El pro­vo­ca­dor lí­der de una ban­da al­ter­na­ti­va de los 90

Al­da­na creó “El Otro Yo” y sal­tó a la fa­ma. Se­gún las víc­ti­mas, apro­ve­cha­ba su po­pu­la­ri­dad pa­ra so­me­ter­las se­xual­men­te.

Clarín - - SOCIEDAD -

“Se me vio­la­ron to­dos los de­re­chos”, di­jo Cristian Al­da­na du­ran­te el pro­ce­so ju­di­cial que en­fren­tó, acu­sa­do de abu­so se­xual y co­rrup­ción de me­no­res, de­li­tos por los que fue con­de­na­do a 22 años de cár­cel. Fra­se pa­ra­dó­ji­ca y po­co fe­liz del can­tan­te del gru­po “El Otro Yo”.

Acos­tum­bra­do a la pro­vo­ca­ción y a la vio­len­cia, Al­da­na ni si­quie­ra sintió arre­pen­ti­mien­to du­ran­te el re­la­to en el que más de cien tes­ti­gos de­ta­lla­ron las abe­rra­cio­nes que el ex vo­ca­lis­ta co­me­tía con­tra me­no­res, todas fans de su gru­po. In­clu­so lle­gó a ves­tir­se de mon­ja y en­fren­tó a quie­nes lo re­pu­dia­ron por su ac­cio­nar du­ran­te una mar­cha, an­tes de que lo de­tu­vie­ran a fi­nes de 2016.

Cria­do en Tem­per­ley, en el sur del Gran Buenos Aires, Hum­ber­to Cristian Al­da­na na­ció en mayo de 1971. Su pa­dre tam­bién era can­tan­te (lo su­yo eran bo­le­ros y tan­gos) y, ya des­de muy chi­co, Al­da­na ar­mó sus pro­pios gru­pos de rock jun­to a su her­ma­na María Fer­nan­da, dos años me­nor. María Fer­nan­da es ba­jis­ta y tam­bién can­tan­te, y an­te las de­nun­cias sa­lió a de­fen­der a su her­mano, ale­gan­do que ella nun­ca vio na­da ex­tra­ño.

A fi­nes de los 80 y con la in­fluen­cia punk y grun­ge de ban­das co­mo Nir­va­na, Pi­xies, The Cu­re y So­nic Youth for­mó jun­to a María Fer­nan­da, Ray Fa­jar­do y Eze­quiel Arau­jo, “El Otro Yo”, ban­da que se con­vir­tió en re­fe­ren­te del rock al­ter­na­ti­vo. Su pri­mer dis­co es de 1993, “Los hi­jos de Alien”.

Al­da­na pa­só par­te de su in­fan­cia muy ape­ga­do a una igle­sia debido a la se­pa­ra­ción de sus pa­dres. Ade­más de la mú­si­ca, el can­tan­te es­tu­dió pu­bli­ci­dad y ci­ne y se ga­nó la vi­da co­mo ca­de­te, en­tre otras co­sas, an­tes de de­di­car­se por com­ple­to a su ban­da.

Las de­nun­cias por abu­so se­xual pro­vie­nen de chi­cas que, cuan­do su­frie­ron las agre­sio­nes por par­te de Al­da­na te­nían en­tre 13 y 16 años. Y fue­ron co­me­ti­das en las mis­mas ofi­ci­nas del se­llo dis­co­grá­fi­co que te­nía la ban­da, en­tre 1999 y 2010.

La le­tra de uno de sus hits, “No me im­por­ta mo­rir”, di­ce: “Cuan­do no ha­ya ai­re pa­ra res­pi­rar, Te es­ta­ré as­fi­xian­do, En­ca­de­na­da con mi fo­to, Con­de­na­da a pen­sar en mí, El pa­sa­do des­apa­re­ce, Y eres mía. Y es­tás ba­jo mi con­trol. So­lo yo pue­do to­car­te, Y pue­do aho­gar­te, En el vér­ti­go del sa­dis­mo”.

El ac­cio­nar de Al­da­na era siem­pre el mis­mo: cap­ta­ba a las ado­les­cen­tes que eran fa­ná­ti­cas de “El Otro Yo” e in­da­ga­ba en sus vi­das, que­rien­do sa­ber si ha­bían te­ni­do ex­pe­rien­cias se­xua­les o ha­bían si­do abu­sa­das. Y lue­go las so­me­tía con vio­len­cia e in­clu­so fren­te a otras me­no­res.

“So­mos per­se­gui­dos, des­pres­ti­gia­dos, vul­ne­ra­dos y es­tig­ma­ti­za­dos. Les pi­do a mis co­le­gas que no ten­gan mie­do. Sal­gan a ha­blar. No de­jen que nos ro­ben y pi­so­teen nues­tros idea­les”. Con un dis­cur­so ma­chis­ta y mi­só­gino, Al­da­na sa­lió en de­fen­sa de otros co­le­gas del rock, tam­bién sos­pe­cha­dos o acu­sa­dos por de­li­tos se­xua­les.

Du­ran­te los pri­me­ros tiem­pos en que es­tu­vo de­te­ni­do, a fi­nes de 2016, reali­zó una huel­ga de ham­bre pa­ra exi­gir “un jui­cio jus­to” por­que se­gún él su cau­sa es “un tro­feo den­tro de una gue­rra se­xis­ta des­qui­cia­da, don­de to­do hombre hoy es sos­pe­cho­so, ar­bi­tra­ria­men­te”. ■

Vestido de mon­ja. Así sa­lió el can­tan­te a enfrentar a sus de­trac­to­res, an­tes de que lo de­tu­vie­ran, en 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.