To­man mues­tras de ADN pa­ra ar­mar un re­gis­tro de vio­la­do­res

Le rea­li­zan hi­so­pa­dos a con­de­na­dos pre­sos y otros que ya es­tán en li­ber­tad. Bus­can re­sol­ver ca­sos im­pu­nes.

Clarin - - POLICIALES - Natalia Ioc­co nioc­co@cla­rin.com

El ca­mino de la ley tie­ne la car­ga de lo in­jus­to. Fue la im­po­ten­cia y la bron­ca fren­te a la muer­te de tres mu­je­res lo que le dio el im­pul­so real. El Re­gis­tro Na­cio­nal de Da­tos Ge­né­ti­cos Vin­cu­la­dos a De­li­tos Con­tra la In­te­gri­dad Se­xual em­pe­zó a ges­tar­se en el do­lor de Isa­bel Ya­co­nis, la ma­má de Lu­ci­la (16), ase­si­na­da en abril de 2003. En 2011 el pro­yec­to pa­ra su crea­ción tu­vo me­dia san­ción de dipu­tados pe­ro fue re­cién en 2013, tras el cri­men de Án­ge­les Raw­son (16), que se con­vir­tió en ley. La re­gla­men­ta­ción lle­gó cua­tro años des­pués cuan­do otro abu­sa­dor ma­tó a Micaela García (21) en Gua­le­guay.

Aho­ra -a cin­co años de san­ción de la ley y a ca­si dos de su re­gla­men­ta­ción- len­ta­men­te em­pie­zan a to­mar mues­tras en pe­na­les fe­de­ra­les pa­ra que el ADN de per­so­nas con­de­na­das por de­li­tos se­xua­les fi­gu­re en una ba­se de da­tos y con­tri­bu­ya a re­sol­ver ca­sos de to­do el país.

El ob­je­ti­vo de la crea­ción del ban­co de da­tos, in­for­mal­men­te lla­ma­do re­gis­tro de vio­la­do­res, es cen­tra­li­zar la in­for­ma­ción ge­né­ti­ca de per­so­nas con con­de­na fir­me por de­li­tos con­tra la in­te­gri­dad se­xual es­ta­ble­ci­dos en los ar­tícu­los 119 y 120 del có­di­go pe­nal.

Se­gún fuentes del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia, hay al­re­de­dor de 22 mil con­de­na­dos cu­yo ADN es fac­ti­bles de ser in­cor­po­ra­do a es­te re­gis­tro. Pa­ra ha­cer­lo de­ben ser so­me­ti­dos a un hi­so­pa­do que se ana­li­za en la­bo­ra­to­rios cer­ti­fi­ca­dos y que, tras or­den de los juz­ga­dos y por vo­lun­tad de jue­ces y fis­ca­les, de­be ser in­cor­po­ra­do a es­ta ba­se de da­tos.

Tal co­mo lo es­ta­ble­ce la re­gla­men­ta­ción de la ley, lo ha­rán con con­de­na­dos des­de 2007 a es­ta par­te, es­tén o no de­te­ni­dos. En las cau­sas nue­vas, a me­di­da que las sen­ten­cias que­den firmes, los jue­ces ten­drán cin­co días há­bi­les pa­ra or­de­nar que se to­me la mues­tra y se de­ri­ve esa in­for­ma­ción al ban­co. En es­ta pri­me­ra eta­pa la ma­yor par­te de los pro­ce­di­mien­tos se con­cen­tra en las cár­ce­les.

“He­mos ana­li­za­do el uni­ver­so de con­de­na­dos, que son 21.511. Iden­ti­fi­ca­mos por ju­ris­dic­ción dón­de es­tán y en­via­mos no­tas a los jue­ces pa­ra que or­de­nen el aná­li­sis pa­ra ser in­cor­po­ra­dos al re­gis­tro. Hay 5.374 per­so­nas en con­di­cio­nes de que se les to­me la mues­tra. Pa­ra 3.031 ya se en­via­ron las no­ti­fi­ca­cio­nes a los juz­ga­dos y res­ta que ellos or­de­nen el pro­ce­di­mien­to”, ex­pli­ca­ron en la di­rec­ción del re­gis­tro.

Pa­ra los es­pe­cia­lis­tas con­sul­ta­dos por Cla­rín, se tra­ta de una “he­rra­mien­ta” que con­tri­bu­ye a la iden­ti­fi­ca­ción de sos­pe­cho­sos, pe­ro des­ta­can la ne­ce­si­dad “de abor­dar los ca­sos en la jus­ti­cia con pers­pec­ti­va de gé­ne­ro y de la in­fan­cia”. Vir­gi­nia Ber­li­ner­blau, mé­di­ca es­pe­cia­lis­ta en psi­quia­tría in­fan­to ju­ve­nil y me­di­ci­na le­gal, opi­nó: “La ini­cia­ti­va me pa­re­ce muy bue­na. Ha­cer ADN es ca­ro pe­ro más ca­ro es de­jar im­pu­nes suel­tos”.

Ade­más, ex­pli­có que “es ba­jo el por­cen­ta­je de ca­sos en los que los abu­sa­do­res de­jan ras­tros ge­né­ti­cos”. Y agre­gó: “En la mi­no­ría de los ca­sos de abu­so se­xual en los que hay ras­tro. Las víc­ti­mas, so­bre to­do los ni­ños, de­nun­cian o ha­blan des­pués de pa­sa­do el tiem­po”.

El pro­ce­so de re­co­lec­ción de los ADN tras es len­to. En un mes lo­gra­ron to­mar só­lo 4 mues­tras en los pe­na­les del Ser­vi­cio Pe­ni­ten­cia­rio Fe­de­ral de Ezei­za y dos de con­de­na­dos que es­tán li­bres. Al cie­rre de es­ta edi­ción, ha­bía otras 45 mues­tras en pro­ce­so en los pe­na­les de Marcos Paz, Es­quel, Viedma, Ezei­za, Se­ni­llo­sa, San­ta Ro­sa, Ge­ne­ral Ro­ca y una en el Cen­tro de En­fer­me­da­des Infecciosas.

Se­gún ci­fras ofi­cia­les, el 40% de los con­de­na­dos que de­be­rían ser so­me­ti­dos al hi­so­pa­do no es­tán pre­sos. De­be­rán ser ci­ta­dos a pe­na­les o la­bo­ra­to­rios, se­gún lo dis­pon­ga la Jus­ti­cia. Bue­nos Ai­res, Men­do­za, La Pam­pa, Cór­do­ba y Ju­juy tie­nen re­gis­tros pro­vin­cia­les que de­be­rán ar­ti­cu­lar con la ba­se de da­tos na­cio­nal. Esos có­di­gos ge­né­ti­cos se com­pa­ran a tra­vés de un soft­wa­re crea­do por el FBI lla­ma­do Com­bi­ned DNA In­dex System (CoDIS, por su si­glas en in­glés).

Ade­más de los con­de­na­dos, al re­gis­tro se de­ben su­mar los ADN de ca­sos sin re­sol­ver. Ha­ce un mes el pro­cu­ra­dor ge­ne­ral de la Na­ción in­te­ri­no, Eduardo Ca­sal, “re­co­men­dó” a los fis­ca­les que ten­gan perfiles ge­né­ti­cos de “au­to­res ig­no­ra­dos” (es de­cir de abu­sa­do­res que ha­yan de­ja­do ras­tros de ADN en sus víc­ti­mas o en es­ce­nas del cri­men pe­ro que la Jus­ti­cia aún no ha­ya lo­gra­do en­con­trar a quién per­te­ne­ce) a que tam­bién in­te­gren esos da­tos al re­gis­tro na­cio­nal.

Los la­bo­ra­to­rios, a par­tir de aho­ra, pue­den en­viar esa in­for­ma­ción pa­ra que se uni­fi­que. Al mo­men­to só­lo lo hi­cie­ron con 15 sos­pe­cho­sos. Una de las pri­me­ras lle­gó del Juz­ga­do Cri­mi­nal y Co­rrec­cio­nal N° 15, a car­go de Ka­ri­na Zuc­co­ni. Ese juz­ga­do es el que in­ves­ti­ga el cri­men de Lu­ci­la Ya­co­nis. La ado­les­cen­te fue as­fi­xia­da en el cru­ce de las vías del Fe­rro­ca­rril Mi­tre y la ca­lle Vi­le­la, a una cua­dra de su ca­sa de Nú­ñez. Su ase­sino qui­so vio­lar­la y de­jó ras­tros de ADN en su cuer­po. Pa­sa­ron 15 años y más de 50 co­te­jos que die­ron ne­ga­ti­vo. Nun­ca des­cu­brie­ron quién fue. “Que ha­ya un ban­co de da­tos ge­né­ti­cos fue la lu­cha y el an­he­lo de que que­de al­go des­pués de lo que pa­só con Lu­ci­la. Es una for­ma de te­ner­la to­dos los días y, de al­gu­na ma­ne­ra, cer­car a los que tan­to da­ño ha­cen”, le ex­pli­có Isa­bel a Cla­rín.

LU­CIANO THIEBERGER

Lu­cha. Lu­ci­la Ya­co­nis (16) fue ase­si­na­da en 2003. Isa­bel, su ma­má, im­pul­só el re­gis­tro.

Víc­ti­ma. El cri­men de Micaela García agi­li­zó la im­ple­men­ta­ción de la ley.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.