Un fa­llo que mar­ca­rá un an­tes y un des­pués

Clarín - - SOCIEDAD - Ma­ria­na Igle­sias mi­gle­[email protected]­rin.com

Jui­cio em­ble­má­ti­co. Con­de­na his­tó­ri­ca. Hay “ca­sos” que fun­cio­nan co­mo bi­sa­gra, un an­tes y un des­pués. Ya na­da se­rá igual tras la sen­ten­cia a 22 años de pri­sión por abu­so se­xual y co­rrup­ción de me­no­res a Cristian Al­da­na, el can­tan­te de “El Otro Yo”.

Na­da fue igual tras la denuncia con­tra el po­de­ro­so pro­duc­tor ci­ne­ma­to­grá­fi­co es­ta­dou­ni­den­se Har­vey Weins­ten. “Si has si­do aco­sa­da o asal­ta­da se­xual­men­te es­cri­be #MeToo en res­pues­ta a es­te tuit”, pro­pu­so el 15 de oc­tu­bre de 2017 la ac­triz Alys­sa Mi­lano. El hash­tag se tui­teó más de un mi­llón de ve­ces en ho­ras.

Na­da fue igual tras la denuncia de Thel­ma Far­din con­tra Juan Dart­hés, al que acu­só de ha­ber­la vio­la­do cuan­do ella te­nía 16 años. Ese di­ciem­bre de 2018 los lla­ma­dos al 144 y a la Ofi­ci­na de Vio­len­cia Do­més­ti­ca se mul­ti­pli­ca­ron. Aún hoy muchas mu­je­res cuen­tan los abu­sos su­fri­dos por años gra­cias a que Thel­ma se ani­mó.

#Mi­raCo­moNo­sPo­ne­mos, fue el hash­tag que usa­ron las Ac­tri­ces Ar­gen­ti­nas que acom­pa­ña­ron la denuncia con­tra Dart­hés. #YaNoNo­sCa­lla­mo­sMas, fue el hash­tag pa­ra de­nun­ciar los abu­sos en el mun­do del rock. Son mu­chos.

“¡No nos ca­lla­mos más!”, “¡No nos ca­lla­mos más!” -gri­ta­ban ayer las jó­ve­nes tras la con­de­na a Al­da­na-. ¡Se van a caer to­dos! ¡Se les ter­mi­nó la im­pu­ni­dad!”.

El fes­te­jo tie­ne su ra­zón. Aún en 2019 hay una par­te de la Jus­ti­cia que no res­pon­de, una Jus­ti­cia que no tie­ne pers­pec­ti­va de gé­ne­ro: días atrás una jue­za con­de­nó a una pa­re­ja de mu­je­res por­que se es­ta­ban be­san­do en pú­bli­co. Pe­ro hay otra Jus­ti­cia que tra­ba­ja dis­tin­to. Las de­nun­cian­tes de Al­da­na ha­bían ha­bla­do an­tes. Na­die las qui­so es­cu­char.

Pe­ro in­ter­vino la DOVIC (Di­rec­ción Ge­ne­ral de la Acom­pa­ña­mien­to, Orien­ta­ción y. Pro­tec­ción a las Vic­ti­mas), y lue­go la UFEM (Unidad Fis­cal Es­pe­cia­li­za­da de Vio­len­cia con­tra las Mu­je­res), am­bos del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co Fis­cal. Y el Pro­gra­ma de Asis­ten­cia y Pa­tro­ci­nio Ju­rí­di­co a Víc­ti­mas de De­li­tos del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de la De­fen­sa. Y es­cu­cha­ron.

Y el jui­cio -y la con­de­na- lle­ga­ron años des­pués. Cuan­do la so­cie­dad pu­do em­pe­zar a es­cu­char, cuan­do las vo­ces em­pe­za­ron a al­zar­se con más se­gu­ri­dad, cuan­do pu­do ar­mar­se un en­tra­ma­do que fi­nal­men­te apo­ya y acom­pa­ña. Y cier­tos or­ga­nis­mos del sis­te­ma ju­di­cial que tra­ba­jan.

El men­sa­je de la Jus­ti­cia es esen­cial. En su mo­men­to, el ca­so de Wan­da Tad­dei fue pa­ra­dig­má­ti­co por la se­gui­di­lla no só­lo de ame­na­zas -“Te voy a que­mar co­mo a Wan­da”- sino de muertes cer­te­ras: “in­cen­diar” a las mu­je­res pa­só a ser mo­ne­da co­rrien­te.

El 10 de fe­bre­ro de 2010, Eduar­do Vás­quez, ex ba­te­ris­ta de Ca­lle­je­ros, ro­ció con al­cohol a su es­po­sa Wan­da Tad­dei y le pren­dió fue­go. On­ce días más tar­de, mu­rió en el Hos­pi­tal de Que­ma­dos. En 2012 el tri­bu­nal con­si­de­ró que Váz­quez ac­tuó en es­ta­do de emo­ción vio­len­ta, un ate­nuan­te. En 2013 la Cá­ma­ra Fe­de­ral de Ca­sa­ción Pe­nal des­car­tó la exis­ten­cia de emo­ción vio­len­ta y con­de­nó a Váz­quez a pri­sión per­pe­tua por ho­mi­ci­dio agra­va­do por el víncu­lo. En 2014 la Cor­te ra­ti­fi­có la con­de­na. La se­gui­di­lla de mu­je­res in­cen­dia­das se ter­mi­nó con la ac­ción de la Jus­ti­cia.

“Es­te ca­so no só­lo mar­ca un pre­ce­den­te, tam­bién ayu­da a vi­si­bi­li­zar otras cau­sas de per­so­nas pú­bli­cas a las que an­tes na­die se ani­ma­ba a de­nun­ciar. Ayu­da a des­ar­mar la idea del amor, no, no es amor, es abu­so -di­ce a Cla­rín la li­cen­cia­da Lau­ra Di Bella, quien des­de la DOVIC acom­pa­ñó a las de­nun­cian­tes en to­do el pro­ce­so-. Por su­pues­to la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro es fun­da­men­tal en la Jus­ti­cia. Aquí es­tu­vo, es un an­te­ce­den­te muy po­si­ti­vo y así de­be­ría ser siem­pre”.

No hay ali­vio su­fi­cien­te an­te nin­gún abu­so. Pue­den de­cir­lo quie­nes so­bre­vi­vie­ron a abu­sos de cu­ras, maes­tros, je­fes, pa­dres, tíos, abue­los. La úni­ca re­pa­ra­ción po­si­ble es­tá en la es­cu­cha. Si no hay es­cu­cha ga­na el si­len­cio. El si­len­cio en­cu­bre abu­sa­do­res, vio­la­do­res. La Jus­ti­cia ayer con­fir­mó que su­po es­cu­char. Así es có­mo se res­que­bra­ja el si­len­cio. Así es co­mo co­mien­za la re­pa­ra­ción. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.