En­tre una de­ci­sión de­mo­ra­da y la sa­na­ta que nun­ca ter­mi­na

Clarin - - DEPORTES - Horacio Pa­ga­ni hpa­ga­ni@cla­rin.com

Un día más. Un día más de es­pe­ra (por lo me­nos) pa­ra la pri­me­ra fi­nal de la de­fi­ni­ción más im­por­tan­te de la his­to­ria de nues­tro fútbol.

Bo­ca y Ri­ver en la dispu­ta por la Co­pa Li­ber­ta­do­res. Fue por la llu­via tre­men­da que co­men­zó en la ma­dru­ga­da y que de­bió ha­ber an­ti­ci­pa­do la de­ci­sión de la Con­me­bol. Por­que de lo úni­co que se ha­bló y se dis­cu­tió fue so­bre el es­ta­do del cam­po de jue­go de la Bom­bo­ne­ra y la po­si­bi­li­dad de que me­jo­ra­ra a las 17.

Se tra­tó, cla­ro, de una fal­ta de res­pe­to a la gen­te que du­da­ba en­tre em­pren­der la aven­tu­ra o no ha­cer­lo. Con las ca­lles de la Bo­ca cu­bier­tas de agua. Re­cién a las 15.20 Ro­ber­to To­bar, el ár­bi­tro chi­leno, com­pro­bó so­bre el ver­de cés­ped lo que to­dos veía­mos en vi­vo o por te­le­vi­sión: que era im­po­si­ble ju­gar. Que aun­que ce­sa­ran las pre­ci­pi­ta­cio­nes, la se­gu­ri­dad de los pro­ta­go­nis­tas es­ta­ría en pe­li­gro.

El his­tó­ri­co en­cuen­tro de­bía te­ner las con­di­cio­nes ex­ter­nas nor­ma­les. Ló­gi­ca­men­te. De­mo­ra­ron de­ma­sia­do tiem­po. Y co­la­bo­ra­ron (sin in­ten­tar­lo, cree­mos) pa­ra que el fá­rra­go de pa­la­bras, in­ter­pre­ta­cio­nes, pre­vi­sio­nes, ilu­sio­nes, ¿cer­te­zas?, for­ma­cio­nes, du­das y de­li­rios que se desa­rro­lla­ron en to­dos es­tos días tu­vie­ra más es­pa­cio.

Más tiem­po pa­ra cal­cu­lar, de­fi­nir chan­ces, ex­pli­car el VAR, agre­gar­le as­pec­tos me­teo­ro­ló­gi­cos, Y eso­té­ri­cos, tam­bién. To­da la sa­na­ta in­clui­da pa­ra pal­pi­tar un par­ti­do que -lue­go­cuan­do la pe­lo­ta co­mien­za a ro­dar, ge­ne­ral­men­te no tie­ne mu­cho que ver con las pre­ci­sio­nes an­ti­ci­pa­das. Por­que lo me­jor que tie­ne el jue­go del fútbol -y que lo trans­for­mó en el más po­pu­lar de la Tie­rra- es la im­pre­vi­si­bi­li­dad. La “Di­ná­mi­ca de lo Im­pen­sa­do” co­mo lo de­fi­nió el pe­rio­dis­ta Dan­te Pan­ze­ri ha­ce más de 50 años.

Se pre­pa­ran los equi­pos. En to­dos los as­pec­tos. Cla­ro que sí. Es­tra­te­gia, tác­ti­ca, pre­pa­ra­ción fí­si­ca. To­do ayu­da. Pe­ro una bue­na ma­nio­bra in­di­vi­dual, una com­bi­na­ción im­pre­vis­ta, un re­ma­te sor­pre­si­vo, un gol­pe del azar, ani­qui­lan los me­jo­res pro­nós­ti­cos. “Hay que co­rrer” se di­ce aho­ra co­mo no­ve­dad in­con­tras­ta­ble. Siem­pre se co­rrió, cla­ro. Pe­ro aho­ra se co­rre más. Y se jue­ga me­nos. Por­que abun­dan las fric­cio­nes. Na­die di­ce va­mos a ju­gar bien, co­mo pre­mi­sa.

Y ju­gar bien no sig­ni­fi­ca co­rrer más. Es más com­ple­ja la ecua­ción. “Hay que pre­sio­nar al­to”, se pu­so de mo­da. Que­rrá de­cir re­cu­pe­rar la pe­lo­ta lo más le­jos del ar­co pro­pio po­si­ble. Pe­ro no se ex­pli­ca de­ma­sia­do qué se ha­ce con la pe­lo­ta re­cu­pe­ra­da. La dis­cu­sión es eter­na.

En­ton­ces, con la ex­cu­sa de es­tos par­ti­dos cru­cia­les hay tiem­po pa­ra la re­tó­ri­ca in­fi­ni­ta. Y ni pen­sar en los ríos de pa­la­bras que co­rre­rán en las dos se­ma­nas en­tre los dos cho­ques.

¿Có­mo in­flu­yó el pri­mer re­sul­ta­do? ¿Quién lle­ga me­jor? ¿Quién es el fa­vo­ri­to? ¿Tie­ne ven­ta­ja el lo­cal o el vi­si­tan­te? ¿Quié­nes es­tán le­sio­na­dos? ¿Se re­cu­pe­ra­rán? Y en una de esas se da un “gol olím­pi­co” y to­dos los an­ti­ci­pos se de­rri­ten. Uno ga­na­rá (aun por pe­na­les) y otro per­de­rá. Uno fes­te­ja­rá es­truen­do­sa­men­te y el otro pe­na­rá un tiem­po.

Y la vi­da con­ti­nua­rá. Se­rá, en­ton­ces, cuan­do ha­ga­mos un re­co­rri­do de los mi­les de pa­la­bras inú­ti­les que pro­nun­cia­mos an­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.