Pro­mo­ver el diá­lo­go de­mo­crá­ti­co, más allá de las elec­cio­nes

Clarín - - OPINIÓN - Ro­ber­to Gar­ga­re­lla

Pro­fe­sor de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal (UTDT y UBA)

En las con­clu­sio­nes de su úl­ti­mo li­bro (¿Por qué to­mar­se la mo­les­tia de ha­cer elec­cio­nes?), el gran cien­tis­ta po­lí­ti­co po­la­co Adam Pr­ze­wors­ki –vi­si­tan­te fre­cuen­te de nues­tro país- sos­tie­ne lo si­guien­te: “los go­bier­nos pue­den per­se­guir mu­chas po­lí­ti­cas di­fe­ren­tes, pe­ro los ciu­da­da­nos só­lo tie­nen un ins­tru­men­to pa­ra con­tro­lar­los: el vo­to… Al fi­nal de cuen­tas, el vo­to no pue­de –ni en su fun­ción pros­pec­ti­va, ni en su fun­ción re­tros­pec­ti­va- ase­gu­rar que los go­bier­nos se vean in­du­ci­dos a pro­mo­ver el in­te­rés ciu­da­dano”

La ob­ser­va­ción de Pr­ze­wors­ki es muy re­le­van­te, en­tre otras co­sas, por­que re­ve­la de qué mo­do nues­tras de­mo­cra­cias han ido per­dien­do es­pe­sor y sen­ti­do. Sin ne­ce­si­dad de idea­li­zar los tiem­pos pa­sa­dos, que no fue­ron idea­les, sí pue­de de­cir­se que, des­de los orí­ge­nes mis­mos del cons­ti­tu­cio­na­lis­mo, la de­mo­cra­cia re­ci­bió un sig­ni­fi­ca­do muy di­fe­ren­te al que le asig­na­mos no­so­tros.

Tal vez la di­fe­ren­cia más im­por­tan­te en­tre el pa­sa­do y nues­tros tiem­pos sea la si­guien­te: en sus orí­ge­nes, la idea de de­mo­cra­cia no co­men­za­ba ni mu­cho me­nos ter­mi­na­ba con el me­ca­nis­mo de las “elec­cio­nes pe­rió­di­cas.” Las elec­cio­nes pe­rió­di­cas (prác­ti­ca con la que hoy, la­men­ta­ble­men­te, se iden­ti­fi­ca a la de­mo­cra­cia) re­pre­sen­ta­ban ape­nas una mí­ni­ma por­ción de los re­que­ri­mien­tos del “au­to­go­bierno co­lec­ti­vo”.

Sin pre­ten­sio­nes de ex­haus­ti­vi­dad (ni asu­mien­do de mo­do al­guno que las de­man­das de ha­ce dos si­glos atrás de­ban ser con­si­de­ra­das las de­man­das de hoy), men­cio­na­ría a al­gu­nas de las he­rra­mien­tas en las que se pen­sa­ra en­ton­ces pa­ra tor­nar po­si­ble el au­to­go­bierno: “ins­truc­cio­nes” obli­ga­to­rias a los re­pre­sen­tan­tes; re­vo­ca­to­ria de car­gos; man­da­tos anua­les; ro­ta­ción obli­ga­to­ria; “asam­bleas mu­ni­ci­pa­les” o “town mee­tings”; ju­ra­dos pa­ra cues­tio­nes cons­ti­tu­cio­na­les; etc. Más to

da­vía: mu­chos de nues­tros an­te­ce­so­res asu­mían que nin­gu­na de es­tas he­rra­mien­tas ins­ti­tu­cio­na­les te­nía sen­ti­do sin pre­con­di­cio­nes mo­ra­les y eco­nó­mi­cas adi­cio­na­les.

Pa­ra no abun­dar de­ma­sia­do, se­ña­la­ría sim­ple­men­te que nues­tros an­te­ce­so­res “re­pu­bli­ca­nos” to­ma­ban co­mo pre­rre­qui­si­to pa­ra el fun­cio­na­mien­to de to­do el an­da­mia­je ins­ti­tu­cio­nal al “cul­ti­vo de la vir­tud cí­vi­ca”, asu­mien­do que sin cier­tas cua­li­da­des mo­ra­les (sin la dis­po­si­ción a com­pro­me­ter­se con los asun­tos pú­bli­cos) nin­gún sis­te­ma re­pu­bli­cano po­día sos­te­ner­se.

No­ta­ble­men­te, ellos no pen­sa­ron, in­ge­nua­men­te, que la “vir­tud ciu­da­da­na” se al­can­za­ba sim­ple­men­te in­vo­cán­do­la, o le­van­tan­do el ín­di­ce acu­sa­dor con­tra los “po­co com­pro­me­ti­dos po­lí­ti­ca­men­te”. La vir­tud cí­vi­ca re­que­ría a su vez de otras con­di­cio­nes “ma­te­ria­les”, que in­cluían cier­ta igual­dad bá­si­ca en la dis­tri­bu­ción de los re­cur­sos eco­nó­mi­cos.

En sín­te­sis, no se en­ten­día en­ton­ces a la “de­mo­cra­cia” co­mo si­nó­ni­mo de “elec­cio­nes pe­rió­di­cas.” Las elec­cio­nes pe­rió­di­cas re­pre­sen­ta­ban só­lo una par­te muy pe­que­ña de to­dos los re­que­ri­mien­tos mo­ra­les, eco­nó­mi­cos e ins­ti­tu­cio­na­les pro­pios de un sis­te­ma de­mo­crá­ti­co orien­ta­do a ha­cer po­si­ble el “au­to­go­bierno” o una “de­li­be­ra­ción in­clu­si­va”.

Dos gran­des “lec­cio­nes” se de­ri­van de la bre­ve his­to­ria an­te­rior. La pri­me­ra nos di­ce que las elec­cio­nes pe­rió­di­cas hoy por­tan so­bre sus es­pal­das una car­ga im­po­si­ble de so­bre­lle­var. Di­cha “car­ga” –la de ex­pre­sar y ayu­dar a con­sa­grar la vo­lun­tad ciu­da­da­na- an­tes se re­par­tía en­tre ins­ti­tu­cio­nes y prác­ti­cas di­ver­sas, lo cual tor­na­ba al “au­to­go­bierno” más ase­qui­ble, y a la vez da­ba ma­yor sen­ti­do a las elec­cio­nes.

An­tes se tra­ta­ba de vo­tar, pe­ro tam­bién de in­ter­ve­nir en las asam­bleas ba­rria­les; de uti­li­zar las pa­lan­cas dis­po­ni­bles del con­trol so­bre el po­der; y de par­ti­ci­par en la de­ci­sión de asun­tos pú­bli­cos so­bre los cua­les los ciu­da­da­nos te­nían la opor­tu­ni­dad de in­ter­ve­nir. Hoy só­lo nos que­da el vo­to.

Por tan­to–co­mo nos se­ña lara Pr­ze­wors­ki­ter­mi­na­mos inevi­ta­ble­men­te de­sen­can­ta­dos con el va­lor del “vo­to pe­rió­di­co”: él no nos ase­gu­ra –ni po­drá ase­gu­rar­nos nun­ca- to­do lo que pre­ten­de­mos de él. O, pa­ra de­cir­lo de otro mo­do: an­tes se pre­ten­día vin­cu­lar a ciu­da­da­nos y re­pre­sen­tan­tes a tra­vés de una mul­ti­pli­ci­dad de “puen­tes” que, con el pa­so del tiem­po, re­sul­ta­ron “in­cen­dia­dos” o “ti­ra­dos aba­jo.” Hoy nos que­da un “úni­co” puente ins­ti­tu­cio­nal pa­ra tran­si­tar, y el mis­mo im­pli­ca vo­tar de vez en cuan­do.

La se­gun­da “lec­ción” que men­cio­na­ría es la si­guien­te: cuan­do hoy se nos pro­po­ne “re­vi­vir” a nues­tras ali­caí­das de­mo­cra­cias, se sue­le os­ci­lar en­tre pro­pues­tas des­ti­na­das al fra­ca­so (tí­pi­ca­men­te, “re­vi­ta­li­zar los par­ti­dos po­lí­ti­cos”); y pro­pues­tas tan ab­sur­das co­mo inacep­ta­bles, sien­do la más co­mún de to­das ellas la de con­vo­car a más elec­cio­nes o “con­sul­tas po­pu­la­res.”

Es­te ti­po de pro­pues­tas (que no por na­da sue­len en­tu­sias­mar, más que a na­die, a quie­nes es­tán en el po­der y de­ci­den có­mo or­ga­ni­zar­las) im­pli­can, co­mo aho­ra sa­be­mos, vol­ver a to­car siem­pre la mis­ma cuer­da.

La his­to­ria, sin em­bar­go, nos en­se­ñó otra co­sa: las elec­cio­nes cons­ti­tu­yen una con­di­ción ne­ce­sa­ria pe­ro muy in­su­fi­cien­te pa­ra el ro­bus­te­ci­mien­to del diá­lo­go de­mo­crá­ti­co. Por­que que­re­mos más de­mo­cra­cia, ne­ce­si­ta­mos ir más allá de las elec­cio­nes. ■

Ter­mi­na­mos de­sen­can­ta­dos con el va­lor del “vo­to pe­rió­di­co”, que no nos ase­gu­ra to­do lo que pre­ten­de­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.