El pi­lo­to ar­gen­tino que se con­vir­tió en hé­roe de gue­rra en Fran­cia en 1918

Clarin - - EL MUNDO - His­to­rias María Lau­ra Avig­no­lo ma­vig­no­lo@cla­rin.com

Cuan­do Vicente Al­man­dos Al­mo­na­cid lle­gó a Fran­cia, ya ha­bía pro­ba­do su “ae­ro­mó­vil”, un in­ven­to que desa­rro­lló en El Pa­lo­mar, pe­ro con du­do­sa in­dus­tria­li­za­ción en Ar­gen­ti­na. El creía que sus sue­ños de vo­lar po­drían con­cre­tar­se en Fran­cia, que se apro­xi­ma­ba a la Pri­me­ra Gran Gue­rra.

En Ple­na “Be­lle Epo­que” en 1913, el in­ge­nie­ro rio­jano, que ha­bía es­tu­dia­do en el co­le­gio Na­cio­nal y se ha­bía for­ma­do co­mo Guar­dia­ma­ri­na en la Es­cue­la Na­val Mi­li­tar de Bue­nos Ai­res, ate­rri­za en Pa­rís con su tí­tu­lo de in­ge­nie­ro de la Fa­cul­tad de Cien­cias Exac­tas de Bue­nos Ai­res. Es allí don­de apren­de la ae­ro­na­ve­ga­ción. Una biografía que re­cons­tru­yó en Fran­cia con pa­cien­cia y de­di­ca­ción el doc­tor y or­to­pe­dis­ta ar­gen­tino Ma­rio San­gui­na.

Si las his­to­rias de los 6.000 ar­gen­ti­nos que lle­ga­ron co­mo vo­lun­ta­rios a Fran­cia ha po­di­do ser rear­ma­da, al igual que las de sus 45 mé­di­cos que es­tu­vie­ron en los hos­pi­ta­les sal­van­do vi­das y aten­dien­do he­ri­dos, se las de­ben a la de­di­ca­ción, ri­gor y cien­cia de es­te mé­di­co mi­sio­ne­ro ar­gen­tino, con re­si­den­cia en la Pi­car­die, el te­rri­to­rio de las gran­des ba­ta­llas de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Des­de tes­ti­mo­nios, fo­tos, re­cor­tes de pe­rió­di­cos, Ma­rio San­gui­na se ha apo­ya­do en su pa­sión por la his­to­ria mé­di­ca y de la gue­rra pa­ra ha­cer­lo.

Co­mo Al­mo­na­cid no ha­bla­ba fran­cés, sus ins­truc­to­res lo confundieron con un pi­lo­to ave­za­do. Lo hi­cie­ron con­du­cir un com­ple­jo mo­no­mo­tor, que es­ta­ba lis­to pa­ra des­pe­gar. El nun­ca ha­bía he­cho un cur­so de pi­lo­to y so­lo ha­bía con­du­ci­do sus in­ven­tos. En el ai­re fue pro­ban­do el des­co­no­ci­do ins­tru­men­tal del vue­lo, que le ge­ne­ra­ba arriesgadas ma­nio­bras. Los fran­ce­ses con­tem­pla­ban asom­bra­dos sus gi­ros y las pi­ca­das, cre­yen­do que es­ta­ban fren­te a la acro­ba­cia aé­rea. Lue­go de tal de­but, Al­mo­na­cid pu­do su­pe­rar su pri­me­ra se­sión en 1914 y ser re­co­no­ci­do ofi­cial­men­te pi­lo­to por el go­bierno fran­cés.

Al ini­cio de la gue­rra en el 1914, se en­ro­la en la Le­gión Ex­tran­je­ra. Dos días des­pués in­gre­sa co­mo pi­lo­to, ob­tie­ne su bre­vet y es des­ti­na­do a la es­cua­dri­lla 35 es­ta­cio­na­da en Po­pe­rin­he, en Bél­gi­ca. En esa pri­me­ra Fuer­za Aé­rea Fran­ce­sa se en­car­gó de los vue­los de vi­gi­lan­cia so­bre el cie­lo pa­ri­sino. Y su co­ra­je lo ayu­dó a ob­te­ner el gra­do de sar­gen­to.

En 1916 su es­cua­dri­lla se vuel­ve cé­le­bre por sus vue­los noc­tur­nos so­bre Ale­ma­nia con avio­nes Far­man, Bre­guet y Sop­with. Cuan­do la Gran Gue­rra ter­mi­na, tie­ne el gra­do de ca­pi­tán y las más al­tas con­de­co­ra­cio­nes fran­ce­sas, co­mo la Cruz de Gue­rra, la Le­gión de Ho­nor y la Me­da­lla Mi­li­tar.

Una de sus mi­sio­nes más arriesgadas fue cuan­do le hi­cie­ron bom­bar­dear una fá­bri­ca de ga­ses as­fi­xian­tes, a unos 150 ki­ló­me­tros de la fron­te­ra. Pe­gó a la fá­bri­ca, pe­ro en la re­ti­ra­da, se dio cuen­ta de que es­ta­ba ro­dea­do de sie­te Avia­tiks que se pro­po­nían cor­tar­le la re­ti­ra­da. “Des­cen­dí de nue­vo y pu­se el mo­tor a to­da ve­lo­ci­dad. Cuan­do ca­si me en­con­tra­ba en te­rri­to­rio fran­cés, mi co­ra­zón la­tía con me­nos fuer­za pues me sen­tía ya ca­si se­gu­ro de mi sal­va­ción. Lo­gré atraer­los ha­cia don­de es­ta­ba la ar­ti­lle­ría fran­ce­sa, que co­men­zó un fue­go in­ce­san­te con­tra mis per­se­gui­do­res. Ba­ja­ron a dos de ellos y los otros hu­ye­ron. Créan­me que cuan­do ate­rri­cé, res­pi­ré pro­fun­da­men­te. Tu­ve un po­qui­to de mie­do por­que vi la muer­te de cer­ca. Mi apa­ra­to es­ta­ba acri­bi­lla­do por las ba­las”, re­la­tó Al­mo­na­cid, un ín­ti­mo ami­go del ci­ru­jano ar­gen­tino y re­co­no­ci­do doc­tor Pe­dro Chu­tro, a quien vi­si­ta­ba en el hos­pi­tal ar­gen­tino en Pa­rís en sus ho­ras li­bres.

Cuan­do re­gre­só a Bue­nos Ai­res en 1918, es­col­ta­do en el océano Atlán­ti­co por una es­cua­dri­lla de avio­nes fran­ce­ses co­mo je­fe de di­vi­sión de la Mi­sión Ae­ro­náu­ti­ca Fran­ce­sa, fue re­ci­bi­do en Ar­gen­ti­na co­mo el “Cen­ti­ne­la de los An­des” en la ave­ni­da de Ma­yo. De­ci­dió cru­zar los An­des de noche y los fran­ce­ses le re­ga­la­ron su apa­ra­to “al ca­pi­tán Al­mo­na­cid”. Ob­tu­vo la con­ce­sión del go­bierno ar­gen­tino pa­ra la Com­pa­ñía Ge­ne­ral Ae­ro­pos­tal del trans­por­te del 25 por cien­to de la car­ga pos­tal en­tre Bue­nos Ai­res y Eu­ro­pa. Par­ti­ci­pó en el con­flic­to en­tre Pa­ra­guay y Bo­li­via y or­ga­ni­zó la fuer­za aé­rea paraguaya en 1932.

Era cón­sul ar­gen­tino en Bou­log­ne sur Mer cuan­do es­ta­lló la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y allí pro­te­gió la ca­sa del ge­ne­ral San Martín. Es­ta fue la úl­ti­ma ba­ta­lla del Cón­dor Rio­jano. El ae­ro­puer­to de La Rio­ja fue bau­ti­za­do Ca­pi­tán Vicente Al­mo­na­cid en su ho­me­na­je. ■

FO­TO: AR­CHI­VO MA­RIO SAN­GUI­NA

Fi­gu­ra. Vicente Al­man­dos Al­mo­na­cid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.