Un Nobel pa­ra los crea­do­res de las ba­te­rías de li­tio

Los cien­tí­fi­cos John Goo­de­nough, Stan­ley Whit­ting­ham y Aki­ra Yos­hino ga­na­ron el ga­lar­dón de Quí­mi­ca. Se tra­ta de uno de los ele­men­tos más usa­dos en de­sa­rro­llos tec­no­ló­gi­cos y de ener­gía lim­pia. Ar­gen­ti­na es uno de los pro­ta­go­nis­tas del mer­ca­do.

Clarín - - TAPA -

El co­di­cia­do pre­mio en Quí­mi­ca fue pa­ra tres cien­tí­fi­cos que desa­rro­lla­ron uno de los ele­men­tos más usa­dos en los avan­ces tec­no­ló­gi­cos y de ener­gía lim­pia. Tam­bién se uti­li­zan en los im­ple­men­tos mé­di­cos. Y es­tán muy pre­sen­tes en la vi­da co­ti­dia­na: ce­lu­la­res, compu­tado­ras por­tá­ti­les y au­tos eléc­tri­cos. Ar­gen­ti­na es el cuar­to pro­duc­tor mun­dial de li­tio, que se ex­trae prin­ci­pal­men­te en el No­roes­te. Uno de los ga­na­do­res, el ale­mán John Goo­de­nough, tie­ne 97 años y es el pre­mia­do más lon­ge­vo de la his­to­ria.

El Nobel de Quí­mi­ca 2019 que re­ci­bie­ron ayer tres cien­tí­fi­cos de di­fe­ren­tes paí­ses pu­so en el cen­tro de la es­ce­na al li­tio. Un mi­ne­ral que es fun­da­men­tal pa­ra las ba­te­rías de pro­duc­tos co­ti­dia­nos y ma­si­vos co­mo ce­lu­la­res, net­books, ta­blets y au­tos eléc­tri­cos. Y tam­bién for­ma par­te de ele­men­tos de sa­lud del es­ti­lo de au­dí­fo­nos y mar­ca­pa­sos, en­tre otros.

Los ga­na­do­res del pre­mio que en­tre­ga la Real Aca­de­mia de las Cien­cias de Sue­cia son el ale­mán John Goo­de­nough, el bri­tá­ni­co Stan­ley Whit­ting­ham y el ja­po­nés Aki­ra Yos­hino. El ga­lar­dón re­ca­yó en ellos por el desa­rro­llo de las ba­te­rías de io­nes de li­tio que lle­van ade­lan­te.

Ade­más de re­co­no­cer que es­te ti­po de ba­te­ría li­via­na, re­car­ga­ble y po­de­ro­sa se usa en to­das par­tes, la Aca­de­mia sue­ca des­ta­có que “pue­den tam­bién con­ser­var can­ti­da­des sig­ni­fi­ca­ti­vas de ener­gía so­lar y eó­li­ca, abrien­do la vía a una so­cie­dad li­be­ra­da de ener­gías fó­si­les”.

El mo­ti­vo del pre­mio tam­bién to­ca de cer­ca a la Ar­gen­ti­na, ya que es el cuar­to pro­duc­tor mun­dial de es­te me­tal, con 6.200 to­ne­la­das en 2018 ( ver pág. 4). Aus­tra­lia es­tá pri­me­ra con 51.000 to­ne­la­das, y le si­guen Chi­le con 16.000 y Chi­na con 8.000. Las prin­ci­pa­les mi­nas de li­tio ar­gen­ti­nas es­tán en el no­roes­te, es­pe­cial­men­te en la pro­vin­cia de Ju­juy.

“Uno de los pun­tos más in­tere­san­tes de es­te Nobel es que se ha­ya re­co­no­ci­do la ca­pa­ci­dad que tie­ne la quí­mi­ca bá­si­ca”, le di­jo a Télam Ga­lo So­ler Illia, doc­tor en Quí­mi­ca e in­ves­ti­ga­dor del Co­ni­cet. Y se­ña­ló que “lo im­por­tan­te del re­co­no­ci­mien­to es que pu­die­ron ha­cer una ca­de­na en la cual fue­ron desa­rro­llan­do tres con­cep­tos: có­mo me­ter al li­tio en una ba­te­ría por­que era li­viano, có­mo me­jo­rar los com­po­nen­tes de la ba­te­ría pa­ra un ma­yor po­ten­cial y có­mo com­bi­nar esos con­cep­tos en al­go fá­cil de ha­cer, es­ta­ble y por­tá­til”.

Uno de los ga­lar­do­na­dos, Goo­de­nough, se con­vir­tió con sus 97 años en el ga­na­dor más an­ciano de la his­to­ria. Na­ció en 1922 en Je­na, Ale­ma­nia y aún si­gue ac­ti­vo.

“Va al la­bo­ra­to­rio ca­si to­dos los días, por lo que yo sé, y si­gue ha­cien­do con­tri­bu­cio­nes”, di­jo el miem­bro de la Aca­de­mia Sue­ca de Cien­cias Olof Rams­töm.

Goo­de­nough se de­di­ca a la cien­cia de ma­te­ria­les en la Uni­ver­si­dad de Te­xas y es co­no­ci­do por su con­tri­bu­ción al desa­rro­llo del ma­te­rial cla­ve pa­ra la ba­te­ría re­car­ga­ble de io­nes de li­tio. En 1980, de­mos­tró que la com­bi­na­ción de óxi­do de co­bal­to y de io­nes de li­tio pue­de pro­du­cir has­ta cua­tro vol­tios. Aki­ra Yos­hino —otro de los ga­na­do­res— creó en 1985 la pri­me­ra ba­te­ría co­mer­cial con esos ele­men­tos.

Por su par­te, Whit­ting­ham na­ció en Reino Uni­do en 1941, tie­ne 77 años y tra­ba­ja en la Uni­ver­si­dad de Binghamton, en Nue­va York. Ob­tu­vo su li­cen­cia­tu­ra en Quí­mi­ca por la Uni­ver­si­dad de Ox­ford en 1964 y se doc­to­ró en esa mis­ma ins­ti­tu­ción en 1968.

En los se­ten­ta, Whit­tin­gan apro­ve­chó el enor­me im­pul­so del li­tio pa­ra li­be­rar su elec­trón ex­terno, lo que lle­vó al desa­rro­llo de la pri­me­ra ba­te­ría de li­tio fun­cio­nal.

Pa­ra Whit­ting­ham, el in­te­rés prin­ci­pal de sus in­ves­ti­ga­cio­nes se cen­tra en lo­grar la me­jo­ra de la ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­mien­to de los dis­po­si­ti­vos elec­tro­quí­mi­cos con el fin de ga­ran­ti­zar la via­bi­li­dad de las ener­gías eó­li­ca y so­lar.

Tam­bién tra­ba­jó en la in­ves­ti­ga­ción de nue­vos ma­te­ria­les con el fin de desa­rro­llar el al­ma­ce­na­mien­to de ener­gía, cla­ve pa­ra dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos y au­tos eléc­tri­cos.

Yos­hino na­ció en Sui­ta, Ja­pón, en 1948, tie­ne 71 años. Es quí­mi­co y tam­bién in­ge­nie­ro. Tra­ba­ja en la Uni­ver­si­dad de Meijo, en Nagoya, y pa­ra la em­pre­sa Asahi Ka­sei Cor­po­ra­tion, en To­kio. Re­ci­bió es­te mis­mo año el Pre­mio Eu­ro­peo de In­ven­to­res y la Ofi­ci­na Eu­ro­pea de Pa­ten­tes lo ca­li­fi­có co­mo “el pa­dre de la ba­te­ría de io­nes de li­tio”.

Yos­hino agra­de­ció a la Real Aca­de­mia de las Cien­cias Sue­ca por dar “im­por­tan­cia a los te­mas me­dioam­bien­ta­les”. Y re­ve­ló: “Du­ran­te mu­cho tiem­po sen­tí un po­co de re­cha­zo a los ce­lu­la­res”. Pe­ro ad­mi­tió que se com­pró uno ha­ce po­co tiem­po.

El aho­ra ga­lar­do­na­do cien­tí­fi­co re­la­tó que su mo­ti­va­ción pa­ra con­ver­tir­se en aca­dé­mi­co fue la pa­sión de uno de sus maes­tros en pri­ma­ria cuan­do él te­nía nue­ve o diez años, que ha­bla­ba so­bre las ma­ra­vi­llas de la cien­cia.

La fa­bri­ca­ción de es­tas ba­te­rías no es­tá exen­ta de po­lé­mi­ca. Uno de sus com­po­nen­tes, el co­bal­to, es un “ma­te­rial tó­xi­co en su ex­trac­ción de las mi­nas”, se­ña­ló a AFP Phi­llip­pe Azais, ex­per­to en ba­te­rías de la Co­mi­sión de Ener­gía Ató­mi­ca de Fran­cia. El 65% del co­bal­to mun­dial se ex­trae de la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go, en con­di­cio­nes de tra­ba­jo crí­ti­cas.

An­te es­to, Goo­de­nough tra­ba­jó en ma­te­ria­les que com­bi­nan li­tio, hie­rro y fos­fa­to, me­nos efi­ca­ces en el al­ma­ce­na­mien­to, pe­ro más abun­dan­tes y más eco­nó­mi­cos. ■

EFE

Ja­po­nés. Yos­hino es quí­mi­co y tam­bién in­ge­nie­ro.

AFP

Ale­mán. Goo­de­nough tie­ne 97 años y aún es­tá ac­ti­vo.

In­glés. Whit­ting­ham, de 77 años, tra­ba­ja en Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.