis­mo cua­dro. Cre­cie­ron has­ta abril y, a par­tir de ma­yo, co­men­za­ron a caer has­ta des­plo­mar­se na­da me­nos que un 42,3% en sep­tiem­bre.

Pa­ra el ca­so de que aún no se ha­ya ad­ver­ti­do, ca­si to­das las cur­vas se quie­bran en abril. ¿Y que pa­só en abril? Pa­só que ese mes arran­ca­ron la es­ca­la­da del dó­lar y la co­rri­da y el tem­bla­de­ral cam­bia­ria.

¿Y que hu­bo des­pués? En prin­ci­pio hu­bo, el 7 de ju­nio, el pri­mer, lue­go fa­lli­do y lue­go en­du­re­ci­do acuer­do con el Fon­do Mo­ne­ta­rio. Más un sa­que a las ta­sas de in­te­rés, más un au­men­to de los re­cor­tes fis­ca­les que ya ve­nían pe­gan­do du­ro.

Par­ti­da­rio de la do­la­ri­za­ción y res­pe­ta­do en al­gu­nos círcu­los de es­pe­cia­lis­tas, el eco­no­mis­ta Guillermo Cal­vo ha di­cho en un re­por­ta­je con el dia­rio El Cro­nis­ta y di­cho en pre­sen­te: “Sin el ajus­te, el ca­mino a la hí­per y al de­fault es inevi­ta­ble. Es­ta es la me­jor es­tra­te­gia de cre­ci­mien­to”.

Recetas so­bre recetas y recetas de los más di­ver­sos co­lo­res, lo cier­to es que ha­ce tiem­po que la Ar­gen­ti­na va pa­ra atrás y unos cuan­tos ar­gen­ti­nos, ca­da vez más pa­ra atrás.

Con 2018 in­clui­do, por­que eso vie­ne can­ta­do, de los úl­ti­mos 10 años 5 se­rán de re­ce­sión in­dus­trial, o sea la mi­tad del to­tal. Me­di­da en va­lo­res cons­tan­tes hoy la pro­duc­ción fa­bril es­tá por de­ba­jo de la de 2009.

Desafío. Guido Sand­le­ris, ti­tu­lar del BCRA, an­te la de­ci­sión de di­ri­mir si la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria es más o me­nos res­tric­ti­va ha­cia ade­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.