Se fre­na la eco­no­mía y es­ca­la la lu­cha in­ter­na en el go­bierno de Ita­lia

Pa­ra­te. Es el país que me­nos cre­ce en Eu­ro­pa. Lle­gó a ce­ro en el ter­cer tri­mes­tre y se te­me una re­ce­sión. Dispu­tas en­tre la Li­ga de Sal­vi­ni y el Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas.

Clarin - - EL MUNDO - Julio Al­ga­ña­raz jal­ga­na­raz@cla­rin.com

Se fre­na la eco­no­mía ita­lia­na has­ta el ni­vel ce­ro de cre­ci­mien­to en el ter­cer tri­mes­tre y cre­cen los ries­gos de re­ce­sión en los pró­xi­mos dos, mien­tras la Unión Eu­ro­pea anun­cia da­tos peo­res que los que re­co­no­ce el go­bierno po­pu­lis­ta y pre­pa­ra un cas­ti­go ejem­plar por ex­ce­so de dé­fi­cit. El pa­no­ra­ma se ha­ce som­brío por­que au­men­ta las pe­leas in­ter­nas en­tre los gi­gan­tes ofi­cia­lis­tas, la Li­ga de Mat­teo Sal­vi­ni y el Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas de Lui­gi Di Maio. Se pre­pa­ra una ba­ta­lla en­co­na­da en las elec­cio­nes al Par­la­men­to Eu­ro­peo de ma­yo, que se­gún los po­pu­lis­tas pon­drá fin al ac­tual Unión Eu­ro­pea neo­li­be­ral de­mo­crá­ti­ca; des­pués del tras­pié de Do­nald Trump en las elec­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas, el pa­no­ra­ma se vuel­ve opa­co pa­ra los po­pu­lis­tas so­be­ra­nis­tas.

En una Eu­ro­pa en la que lo que más es­ca­sea es el op­ti­mis­mo, cre­ce el mie­do a un fu­tu­ro pa­re­ci­do a lo que se ve y se dis­cu­te en las ce­le­bra­cio­nes ac­tua­les del cen­te­na­rio del fin de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, una ma­sa­cre mi­llo­na­ria en vi­das hu­ma­nas co­mo nun­ca se ha­bía vis­to, que cam­bió los equi­li­brios eu­ro­peos. Co­men­za­ron las dos dé­ca­das de au­ge del na­cio­na­lis­mo an­ti­de­mo­crá­ti­co, con Mus­so­li­ni y Hitler co­mo fi­gu­ras do­mi­nan­tes, que lle­va­ron al Vie­jo Con­ti­nen­te y al mun­do a la peor ca­tás­tro­fe del si­glo XX: la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Tal vez la his­to­ria no se re­pi­te pe­ro hay pro­ce­sos ame­na­zan­tes que re­cuer­dan aquel pa­sa­do. Ita­lia es aho­ra el la­bo­ra­to­rio del pri­mer ex­pe­ri­men­to po­pu­lis­ta, que aun­que lle­gó al po­der el 1 de ju­nio es­tá ha­cien­do tem­blar las ya de­bi­li­ta­das es­truc­tu­ras de la Unión Eu­ro­pea de 28 miem­bros (19 agru­pa­dos en la Eu­ro­zo­na de la mo­ne­da úni­ca). Una co­mu­ni­dad na­ci­da ha­ce 60 años co­mo la más am­bi­cio­sa res­pues­ta pa­ra ga­ran­ti­zar a más de 500 mi­llo­nes de eu­ro­peos una aven­tu­ra de­mo­crá­ti­ca en co­mún, blin­da­da de los pe­li­gros de gue­rras que du­ran­te si­glos en­san­gren­ta­ron a sus paí­ses.

Es­tos gran­des sue­ños es­tán en pe­li­gro co­mo nun­ca, ase­dia­dos por el “boom” en Eu­ro­pa, y más allá, co­mo en EE.UU. y Bra­sil, de mo­vi­mien­tos so­be­ra­nis­tas, po­pu­lis­tas, que reivin­di­can agre­si­va­men­te y con uná­ni­mes tin­tes de­re­chis­tas un na­cio­na­lis­mo que de­fien­de la prio­ri­dad de los Es­ta­dos y las iden­ti­da­des na­cio­na­les.

Los tem­blo­res sís­mi­cos ex­pli­can por qué lo que ocu­rre en Ita­lia afec­ta hoy pro­fun­da­men­te a to­dos los eu­ro- peos. Los po­pu­lis­tas de Ro­ma, hos­ti­les a la UE, su­fren un gran dé­fi­cit de oxí­geno eco­nó­mi­co pa­ra cum­plir con sus exi­to­sas pro­me­sas elec­to­ra­les, que los lle­va­ron a un con­trol del 66% del Par­la­men­to. Han crea­do una ma­nio­bra eco­nó­mi­ca que cho­ca con­tra los equi­li­brios acep­ta­dos por Bru­se­las. Era inevi­ta­ble un en­fren­ta­mien­to car­ga­do de tin­tes po­lí­ti­cos.

Pa­ra Eu­ro­pa Ita­lia no res­pe­ta el Pac­to de Es­ta­bi­li­dad y su pro­pues­ta (re­cha­za­da) de un dé­fi­cit del 2,4% el año pró­xi­mo, lle­ga­rá en reali­dad al 2,9%, con una pro­yec­ción to­da­vía más inacep­ta­ble del 3,2% en ro­jo res­pec­to al ré­di­to na­cio­nal en 2020.

Se­gún la co­mi­sión eu­ro­pea es­tos da­tos ne­ga­ti­vos man­ten­drán fir­me la deu­da pú­bli­ca mons­truo de 2,3 bi­llo­nes (mi­llo­nes de mi­llo­nes) de eu­ros, el 131% del Pro­duc­to Bru­to In­terno.

El go­bierno ita­liano es­ti­ma que la mon­ta­ño­sa deu­da pú­bli­ca se­rá con­tro­la­da en 2019 por el au­men­to de la ri­que­za na­cio­nal en un 1,5%. Pe­ro el anun­cio del cre­ci­mien­to ce­ro en el ter­cer tri­mes­tre com­pri­mi­rá la ra­quí­ti­ca ex­pan­sión de la eco­no­mía en torno a un 1% el año pró­xi­mo. Ita­lia es el país que me­nos cre­ce en Eu­ro­pa.

Al bor­de del pre­ci­pi­cio, se­gún la UE, o los ita­lia­nos cam­bian sus am­bi­cio­nes o se­rá inevi­ta­ble un pro­ce­di­mien- to de ex­ce­so de dé­fi­cit, que los mer­ca­dos re­ci­bi­rán au­men­tan­do la des­con­fian­za ya exis­ten­te, que ha­bría he­cho vo­lar de Ita­lia 70 mil mi­llo­nes de eu­ros de ca­pi­ta­les in­ver­ti­dos en tí­tu­los pú­bli­cos en los úl­ti­mos me­ses. La UE es­ti­ma que el cre­ci­mien­to del spread, que mi­de la tem­pe­ra­tu­ra de las ta­sas de in­te­rés, cos­ta­rá 5.000 mi­llo­nes de eu­ros más el año pró­xi­mo. Si la des­con­fian­za ha­ce pa­sar de 300 a 400 pun­tos el spread, in­di­ca­rá el fin ur­gen­te del plan del go­bierno o un de- sas­tre fi­nan­cie­ro se­gu­ro pa­ra el país.

El ca­lle­jón sin sa­li­da es­tá a la vis­ta, por­que la ma­nio­bra eco­nó­mi­ca po­pu­lis­ta exi­ge pro­mo­ver gas­tos so­cia­les en sub­si­dios a los po­bres y a los ju­bi­la­dos, más re­for­mas pa­ra re­du­cir im­pues­tos y al­can­zar la “paz fis­cal”, que au­men­tan el agu­je­ro ne­gro del dé­fi­cit. Los dos par­ti­dos po­pu­lis­tas se en­fren­tan ca­da vez más por­que tie­nen iden­ti­da­des di­fe­ren­tes. El xe­nó­fo­bo Mat­teo Sal­vi­ni, mi­nis­tro del In­te- rior, es el hom­bre más po­pu­lar de Ita­lia y el per­so­na­je fuer­te del go­bierno por su cam­pa­ña con­tra los inmigrantes. Tam­bién re­pre­sen­ta al rico nor­te del país, y de­fien­de per­do­nes fis­ca­les, me­di­das en fa­vor de las em­pre­sas, un du­ro plan na­cio­nal de se­gu­ri­dad y ha lo­gra­do pos­ter­gar un año en­te­ro las in­ten­cio­nes de Di Maio de li­qui­dar las ven­ta­jas de pres­crip­cio­nes que fa­vo­re­cen a los co­rrup­tos.

Esa di­fe­ren­cia de iden­ti­dad que­da­rá re­fle­ja­da en la cam­pa­ña por las elec­cio­nes en el Par­la­men­to Eu­ro­peo. Los so­be­ra­nis­tas más ul­tras quie­ren que su cam­peón sea Sal­vi­ni y lo han con­sa­gra­do co­mo fu­tu­ro pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea. En cam­bio Di Maio y su gen­te no par­ti­ci­pa­rán de la alian­za de ex­tre­ma de­re­cha, lo que com­pli­ca más la ges­tión del po­der en­tre los po­pu­lis­tas ita­lia­nos.

Las elec­cio­nes eu­ro­peas mar­ca­rán el mo­men­to his­tó­ri­co de es­ta difícil co­yun­tu­ra geo­po­lí­ti­ca. Si los so­be­ra­nis­tas de­rro­tan a las fuer­zas que con­tro­lan des­de siem­pre la co­mu­ni­dad de Bru­se­las, la UE de­ja­rá de exis­tir o en­tra­rá en una ago­nía pro­fun­da. Los cris­tia­nos so­cia­les del Par­ti­do Po­pu­lar Eu­ro­peo, la prin­ci­pal fuer­za po­lí­ti­ca en­tre los 28 paí­ses, aca­ban de ce­le­brar en Hel­sin­ki, Fin­lan­dia, un con­gre­so de­ci­si­vo. El ale­mán con­ser­va­dor de Ba­va­ria, Man­fred We­ber, fue con­sa­gra­do co­mo can­di­da­to pues­to al car­go de pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea. El ta­lan­te del con­gre­so no fue, co­mo mu­chos es­pe­ra­ban, una ca­rre­ra ha­cia la de­re­cha sino to­do lo con­tra­rio. “Nun­ca con Sal­vi­ni y los so­be­ra­nis­tas”, plan­teó We­ber.

Su fi­gu­ra do­mi­nó el con­gre­so del PPE por­que prác­ti­ca­men­te fue tam­bién eri­gi­do el su­ce­sor de An­ge­la Mer­kel co­mo lí­der de los cris­tia­nos so­cia­les de la CDU-CSU. Mer­kel re­ci­bió ova­cio­nes y un afec­to ge­ne­ra­li­za­do co­mo “ma­dre es­pi­ri­tual” de es­ta Eu­ro­pa que en­fren­ta la avan­za­da so­be­ra­nis­ta. La je­fa de go­bierno ale­ma­na di­jo que el vo­to de ma­yo “re­pre­sen­ta el desafío con­tra los vie­jos fan­tas­mas del na­cio­na­lis­mo: de­be­mos de­mos­trar que apren­di­mos la lec­ción de los ho­rro­res del si­glo XX”.

Un son­deo le­van­tó los áni­mos. El PPE con­quis­ta­ría en las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias eu­ro­peas el 25,4%, con 180 dipu­tados. El otro gran par­ti­do, los so­cia­lis­tas de­mo­crá­ti­cos, en de­ca­den­cia, ara­ña­ria el 20% y lle­ga­ría a 130 re­pre­sen­tan­tes. Los so­be­ra­nis­tas lle­ga­rían al 25% pe­ro di­vi­di­dos en una sel­va de par­ti­dos. El más im­por­tan­te es el ENF de Sal­vi­ni y la neo­fas­cis­ta fran­ce­sa Ma­ri­ne Le Pen. A es­te cuar­to del elec­to­ra­do se lle­ga in­clu­yen­do erró­nea­men­te al Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas de Di Maio, que no in­te­gra el mo­vi­mien­to so­be­ra­nis­ta.

La es­tra­te­gia so­be­ra­nis­ta es­tá de­bi­li­ta­da por la de­fec­ción de dos fi­gu­ras. El lí­der hún­ga­ro Vik­tor Or­bán se niega a aban­do­nar el par­ti­do PPE, del cual es có­mo­do di­ri­gen­te. Y tam­bién el pre­mier aus­tría­co Se­bas­tian Kurz, que los so­be­ra­nis­tas con­si­de­ran uno de los su­yos, ha ele­gi­do la gran som­bri­lla de co­ber­tu­ra de los po­pu­la­res eu­ro­peos. Ita­lia que­da así ais­la­da. Si se con­fir­man los son­deos, Sal­vi­ni no se­rá el pre­si­den­te de la co­mi­sión eu­ro­pea. El car­go cae­rá en el ale­mán Man­fred We­ber. El aus­tría­co Kurz en­fa­ti­zó: “El mo­dus ope­ran­di de Ita­lia no es co­rrec­to ni pa­ra ellos ni pa­ra Eu­ro­pa”. Se­gún Kurz el pro­ble­ma se­rio no es Bru­se­las sino Ita­lia y su ma­nio­bra eco­nó­mi­ca, que po­ne en ries­go el Plan de Es­ta­bi­li­dad Eu­ro­peo. ■

Los dos par­ti­dos po­pu­lis­tas en el po­der tie­nen vi­sio­nes dis­tin­tas so­bre el gas­to pú­bli­co

REUTERS

Ro­dea­do. El mi­nis­tro del In­te­rior Mat­teo Sal­vi­ni, hom­bre fuer­te del go­bierno de Ita­lia, se en­fren­ta con su so­cio en el Eje­cu­ti­vo, Lui­gi Di Maio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.