Bo­ca se pre­pa­ró pa­ra ju­gar, se en­tre­nó y Ba­rros Sche­lot­to quie­re la fi­nal cuan­to an­tes

El plan­tel lle­gó a su­bir­se al mi­cro que lo lle­va­ba al es­ta­dio y tu­vo que mo­di­fi­car al­gu­nas de sus ru­ti­nas.

Clarin - - DEPORTES - Ma­tías Bus­tos Milla mb­mi­lla@cla­rin.com

El plan­tel y el cuer­po téc­ni­co de Bo­ca vi­vie­ron la de­ci­sión del par­ti­do con an­sie­dad y preo­cu­pa­ción. Ló­gi­co: la pla­ni­fi­ca­ción, la con­cen­tra­ción (des­de el jue­ves por la noche es­tán alo­ja­dos en el Ho­tel In­te­con­ti­nen­tal), los cui­da­dos en la ali­men­ta­ción y la char­la téc­ni­ca se ha­bían he­cho pen­san­do en la fi­nal de ayer a las 17. Des­de tem­prano in­clu­so se hi­zo una ad­ver­ten­cia a la uti­le­ría y en el ves­tua­rio se ha­bían pre­pa­ra­do bo­ti­nes con ta­po­nes al­tos pa­ra un cam­po de jue­go pe­sa­do, rá­pi­do y con agua acu­mu­la­da. La ac­ti­va­ción mus­cu­lar en el ho­tel fue in­ten­sa, a car­go del PF Javier Val­de­can­tos e in­clu­so to­do el plan­tel lle­gó a es­tar arri­ba del mi­cro que lo iba a tras­la­dar has­ta la Bom­bo­ne­ra. Pe­ro en­ton­ces lle­gó el men­sa­je des­de Brand­sen 805. Pri­me­ro al vi­ce­pre­si­den­te Horacio Pao­li­ni, siem­pre al la­do de la de­le­ga­ción. El otro ca­yó en el ce­lu­lar del cuer­po téc­ni­co. An­ge­li­ci le di­jo a Guillermo Ba­rros Sche­lot­to que el ár­bi­tro Ro­ber­to To­bar ha­bía to- ma­do la de­ter­mi­na­ción de sus­pen­der el en­cuen­tro. Juan Carlos Cres­pi tam­bién re­ci­bió un lla­ma­do des­de Bo­ca con­fir­man­do la no­ti­cia. El Me­lli­zo, co­mo to­dos a esa al­tu­ra, con­sul­tó cuán­do se pen­sa­ba dispu­tar el jue­go pa­ra sa­ber los pa­sos a se­guir. “Lo más rá­pi­do po­si­ble”, fue el pe­di­do de Guillermo al ti­tu­lar del club, que a esa al­tu­ra ha­bía re­gre­sa­do a su ofi­ci­na en Pre­si­den­cia pa­ra co­men­zar a re­dia­gra­mar al­go cla­ve: el re­se­teo de los car­net de to­dos los hin­chas que ya ha­bían en­tra­do al es­ta­dio. El DT, igual, fue ta­jan­te: en­tien­de que la es­pe­ra jue­ga en con­tra de su equi­po. Los ner­vios y la pre­sión pre­via cons­pi­ran con­tra ese pri­mer par­ti­do que en la in­ti­mi­dad con­si­de­ran de­ci­si­vo pa­ra la se­rie. Es más, des­de Bo­ca se ha­bía de­ci­di­do li­be­rar al plan­tel por 48 des­pués del jue­go de ida sin im­por­tar el re­sul­ta­do pa­ra dis­ten­der­los.

“Ju­gar no se po­día, iba a es­tar difícil. Ha­bía llo­vi­do mu­cho, el cam­po te­nía agua acu­mu­la­da y de he­cho des­pués de las cin­co y me­dia vol­vió a llo­ver fuer­te... es es­ti­rar la in­tri­ga, na­da más. Nos pre­pa­ra­mos pa­ra ju­gar ma­ña­na (por hoy) co­mo se co­mu­ni­có”, co­men­tó Guillermo tras el en­tre­na­mien­to que dia­gra­mó en Ca­sa Ama­ri­lla pa­ra el ho­ra­rio del jue­go. De he­cho, el on­ce ti­tu­lar hi­zo mo­vi­mien­tos con pe­lo­ta mien­tras que el res­to se dis­ten­dió ba­jo la llu­via. “Va­mos a aca­tar lo que di­ga el re­gla­men­to. Los ju­ga­do­res de Bo­ca tam­bién van a lle- gar de la me­jor ma­ne­ra si es que se pa­sa pa­ra otro día. No es­pe­cu­la­mos con si en el ri­val pue­den ju­gar Scoc­co o Pon­zio, no­so­tros te­ne­mos que en­fo­car­nos en ga­nar­le a Ri­ver y eso no va a cam­biar en es­tos días”, ce­rró el en­tre­na­dor, quien sa­be que en las pró­xi­mas ho­ras tam­bién po­dría re­cu­pe­rar a Es­te­ban An­dra­da (le da­rían el al­ta de­por­ti­va en­tre mar­tes y miér­co­les) pe­ro que arries­gar­lo pa­ra una fi­nal de Co­pa fren­te a Ri­ver sin mi­nu­tos pre­vios se­ría po­co re­co­men­da­ble. El miér­co­les fue el día que fi­jó Bo­ca co­mo pla­zo má­xi­mo pa­ra es­ti­rar­se si es que hoy se re­suel­ve no ju­gar. Cual­quier otra de­ci­sión con­si­de­ran que es­ta­ría te­ñi­da de sus­pi­ca­cias del la­do del club de Nú­ñez, in­tere­sa­do des­de el co­mien­zo en di­la­tar la fi­nal to­do lo po­si­ble pa­ra re­cu­pe­rar a sus sol­da­dos. La llu­via tras­to­có to­dos los pla­nes aden­tro y afue­ra de la can­cha.

Carlos Te­vez, pe­se a que iba a es­tar sen­ta­do en­tre los su­plen­tes pa­ra el jue­go de ayer, tam­bién to­mó los mi­cró­fo­nos. “Sa­li­mos a las tres de la tar­de con to­do lis­to pa­ra ju­gar, des­pués nos pa­ran a al­gu­nos en el as­cen­sor y nos di­je­ron que a las cin­co no se ju­ga­ba, pe­ro que igual te­nía­mos que ir a la Bom­bo­ne­ra. Des­pués nos ba­ja­ron del mi­cro. La can­cha la vi bien, me sor­pren­dió por­que pe­se a la gran can­ti­dad de agua que ca­yó dre­nó muy bien y rá­pi­do. Es­ta­ba pa­ra ju­gar cuan­do la fui­mos a ver. Pe­ro eso lo re­sol­ve­rá otra gen­te. Es­ta­mos en­fo­ca­dos pa­ra la fi­nal”, co­men­tó el Apa­che, quien jun­to a su ami­go Wan­cho­pe y a Be­ne­det­to fue­ron de los po­cos del gru­po que en­tra­ron al cam­po de jue­go pa­ra co­te­jar su es­ta­do.

So­lo Da­niel An­ge­li­ci es­tu­vo en el ves­tua­rio del ár­bi­tro chi­leno Ro­ber­to To­bar des­pués de la de­ci­sión de pos­ter­gar el jue­go. En la Bom­bo­ne­ra na­die más que el pre­si­den­te te­nía la in­for­ma­ción so­bre Con­me­bol. Fred Nan­tes, Di­rec­tor de Com­pe­ti­cio­nes de Con­me­bol, de­jó las ofi­ci­nas del es­ta­dio con me­dia do­ce­na de co­la­bo­ra­do­res con tra­je de la ins­ti­tu­ción su­da­me­ri­ca­na con la fir­me­za de dispu­tar el jue­go es­ta tar­de. La pe­lo­ta no ro­dó pe­ro el par­ti­do em­pe­zó a ju­gar­se. Co­mo en to­da es­ta Co­pa, en­tre lla­ma­dos y pre­sio­nes. Le­jos del fútbol.

Re­co­no­cien­do la can­cha. Wan­cho­pe, Te­vez y Be­ne­det­to pi­sa­ron el cés­ped de la Bom­bo­ne­ra ayer a la tar­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.