Se­gún ex­per­tos, la pe­na fue ele­va­da y “ejem­pli­fi­ca­do­ra”

Abu­so en la pa­re­ja. Pe­ri­cias y testigos apun­ta­lan el tes­ti­mo­nio de la víc­ti­ma.

Clarín - - SOCIEDAD - Ja­vier Fir­po jfir­po@cla­rin.com

La con­de­na a Lu­cas Ca­rras­co por abu­so se­xual agra­va­do fue “ejem­pli­fi­ca­do­ra” y mar­ca un pun­to de in­fle­xión pa­ra el abor­da­je judicial de la vio­len­cia se­xual den­tro de re­la­cio­nes que se ha­bían ini­cia­do con el con­sen­ti­mien­to de am­bos. Así lo en­tien­den ex­per­tos con­sul­ta­dos por Cla­rín tras co­no­cer­se el fa­llo.

El abo­ga­do cons­ti­tu­cio­na­lis­ta An­drés Gil Do­mín­guez con­si­de­ró que "en la me­di­da en que se prue­be que exis­tió una re­la­ción se­xual no con­sen­ti­da y for­za­da, la con­de­na es­tá con­for­me a de­re­cho. Evi­den­te­men­te, el Tri­bu­nal eva­luó que el impu­tado te­nía la ca­pa­ci­dad de com­pren­der la ne­ga­ti­va de la víc­ti­ma, y que pe­se a ello no res­pe­tó esa ne­ga­ti­va".

So­bre la pe­na, Gil Do­mín­guez cree que es ejem­pli­fi­ca­do­ra y que "en es­te ca­so, tie­ne el agra­van­te por vio­len­cia de gé­ne­ro". Pro­fe­sor de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal en la UBA, el le­tra­do des­ta­ca que “Ca­rras­co fue con­de­na­do a una pe­na que es ma­yor al mí­ni­mo de un ho­mi­ci­dio sim­ple (que son ocho años)".

El pe­so en es­te ti­po de de­li­tos es­tá en las pa­la­bras de la víc­ti­ma, que por lo ge­ne­ral ca­re­ce de testigos y cá­ma­ras que com­prue­ben el de­li­to. "Es vi­tal que las y los jue­ces ten­gan pers­pec­ti­va de gé­ne­ro pa­ra ana­li­zar es­tas si­tua­cio­nes. Pe­ro la pre­sun­ción de inocen­cia se si­gue apli­can­do y hay que te­ner cla­ro que la du­da fa­vo­re­ce al acu­sa­do", pun­tua­li­zó.

Pa­ra el abo­ga­do Ig­na­cio Mahi­ques, "con­de­nas co­mo la de Ca­rras­co cam­bian el pa­ra­dig­ma, gra­cias al mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta que ace­le­ró las re­for­mas en la Jus­ti­cia. La Ar­gen­ti­na fir­mó acuer­dos y compromiso­s in­ter­na­cio­na­les que, de a po­co, hi­cie­ron que se va­yan san­cio­nan­do le­yes que cau­sa­ron, a su vez, que la mi­ra­da de la prue­ba ha­ya cam­bia­do. An­tes se pe­dían prue­bas dia­bó­li­cas, im­po­si­bles de ob­te­ner", re­mar­ca.

“¿Có­mo con­se­guís un tes­ti­go, una vi­deo­gra­ba­ción en una vio­la­ción? - se pre­gun­ta Mahi­ques, pro­fe­sor de De­re­cho Pe­nal en la UCA-. Hoy la ley afir­ma que el tes­ti­mo­nio de la víc­ti­ma tie­ne que ser va­lo­ra­do co­mo una prue­ba im­por­tan­te. Des­pués, sí, hay que bus­car pre­sun­cio­nes con­cor­dan­tes y cohe­ren­tes que va­yan en el mis­mo sen­ti­do".

Se­gún Mahi­ques, es­te ti­po de de­nun­cias y fa­llos pue­den em­pe­zar a ver­se más se­gui­do "sim­ple­men­te por­que hay mu­chas más de­nun­cias que an­tes”, so­bre to­do a par­tir del ca­so de Thel­ma Far­dín. “La mu­jer pue­de ac­ce­der a te­ner re­la­cio­nes y lue­go de­cir 'has­ta lle­gué' o 'por es­ta vía no' o 'sin pre­ser­va­ti­vo, no', y el con­sen­ti­mien­to des­apa­re­ce, ya no exis­te más", aña­dió.

Natalia Ghe­rar­di, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va del Equi­po La­ti­noa­me­ri­cano de Jus­ti­cia y Gé­ne­ro, des­ta­có que la vio­len­cia se­xual tam­bién se pue­de dar en el mar­co de re­la­cio­nes de pa­re­ja o que se ini­cia­ron de ma­ne­ra con­sen­sua­da, pe­ro que de­ri­va­ron en re­la­cio­nes se­xua­les vio­len­tas. “Es muy im­por­tan­te que la Jus­ti­cia dé cuen­ta de es­tas si­tua­cio­nes va­lo­ran­do el con­sen­ti­mien­to. Es par­te de los nu­dos crí­ti­cos de las vio­len­cias en los que hay que tra­ba­jar", ase­gu­ró.

Con­sul­ta­da so­bre si la con­de­na sen­ta­rá un pre­ce­den­te cla­ve en ma­te­ria de vio­la­cio­nes en me­dio de “re­la­cio­nes se­xua­les con­sen­ti­das”, Ghe­rar­di con­si­de­ra que "no". Aun­que, de in­me­dia­to, acla­ra: "Si son con­sen­ti­das, no hay vio­la­ción. Si hay vio­la­ción es por­que el con­sen­ti­mien­to se per­dió. Pue­de ha­ber em­pe­za­do co­mo una re­la­ción con­sen­ti­da, pe­ro des­pués hay fuer­za o so­me­ti­mien­to se­xual: en­ton­ces, ahí hay vio­la­ción. Se tra­ta de pres­tar aten­ción, de dar re­le­van­cia, de ser res­pe­tuo­so de la otra par­te en la re­la­ción". ■

La de­nun­cian­te. So­fía Ote­ro, de 27 años, es es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­ria. CAM­BIO DE PA­RA­DIG­MA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.