Re­fu­gia­dos LGBT: se fue­ron de su país por su se­xua­li­dad y hoy reha­cen la vi­da en la Ar­gen­ti­na

Unas 100 per­so­nas de es­ta con­di­ción vi­ven en Bue­nos Ai­res y re­ci­ben cla­ses de idio­ma y apo­yo pa­ra tra­ba­jar.

Clarin - - SOCIEDAD - Nahuel Ga­llo­ta nga­llo­ta@cla­rin.com

Glen­roy (23) di­ce que re­ci­bió su pri­me­ra pa­li­za a los 16 años. Los agre­so­res fue­ron sus pri­mos. “Ca­si me ma­tan. Me ha­bían es­cu­cha­do ha­blar por te­lé­fono con un hom­bre y se con­ven­cie­ron de que era gay”, re­cuer­da. Fue en Mon­te­go Bay, la se­gun­da ciu­dad de Ja­mai­ca. Tras esa pri­me­ra gol­pi­za lle­ga­ría la pri­me­ra de sus diez mu­dan­zas. La úl­ti­ma fue a Bue­nos Ai­res, ha­ce un año y me­dio. Glen­roy es uno de los cer­ca de cien re­fu­gia­dos LGBT (con sta­tus o co­mo so­li­ci­tan­tes) que se en­cuen­tran en el país.

“A di­fe­ren­cia de paí­ses que tam­bién re­ci­ben re­fu­gia­dos, co­mo Ca­na­dá, Es­ta­dos Uni­dos o Ale­ma­nia, Ar­gen­ti­na no les exi­ge vi­sa. Ade­más sa­ben de nues­tras le­yes de Igual­dad de gé­ne­ro y de Ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio. El asun­to es que no fal­tan pro­gra­mas de asis­ten­cia”. La que ha­bla es Ma­ri­be Sga­ri­glia, de la Se­cre­ta­ría de Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les de la Fe­de­ra­ción Ar­gen­ti­na de Les­bia­nas, Gays, Bi­se­xua­les y Trans (FALGBT). Si­gue: “Lle­gan des­de al­gu­nos de los 70 paí­ses que cri­mi­na­li­zan a las pa­re­jas del mis­mo se­xo, o a las per­so­nas trans. La ma­yo­ría su­frió abu­sos se­xua­les y fue­ron ex­pul­sa­dos de sus tra­ba­jos y de sus ca­sas por su con­di­ción se­xual. Te­ne­mos ca­sos de chi­cos apu­ña­la­dos, que­ma­dos con áci­dos y a los que sus ve­ci­nos les pren­die­ron fue­go sus ca­sas por ser gays”.

Son las cua­tro de la tar­de en un edi­fi­cio de Ave­ni­da de Ma­yo al 800 y Glen­roy re­cuer­da sus días en Ja­mai­ca, an­tes de una nue­va cla­se de es­pa­ñol pa­ra re­fu­gia­dos. Di­ce que en su país su­frió la muer­te de sus dos pri­me­ros no­vios y de va­rios ami­gos. “Los pro­ble­mas co­mien­zan si tienes ade­ma­nes afe­mi­na­dos, o si al­guien se en­te­ra de que eres gay”, di­ce. Esos “pro­ble­mas” le sig­ni­fi­ca­ron la ro­tu­ra de una cos­ti­lla y dis­tin­tos hue­sos de sus pies y ma­nos, en va­rios ata­ques.

En Ja­mai­ca, cuen­ta, los hom­bres no pue­den usar aros, ni ta­tua­jes, ni sa­lu­dar con un be­so a otro. Glen­roy tra­ba­jó cua­tro años co­mo re­cep­cio­nis­ta de ho­te­les. Se ha pri­va­do de abrir su pro­pio res­tau­ran­te por mie­do a ata­ques. Tam­po­co se ins­cri­bió en cas­ting de pro­gra­mas de TV por lo mis­mo: en Ja­mai­ca na­die ele­gi­ría a un can­tan­te gay. En su úl­ti­mo ba­rrio, y du­ran­te su úl­ti­ma re­la­ción, de­cía que su no­vio era su tío y que el hi­jo de él era su pri­mo. Cuan­do sin­tió que los ve­ci­nos ya sos­pe­cha­ban que eran pa­re­ja, de­ci­dió emi­grar. Una or­ga­ni­za­ción ca­na­dien­se le pa­gó un pa­sa­je a Bue­nos Ai­res y ate­rri­zó con un vou­cher de ho­tel por cin­co no­ches y 400 dó­la­res.

Mariano Ruiz, de FALGBT, cuen­ta más. Re­cuer­da a los diez che­che­nos que pa­sa­ron 5 me­ses en Bue­nos Ai­res, tras ser cap­tu­ra­dos y tor­tu­ra­dos en cam­pos de con­cen­tra­ción por fuer­zas mi­li­ta­res, y que hoy es­tán en Ca­na­dá. Tam­bién ha­bla de las dos pa­re­jas de mu­je­res ru­sas que co­men­za­ron un tra­ta­mien­to de fertilidad en su país, vi­nie­ron a pa­rir y se que­da­ron. Y re­cuer­da la ma­ña­na en el ae- ro­puer­to es­pe­ran­do a un ja­mai­quino. Di­ce que des­de que subió al au­to, y has­ta el ho­tel del cen­tro, no pa­ró de llo­rar. Ruiz creía que era tris­te­za.

Has­ta que el ja­mai­quino se sol­tó: “No lo pue­do creer: soy libre otra vez…”.

La do­cen­te de es­pa­ñol se lla­ma Lau­ra Szer­man. Las cla­ses son en el mar­co de una de las ac­ti­vi­da­des de la Se­cre­ta­ría In­ter­na­cio­nal de FALGBT, y cuen­tan con el apo­yo de la Em­ba­ja­da de los Paí­ses Ba­jos y de la De­fen­so­ría de la Ciu­dad.

Los ja­mai­qui­nos de­ben pre­gun­tar­le nom­bre, ape­lli­do y ca­lle en la que vi­ven a las ru­sas, y lue­go es­cri­bir to­do en es­pa­ñol. Las cla­ses co­men­za­ron ha­ce dos se­ma­nas. Las ru­sas que sa­ben in­glés son el ne­xo en­tre do­cen­te y com­pa­trio­tas. “El idio­ma es in­te­gra­ción y al­go que los ayu­da­rá a con­se­guir un tra­ba­jo y a vi­vir me­jor”, ex­pli­ca Szer­man. “La ma­yo­ría sa­be al­go de es­pa­ñol por an­dar en la ca­lle. En un par de me­ses van a po­der co­mu­ni­car­se de for­ma más se­gu­ra, y apren­de­rán a leer”.

Anas­ta­sia tie­ne 38 años y ate­rri­zó el 13 de oc­tu­bre, des­pués de ven­der su au­to. Di­ce que a Si­be­ria, Ru­sia, pien­sa no re­gre­sar nun­ca. “En Ar­gen­ti­na me sien­to co­mo en ca­sa: vol­ví a ca­mi­nar sin mie­do. Me sien­to libre”.

Sus pro­ble­mas co­men­za­ron a los 36 años, cuan­do se hi­zo trans. Pri­me­ro, por­que los clien­tes de la em­pre­sa en la que tra­ba­ja­ba se ne­ga­ban a ser aten­di­dos por una abo­ga­da trans. Se­gun­do, por­que de noche te­nía que ca­mi­nar rá­pi­do por mie­do a ata­ques de ban­das que sa­len a gol­pear a per­so­nas trans. “En Ru­sia, la vi­da pa­ra las per­so­nas co­mo yo es tris­te. Es co­mo si no exis­tié­ra­mos. Los gays y les­bia­nas la tie­nen al­go más fá­cil. Me pa­só de con­tra­tar a un ins­ta­la­dor de ai­re acon­di­cio­na­do y ser abu­sa­da por él”.

Anas­ta­sia pu­do cam­biar el nom­bre de su DNI ru­so. El trá­mi­te no fue ad­mi­nis­tra­ti­vo, co­mo en Ar­gen­ti­na. Tu­vo que pre­sen­tar­se an­te una jun­ta mé­di­ca que le diag­nos­ti­có dis­fo­ria de gé­ne­ro, ya que en Ru­sia ha­cer­se trans es con­si­de­ra­do “una en­fer­me­dad men­tal”. Ade­más de ve­nir a cla­ses de es­pa­ñol, Anas­ta­sia es­tu­dia pa­ra ser pro­gra­ma­do­ra. “Quie­ro con­se­guir la na­cio­na­li­dad, que Ar­gen­ti­na sea mi ca­sa. As­pi­ro a apren­der una nue­va pro­fe­sión, a te­ner un nue­vo tra­ba­jo y una nue­va vi­da”, con­clu­ye.

Las per­so­nas LGBT que aban­do­nan sus paí­ses de­ben ini­ciar su trá­mi­te co­mo re­fu­gia­dos ni bien pi­san el país. Pri­me­ro de­ben pre­sen­tar una car­ta ex­pli­can­do có­mo eran sus vi­das. Lue­go tie­nen una en­tre­vis­ta en la que de­ben ex­pli­car to­do lo su­fri­do por su con­di­ción se­xual. Los 3 pri­me­ros me­ses re­ci­ben alo­ja­mien­to y di­ne­ro pa­ra ali­men­tar­se y mo­ver­se gra­cias a ADRA (una Agen­cia hu­ma­ni­ta­ria con pre­sen­cia en más de 130 paí­ses), que re­ci­be fon­dos del ACNUR (Agen­cia de la ONU pa­ra re­fu­gia­dos). A los 90 días, ges­tio­nan el sub­si­dio ha­bi­ta­cio­nal del Go­bierno de la Ciu­dad y el ac­ce­so al Pro­gra­ma Ciu­da­da­nía Por­te­ña. Con eso, más lo que jun­tan ha­cien­do chan­gas o tra­ba­jan­do, al­can­zan a pa­gar ha­bi­ta­cio­nes com­par­ti­das en ho­te­les fa­mi­lia­res. ■

Anas­ta­sia cuen­ta que en Ru­sia las per­so­nas trans son con­si­de­ra­das co­mo en­fer­mas men­ta­les

J.M. FOGLIA

Des­de Ja­mai­ca. En ese país, los hom­bres gay son hos­ti­ga­dos y agre­di­dos, cuen­tan los mi­gran­tes.

Des­de Si­be­ria. Anas­ta­sia es trans y di­ce que en la Ar­gen­ti­na re­cu­pe­ró la tran­qui­li­dad y per­dió el mie­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.