La cri­sis y la pe­lo­ta man­cha­da

Clarin - - ZONA - Eduardo van der Kooy no­bo@cla­rin.com Copy­right Cla­rín 2018.

El Go­bierno ya atra­vie­sa la fa­se pro­fun­da de la cri­sis eco­nó­mi­ca. La ac­ti­vi­dad in­dus­trial, in­for­mó el Indec, se des­plo­mó 11,5% en sep­tiem­bre. La caí­da más se­ve­ra des­de julio del 2002. A las pro­tes­tas ca­lle­je­ras de los mo­vi­mien­tos so­cia­les –que es­ta­dís­ti­ca­men­te se dis­tri­bu­yen só­lo de mar­tes a jue­ves-- se su­mó una huel­ga sal­va­je. La hi­cie­ron cin­co de los gre­mios ae­ro­náu­ti­cos. Afec­tó a Ae­ro­lí­neas Ar­gen­ti­nas. Tres de ellos res­pon­den al lí­der ca­mio­ne­ro Hu­go Mo­yano, otro, al ti­tu­lar de la CTA, Hu­go Yasky y el res­tan­te, al gas­tro­nó­mi­co Luis Ba­rrio­nue­vo.

Dan­te Si­ca, el mi­nis­tro de Pro­duc­ción, anun­ció el otor­ga­mien­to de un bono com­pen­sa­to­rio de $ 5.000, pa­ga­de­ro en cuo­tas. Lo hi­zo pa­ra ali­viar la ten­sión so­cial, ani­mar el con­su­mo y des­ac­ti­var un pa­ro de 36 ho­ras que pla­nea­ba la Con­fe­de­ra­ción Ge­ne­ral del Tra­ba­jo (CGT). La ofer­ta ofi­cial fue rea­li­za­da con apu­ro y de­jó ca­bos suel­tos que se bus­can anu­dar. La Unión In­dus­trial aler­tó que mu­chas em­pre­sas, de­bi­do a la re­ce­sión, no es­tán en ap­ti­tud de abo­nar­lo. Los “Gor­dos” ce­ge­tis­tas aso­man abier­tos a la ne­go­cia­ción. Los gre­mios alia­dos al kirch­ne­ris­mo in­sis­ti­rían con la huel­ga.

La es­ce­na re­pre­sen­ta­ría, en cual­quier país con pro­me­dios de nor­ma­li­dad, una vi­drie­ra pa­ra la con­ver­gen­cia opo­si­to­ra. No es lo que su­ce­de en el kirch­ne­ris­mo ni el pe­ro­nis­mo. Las fo­tos ilu­sio­nis­tas en torno de una me­sa di­rían po­co. Sub­sis­te una cri­sis fo­go­nea­da por tres mo­ti­vos. A tres años de la de­rro­ta elec­to­ral no pu­do ser sal­da­do el li­de­raz­go par­ce­la­do que aún sig­ni­fi­ca Cris­ti­na Fer­nán­dez; los ca­sos de co­rrup­ción que cir­cu­lan en Co­mo­do­ro Py im­pi­den un acer­ca­mien­to; nin­guno de los sec­to­res in­si­núa una pro­pues­ta que in­di­que a la so­cie­dad có­mo su­pe­rar la com­ple­ja co­yun­tu­ra sin ape­lar a recetas que han fra­ca­sa­do.

La ex pre­si­den­ta si­gue abro­que­la­da en su nú­cleo du­ro. Su ase­sor fa­vo­ri­to en ma­te­ria eco­nó­mi­ca es Axel Ki­ci­llof. A me­di­da que el tiem­po pa­sa, ha­bría co­men­za­do a aban­do­nar la idea de una sa­li­da pre­ci­pi­ta­da de Ma­cri. Aun­que ja­más con­de­na a mu­chos de sus fie­les que la pro­pi­cian. Tal vez, con el año elec­to­ral que des­pun­ta, nin­gún tem­blor ins­ti­tu­cio­nal le con­ven­ga. No tie­ne a mano al­gún plan de emer­gen­cia pa­ra abor­dar una reali­dad to­tal­men­te dis­tin­ta a la de su épo­ca. Ni si­quie­ra con pun­tos de con­tac­to cuan­do de­jó el po­der en el 2015. Sus sue­ños bo­li­va­ria­nos for­ma­rían par­te de un re­la­to que ha­bría en­tra­do en desuso.

La ex pre­si­den­ta se ocu­pa de en­tor­pe­cer al pe­ro­nis­mo que a tra­vés de la pre­vi­si­bi­li­dad pre­ten­de con­ver­tir­se en al­ter­na­ti­va pa­ra el 2019. Es­tá en el me­dio la ley de Pre­su­pues­to cu­ya san­ción de­fi­ni­ti­va de­pen­de del Se­na­do. Miguel An­gel Pi­chet­to tu­vo allí una sor­pre­sa. Un his­tó­ri­co la­de­ro su­yo, el for­mo­se­ño José Ma­yans, so­li­ci­tó res­ti­tuir el Fon­do So­je­ro y tum­bar el DNU (De­cre­to de Ne­ce­si­dad y Ur­gen­cia) de Ma­cri que lo anu­ló. Esa dis­cu­sión ha­bía si­do su­pe­ra­da en Di- pu­tados cuan­do se dio la me­día san­ción al pro­yec­to. La ju­ga­da im­pli­ca­ría un cos­to de $ 90 mil mi­llo­nes pa­ra el Go­bierno que co­lo­ca­ría en ja­que el dé­fi­cit ce­ro y, a lo me­jor, el acuer­do con el FMI (Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal).

Es se­gu­ro que la ma­nio­bra nau­fra­gue es­ta se­ma­na. Pe­ro no sus con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas. Se avi­zo­ra una rup­tu­ra del blo­que de Ar­gen­ti­na Fe­de­ral. Ob­je­ti­va­men­te, un de­bi­li­ta­mien­to pa­ra el PJ dia­lo­guis­ta. En las som­bras ha­brían ope­ra­do in­ten­sa­men­te Gil­do Ins­frán, el man­da­ta­rio de For­mo­sa, y Gerardo Za­mo­ra, su par de San­tia­go del Es­te­ro. Las ter­mi­na­les po­lí­ti­cas de am­bos se ubi­can muy cer­ca de Cris­ti­na. El for­mo­se­ño tie­ne una ne­ce­si­dad: ob­te­ner su quin­to pe­río­do con­se­cu­ti­vo en la pro­vin­cia. Arran­có en 1995, du­ran­te el apo­geo me­ne­mis­ta. Su­po­ne que se­ría muy difícil lo­grar­lo si en­fren­ta­ra a Cris­ti­na. Los san­tia­gue­ños no eli­gen go­ber­na­dor el año que vie­ne.

Aquel pe­ro­nis­mo dia­lo­guis­ta ex­hi­be otras fi­su­ras. Vea­mos qué ocu­rre en Tu­cu­mán. El go­ber­na­dor Juan Man­zur apos­ta­rá por su re­elec­ción. Pe­ro se ma­ni­fies­ta so­li­da­rio con la cons­truc­ción de una va­rian­te elec­to­ral que pres­cin­da de Cris­ti­na. El se­na­dor José Al­pe­ro­vich plan­teó pú­bli­ca­men­te sus di­fe­ren­cias. Su­po­ne irrem­pla­za­ble la can­di­da­tu­ra de la ex pre­si­den­ta.

Al mis­mo pe­ro­nis­mo dia­lo­guis­ta le es­ta­rían fal­tan­do va­rias co­sas pa­ra avan­zar con se­gu­ri­dad. Su iden­ti­dad si­gue en­vuel­ta en una ne­bu­lo­sa. Se des­pe­ga de Cris­ti­na por los es­cán­da­los. Pe­ro no re­sul­ta nun­ca ca­te­gó­ri­co so­bre la co­rrup­ción de la dé­ca­da pa­sa­da. Tam­po­co mues­tra un li­de­raz­go per­fi­la­do. Aun­que, se­gún las en­cues­tas, Juan Ma­nuel Ur­tu­bey, de Sal­ta, y Ser­gio Mas­sa, so­bre­sal­drían del res­to. Otro es­co­llo son cier­tas contradicciones a la ho­ra de ac­tuar.

El Fren­te Re­no­va­dor ha­bía con­ve­ni­do con Pi­chet­to que en Dipu­tados se abs­ten­dría de vo­tar. Un ra­ci­mo de sus le­gis­la­do­res lo ter­mi­na­ron ha­cien­do en con­tra del Pre­su­pues­to. Mas­sa afir­mó que si se con­vier­te en man­da­ta­rio lo pri­me­ro que ha­rá se­rá plan­tear con­di­cio­nes al FMI pa­ra cum­plir con el acuer­do que aca­ba de sus­cri­bir Ma­cri. Da­niel Scio­li, en cam­bio, di­jo es­tar dis­pues­to a res­pe­tar las re­glas del jue­go pa­ra ga­nar con­fian­za de los in­ver­so­res. Ur­tu­bey opi­na igual. Por eso par­ti­ci­pó de una cum­bre con el ex go­ber­na­dor de Bue­nos Ai­res y su tro­pa. Mas­sa no fue in­vi­ta­do.

Aque­llos des­ajus­tes no re­pre­sen­ta­rían un es­co­llo in- sal­va­ble pa­ra la am­bi­ción com­pe­ti­ti­va del pe­ro­nis­mo dia­lo­guis­ta. To­do de­pen­de­rá de có­mo evo­lu­cio­ne el hu­mor de la so­cie­dad. Es­tá por un la­do la co­rrup­ción de Cris­ti­na. Es­tá por otro la­do el des­alien­to an­te un Go­bierno que a par­tir de la cri­sis fi­nan­cie­ra de ma­yo pro­fun­di­zó los pa­de­ce­res eco­nó­mi­cos. Sa­car pro­ve­cho de am­bas co­sas no se­ría sen­ci­llo. Por­que es­tán en mu­ta­ción per­ma­nen­te. Pe­ro hay ex­pe­rien­cias cer­ca­nas –y no tan­to-- que re­gis­tran irrup­cio­nes ines­pe­ra­das y sú­bi­tas en los pro­ce­sos elec­to­ra­les. La úl­ti­ma acon­te­ció en Bra­sil. El de­ba­te lo ab­sor­bió allí la frus­tra­da can­di­da­tu­ra de Lu­la y su en­car­ce­la­mien­to por do­lo. De re­pen­te co­men­zó a fil­trar­se Jair Bol­so­na­ro. En julio, cuan­do lan­zó su can­di­da­tu­ra, re­don­dea­ba ape­nas 15 pun­tos. Lle­gó a 46% en la pri­me­ra vuelta y a 55% en el ba­lo­ta­je. En­te­rró al PT y a su can­di­da­to, Fernando Had­dad. Dis­cí­pu­lo de Lu­la.

El Go­bierno es­pe­ra te­ner su Pre­su­pues­to. Cier­tas ráfagas de la prin­ci­pal opo­si­ción pa­re­cie­ran no com­pro­me­ter­lo. Ruega que de­ci­sio­nes aje­nas al Con­gre­so no des­ba­ra­jus­ten las ci­fras que pre­ten­den en­viar tran­qui­li­dad al FMI. Un enig­ma es la Cor­te Su­pre­ma. El má­xi­mo Tri­bu­nal ava­ló un re­cla­mo de La Pam­pa por una deu­da de la Na­ción. De­be re­sol­ver aho­ra so­bre la re­for­ma pre­vi­sio­nal. Es muy pro­ba­ble que ha­ga lu­gar al re­cla­mo del de­man­dan­te Lucio Blanco en con­tra de la ANSES. En am­bos ca­sos los jue­ces bus­ca­rían no afec­tar brus­ca­men­te el de­li­ca­do equi­li­brio fis­cal que per­si­gue el Go­bierno.

Los fa­llos tra­sun­ta­rían, en cam­bio, un con­di­men­to po­lí­ti­co que los ha­ce­do­res del Pre­si­den­te no pre­vie­ron cuan­do Carlos Ro­sen­krantz sus­ti­tu­yó en el co­man­do de la Cor­te a Ri­car­do Lo­ren­zet­ti. El cuer­po ha­bría de­ja­do de te­ner una ma­yo­ría au­to­má­ti­ca co­mo la que mol­deó du­ran­te on­ce años el abo­ga­do de Ra­fae­la. Qui­zás Horacio Ro­sat­ti, Juan Carlos Maqueda y Lo­ren­zet­ti coin­ci­dan cuan­do es­tén en de­ba­te tres tó­pi­cos: re­fe­ri­dos a la pre­vi­sión so­cial, al fe­de­ra­lis­mo y las cues­tio­nes am­bien­ta­les. En los de­más ca­sos, ha­ría fal­ta mez­clar el ma­zo de nue­vo. Des­pun­ta en el Tri­bu­nal una di­ná­mi­ca dis­tin­ta.

La co­ro­na­ción de Ro­sen­krantz, vi­vi­da en la Ca­sa Ro­sa­da co­mo una vic­to­ria, res­pon­dió, an­tes que na­da, al has­tío exis­ten­te en­tre los jue­ces por el estilo per­so­na­lis­ta de Lo­ren­zet­ti. El nue­vo pre­si­den­te de­be­rá de­mos­trar que tie­ne as­tu­cia y es­pal­das pa­ra co­se­char los vo­tos ne­ce­sa­rios an­te ca­da uno de los fa­llos cru­cia­les. Lo­ren­zet­ti no se rin­de. Ha­brá que re­co­no­cer­le em­pe­ño. El Go­bierno pen­sa­ría en un ofre­ci­mien­to es­te­lar pa­ra él, a fin de des­tra­bar ese con­flic­to po­ten­cial en el Tri­bu­nal.

Lo­ren­zet­ti im­pi­dió por aho­ra que su su­ce­sor des­pla­ce al se­cre­ta­rio ad­mi­nis­tra­ti­vo de la Cor­te, Héctor Mar­chi. Fun­cio­na­rio de su en­tra­ña que con­tro­la los gas­tos de una ca­ja cus­to­dia­da con ce­lo. En­car­ga­da de dis­tri­buir los re­cur­sos pa­ra to­dos los juz­ga­dos na­cio­na­les de la Ciu­dad y fe­de­ra­les del país. Con­ta­ría con un su­pe­rá­vit que en­vi­dia­ría más de un mi­nis­tro.

Mar­chi, tam­bién oriun­do de Ra­fae­la, ca­yó en de­nun­cias que Elisa Ca­rrió for­mu­ló con­tra Lo­ren­zet­ti. Por ca­so, so­bre en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to. Re­sul­tó so­bre­seí­do por el juez Se­bas­tián Ra­mos y el fis­cal Gerardo Po­lli­ci­ta. Man­tie­ne otras cau­sas a raíz de nom­bra­mien­tos dis­cre­cio­na­les. Al­gu­nos lla­ma­ti­vos: en la ofi­ci­na de es­cu­chas de in­te­li­gen­cia. Na­da me­nos.

Ca­rrió ade­más in­vo­lu­cra a Mar­chi en la in­ves­ti­ga­ción que ata­ñe a Lo­ren­zet­ti por cam­biar, en su mo­men­to, che­ques de la AFA del Fútbol pa­ra To­dos. Una prác­ti­ca ha­bi­tual del fa­lle­ci­do Julio Gron­do­na. La ma­nio­bra, al pa­re­cer, se con­su­ma­ba a tra­vés de una mu­tual in­te­gra­da por fa­mi­lia­res di­rec­tos del ex ti­tu­lar de la Cor­te. En co­ne­xión con el Club Spor­ti­vo Ben Hur, de Ra­fae­la, que mi­li­ta en el Tor­neo Ar­gen­tino B. Eterno ri­val lo­cal de Atlé­ti­co. Tam­bién apa­re­cen Spor­ti­vo Bel­grano (Cór­do­ba) y Atlé­ti­co 9 de Julio (Ra­fae­la).

En Ben Hur, du­ran­te su ju­ven­tud, su­po ju­gar al fútbol el pro­pio Mar­chi. No po­see pa­ren­tez­co, que se se­pa, con otro Mar­chi: Ser­gio, bo­nae­ren­se, ti­tu­lar de Fut­bo­lis­tas Ar­gen­ti­nos Agre­mia­dos (FAA), pro­ce­sa­do y em­bar­ga­do por la jue­za María Ser­vi­ni de Cu­bría. No pu­do ex­pli­car el ori­gen de una cuen­ta de aho­rro con US$ 2,5 mi­llo­nes.

Ser­vi­ni in­ves­ti­ga al se­cre­ta­rio ad­mi­nis­tra­ti­vo de la Cor­te. La jue­za en­vió la se­ma­na pa­sa­da a jui­cio oral a los ex je­fes de Ga­bi­ne­te, Aní­bal Fer­nán­dez y Jorge Ca­pi­ta­nich, por el ma­ne­jo os­cu­ro de fon­dos de Fútbol pa­ra To­dos. La pe­lo­ta es­tá man­cha­da.

El Go­bierno pen­sa­ría en al­gu­na fór­mu­la pa­ra des­ac­ti­var el con­flic­to en­tre Ro­sen­krantz y Lo­ren­zet­ti en la Cor­te.

Ri­car­do Lo­ren­zet­ti, juez de la Cor­te Su­pre­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.