Wi­lliam Bar­ber, el su­ce­sor de la tra­di­ción lu­cha­do­ra de Mar­tin Lut­her King

Per­fil. El pastor es una fi­gu­ra cla­ve en la lu­cha por los de­re­chos ci­vi­les en Es­ta­dos Uni­dos.

Clarin - - EL MUNDO - Eduardo Po­go­ri­les epo­go­ri­les@cla­rin.com

El 4 de abril de 2018 el re­ve­ren­do Wi­lliam Bar­ber ha­bló en lo que ha­ce cin­cuen­ta años fue la es­ce­na de un cri­men y hoy es un si­tio de re­cor­da­ción: el ho­tel Lo­rrai­ne y el Mu­seo Na­cio­nal de los De­re­chos Ci­vi­les en el cen­tro de Memp­his, en el su­re­ño es­ta­do de Ten­nes­see, en EE.UU. Aquel día de 1968 otro re­ve­ren­do, Mar­tin Lut­her King, fue ase­si­na­do cuan­do sa­lió al bal­cón de la ha­bi­ta­ción 306 del ho­tel. Al­to y cor­pu­len­to co­mo un oso, ca­ris­má­ti­co y elo­cuen­te pe­ro sin nos­tal­gias por la dé­ca­da de 1960, Bar­ber es una pre­sen­cia ha­bi­tual en la ca­de­na te­le­vi­si­va CNN. Aquel día de abril di­jo que lo im­por­tan­te es “hon­rar el tra­ba­jo que King asu­mió en los úl­ti­mos me­ses de su vi­da, en­fren­tan­do el ra­cis­mo por su­pues­to, pe­ro tam­bién el mi­li­ta­ris­mo y la po­bre­za”.

Era una alu­sión per­so­nal a la Poor Peo­ple’s Cam­paign (“Cam­pa­ña de la Gen­te Po­bre”), una ini­cia­ti­va que Bar­ber lan­zó en 32 es­ta­dos del país acom­pa­ña­do por la teó­lo­ga neo­yor­qui­na Liz Theoha­ris y otros re­li­gio­sos li­ga­dos al pro­tes­tan­tis­mo, el ju­daís­mo y el is­lam. Esa cam­pa­ña se ini­ció el 4 de di­ciem­bre de 2017, evo­can­do la mo­vi­li­za­ción que King lan­zó con idén­ti­co nom­bre y en la mis­ma fe­cha de 1968, an­tes de mo­rir. En 1968 King pe­día un sa­la­rio bá­si­co ga­ran­ti­za­do, pleno em­pleo y ac­ce­so al cré­di­to pa­ra las pe­que­ñas em­pre­sas.

Bar­ber, de 55 años, es teó­lo­go, li­cen­cia­do en cien­cias po­lí­ti­cas y pastor de la igle­sia Green­leaf Christian Church en Golds­bo­ro, Carolina del Nor­te. Des­de 2013 es una fi­gu­ra cla­ve en el mo­vi­mien­to de los de­re­chos ci­vi­les en Es­ta­dos Uni­dos. Y aca­so “el in­di­vi­duo más ca­paz de ar­mar una ba­se po­lí­ti­ca am­plia co­mo con­tra­pun­to al di­vi­sio­nis­mo sem­bra­do por Do­nald Trump”, co­mo es­cri­bió en la re­vis­ta The New Yor­ker el pe­rio­dis­ta Je­la­ni Cobb.

El 26 de sep­tiem­bre de 2018, acom­pa­ña­do por fa­mi­lias hu­mil­des de dis­tin­tas zo­nas del país, Bar­ber cul­mi­nó su cam­pa­ña en Was­hing­ton, vi­si­tan­do el Con­gre­so pa­ra en­tre­vis­tar­se con po­lí­ti­cos de dis­tin­tos par­ti­dos, co­mo la lí­der del Par­ti­do De­mó­cra­ta en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, Nancy Pe­lo­si. Les de­jó una car­ta fir­ma­da por mi­les de ad­he­ren­tes, que de­cía: “Nues­tras creen­cias re­li­gio­sas y la cons­ti­tu­ción fe­de­ral ates­ti­guan la in­mo­ra­li­dad de una eco­no­mía que ex­clu­ye a los más po­bres, pe­ro el dis­cur­so po­lí­ti­co ig­no­ra con­sis­ten­te­men­te a 140 mi­llo­nes de per­so­nas po­bres o de ba­jos in­gre­sos en Es­ta­dos Uni­dos”.

Se­gún el cen­so na­cio­nal de Es­ta­dos Uni­dos, es po­bre to­da per­so­na sol­te­ra me­nor de 65 años que co­bra 1.000 dó­la­res men­sua­les. Tam­bién es po­bre una fa­mi­lia de cua­tro per­so­nas que su­me in­gre­sos men­sua­les de 2.000 dó­la­res. Esa es la “lí­nea fe­de­ral de po­bre­za”, di­ce el cen­so. Y si una per­so­na o fa­mi­lia du­pli­ca esas ci­fras men­sua­les, no se­rá po­bre sino “de ba­jos in­gre­sos”. Pe­ro igual que el se­na­dor de­mó­cra­ta Ber­nie San­ders, Bar­ber di­ce que esas ci­fras son una men­ti­ra es­ta­dís­ti­ca.

Los pen­sa­mien­tos de Bar­ber no son un se­cre­to, los des­cri­bió en li­bros su­yos co­mo “La ter­ce­ra re­cons­truc­ción”, don­de re­pa­sa su his­to­ria de vi­da, su ac­ti­vis­mo y sus ideas. Esas ideas le ga­na­ron el apo­yo de per­so­na­li­da­des del sec­tor más pro­gre­sis­ta del Par­ti­do De­mó­cra­ta, co­mo la se­na­do­ra Eli­za­beth Wa­rren, en­tre otros. Des­de siem­pre, re­li­gión y po­lí­ti­ca se mez­cla­ron en la biografía de Bar­ber.

Na­ció el 30 de agos­to de 1963 en In­dia­ná­po­lis, en los días de la mar­cha de King a Was­hing­ton. Se crió en un ho­gar de cla­se me­dia ne­gra, en In­dia­na. Su ma­dre, Elea­nor, era em­plea­da del go­bierno y su pa­dre, Wi­lliam, un sa­cer­do­te pro­tes­tan­te y li­cen­cia­do en fí­si­ca. En 1968 sus pa­dres par­ti­ci­pa­ban de la lu­cha por la in­te­gra­ción ra­cial en las es­cue­las su­re­ñas y lo ano­ta­ron co­mo alumno en la es­cue­la pri­ma­ria de Ro­per, en Carolina del Nor­te. En 1978, Bar­ber fue ele­gi­do pre­si­den­te del con­se­jo ju­ve­nil de la NAACP (la Aso­cia­ción pa­ra el Pro­gre­so de la Gen­te de Co­lor) en Carolina del Nor­te y hoy in­te­gra la di­rec­ción na­cio­nal de esa ins­ti­tu­ción. Co­no­ció a su es­po­sa, Re­bec­ca McLean, mien­tras par­ti­ci­pa­ban en 1984 en una mar­cha uni­ver­si­ta­ria or­ga­ni­za­da por él en apo­yo de la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial de Jes­se Jack­son. Se ca­sa­ron en 1987 y tu­vie­ron tres hi­jos. Ha re­ci­bi­do mu­chas ame­na­zas des­de en­ton­ces y por eso no quie­re ha­blar de su fa­mi­lia, es una for­ma de pro­te­ger­la.

Bar­ber es un hom­bre de fe, pe­ro se opo­ne a la de­re­cha re­li­gio­sa ins­pi­ra­da en Mo­ral Ma­jo­rity (“ma­yo­ría mo­ral”) que cre­ció des­de la dé­ca­da de 1980. La no­ción de que es po­si­ble una alian­za de los po­bres más allá del co­lor de la piel, na­ció de su pro­pia ex­pe­rien­cia, del le­ga­do de King y de la his­to­ria lo­cal. Es que el su­re­ño es­ta­do de Carolina del Nor­te tu­vo en 1894 uno de los go­bier­nos más pro­gre­sis­tas por la alian­za en­tre gran­je­ros blan­cos y ne­gros. In­clu­so en 1896 un dipu­tado re­pu­bli­cano ne­gro lle­gó al Con­gre­so, en Was­hing­ton. La his­to­ria di­ce que esos avan­ces ter­mi­na­ron el 10 de no­viem­bre de 1898 con el ata­que ra­cial de la ciu­dad de Wil­ming­ton, don­de 2.000 blan­cos car­ga­ron con­tra ca­sas y ne­go­cios de ciu­da­da­nos ne­gros, que­ma­ron el dia­rio lo­cal The Daily Re­cord, ase­si­na­ron a 60 per­so­nas y de­rro­ca­ron el go­bierno ele­gi­do días an­tes, re­em­pla­zán­do­lo por po­lí­ti­cos su­pre­ma­cis­tas blan­cos.

Cien años des­pués, ha­cia 2010 du­ran­te la pre­si­den­cia de Ba­rack Oba­ma, el Par­ti­do Re­pu­bli­cano lle­gó a con­tro­lar la le­gis­la­tu­ra lo­cal de Carolina del Nor­te, im­po­nien­do le­yes que im­pe­dían el vo­to de los ne­gros, apo­ya­ban la por­ta­ción de ar­mas en pú­bli­co y cor­ta­ban gas­tos en edu­ca­ción. A es­to le si­guie­ron en 2012 otras le­yes con­tra el abor­to y la ex­pan­sión de la co­ber­tu­ra mé­di­ca na­cio­nal. En abril de 2013 Bar­ber fue de­te­ni­do por pro­tes­tar fren­te a la Le­gis­la­tu­ra lo­cal, jun­to a otras 16 per­so­nas. Así na­cie­ron los Mo­ral Mon­days (“lu­nes morales”), una se­rie de ma­ni­fes­ta­cio­nes que en 2016 de­vol­vie­ron el go­bierno lo­cal al Par­ti­do De­mó­cra­ta. Otras mar­chas a fa­vor de los de­re­chos ci­vi­les si­guie­ron en Geor­gia, Ala­ba­ma y Mis­sou­ri. La fa­ma a es­ca­la na­cio­nal le lle­gó a Bar­ber en 2016 cuan­do ha­bló en Fi­la­del­fia en la Con­ven­ción del Par­ti­do De­mó­cra­ta. Allí di­jo, en­tre otras co­sas, “me preo­cu­pa la ma­ne­ra en que la fe re­li­gio­sa es usa­da cí­ni­ca­men­te por al­gu­nos pa­ra alen­tar el odio, el mie­do, el ra­cis­mo y la co­di­cia”. ■

Me preo­cu­pa la ma­ne­ra en que la fe re­li­gio­sa es usa­da cí­ni­ca­men­te por al­gu­nos pa­ra alen­tar el odio, el mie­do, el ra­cis­mo y la co­di­cia”.

AFP

Ten­sión. El pastor Wi­lliam Bar­ber (izq.) y el re­ve­ren­do Jes­se Jack­son, lle­va­ron una car­ta al Se­na­do de Es­ta­dos Uni­dos, en ma­yo pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.