In­ter­cam­bio elec­tró­ni­co de do­cu­men­tos: la “eco­no­mía del com­par­tir”

Clarin - - ZONA - Patricio Pin­to Ge­ren­te de Desa­rro­llo Nue­vos Ne­go­cio­sP­la­nex­wa­re

El mun­do de hoy es muy dis­tin­to al mun­do que co­no­ci­mos ha­ce tan só­lo una dé­ca­da atrás. Gra­cias a va­rias in­no­va­cio­nes sur­gi­das en los úl­ti­mos años, hoy co­mo con­su­mi­do­res po­de­mos com­par­tir el asien­to libre de nues­tro au­to en un via­je ha­cia el cen­tro de la ciu­dad, o una ha­bi­ta­ción en nues­tro ho­gar con al­guien que es­tá de vi­si­ta en la ciu­dad, o jun­tar­nos con otras per­so­nas pa­ra brin­dar­le un prés­ta­mo a al­guien que lo ne­ce­si­ta. Es­tas son so­lo al­gu­na de las co­sas que se pue­den ha­cer, en lo que se ha de­no­mi­na­do “la eco­no­mía del com­par­tir”.

Y es­ta nue­va eco­no­mía del com­par­tir no se li­mi­ta só­lo al mun­do de los con­su­mi­do­res, sino que es al­go que se ex­tien­de tam­bién al mun­do de las em­pre­sas. ¿Y en qué pue­de be­ne­fi­ciar la eco­no­mía del com­par­tir a una em­pre­sa?

El má­xi­mo be­ne­fi­cio lo ob­tie­ne al com­par­tir su ac­ti­vo más va­lio­so: la in­for­ma­ción. Ha­ce unos años las em­pre­sas ope­ra­ban de for­ma je­rár­qui­ca en­tre ellas; se li­mi­ta­ban a una re­la­ción clien­te-pro­vee­dor: “Yo te pi­do es­te pro­duc­to” y “Aquí va el pro­duc­to so­li­ci­ta­do”. Una re­la­ción es­tric­ta­men­te con­trac­tual, en la cual no ha­bía otra preo­cu­pa­ción más que cum­plir con el pe­di­do, en las con­di­cio­nes pac­ta­das y pun­to. No ha­bía in­da­ga­ción, ni in­ten­ción de en­ten­der que mo­ti­va­ba ese pe­di­do. Un mun­do en el que la con­fian­za es­ta­ba re­du­ci­da a su mí­ni­ma ex­pre­sión.

Sin em­bar­go, es­te pa­no­ra­ma es­tá cam­bian­do rá­pi­da­men­te: las em­pre­sas se dan cuen­ta que hoy, de la mano de la tec­no­lo­gía, es po­si­ble ha­cer un cam­bio ra­di­cal en la ma­ne­ra de re­la­cio­nar­se y tra­ba­jar. En un mun­do di­gi­tal, ya no hay más je­rar­quías y to­das las em­pre­sas es­tán en un mis­mo ni­vel, ho­ri­zon­tal, com­par­tien­do y co­la­bo­ran­do en el mis­mo mer­ca­do. Ac­tual­men­te las com­pa­ñías es­tán in­te­gran­do sus pro­ce­sos de ne­go­cios pa­ra lo­grar más efi­cien­cia, más ve­lo­ci­dad y así, au­men­tar el bot­tom li­ne. Ca­da día más em­pre­sas co­mien­zan a ser par­te de es­ta eco­no­mía del com­par­tir, lle­van­do a la prác­ti­ca el Tra­ba­jo Co­la­bo­ra­ti­vo, del que se em­pe­zó a ha­blar en Ja­pón ha­ce más de 50 años.

¿Y por dón­de co­men­zar a tran­si­tar es­te ca­mino? El pri­mer pa­so es co­men­zar a uti­li­zar una pla­ta­for­ma de in­ter­cam­bio de do­cu­men­tos elec­tró­ni­cos, en don­de la in­for­ma­ción que con­tie­nen los do­cu­men­tos via­ja con pre­ci­sión, ve­lo­ci­dad, in­te­gri­dad y con­fi­den­cia­li­dad. Es­tas pla­ta­for­mas son ser­vi­cios que es­tán dis­po­ni­bles di­rec­ta­men­te en la nu­be y per­mi­ten a una em­pre­sa in­te­grar­se con sus part­ners de ne­go­cios (pro- vee­do­res, clien­tes, etc.) en una mis­ma red ho­ri­zon­tal. A par­tir de la mis­ma, las em­pre­sas pue­den en­viar o re­ci­bir do­cu­men­tos crí­ti­cos pa­ra su ne­go­cio de una ma­ne­ra sim­ple y rá­pi­da.

Un as­pec­to im­por­tan­te a te­ner en cuen­ta es que el úni­co re­qui­si­to pa­ra co­men­zar a uti­li­zar es­tas pla­ta­for­mas es con­tar con un sim­ple ac­ce­so web. ¿Y cuá­les son los be­ne­fi­cios?

Por el la­do de la in­te­gra­ción, al au­to­ma­ti­zar el en­vío e in­gre­so de do­cu­men­tos, se pue­de (por ejem­plo) au­men­tar la can­ti­dad de pe­di­dos de ma­te­ria pri­ma que se rea­li­zan a los pro­vee­do­res. En vez de rea­li­zar un pe­di­do men­sual o se­ma­nal, se pue­de co­men­zar a ha­cer va­rios pe­di­dos diarios, pa­ra re­du­cir los stocks al mí­ni­mo y así in­mo­vi­li­zar mu­cho me­nos ca­pi­tal de tra­ba­jo. Otro ejem­plo pue­de ser in­ter­cam­biar in­for­ma­ción de stocks y ven­tas dia­rias, pa­ra que el pro­vee­dor ten­ga vi­si­bi­li­dad y po­der im­ple­men­tar así prác­ti­cas de Ven­dor Ma­na­ged In­ven­tory (VMI).

Por el la­do de la efi­cien­cia, al eli­mi­nar el tiem­po que los ana­lis­tas de­di­can al “re­ti­peo” de do­cu­men­tos al sis­te­ma cor­po­ra­ti­vo (el cual ge­ne­ra erro­res, de­mo­ras, im­pre­ci­sio­nes) se dis­po­ne de mu­cho más tiem­po ha­cer ta­reas de ma­yor va­lor agre­ga­do pa­ra el ne­go­cio (aná­li­sis de pre­cios, cos­tos, fill ra­te, stocks, etc.) ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.