Ale­ma­nia: un aten­ta­do an­ti­se­mi­ta cau­só dos muer­tos

El au­tor es un jo­ven de de­re­cha ra­di­ca­li­za­do. Fue de­te­ni­do. “La raíz de to­dos los pro­ble­mas son los ju­díos”, gri­ta­ba.

Clarín - - TAPA - BER­LIN. EFE, AFP, AP Y AN­SA

Qui­so ata­car una si­na­go­ga, no pu­do y dis­pa­ró con­tra un ne­go­cio.

Ale­ma­nia se vio con­mo­cio­na­da ayer por un ata­que an­ti­se­mi­ta protagoniz­ado por un jo­ven ra­di­ca­li­za­do de ex­tre­ma de­re­cha con­tra una si­na­go­ga en Ha­lle, al su­r­es­te del país, en ple­na con­me­mo­ra­ción del Yom Kip­pur, el día más sa­gra­do del ju­daís­mo. Ma­tó a dos per­so­nas mien­tras fil­ma­ba con una cá­ma­ra ins­ta­la­da en su cas­co, lo que le per­mi­tió trans­mi­tir en di­rec­to por In­ter­net.

El agre­sor es un jo­ven ale­mán de 27 años iden­ti­fi­ca­do co­mo Step­han Ba­lliet, oriun­do del es­ta­do de Sa­jo­niaAn­halt, y fue de­te­ni­do por la po­li­cía. Se en­cuen­tra he­ri­do, aun­que se­gún los mé­di­cos no de gra­ve­dad.

Tes­ti­gos con­ta­ron que el asaltante lle­va­ba equi­pa­mien­to de com­ba­te y es­ta­ba ar­ma­do con una pis­to­la au­to­má­ti­ca y un fu­sil de asalto. In­ten­tó in­gre­sar a la si­na­go­ga de Ha­lle, pe­ro la guar­dia lo­gró ce­rrar las puer­tas y no ce­die­ron an­te el ata­que. Aden­tro ha­bía en­tre 70 y 80 per­so­nas.

“La raíz de to­dos los pro­ble­mas son los ju­díos”, gri­ta­ba en in­glés an­tes de dis­pa­rar so­bre la puer­ta de la si­na­go­ga. Al no po­der in­gre­sar, co­men­zó a ca­mi­nar por ca­lles cer­ca­nas al cementerio que es­tá pe­ga­do al cen­tro re­li­gio­so y ma­tó a una mu­jer que se en­con­tra­ba en la pa­ra­da del tran­vía. Lue­go se di­ri­gió a un co­mer­cio de co­mi­das rá­pi­das ke­bab (co­mi­da ára­be) y co­men­zó a dis­pa­rar. Allí ma­tó a un ope­ra­rio que al­mor­za­ba en el lu­gar.

Hay dos per­so­nas he­ri­das que es­tán sien­do aten­di­das en el Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio de la ciu­dad, de acuer­do a lo in­for­ma­do por el vo­ce­ro del cen­tro sa­ni­ta­rio, Jens Mue­ller. “Un pa­cien­te tie­ne he­ri­das de ba­la y ac­tual­men­te es­tá sien­do ope­ra­do”, se­ña­ló, sin ofre­cer más de­ta­lles so­bre las iden­ti­da­des de los he­ri­dos, sal­vo que se tra­ta de un hom­bre y una mu­jer.

“El hom­bre lle­gó has­ta la tien­da de ke­bab y ves­tía un pa­sa­mon­ta­ña y por­ta­ba un fu­sil de asalto. Lan­zó una gra­na­da que re­bo­tó fren­te a la puer­ta y es­ta­lló de­lan­te de otra per­so­na en el sue­lo”, di­jo uno de los tes­ti­gos del epi­so­dio.

El pre­si­den­te de la co­mu­ni­dad ju­día de Ha­lle, Max Pri­vo­rotz­ki, se­ña­ló que el ata­can­te “dis­pa­ró va­rias ve­ces con­tra la puer­ta de la si­na­go­ga y tam­bién arro­jó va­rios cóc­te­les mo­lo­tov pa­ra po­der en­trar, pe­ro la puer­ta se man­tu­vo ce­rra­da”. “Dios nos pro­te­gió”, re­mar­có.

El ata­que, agre­gó Pri­vo­rotz­ki, “du­ró en­tre cin­co y diez mi­nu­tos”. “Las me­di­das de se­gu­ri­dad de la si­na­go­ga re­sis­tie­ron, de lo con­tra­rio se ha­bría pro­du­ci­do un ver­da­de­ro ba­ño de san­gre”, apun­tó.

“Por lo que sa­be­mos es un ata­que an­ti­se­mi­ta. Se­gún la fis­ca­lía fe­de­ral, hay in­di­cios de una po­si­ble mo­ti­va­ción de ex­tre­ma de­re­cha”, de­cla­ró el mi­nis­tro de In­te­rior ale­mán, Horst Seeho­fer. La can­ci­ller An­ge­la Mer­kel, en tan­to, lo ca­li­fi­có de “aten­ta­do” y en la no­che acu­dió a una si­na­go­ga de Ber­lín pa­ra ex­pre­sar su so­li­da­ri­dad con la co­mu­ni­dad ju­día ale­ma­na.

El ata­can­te gra­bó to­do el epi­so­dio, unos 35 mi­nu­tos, con la cá­ma­ra que lle­va­ba en su cas­co. Pe­ro, ade­más, lo trans­mi­tió en vi­vo por Twitch, un po­pu­lar si­tio de vi­deo­jue­gos. “He­mos re­ti­ra­do ese con­te­ni­do lo más rá­pi­do po­si­ble y sus­pen­de­re­mos de for­ma per­ma­nen­te to­das las cuen­tas que pu­bli­ca­ron o re­pu­bli­ca­ron las imá­ge­nes de es­te ac­to abominable”, di­je­ron las au­to­ri­da­des del si­tio.

En mar­zo, un su­pre­ma­cis­ta blan­co trans­mi­tió en vi­vo por Fa­ce­book su ata­que a una mez­qui­ta en Ch­rist­church, en Nue­va Ze­lan­da, en el que ma­tó a 51 mu­sul­ma­nes. El he­cho mo­ti­vó a va­rios go­bier­nos a ejer­cer pre­sión so­bre las re­des so­cia­les pa­ra que im­pi­dan la trans­mi­sión de he­chos vio­len­tos en sus pla­ta­for­mas.

Ha­lle es una ciu­dad con mar­ca­da ma­triz an­ti­se­mi­ta y ra­cis­ta. Se en­cuen­tra en las pro­fun­di­da­des de lo que fue la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca Ale­ma­na (RDA). Esa lo­ca­li­dad, 30 años des­pués de la caí­da del Mu­ro de Ber­lín, se sien­te de­cep­cio­na­da por la reuni­fi­ca­ción del país y es­tá más pro­pen­sa al ex­tre­mis­mo.

To­da esa re­gión sue­le vo­tar con por­cen­ta­jes de en­tre el 23 y27% -co­mo su­ce­dió el mes pa­sa­do en Bran­de­bur­go y en Sa­jo­nia- a fa­vor de la ex­tre­ma de­re­cha po­pu­lis­ta ale­ma­na Tu­rin­gia Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia (AFD), que se reivin­di­ca co­mo “la voz del es­te”. In­for­mes de me­dios de co­mu­ni­ca­ción re­ve­la­ron que hay fuer­tes la­zos de al­gu­nos lí­de­res de AFD con círcu­los de ex­tre­ma de­re­cha y neo­na­zis lo­ca­les. ■

AFP

Ho­rror. El ata­can­te fue cap­ta­do por cá­ma­ras de la ciu­dad re­co­rrien­do las ca­lles cer­ca­nas a la si­na­go­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.